sábado, 30 de noviembre de 2019

Adiós, Círculo de Lectores

El pasado 7 de Noviembre saltaba la noticia de que Círculo de Lectores echaba el cierre por decisión del Grupo Planeta, que se había hecho con el 100% de este "Club de lectura" a mediados de 2014. Antes ya tenían un porcentaje bastante alto pero entonces decidieron comprarlo todo al grupo alemán original. Ante esta noticia, tengo varias cosas que comentar para las que unos pocos tuits me sabían a poco.

La iniciativa del Club surgió en 1962, aún en pleno Franquismo, ahí es nada. Mis padres se hicieron socios no mucho después, en 1968 y yo había pasado a ser la que realizaba los pedidos en los últimos años. No creo ir muy desencaminada si digo que el 70% de todos los libros que tenemos en casa llevan el sello de Círculo. 


Aparte de la nostalgia, algo que me ha llevado a teclear esta entrada es cierto cabreo por la excusa que se ha dado para su cierre: "los hábitos de consumo han cambiado". Por supuesto que habrán influido pero ni en la nota de prensa hay un mínimo de autocrítica ni en las noticias hay nada que suponga una crítica a la gestión, claro que es el Grupo Planeta de quien hablamos, a ver quién les tose en los medios con un mínimo de objetividad. 

Que esto se veía venir ya se sabía. Recordad la entrada de adquisiciones de Septiembre pasado. La variedad y calidad de los libros se había reducido a mínimos. A lo primero, casi todo eran los best-seller de Planeta sin títulos más alternativos. En cuanto a calidad, por ejemplo en romántica seguían con la línea de historias tóxicas, incluso lo último del miserable de Moccia con una segunda parte de Esta noche dime que me quieres. En historia y divulgación casi todo tenía un olor rancio y de marcado corte derechoso que tiraba para atrás. Además, uno de los incentivos de comprarles libros era que salían más baratos que a precio de tienda pero esta diferencia cada vez era menor.


En cuanto al libro electrónico, llegaron tarde y mal. En la última revista, que vi en PDF y no en papel porque ya no nos la llegó a traer el agente, todo lo que salía como novedad era ebook, sabiendo que su público mayoritario aún lee en papel. Pero encima a unos precios nada atractivos, no muy por debajo de un libro en papel estándar y un pico por encima de ediciones de bolsillo.

Tampoco hubo nunca contestaciones a las preguntas que le transmitía a mi agente y que no le daban respuesta de qué iba a pasar con ciertas sagas o colecciones. Una ya tenía asumido que si en la siguiente revista no estaba la continuación, se la debía buscar por otro lado. He perdido la cuenta de sagas, trilogías o incluso simples bilogías que no acabaron y me dejaron a medias. Uno de los casos más sangrantes, no obstante, fue hace años, cuando se animaron a sacar manga con los 10 primeros tomos de Fruits Basket. Recuerdo que salían a 6,5€ cada tomo así que les di una oportunidad para ver si fructificaba la iniciativa. Incluso vendí los pocos tomos que ya había adquirido a Norma. Por supuesto, nunca la terminaron por más que esperé y acabé haciéndomela entera de segunda mano y vendiendo también los tomos de Círculo. Tenían que ser sagas de gran éxito como Crepúsculo o Cazadores de sombras para que las continuasen y por ejemplo de esta última ni siquiera llegaron a sacar los nuevos libros.


Otro punto que tenían descuidadísimo eran las redes sociales. Daba igual lo que se les dijeses o preguntases, nunca respondían. Se limitaban a subir las novedades y punto. Y por ejemplo la cuenta @circuloyoung para obras juveniles dejó de estar activa en 2015. Que en las fechas en que estamos pasasen así de las redes sociales...

Para colmo, algo que no dije en la entrada de Septiembre es que otro punto por el que estábamos pensando darnos de baja era que querían hacer obligatorio que el pago fuese domiciliado, lo que no nos convencía. El agente dijo que a raíz de esto, de los 300 socios que tenía en la zona se iban a dar de baja un buen número y se iban a quedar en apenas 50. Como no le salía a cuenta seguir trabajando para tan poca gente porque a menos gente y menos pedidos, menos cobraba, decidió despedirse y estábamos a la espera de que llegase un nuevo agente que ya no llegamos a tener. Si esta reducción de socios era sólo de un agente, imaginad lo que debió haber en todo el país de bajas.


Me da entre pena y rabia el cierre porque parece que Planeta adquirió Círculo para cargárselo a propósito. Otra cosa no explica lo mal que se han hecho las cosas en los últimos años. Y el club tenía potencial para haber triunfado en los nuevos tiempos con una adecuada gestión. Hay quien dijo en Twitter que de haber hecho las cosas bien, podría haber sido un competidor muy fuerte de Amazon y creo que tenía razón. En cambio redujeron contenido cultural (libros, música, series y películas) para incluir cosmética, chorraditas para el hogar y productos entre la homeopatía y la herboristería. 

