jueves, 11 de noviembre de 2010

Tres deseos, de Jackson Pearce

Bastante después de haberme leído el libro (ya sabéis cómo he estado estas últimas semanas) os pongo por fin la reseña que empecé a redactar hace un tiempo, al poco de acabarlo y de la que solo escribí el argumento y poco más. No creo que me vaya a salir una gran reseña porque lo más importante lo he escrito de lo que recordaba, sin tenerlo fresco, con las impresiones más generales, pero en fin, al menos aquí la dejo =)

Argumento: Viola es una chica que se siente invisible, que no forma parte de nada. Hasta hacía unos meses sí que formaba parte de algo, era la otra mitad de Lawrence, su novio, pero todo acabó cuando éste le confesó que era gay y por ello, no la podía querer de esa manera. Ahora ha recuperado su amistad y ha vuelto a ser su mejor amigo, lo que había sido hasta que probaron a empezar a salir. Desea tanto volver a formar parte de algo, sentirse completa de nuevo, que sin saberlo ni quererlo invoca a un genio. Le cuesta mucho asimilar que hay un chico al que sólo ella ve y que le dice, le concederá tres deseos. Sin embargo, a pesar de su gran anhelo, Viola no se ve capaz de pedir lo que quiere y el genio se empieza a impacientar pues desea volver a Caliban, su mundo, pues mientras permanezca en la tierra, envejecerá como un humano más, cosa que le aterra.

Ésta es una de esas lecturas sencillas, agradables y monas para pasar el rato. Me ha gustado mucho la sencillez de la historia y me alegro de haberle dado una oportunidad. Es como esos shojos de tomo único o pocos volúmenes que no gustará a quien busque grandes historias elaboradas, con acción y momentos muy impactantes.

Está escrito de manera que un capítulo tiene el punto de vista de Viola y el siguiente de Genio lo que permite conocer a ambos. Empezando por Viola, no resulta muy difícil ponerse en su piel y entender su sufrimiento, hasta que pide su primer deseo. Cuando lo hace pasa de ser un personaje que gusta a uno bastante idiota y egoísta. Por suerte remonta de cara al final, aunque el regusto amargo que deja en esa parte de la historia ya no se va.

El otro protagonista, Genio, es un encanto, simplemente. Al principio resulta un tanto exasperante su obsesión por el tiempo, por contar los minutos que pasa en el mundo humano, cuando normalmente, siempre consigue que sus amos pidan los deseos rápidamente. Curiosa la aparición en televisión de uno de sus “antiguos amos”. Cuando pierde esa obsesión con el tiempo no se hace un mal personaje, pero pierde puntos de carisma y gracia. Por otro lado, que se vaya humanizando según pasan los capítulos, que sienta celos, rabia o pena le hace ganar otro tipo de puntos más importantes. Tiene una notable evolución y es un personaje al que se le toma mucho cariño. Como ya comentaron en otras reseñas que leí, es el personaje que hace que el libro valga la pena.

Por último, el otro personaje que tiene peso en la historia es Lawrence. Desde que confesó que era homosexual se ha hecho muy popular en el instituto, pero por dentro eso le da igual, lo que le importa es saber que le ha hecho mucho daño a su querida amiga, la cual, aún no lo ha superado. Es un chico muy amable y atento que queda relegado a un segundo plano en la historia ya que no se llega a tratar en profundidad.

Hay un par de personajes más con cierto interés. Uno es Aaron, uno de los guapos del instituto… y un poco idiota, sobre todo, cuanto más se le conoce. Otra es Ollie, una chica con gran habilidad artística que, sin embargo, sale con el idiota de Aaron. Esta pareja tendrá una gran repercusión en la historia ya que, aunque a Viola no le guste especialmente Aaron, sí que tiene celos de lo feliz que ve a su novia con él.

El desarrollo es sencillo y tiene algunos momentos emotivos bastante bonitos. Es una lectura agradable, aún con los “peros” de la protagonista. El final, como en realidad toda la historia, es bastante predecible, así que mejor será que quien quiera darle una oportunidad no vaya buscando grandes giros de guión. Es una historia bonita y dulce, me ha gustado mucho y la recomiendo a quienes busquen algo de estas características, con el punto original de que el ser mágico no es un vampiro u hombre lobo, sino un genio.

5 comentarios:

  1. A mí este libro no termino de convencerme >.<

    Genio y Lawrence son geniales y la trama es original (aunque creo que el tema de los genios se podría haber explotado más xD)

    Pero Viola se me hizo insufrible e insoportable durante casi toda la novela, parecía que lo único que la importaba era ser popular y estar con un chico, sin importarle quién ¬¬ Además el final me dejó fría, creo que faltó chispa :S

    En general me esperaba algo más de esta novela.

    ¡Un abrazo! ^^

    ResponderEliminar
  2. A mí ya sabes que me gustó mucho. Sobre todo por Genio, me reí de lo lindo con su obsesión, aunque es cierto que luego pierde parte de la gracia cuando se va humanizando. Pero bueno, por él me enamoré de este libro, y es lo que siempre recordaré cuando me pregunten: chica tontísima, pero por Genio vale la pena leerlo, y también por Lawrence ya que estamos! xD

    Me leí el nuevo de la autora hace poquito (Rojo Feroz), pero no me terminó de convencer (tengo pendiente la reseña), y eso que la premisa de la historia pintaba de lo más original, pero los personajes y la trama dejó mucho que desear. Una pena.

    Un besote wapísima!! ^_^

    ResponderEliminar
  3. Oye, pues me ha llamado muchísimo la historia, pinta muy interesante. Además, el personaje de Genio seguro que me conquista xD
    ¿Es relativamente nuevo el libro? ¿Te salió muy carillo?

    ResponderEliminar
  4. @Saru: El libro ha salido durante este año y el precio... pues no es muy caro que recuerde, pero vamos, en cualquier tienda online de libros lo puedes mirar =P

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D