viernes, 3 de noviembre de 2017

El incidente

Llevo unas semanas agotadoras y, lo más triste, es que no paro quieta pero tengo la sensación de que en realidad no hago nada. En fin, así están las cosas. Y esta reseña que os traigo hoy debería haber salido hace unas semanas pero no he tenido ni tiempo ni fuerzas. 

La serie, antes ya de nacer, parecía estar maldita, como podéis leer aquí. Lo que iban a ser 8 capítulos, entre unas cosas y otras acabó reducida a 5. Cinco capítulos. Sólo este dato ya era señal de que la cosa no olía bien. Efectivamente, la serie es el mayor despropósito que recuerdo haber visto, incluso peor que la película homónima de Shyamalan. Con decir que hasta una de las actrices protagonistas la criticó...

Argumento

Un extraño suceso cambiará fulminantemente la vida de los habitantes de un pequeño pueblo aislado del resto del mundo. La vida del pueblo transcurría con total normalidad hasta que una tormenta hará que todo cambie. Al día siguiente del fenómeno, comenzarán a surgir sucesos insólitos que preocuparán a los ciudadanos de este municipio.

La desaparición de animales, el hecho de que enfermos de Alzheimer empiecen a recuperar la memoria o que algunas personas con minusvalía comiencen a caminar, son sólo algunos de los hechos que llevarán a un grupo de personas entre los que destacan Tania (Marta Etura), Abel (Jordi Coll), Ana (Bárbara Lennie), Alicia (Pepa Aniorte) y Pablo (Miquel Fernández) a investigar cuál ha sido el origen de lo que está ocurriendo y qué está poniendo en peligro sus vidas.

Reseña

Por empezar por lo bueno, debo decir que en general las actuaciones están bastante bien. La verdad, daba hasta pena ver a un elenco haciéndolo lo mejor que podían con el guión y la dirección más catastróficas del mundo. Incluso los niños y niñas, que en la ficción suelen ser bastante horribles, aquí cumplen más que decentemente su papel.

Sin duda, el punto de partida es interesante. Las historias intrigantes en un pueblo en el que pasan cosas extrañas, al menos a mí, me gustan. Pero ya desde el primer capítulo la cosa presagiaba mala evolución. Desde un exceso de subtramas y personajes hasta unos efectos especiales de serie B o incluso peores (esa tormenta... esa puerta volando... esa grieta en el suelo...).


Lo que más me sorprendía, después de saber que la serie se acortó de 8 a 5 capítulos, es que fuese tan terriblemente lenta. En cada uno, se sucedían las cosas raras, los elementos intrigantes, los hechos inconexos... Se iban sumando interrogantes sin responderse a nada. NADA. Ni siquiera se iban cerrando las subtramas románticas y/o familiares. Vamos a hacer una recopilación, que la lista es casi infinita: 
- Fenómenos raros en el entorno: animales muertos por ¿suicidio? al intentar huir de sus jaulas, pájaros que caen al suelo, una tormenta de extrañas características, grietas gigantescas que se forman en el suelo, plantas que se secan, peces muertos por ¿deshidratación?...
- Fenómenos raros que les pasan a las personas: hombre que despierta del coma, anciano que mejora en el alzheimer, ciega que recupera la visión, joven virgen llamada María que se queda embarazada (el primer capítulo parecía un remake de la Biblia)... Y cuanto más mejoran estas personas, más mal rollo dan.
- Otras cosas que parecían clave pero que al final no aportan nada: un alcalde corrupto (lo más realista de la serie, no es broma) que quiere montar un spa, una extraña antena, una mujer perseguida que parece que sabe de qué va todo y luego no sabe nada (?), unos pueblos que han "desaparecido" en Texas y en un país del Norte de Europa (no recuerdo cuál) en los que pasaron los mismos hechos...
- Detalle cabreante como extra: aparte de las muertes iniciales de animales, que se mate a dos perros me pareció algo totalmente innecesario para dar mal rollo. Y encima, DOS.

A ver quién es capaz de meter en una coctelera todo esto y hacer algo con sentido en cinco capítulos. Bueno, vale, poder se podría, pero no es el caso.