Círculo de Lectores no ha muerto. A Círculo de Lectores lo han matado y no precisamente quienes comprábamos o "los nuevos hábitos de consumo". La pistola que aún está humeante está en las manos de Planeta.

PD: Un par de días después de la noticia soñé que tenía una nueva revista de Círculo en las manos, que las quejas y críticas habían surtido efecto y se recuperaba el club. Reconozco que fue un poco triste despertar de ese sueño.

lunes, 25 de noviembre de 2019

25º Manga Barcelona (Domingo 3)

Y llegamos así al último día del salón después de haberme pasado el anterior pocha en el hotel. Por suerte, el chute de medicinas que me había metido hizo efecto y tal vez, como había estado ya mala unas semanas antes, mi cuerpo reaccionó más rápido. El caso es que, obviamente, no estaba bien pero el dolor de garganta y la fiebre habían remitido y decidí forzar un poco la máquina e ir a la Fira por la tarde con mis virus. Espero no haber contagiado a nadie con quien me cruzase. Si es así lo siento muchísimo.

Por la mañana estuve viendo la entrevistas editoriales que hacían en el stand de Misión Tokyo y siguiendo por Twitter las masterclass de Mizuho Kusanagi y Aya Kanno. No soy de las afortunadas que se ha hecho con sus firmas pero como tampoco tengo la de ninguna mangaka no es muy grave. El caso es que tampoco he conseguido firmas de autoría española. El estar pachucha me fastidió los planes bastante. Bueno, en el próximo evento espero poder hacer ronda de firmas.

En definitiva, que salí del hotel, almorcé en un bar y tiré para la entrada de la Fira. Mi primer objetivo eran unos abanicos que había visto de pasada para regalarle a mi madre. Técnicamente son más bien chinos que japoneses, pero son muy bonitos y tampoco había mucho más que le pudiese llevar que fuese útil, transportable y no-friki. Perdí bastante rato porque no recordaba dónde estaba el stand, ni el pabellón donde se ubicaba ni el stand dentro del mismo, así que di unas cuantas vueltas muy tontas.


Tras hacer esa compra, fui al stand de Misión Tokyo un rato a saludar hasta la hora de la charla de Manga Revival 25 años. Pensaba quedarme ahí hasta que empezara pero Miya me contactó porque estaba con Eleone en la cola para su firma de Nekojitablog pero iba lenta y se tenía que ir y no quería dejarla sola, así que para allá que fui. Me parece bastante alucinante la cola que había por unos youtubers por muy majos que sean, de verdad. Supongo que empiezo a ser mayor si es que se me escapan estas cosas de la "juventú". 

En cuanto Eleone consiguió su firma tiramos para la charla de los 25 años del evento a la que queríamos ir las dos, llegando justo a tiempo. Se contaron anécdotas y curiosidades de los primeros eventos y su evolución y también se dejó caer que la Fira está llegando al límite de sus posibilidades como la Farga de Hospitalet años atrás y eso que se han solucionado los problemas de las colas y las distribuciones de los espacios están lo suficientemente bien como para que no sea imposible ir de un lado a otro salvo en lugares y puntos concretos. Si sentís curiosidad por lo que se dijo, en este hilo de Ramen para Dos y en éste de GammaTeruo hacen un buen resumen.

Tras acabar la charla nos reencontramos con Miya, que venía de una charla sobre el manga en catalán, y fuimos a dar una vuelta por los stands. Ahí sumé mis últimas compras del evento.


- Black Butler #19 y #24. Encontré el tomo que me quedaba para poder leer los siguientes pero no estaba el #22, así que ahora tengo nuevo hueco que rellenar.
- Yona #4. No contaba con hacerme con este tomo pero al ver que incluía el posavasos imantado de Hak, pues lo pillé. Aparte tenían stock de posavasos de Yona que también me lo incluyó el chico majo que me atendió. Y no contaba con que quedasen bolsas de tela pero en vista que sí las había, me pillé otra más de Yona.
- Shinshoku Syndrome. Tomo único de Nana Shiiba que pillé en uno de los stands de segunda mano.

Como nos separamos, yo volví al stand de Misión Tokyo donde Flors me dijo que iba a estar para el cierre de la jornada. Ya estaban desmontando pero aún les quedaba la ronda final de repaso de las licencias que a cada miembro del staff más le había llamado la atención. Entre tanto llegaron Miya y Eleone para hacer la despedida final.

Ha sido un salón irregular. Me alegro de haber visto a la gente pero ha sido mucho menos de lo que me hubiese gustado, por no hablar que me faltaron Deirdre y Kuroi. Entre esto y el catarro tan tonto que pillé se me queda un regusto agridulce y más porque no sé cuándo se volverán a alinear los astros para regresar. Por suerte existen las redes sociales =)

miércoles, 20 de noviembre de 2019

25º Manga Barcelona (Sábado 2)

El día fuerte del evento empezó para mí hacia las 4:30 de la mañana. Y si os creéis que era por un madrugón para evitar las colas os equivocáis. Me despertó un picor de garganta, fiebre y dolores generales que presagiaban un señor catarro. Sobre todo lo de la garganta, que es mi punto físico más débil. Como soy chica previsora había llenado la maleta de "por si" y eso incluía varias medicinas. Me levanté para tomarme una dosis efervescente y coger el spray para la garganta que alivia un rato aunque escuece mil demonios primero (Anginovag se llama, por si también tenéis este punto delicado). Total, que con esfuerzo me volví a dormir pero hacia las 8:00 me desperté de  nuevo y seguía igual o peor así que con todo el dolor y la rabia del mundo hice aviso general por wassap de que ese día no iría al salón. Quizás a la tarde si mejoraba... pero no fue el caso. 

De aquella manera bajé al bufé libre del desayuno en el hotel, comí lo que me dejó el cuerpo y volví a la habitación. Por suerte, siendo el día fuerte, casi todo iba a ser retransmitido y como me había llevado la tablet, en ésta veía las presentaciones y por el móvil seguía Twitter. Entre medias di unas cabezadas, salí a media mañana por más medicina, ya que no me había llevado suficientes para lo que me quedaba por delante de fin de semana, y me compré un buen bocadillo para comerlo en el hotel y no tener que volver a salir, al menos hasta la hora de cenar.

Para que la entrada no quede muy sosa y muy triste (anda que pegarme el viaje a Barcelona para estar el día grande en la cama del hotel...) comentaré las licencias que más me han llamado la atención de ese día y que posiblemente caigan en un futuro:

La rosa de Versalles, de Riyoko Ikeda (ECC)
Tengo la edición de Azake (a la que incluso le hice un cofre no hace mucho) pero la serie tiene varios tomos más que aquí no llegamos a ver. El problema es que han contratado los primeros nueve tomos por recomendación de la editorial japonesa y eso me da un poco de miedo porque lo mismo no vemos lo que falta que es, precisamente, lo inédito aquí.

Youtubers in Love, de Asami Hanamoto (IVREA)
Tomo único shojo. Ya que el tomo que tocaba Twitter les funcionó, ahora tocaba youtubers. Y creedme, a poco que las colas por mangatubers que vi en el salón se interesen por este tomo, se convertirá en un éxito de la editorial.

S.O.S Love, de Yasuro (IVREA)
Otro shojo, éste de siete tomos, que tiene un punto de ciencia ficción con una chica que es visitada por su yo del futuro para advertirla de que si sigue como va, no se echará novio. La portada y la premisa apuntan a serie divertida. Me recuerda a la novela Gimme a call.

Neo Parasyte, antología (Planeta)
Varias historias cortas de diferentes autoras, incluida Kaori Yuki que me encanta y que está olvidadísima por las editoriales ¿Lo malo? Que son historias basadas en la serie Parasyte que me interesa cero. Por tanto, en realidad dudo que me la pille aunque le echaré un ojo y quizás cambio de opinión según lo que vea.

Metamorphose No Engawa, de Kaori Tsurutani (Norma)
La serie de la abuelita que se aficiona al BL. Tiene realmente muy buena pinta, simpática, dulce y seguro que muy tierna.

La Blancanieves pelirroja, de Sorata Akizuki (Norma)
Aunque se filtró porque hicieron la gracia de colarla en el libro recién editado de 501 mangas que leer en español de Marc Bernabé y Oriol Estrada, cuenta como licencia de este día. Sólo puedo decir que me vi la primera temporada del anime y me gustó, aunque tampoco para echar cohetes. Es un shojo tierno pero me temo que precisamente por querer aprovechar el tirón de Yona, dado su parecido inicial, no va a funcionar. No es una serie tan intensa, diría que es casi un poco "sosa" y si se van a hacer competencia entre sí, creo que Yona va a ganar por goleada. Eso sí, si Blancanieves se intercala con la otra quizás pueda aprovechar el "mono" cuando aquella alcance el ritmo de publicación en Japón.

Aparte de esto, cuando le tocó el turno a Selecta no esperaba gran cosa pero por unos escasos segundos, cuando en la presentación dijeron que tenían un clásico, pensé que AL FIN le tocaba a Marmalade Boy. No fue así, era Ranma 1/2, así que toca seguir esperando.