A diferencia de una inmensa mayoría de quienes estuvimos tuiteando sobre la serie según se emitía cada capítulo, el final me pareció aceptable. Más aún, llegados al nivel hiperbólico de absurdeces, incongruencias, desbarres, sinsentidos y disparates, era el único posible. Es decir, si a falta de apenas 15 minutos para acabar la serie aún están en el aire que las respuestas pueden venir desde alienígenas a corporaciones de gente muy poderosa y muy mala, eso no se puede cerrar bien. Y no lo hace, pero al menos se saca de la manga una no-explicación y chimpún. Una explicación que, por supuesto, no tiene ningún sentido con todos los hechos que he listado más arriba.

No me voy a alargar más, que ya bastante he contado y sino a este paso no publico nunca esta reseña. Una pena de buen elenco, ideas interesantes y ambientación sugerente que se desperdicia por el guión más desastroso del mundo. Pero oye, las risas involuntarias que me pegué con tanto absurdo merecieron la pena.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Diez negritos, de Agatha Christie

Después de ponerme con las reseñas de este reto (del que me falta la última lectura por comentar) ya tocaba seguir con mi reto de Clasicos en cremallera, que voy atrasada y no quiero que me pille el toro en Diciembre. Para esta ocasión, como autora, elegí a la famosa Agatha Christie (que también me servía para el Desafío curioso). 

Mis padres adquirieron hace años una enorme y magnífica colección de Grandes maestros del crimen y el misterio. Por cada volumen de esta colección hay tres historias de cada autor y sólo de ésta hay 23 volúmenes. Como veis, tenía relatos para escoger de sobra. Si me decidí por éste fue porque es el único que me sonaba de haber leído comentarios por las redes, muy positivos por cierto, y que no fuese de una de sus historias de Poirot que ya conocía por sus adaptaciones, como Asesinato en el Orient Express que intenté leer hace bastantes años pero que no conseguí acabar.

Argumento

Ocho personas —el juez Lawrence Wargrave, la institutriz Vera Claythorne, el aventurero Philip Lombard, el general retirado John MacArthur, la solterona Emily Brent, el play boy Anthony Marston, el doctor Edward Armstrong y el detective privado y expolicía William Blove— reciben una invitación para pasar unas vacaciones en la Isla del Negro, en la costa inglesa de Devon. La invitación es sumamente atractiva, ya que se trata de una pequeña isla en la que solo existe una hermosa y gran mansión que fue construida por un millonario norteamericano, quien luego la vendió y nadie sabe hoy quién es el nuevo dueño. A cada uno les llega la invitación por carta, firmada por una persona que dice haberlos conocido en el pasado, y todos aceptan gustosos. 

Todos llegan a la isla el día señalado, descubren que su anfitrión, el señor o la señora U. N. Owen, no se encuentra allí, pero serán atendidos por los sirvientes, el señor y la señora Rogers, que hacen las funciones de mayordomo y cocinera respectivamente. Ambos han sido contratados recientemente y todavía no conocen a sus nuevos señores. Cada uno de los invitados encuentra en su habitación una copia de la canción infantil "Diez negritos", de letra bastante macabra, enmarcada y colgada en la pared.

Esa noche, durante la cena, los invitados observan diez pequeñas figuras de porcelana, diez negritos, sobre la mesa del comedor. Tras la cena, una grabación les acusa uno por uno de haber sido culpables directa o indirectamente de la muerte de diversas personas en el pasado. Entonces se dan cuenta de que han sido engañados para ir a la isla con diversos pretextos, como una oferta de trabajo o el encuentro con una persona conocida. También descubren que no pueden marcharse, ya que el barco que trae las provisiones y que supone la única comunicación con la costa no puede llegar hasta la isla debido a una tormenta. A partir de ese momento, la canción infantil empieza a hacerse realidad.

Reseña

La novela negra no es un género que me apasione. Para este tipo de historias prefiero el cine y, sobre todo, las series. Los motivos son muy sencillos: por un lado es un género en que los detalles son muy importantes, y yo soy bastante torpe en esto, y por otro lado, la enorme cantidad de personajes me complica seguir la trama e identificar quién es quién. Esto último me ha pasado durante la lectura de esta historia. Según avanzaba ya lo hacía menos, pero al principio tuve que volver varias veces al primer capítulo para refrescarme la memoria sobre quién era quién, qué motivo tenía para ir a la Isla del Negro y del asesinato de quién se le acusaba, además de para releer la letra de la canción que pronto es evidente que va a ser el guión de la historia.

Con esto que he dicho antes no os quiero llevar a engaño: la obra me ha ENCANTADO. No sólo es una novela negra sino que tiene elementos psicológicos y hasta de terror que la ponen a otro nivel. La intriga por saber quién está detrás de todo, los remordimientos propios (o la falta de ellos) por las muertes en las que cada personaje tuvo un papel, el miedo, la suspicacia hacia los demás, las investigaciones que sólo les sirven para darse golpes contra un muro, la desesperación por no poder abandonar ese lugar maldito, la resignación... Sublime todo. Y para rematar, ante un misterio que parecía que iba a quedar sin resolver, una extensa carta lo aclara todo, dándole una vuelta de tuerca final sorprendente. Me quito el sombrero ante esta autora.

Creo que hay algunos pequeños detalles que, vistos en perspectiva y pensados fríamente, son elementos que harían imposible o muy improbable que se resolviese todo como la autora dice que ocurre: la oportuna tormenta en verano, [Spoilers] que la persona detrás de todo se haga el/la muerto/a y al mover su cuerpo no se den cuenta de que sigue con vida, que a este personaje se le suponga de edad avanzada y pueda hacer cosas muy rápidamente y con una energía impropia de su condición... [Fin de spoilers]. Son minucias por exigencia del guión que me parecen pequeñas trampas de la autora pero que no consiguen empañar mi valoración global de la historia.

Poco más que añadir y casi siento que me quede una reseña tan corta para una obra tan grande. Pero no me puedo extender más porque quitaría todo el encanto de una historia que debéis descubrir por vuestra cuenta. He quedado encantada con esta lectura y, aunque no es mi estilo, creo que volveré a leer más cosas de la autora. No sé si estarán al nivel de esta auténtica joya del misterio y la psicología, pero al menos ya he superado el obstáculo mental que tenía por no haber podido completar la lectura de la otra obra que mencioné más arriba. Ya os guste más o menos el género, os recomiendo encarecidamente su lectura. 

sábado, 7 de octubre de 2017

Hijo de la noche, de Sherrilyn Kenyon

Antes de seguir con mis queridos Cazadores Oscuros, para este reto necesitaba alguna historia de Ci-Fi y, siendo un género que no me termina de llamar, mis posibilidades (por los libros que tengo en casa para leer) eran casi nulas. Si no hubiese leído hace unos meses Despierta, habría sido la candidata perfecta, pero dado que ya cayó, pensé que tendría que salir a comprar algún libro, hasta que me acordé de que esta saga era también del género, así que me fui a ver qué tenia Sherrilyn Kenyon que ofrecerme en este contexto diferente.

La saga tiene hasta la fecha 13 libros (algunos aún no se han publicado) y sigue abierta. Investigando, la editorial que los sacaba aquí, Esencia, llegó hasta el 4º en 2013 y, desde entonces, no han continuado con la saga, por lo que OTRA MÁS A MEDIAS POR LAS ******* EDITORIALES.

Argumento

Nykyrian Quiakides se ha ganado a pulso ser el comandante de más alto rango del grupo de asesinos de la Liga, entidad encargada de mantener el orden en los gobiernos de todos los planetas de la galaxia. Siempre ha sido fiel a dicha organización militar, y en su nombre ha llevado a cabo todo tipo de misiones. Pero la última que le encomiendan pone a prueba su fidelidad y su nobleza. Así que cuando se niega a asesinar a una niña, se ve obligado a desertar. Ante esta traición, la Liga pone precio a su cabeza. Ahora Nykirian, perseguido por todos los asesinos habidos y por haber para cobrar la recompensa, forma parte del grupo conocido como La Sentella, organismo dirigido por Némesis, el mayor asesino de todos los tiempos. Esta organización es la única capaz de mantener a raya a La Liga y los asesinos que ésta emplea.