Mi penoso día acababa sin tener muy claro si el siguiente y último del evento sería algo más provechoso que estar metida en el hotel a 500 metros de la entrada de la Fira. Tan cerca pero tan lejos.

viernes, 15 de noviembre de 2019

25º Manga Barcelona (Viernes 1)

El segundo día del Manga Barcelona tampoco tuve muchas ganas de madrugar así que volví a llegar hacia las 11. Eso sí, como ya era un día con más afluencia de público experimenté por primera vez lo que han implementado al parecer desde hace un par de años: la división de la cola en dos para dirigir a la gente a dos entradas lo que agilizó mucho y casi no hubo rato de estar parada.

Un poco justa pero llegué a tiempo de la charla de Reiko Okano, una mangaka que no tiene nada publicado aquí pero que parece que aprovecharon que venía con su marido, Makoto Tezuka, el hijo de Osamu Tezuka con motivo de la exposición en el MNAC, para organizar el acto. El título de la charla Espiritualidad y feminidad del Japón antiguo en las obras de Reiko Okano. La charla empezó tarde pero tuvo su explicación: Okano apareció con un kimono tradicional de la época Heian que adquirió cuando preparaba su obra titulada Onmyouji. Nos explicó los "trucos" del kimono (cómo recoger las mangas para tener más movilidad para usar el arco o la katana, dónde colocarse el abanico tradicional con el que los nobles ocultaban su rostro o con el que hacían ruido al cerrarlo para avisar a sus amantes que llegaban o como percusión al cantar...) y elementos de la mitología japonesa (el símbolo del yin-yang, la estrella de cinco puntas y su relación con los elementos del fuego, agua, árbol, metal y tierra). También habló de la música tradicional de aquella época, trayendo una pista sonora de una canción de flauta y otra del arpa (la primera demasiado chirriante para mí gusto y la otra más agradable). Como curiosidad, también nos contó que para prepararse para hacer esa serie aprendió a tocar la flauta y se iba con ella a experimentar con su sonido en los bosques o cerca de lagos. Eso es dedicación. Si os lo estáis preguntando, no, lo de la feminidad en la charla no apareció por ningún lado. De hecho el kimono era masculino y nos habló de su obra protagonizada por dos hombres que existieron en realidad y a los que comparó con Sherlock Holmes y Watson. Por desgracia, entre el retraso, el tiempo que se perdía en hacer la traducción y el tiempo tan limitado, se quedó con muchas cosas que contar. 

Resultó que Flors tenía el primer tomo de Onmyouji en francés de una amiga que quería que se lo firmara ya que ella no pudo ir. Muy agradable la autora y sus traductoras nos atendieron fuera de la sala, nos dieron unas ilustraciones impresas de la serie que tampoco les dio tiempo de repartir y nos hicimos una foto con ella. Tener una mangaka con varios premios en Japón (la serie tuvo adaptación) para nosotras solas fue alucinante.



Después de esta interesante charla no teníamos nada más programado hasta horas después así que fuimos a hacer la ronda por stands. En ellos cayeron lo que sigue:


- ¿Quién es el 11° pasajero? y Catarsis de Moto Hagio en Tomodomo. Ya era hora que me hiciera con estos dos tomazos, en lo de tochos y en lo de relevancia.
- Sakura Gari y Un samurai en el cajón de Yuu Watase en ECC. Sí, es una herejía que servidora aún no se hubiese hecho con ambas obras.
- País del oro, país del agua, de Nao Duomoto en Fandogamia. Un tomo único al que voy con expectativas muy altas.


- Fanzines Déjame dormir 2 y 3 y Jordi y el dragón en Pussycrazy.
- Fanzines El jardín de Ceres 0 y 1 en Agui-chart.

Aparte de esto Flors me regaló el tomo 1 de la edición francesa de Pin to Kona, de Ako Shimaki, que dudo que veamos aquí *sniff sniff* y un calendario de shonens con Arata Kangatari como destacado.


Al poco de comer nos separamos tras llegar al stand de Misión Tokyo. Saludé a Hide, Kisa y Mimotaku, a quienes no había visto el día anterior, y me quedé ahí hasta que fui a encontrarme con cierta persona. Y por si os parecía que este día me había controlado es que no sabéis que había quedado con Felwyn de Xian Nu que me iba a vender de segunda mano ni más ni menos que tres series de Wataru Yoshizumi que tenía pendientes: Chitose etc., Marmalade Boy Little y Handsome Girl.


Charlamos un rato pero ella y Puka acababan de llegar y querían hacer unas compras (con el dinero que servidora les acababa de dar XD) antes de que las esclavizaran haciendo firmas. Nos separamos, hasta que nos volviésemos a cruzar, con muchos besos y achuchones y volví a Misión Tokyo hasta la hora de ir a la presentación de Tomodomo junto a Hide y MimotakuAhí me encontré con Miya, Nagore y Nat a quienes aún no había visto en ese día. 