La actual misión de Nykyrian consiste en proteger a Kiara Zamir, una famosa bailarina que, debido a las alianzas políticas de su padre, presidente de Gouran, se ha convertido en el blanco de todos los objetivos terroristas. A pesar de sus reticencias, Kiara no tiene más remedio que aceptar su protección si quiere seguir con vida. Ella detesta a su protector porque es el mismo tipo de hombre sin escrúpulos que mató a su madre. Pero en un universo cada vez más peligroso, la única manera de sobrevivir es aprendiendo a confiar el uno en el otro.

Reseña

Como decía antes, la Ci-Fi no es lo mío así que quienes estéis como yo, queráis conocer a la autora pero los Cazadores Oscuros os dé pereza dada su extensión (gran error, son libros que enganchan y se leen en nada) y tengáis ganas de una ración de romántica adulta de la buena y con acción, ésta es una gran opción.

En cuanto al tema Ci-Fi, debo decir que pasa casi desapercibido. Estamos en un contexto diferente a la Tierra pero, la verdad, Kenyon no se ha matado en ser demasiado imaginativa. Hay unos cuantos paseos de un planeta a otro en naves espaciales pero tan rápidos y tan poco descritos (planetas, naves y viajes) que sólo tenemos una vaga idea. Salvo por algunos detalles, no habría sido muy difícil adaptar la historia a un contexto más o menos futurista en nuestro mundo sin mucha dificultad. Tampoco se inventa aparatos extraños, no hay menciones a Inteligencias Artificiales ni robots, al menos que recuerde. Lo más destacable en este sentido es la mención de otras especies diferentes a la humana pero salvo algunos detalles, al menos las que salen aquí, no difieren demasiado de nuestra especie. Lo cierto es que, hasta para alguien como yo, que el género no le llama, lo que ofrece aquí sabe a poco. Quizás en los siguientes libros de la saga deje volar más su imaginación, al menos en este aspecto.

Aparte de eso, tenemos un libro fantástico, uno que está a la altura de los mejores de su saga más importante y esto es porque aquí nos ofrece los elementos que ella sabe conjugar como pocas: unos protagonistas maravillosos, una trama romántica a la que le deja tiempo para que se desarrolle en condiciones y nos dé momentos que nos llegue al corazón, dosis de acción en cantidad justa y secundarios con chispa. 

Las más de 500 páginas que tiene permiten que todo lo que necesite su espacio, lo tenga, y se agradece. No se percibe que la trama avance de manera precipitada y el romance va surgiendo de manera creíble. Para Kiara no es fácil aceptar los horrores que cometió Nykyrian, necesita su tiempo para asimilar y entenderlo. Para él, confiar y amar a una persona es una tarea casi imposible con todo lo que arrastra.

Y es que una de las bazas del libro es el pasado de su protagonista masculino. Cuando parecía que ya teníamos todas las piezas descubrimos algo que le da una nueva dimensión. Kenyon ha sido muy dura con él, su historia está al nivel de crueldad de algunas de los Cazadores Oscuros más brutales, como la de Aquerón, Zarek o Seth. Y sé que lo que digo son palabras mayores. Nykyrian es esa clase de personaje torturado que aún con todo lo que le ha ocurrido, ha sabido mantenerse firme y no perder su alma.

Otro aspecto que la autora no descuida son los secundarios. En breves pinceladas y haciendo que interaccionen con la pareja protagonista los vamos conociendo de manera que, al acabar el libro, ya queremos leer sus respectivas historias. Sheridan es el más importante de todos y ya en este libro tenemos bastante información sobre él e, incluso, algunas nociones de la que será su historia, el siguiente libro de la saga. Pero no sólo él: Hauk, Darling, Caillen son nombres que conocemos un poco, lo necesario para tener el gusanillo de querer saber más de ellos.

En definitiva, estamos ante un magnífico inicio de saga. Tiene todos los elementos necesarios para funcionar a las mil maravillas y se nota que Kenyon, como comenta en una nota al inicio, tenía un cariño especial a Nyk y Sheridan por lo bien definidos que están. Buen ritmo, buena trama, acción justa, un romance precioso cocido a fuego lento... Mi única pega es que no le ha sacado demasiado provecho al contexto futurista y que Kiara, como humana sin habilidades especiales que es, haya caído tanto en el papel de damisela en apuros. Salvo por esto, un libro realmente genial.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Adquisiciones de Julio a Septiembre de 2017

Parece que quedan un poco lejos las entradas mensuales que hacía y que venían cargadas de compras y es que, a lo tonto, la mitad de este 2017 lo he liquidado en dos tandas, una de Abril a Junio y ésta otra que traigo hoy. No sé si la tendencia se va a mantener pero de momento es lo que hay. Y, bueno, tampoco me viene mal que sea así para bajar los eternos pendientes que tengo.