De las presentaciones en sí no voy a decir nada porque ahí están los medios especializados y cuentas de Twitter de quienes lo comentan todo en detalle. Lo único que diré es que de las cuatro licencias que anunciaron la única que me interesa es El clan de Poe de Moto Hagio, los tres BL no me llaman, así que eso que me ahorraré. Por lo que dijeron de la edición de Poe (B5, que es grande, y páginas a color), barata no va a ser.

Después de esto tiramos de vuelta hacia Misión Tokyo para la presentación de Fujur, la nueva editorial que tiene detrás a, precisamente, gente de este medio. Les deseo lo mejor y que venda mucho todo lo que saquen, empezando por Tequila Sunshine, un BL de autoría española con referencias noventeras. 

Se acabó así para mí el segundo día a la espera del Sábado, el día fuerte con casi todas las presentaciones editoriales corridas.

domingo, 10 de noviembre de 2019

25º Manga Barcelona (Jueves 31)

Después de varios años sin ir a este evento que ha cambiado de nombre y ahora se llama Manga Barcelona cuando antes era Salón del Manga de Barcelona (en casi todas las charlas a las que fui o vi, la mayoría reconocía que les era difícil hacerse al cambio de nombre y que seguramente le seguirían llamando "el salón" durante un tiempo), se han alineado los astros y me he escapado varios días para asistir al evento y ver a la gente que hacía tiempo que no veía.

El Jueves no lo empecé a primera hora. El día anterior fue mi llegada a la ciudad y entre las seis horas de AVE, hacer el check-in, deshacer la maleta, coger el metro para ir a ver unos familiares y volver algo tarde y medio muerta al hotel, decidí que el primer día iría con más calma. 

En definitiva, que llegué hacia las 11. Mi primera parada fue en el stand de Misión Tokyo pero al no ver a nadie conocido me fui a ver las exposiciones de Skizocrilian Studio y la Escuela Joso que estaban en la misma zona.




Ya que era el día que en principio es más tranquilo, al ser todavía laborable, aproveché para hacer ronda por stands, sobre todo los de ofertas y de segunda mano y éste fue mi botín.


- Nodame Cantabile #11, #18, #19. Ya para acabarla sólo me quedan el #9, #13 y #14.
- A silent voice #6. Me queda el último para acabarla y así leerla del tirón.
- Black Bird #9. Aún me faltan el #13, y del #15 al #18. 
- Black Butler #20, #21, #23. Me quedó colgado como agujeros el #19, el #22 y ya del #24 en adelante hasta ponerla al día.
- Café diabólico, amor agridulce (completa). Por 20€, sé que no es una gran serie pero es de lo poco que me faltaba por leer de lo publicado aquí de Aya Oda.
- Tokyo Boys and Girls (completa). Serie de Miki Aihara (la de Hot Gimmick) en inglés que estaba al ridículo precio de 8€.
- Spicy Girl. Tomo único de Mihona Fuji, autora de Gals! que tenía pendiente de hace tiempo.

Después de esa ronda volví al stand de Misión Tokyo porque había entrevista al responsable de Panini pero lo cierto es que in situ no se escuchaba nada con el ruido de fondo. En eso aparecieron Miya, Nagore y Nat y me acoplé a ellas para ir a ver la presentación de los premios del salón, que ha sido la primera vez a la que he asistido de todas las veces que he ido. 


Luego fuimos a dar una vuelta e ir a comer algo de los stans japoneses. Después nos encontramos con Jud y charlamos un rato pero no se podía quedar mucho más así que nos tuvimos que despedir al poco.

Nuestro siguiente objetivo era la charla con el curioso título de Al manga le quedan dos años dada por quién fue traductor de animes de Arait con lo cual tenía información de primerísima mano de esas primeras series que nos llegaron, con datos muy interesantes y recordando polémicas de padres que criticaban las series, polémicas de políticos, de cómo el mundillo del cómic patrio no supo cómo tomar la llegada de esas historietas tan diferentes... La verdad, lo mejor del día. Ojalá hubiese durado mucho más porque era fascinante.

Tras esto me despedí del grupo porque ellas se quedaban en esa sala para el QyA de Tsubasa Yamaguchi que a mí no me interesaba. Bajé de planta y me recorrí la exposición de los 25 años. Aquí dejo una muestra pero si tenéis curiosidad y no habéis podido ir, en este Link tengo las fotos de todos los paneles más los de la exposición de la Joso. Sinceramente, no está mal, pero podía haber dado mucho más de sí por no hablar que el recorrido cronológico de unos paneles a otros no estaba claro.


Mientras estaba allí quedé con Flors y nos fuimos a dar una vuelta y volví a caer en soltar más dinero. Por un lado un artbook de Arina Tanemura por 20€ y la revista Planeta Manga con historias de autores españoles. Les deseo que funcionen, es una gran propuesta y, leída en el AVE de regreso a casa, muy sorprendida para bien del nivel, intentaré hacer reseña. 


Aparte de eso, me acerqué al stand de Norma porque quería pillar la bolsa de Akatsuki no Yona y el posavasos de Cardcaptor Sakura. Para ello pillé en total (más tomos de los necesarios para ello, lo sé:


- Yona #6 (con cofre), #15 (ídem), #18, #19, #20, #21, #22 y #23 (con artbook). Los que me faltan intermedios ya caerán poco a poco, probablemente de segunda mano los primeros XD. A todo esto, me acabo de dar cuenta que en la foto se me ha olvidado añadir la famosa bolsa de tela...
- A través del Khashim #3 (Fin!)

Flors tenía la firma con Aya Kanno y después de eso se iba así que nos despedimos hasta el día siguiente. Yo acabé el día yendo a ver al auditorio El amor está en el agua, ganadora a la mejor película de animación en Sitges, así que tenía unas expectativas que no se han cumplido. Ya haré reseña.

Y esto es lo que dio de sí el primer día... Y eso que era el flojo. JA!

martes, 5 de noviembre de 2019

Spyro Reignited Trilogy

Hoy me salgo de la rutina para volver a traer la reseña de un videojuego que, oh sorpresa, no es un Final Fantasy. En este caso es la trilogía original de Spyro con un magnífico lavado de cara en cuanto a gráficos para las consolas de nueva generación, la PS4 en mi caso. 

No tengo un recuerdo claro de cuáles jugué en su versión para la PS1, me parece que el 2º y 3º, que no llegué a probar el 1º, pero ni siquiera tengo claro que los terminase. Lo de dejar juegos a medias siempre ha sido mi especialidad, por eso ahora me esfuerzo en terminarlos para hacerles la reseñas de rigor.

Argumento

Spyro, el dragón
En la Tierra de Artesanos, el día en que dos dragones ancianos, Astor y Lindar, estaban siendo entrevistados en directo, acabaron burlándose de Gnasty Gnorc, a quien los dragones desterraron tiempo atrás. Lo que no sabían es que éste los estaba viendo desde su escondrijo a través de la televisión y se ha cabreado mucho. Durante su exilio, ha estado experimentando con magia y en ese mismo momento decide lanzar su hechizo más poderoso, uno para convertir a todos los desprevenidos dragones en estatuas de cristal. Sin embargo, su hechizo no afecta al dragón más joven, Spyro, debido a su pequeño tamaño. Buscando arreglar las cosas, Spyro se dispone a liberar a todos los dragones y derrotar a Gnasty Gnorc.

Spyro 2 - Ripto's Rage!
Un tiempo después de haber vencido a Gnasty Gnorc, Spyro vive tranquilo junto a los demás dragones. Su única queja es que la temporada de lluvia se está alargando demasiado así que decide ir junto a Sparx a la playa. Sin embargo, al salir del portal aterriza en un lugar llamado Avalar. El motivo es que en dicho reino se ha impuesto un tal Ripto como tirano, un pequeño pero poderoso mago, junto a sus dos enormes aunque idiotas esbirros. El Profesor junto a una fauno llamada Elora y Cazador, un guepardo rápido pero cobarde, crearon un portal conectándolo al mundo de los dragones pues descubrieron que estos seres eran el único temor del mago. Spyro fue quien lo atravesó por lo que aún dudando de su tamaño le piden ayuda para derrotar a Ripto. El joven dragón tampoco tiene más opción que ayudar pues Ripto destruye el portal con el que podría volver a casa.

Spyro 3 - El año del dragón

Bianca, una esbirra de la actual soberana de los Reinos Olvidados, se ha infiltrado en el mundo de los dragones para robar sus huevos por orden de la Hechicera. Como ha accedido por unos túneles escavados en el suelo, el tamaño de éstos impide que la mayoría de dragones puedan atravesarlos y sólo el pequeño Spyro podrá pasar por ellos. Pare ello contará con la ayuda de Cazador y su fiel libélula Sparx así como de aliados que encontrará en el otro lado como la canguro Sheila.

Historia

Tan simple como los argumentos de partida de cada uno de los juegos: un bueno contra un malo muy malo. Eran juegos diseñados para menores de 12 años en los que el objetivo buscado era el entretenimiento puro y duro sin más moraleja que, no sé, ¿hay que ayudar a quien te lo pide? Poco más.

Por ejemplo, en el primero se podría esperar que al ir liberando dragones éstos aportasen algo pero la mayoría dan una frase de agradecimiento por la liberación y se largan. Algunos dan un consejo útil para el juego, otros te comentan algo del sitio donde estás, pero no mucho más. No, el disfrute del juego no está precisamente en este punto.