Empezando por lo que ha venido de Círculo de Lectores, aparte de los elementos de ocio, reapareció el gel de coco en la revista y también se vino otro desodorante de pimienta rosa, una fragancia muy original que me encanta. 


- 101 Dálmatas y Alicia en el País de las Maravillas. De la colección DVDs Disney Clásicos. Hace años que no veo ninguna de estas historias así que ahora ya tengo la oportunidad para reencontrarme con ellas.
- Vida robada, de Ann Morgan. Sin ninguna referencia, me lancé por el interesante argumento que tenía: unas gemelas que se hacen pasar por la otra de niñas, en principio como un juego, pero que cuando debería haber terminado, una de ellas se niega a devolverle a la otra su identidad.
- Más allá del invierno, de Isabel Allende. Después de lo que me gustó La casa de los espíritus, ahora estoy decidida a hacerme con todas sus obras. Ésta es su más reciente publicación.
- El último rebaño, de Piers Torday. Otro de esos libros infantiles que, salvo contadas excepciones, tan buenos momentos me están dando en los últimos tiempos.

Lo que sigue es un enorme paquete de libros que pedí cuando los pusieron de oferta a 5,95€ en El Corte Inglés como en otras ocasiones. Lo cierto es que salvo un par de libros, la mayoría no me interesaban de antes pero investigué y me animé a incluirlos.



- El pasaje y Los doce, de Justin Cronin. Dos tochacos con una historia apocalíptica de vampiros que las reseñas, en general, ponen muy bien. Además, parece ser que en breve saldrá el tercero que cerrará la trilogía, así que por ese precio salía a cuenta darles una oportunidad.
- Red hill, de Jamie McGuire. Una de zombis de la mano de la autora de la tóxica saga de Maravilloso desastre (al menos por lo que tengo entendido). Espero que en este registro dé algo interesante y sino, tampoco me he arruinado con su compra.
- ¡Todo por mi país! de Gonzo. Del conocido reportero de El Intermedio, un libro político para variar de tanta novela.
- Debo todo a tu olvido, de Malika Mokeddem. Novela breve cuyo argumento me interesó y que quise incluir por el sencillo motivo de añadir una voz diferente: la de una mujer africana.
- Hijo del hielo e Hijo de las sombras, de Sherrilyn Kenyon. Precisamente fue en otra tanda de ofertas de El Corte Inglés cuando se vinieron los dos primeros libros de esta saga, La Liga, y aquí están el tercero y cuarto, por lo que, desde luego, me está saliendo bastante bien de precio XD.
- Simplemente enamorados, de Mary Balogh. La oferta de libros de romántica era la más extensa de todas, así que había mucho donde escoger y me habría encantado añadir aún más pero lo cierto es que tengo ya muchos libros del género en casa. Sin embargo, me llamó en especial la atención éste por sus protagonistas: un hombre desfigurado y una madre soltera en la sociedad victoriana. Es parte de una saga así que ya veré si antes o después la concluyo o me quedo sólo con éste.
- Dime si fue un engaño, de Nieves Hidalgo. La segunda parte de El ángel negro, así que aproveché la ocasión para ¿completar la bilogía? De momento parece que no hay más en su saga Caribe.
- Obsesión y venganza, de Linda Howard. Esta autora me enamoró con Amanecer contigo y no tenía nada más suyo, así que me decanté por esta historia ubicada en un México peligroso de traficantes y mafiosos.
- Styxx, de Sherrilyn Kenyon. Y ya fuera de la oferta pero para aprovechar el porte se vinieron tanto éste, para poder continuar con la saga de los Cazadores Oscuros (#23), como...
- El rey, de J.R. Ward. Para continuar con La Hermandad de la Daga Negra (#12). Seguro que estos dos últimos tendrán su lectura y reseña bastante pronto.

Pues hasta aquí. Desde luego no es lo que antes acumulaba en tres meses, pero igualmente son bastantes libros que engrosarán mi lista de pendientes, aunque espero que, cuando caigan, me den unas interesantes lecturas. 

sábado, 30 de septiembre de 2017

La niña que recorrió Tierra Fantástica en un barco hecho por ella misma, de Catherynne M. Valente

Creo que ésta es la entrada con el título más largo que he escrito nunca. Bien. Siguiendo con este reto (que ya os comenté en El color de los sueños que me obligó a posponer las reseñas para poder cumplirlo o no llegaba, amén de otras cuestiones personales), hoy os vengo a hablar de esta obra de título tan absurdamente largo y que tanto promete a primera vista.

Por cierto, aunque se puede leer como libro único, éste es en realidad el primero de una saga que parece ser que ha quedado cerrada con cinco libros. Aquí sólo nos ha llegado el primero, así que volvemos a tener una saga a medias gracias a las maravillosas editoriales de este país.

Argumento

Septiembre, una niña de doce años de Nebraska, tiene muchas ganas de vivir aventuras. Así que cuando el Viento Verde le propone viajar a Tierra Fantástica a lomos de un leopardo, no duda en aceptar su propuesta ni un segundo. Sin despedirse de su madre y dejando atrás uno de sus zapatos, pone rumbo al mundo mágico.  

Pero Tierra Fantástica no pasa por su mejor momento y Septiembre, después de comprometerse a devolverle la cuchara robada a una bruja por la pérfida Marquesa, deberá aliarse con De-la-A-a-la-L, un guiverno amante de los libros, y un extraño niño genio llamado Sábado para derrotarla y restaurar el orden. En su camino perderá algo muy querido, aprenderá muchas cosas y vivirá un sinfín de aventuras.

Reseña

Debo confesaros para empezar que la obra no me terminó de convencer hasta el final, cuyo desenlace me parece magnífico, de los mejores que recuerdo para cerrar una historia que no me estaba terminando de atrapar. Lástima que el resto no me haya parecido tan maravilloso. Y no diría que es un libro malo, para nada, pero me costó muchísimo entrar en la historia, conectar con la protagonista y disfrutar de las aventuras que vive.

Una primera pega es que la historia está demasiado influenciada por muchísimas otras. La más destacada es sin duda Alicia en el País de las Maravillas, pero también tiene cosas que recuerdan a El mago de Oz o Peter Pan y seguro que muchas más referencias que se me habrán escapado por desconocimiento o por olvido. Bebe de sus fuentes en exceso y durante casi toda la lectura sentí como si hubiese metido en una coctelera todas esas historias y muchas más, hubiese agitado y hubiese servido. No quiero decir que haya plagio, sólo que la esencia es casi idéntica a la primera y no le he terminado de percibir un espíritu propio.

Otro punto flojo es que se me hizo largo. El formato es similar a los anteriores: pequeñas aventuras dentro de la gran aventura. En cada capítulo seguimos a la protagonista que conoce a seres fantásticos, viaja y se enfrenta a retos. Cada situación es diferente a las demás, pero aún así me han acabado cansando pues aquellos en los que avanza la trama de fondo (derrotar a la malvada Marquesa) se pueden contar con los dedos de una mano y, entre medias, quedan muchos pasajes prescindibles. Por eso, creo, la historia de Alicia está mejor al ser mucho más breve.

Además, otro aspecto que me genera conflicto interno en esa variedad de aventuras es que, mientras hay situaciones fantásticas muy entretenidas y sorprendentes, con personajes o entornos interesantes, otras tienden a ser demasiado oscuras, desagradables o anodinas. Por ejemplo, pasamos de un pueblo hecho de pan, pasteles y mantequilla a una isla llena de trastos abandonados con vida y un aire malicioso. Septiembre pasa de comer cosas deliciosas a tener que pescar y comerse un pez crudo. Son contrastes demasiado marcados, que me han sacudido de la lectura y me han impedido disfrutar.