Al menos en el segundo y el tercero los secundarios recurrentes aportan un poco más y, no sólo eso, cada mundo que visitamos con un portal tiene una serie de habitantes con algún tipo de problema a quienes tendremos que ayudar, dándole más entidad a los mundos y haciendo más entretenida su resolución. La pena es que el añadido que tiene el segundo juego en cada mundo, un pequeño vídeo al llegar y otro al terminarlo e irnos, no lo mantuvieron en el tercero. En general son escenas mayormente cómicas, apropiadas para el público infantil del juego, pero alguna se cuela con un desenlace un poco más bestia y sorprendente. Para compensarlo, la trama del tercero es un poco más sólida con Bianca, una mala que no es tan mala, además de secundarios a quienes incluso tenemos que controlar en lugar de Spyro, enriqueciendo la experiencia.

No es un juego en el que haya evolución del personaje o algo parecido. Spyro no habla mucho pero es cierto que tiene algunas frases muy buenas. Es un dragoncito chulo, un tanto egocéntrico, temerario e impaciente. Como personaje para vivir la aventura es perfecto pero no se le puede pedir más trasfondo.

Jugabilidad

El juego se basa en ir recorriendo mundos y cumpliendo los objetivos hasta llegar a las batallas finales contra los jefes. Para ello Spyro cuenta con las habilidades básicas de saltar, planear, echar fuego y dar cabezazos, lo que no deja de ser un tanto limitado. Por eso desde el segundo juego se amplió esto a escalar, nadar (en el primero caer en agua significaba morir), bucear y dar un cabezazo en vertical contra el suelo tras un salto. A veces tiene la opción de meterse en la boca un objeto y lanzarlo como proyectil pero esto es en sitios concretos.

Al menos contamos con el fiel apoyo de la libélula Sparx que, estando a tope de vida, salva al protagonista de morir por golpes de enemigos hasta tres veces además de que recoge las joyas que hay por el escenario sin tener que tocarlas directamente. Cuando la salud de Sparx baja o muere hay animalitos por los mundos que, chamuscados o atropellados con un cabezazo, liberan una mariposa que éste se come (resulta que sí, en la naturaleza las libélulas comen insectos como mariposas y mosquitos, por si alguien lo desconocía, como servidora XD).

Cazador, Spyro y Sparx

Dependiendo del juego, los objetivos varían. En el primero, aparte de liberar dragones hay en ocasiones ladrones de huevos de dragón a los que debemos dar caza para recuperarlos. En el segundo, tras acabar cada mundo dan un talismán con el que acceder al jefe de nivel pero además hay minijuegos para conseguir orbes que son los que activan algunos portales. En el tercero, el objetivo es recuperar los huevos de dragón de diferentes formas (encontrándolos en mitad del escenario, acabando el mundo, cazando los ladrones de huevos o haciendo tareas adicionales que en el juego anterior premiaban con orbes).

En lo que coinciden los tres juegos es en conseguir joyas que están repartidas por todo el escenario, ya sea a la vista o en tinajas/jarrones o soltadas por los enemigos que derrotamos (salvo en el segundo). En el primero no sirven de nada realmente pero en el segundo y tercer juego hay un personaje con forma de oso llamado Ricachón que nos pide una cantidad para poder acceder a sitios, enseñarnos habilidades como trepar o ya en el tercer juego, liberar a los aliados capturados por la Hechicera como la canguro Sheila.

Los tres juegos se estructuran de la misma manera: una serie de mundos llenos de portales a otros lugares. Cuando cumplimos con unos objetivos mínimos enfrentamos a un jefe de nivel por cada mundo que nos permite acceder a otro con más portales y así hasta llegar al último mundo donde se enfrenta al malo de cada juego. En el 1º son seis mundos, en el 2,º tres y en el 3º, cuatro. Los portales, por su parte, llevan a niveles de plataformas o a niveles de carreras contrarreloj. Hay una salvedad con respecto a los jefes de nivel y es que en el primer juego éstos están en un portal más. De hecho, salté al segundo mundo habiéndome dejado al jefe del primero sin derrotar porque me pasé su portal, algo que con la estructura de los siguientes no sería posible.

La curva de dificultad creciente es muy suave y lo que es pasarse los tres juegos es relativamente sencillo incluso para alguien tan manca como servidora. Conseguir el 100% de todo ya requiere echar más rato y, por no negarlo, un poco de ayuda externa (guías en youtube XD). Recuerdo cierto nivel en el primero entre copas de árboles inmensos separados grandes distancias que se salvan con súper embestida (esto es, unas marcas en el suelo que pulsando el botón de embestir le dan a Spyro mucha velocidad y fuerza pero muy mal control). Encontrar al último dragón y las joyas que había a su alrededor me parece imposible si no sabes cuál es el recorrido. La de vidas que gasté ahí. Incluso cuando ya sabía cómo era el recorrido...

El nivel más puñetero del primer juego

Diría que la dificultad de los mundos en general es mayor en el primero y tercero pero sus jefes, incluso el último, son más fáciles. Y viceversa para el segundo: los mundos son más sencillos pero vencer a los jefes de nivel me costó más de lo que esperaba. Globalmente, el tercero es el que me ha parecido más difícil de completar al 100%.

A pesar de las pegas, el juego es de lo más entretenido y aquí reside su éxito y el disfrute que genera. La diversidad de enemigos y escenarios así como los trucos para resolver los puzles o llegar a los sitios más inaccesibles garantizan el buen rato. A pesar de ser repetitivo en su planteamiento se consigue una gran diversidad de situaciones que hacen imposible aburrirse y, cuando terminas un portal, las ganas de hacer el siguiente son enormes.

Gráficos

El juego es, en una palabra, bonito. En este lavado de cara que le han dado a la trilogía han hecho un trabajo estupendo. No hace falta más que echar un vistazo a vídeos e imágenes de los originales y sorprenderse del cambio tan espectacular que han tenido.


Cada mundo tiene las texturas muy cuidadas dando unos paisajes preciosos y de lo más variados aunque haya elementos comunes como los mundos con lava o nieve. Son coloridos, vibrantes y dan ganas de librarte de todos los enemigos que andan pululando por ahí sólo por poder pasear tranquilamente disfrutando de los escenarios.

Por supuesto, los personajes también han quedado muy bien con los rediseños. Comparar los originales, un puñado de polígonos en que se pueden ver su estructura sin apenas detalle, a la riqueza que hay ahora son un motivo más que suficiente para animarse a pillar este juego a poco que gustasen los originales.

Perspectiva de género

Otro punto que delata que los juegos originales tienen sus años es éste. No obstante, se nota la evolución de uno a otro.

En el primero destaca la casi inexistencia de personajes femeninos. Se podría pensar que con la cantidad de dragones que debe liberar Spyro habría al menos unas cuantas dragonas pero es que no hay ni una. Y los únicos personajes femeninos que hay son las hadas que aparecen para guardar progresos o en puntos concretos como apoyo cuyo diseño no podría ser menos original, tipo Campanilla de Peter Pan. Ni siquiera entre los seis jefes de nivel hay una rival femenina.

En el segundo la cosa ya mejora un pelín pues se incluyen los personajes secundarios de Avalar además de los de cada portal a quienes debemos ayudar, con lo que ya por narices algún personaje femenino debía entrar. Elora, la fauno, es un buen avance: lista y valiente. Con todo, su peso es mucho menor a las aportaciones de Cazador, Ricachón y el Profesor y, al final, por triste que sea, no pasa de ser la "Pitufina" del grupo.

El tercero supone otro paso adelante. Para empezar porque presenta a dos villanas, una puramente mala, como los jefes de los otros juegos, y otra que tiene sus matices de gris y se redime. Luego, al hilo de la crítica del primero, los huevos que se rescatan eclosionan y, ahora sí, hay muchas dragoncitas saliendo de ellos. Sheila es la incorporación más interesante pues es el primer personaje que manejamos en el juego que no es Spyro. Por contra, hay tres matices negativos. El primero es que Sheila, en este juego, ha tenido un rediseño respecto al original que la ha feminizado ridículmente, poniéndole una absurda cintura de avispa a una canguro, una melena con dos coletas que ni siquiera coincide el color con el del resto de su pelaje y rimel, joder, una canguro con rimel. Ya el tercer matiz no es tanto por ella sino porque al igual que le pasaba a Elora, queda como "Pitufina" entre todos los aliados de Spyro.

Esta canguro lleva más maquillaje que yo

El segundo punto negativo que enturbia el paso adelante dado es que mientras recupera de Avalar a Cazador y Ricachón, Elora queda olvidada. Se ve que ya había demasiadas chicas *se encoge de hombros*.

Conclusión

La idea ha quedado bastante clara en todo lo escrito pero por resumir diré que es un juego que he disfrutado igual que cuando era enana. Tenía sólo un vago recuerdo de los originales y este remake ha sido un reencuentro que incluso ha mejorado esos recuerdos. Me he divertido, me he sorprendido, me he desesperado conmigo misma por no atinar a superar según qué retos y he soltado gritos de júbilo al lograrlo. Vamos, que me lo he pasado genial. No obstante, como adulta, hay cosas que ya veo un poco más que no se apreciaban igual cuando niña como la repetición y rigidez del esquema y la mala nota que tiene en el apartado de la perspectiva de género. Esto no empaña la experiencia pero sí que le reduce un poco la nota.