Quizás mi problema, relacionado con lo anterior, es que no conseguí simpatizar con Septiembre. Me pareció una niña pedante, artifisiosamente especial. No sabría explicar muy bien por qué, pero eso, no conecté con ella y eso me hizo que sus aventuras me diesen bastante igual, incluso cuando peor lo pasa, no me llegó a dar pena o preocupar su futuro.

Tampoco me ayudó que, aún encantándome la fantasía, el mundo de Tierra Fantástica tuviese tan poco sentido. Aquí es donde más similitudes veo con el País de las Maravillas pero en aquél, lo icónico y memorable de los personajes y el ser completamente absurdo lo hace más digerible.

Obviamente no todo es malo y sé que mi opinión del libro es minoritaria y ha gustado mucho por la blogsfera. El desborde de imaginación es sublime, si conectáis con la protagonista, disfrutaréis de un sinfín de aventuras, la prosa tiene un aire a los clásicos y, al final, es un libro que podría convertirse en un digno descendiente de los anteriormente mencionados. También es cierto que de fondo hay ciertos temas más adultos pero salvo por lo que rodea a la Marquesa, el resto me han parecido un quiero-y-no-puedo-profundizar.

En definitiva, que tengo sentimientos encontrados con este libro. En general no lo he disfrutado pero tiene ciertos momentos realmente brillantes que me impiden suspenderlo. Es un mundo confuso el que nos presenta y así es como me siento. No me hagáis mucho caso y si os llama la atención la idea de una "nueva Alicia", dadle una oportunidad.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

El color de los sueños, de Ruta Sepetys

Siento haber tenido el blog tan abandonado sin auténticos motivos para ello. Como llegaba muy justa para acabar este reto decidí seguir leyendo los libros que necesitaba para cumplir con él sin pararme a hacer reseñas. También pensé en colgar alguna cosa breve o incluso recuperar alguna de las reseñas de PSS que aún me quedan por subir, pero entre la maratón lectora, una boda y papeleo post-carrera y pre-mundo laboral, al final no tenía tiempo o ganas de ponerme. Quizás debería haber avisado pero a lo hecho...

Como decía, para cumplir con el reto iba justa. Una de las categorías era un libro recomendado por una de las organizadoras y Beleth (después de pasarle mi lista de infinitos pendientes) me sugirió éste. En la edición de 2014 en la que también participé acertó de pleno con Pretty Girl-13 y me imaginaba que con este título también tendría una muy buena lectura.

Argumento

Nueva Orleans, 1943. Josie, una niña de siete años, acompaña a su madre, Louise, a ver a Willie, la dueña del burdel más famoso de la ciudad, para que vuelva a darle trabajo después de haberse marchado de allí años atrás. Willie siente una simpatía inmediata por Josie y le concede una nueva oportunidad a su madre.

Diez años más tarde, Josie ha conseguido trabajo en una librería en cuya buhardilla vive para mantenerse apartada de Louise todo lo posible. La librería la lleva Patrick, un joven de su edad, desde que el padre de éste enfermó. Josie le debe a ambos ese hogar y hace lo posible por ayudarles. Además, la joven echa una mano limpiando en el burdel y ayuda a Willie con las cuentas, pues se ha convertido en una de sus personas de confianza.

Pero Josie sueña con una vida mejor en cuanto conoce a Charlotte, una chica de buena familia que está de visita en la ciudad, y empieza a albergar el ferviente deseo de abandonar Nueva Orleans e ingresar en la prestigiosa (y cara) universidad a la que va su nueva amiga. Aunque ese futuro parece estar muy por encima de sus posibilidades, hará lo posible, con todo su esfuerzo y la ayuda de sus amigos, por cumplir su sueño. Sin embargo, la egoísta de su madre y sus malas compañías pueden llegar a echar por tierra todos sus esfuerzos, y más cuando todo apunte a que ha participado en un asesinato que ha llegado a los periódicos.

Reseña

La autora se hizo bastante famosa por Entre tonos de gris, novela que igualmente tengo pendiente todavía de lectura. Por eso, cuando salió ésta, hubo mucha expectación por su nueva obra aunque parece que no ha trascendido tanto como aquella. O quizás es una impresión personal.

Lo que más me llamó la atención de la historia de primeras es la ubicación de la trama: Nueva Orleans, ciudad que me interesa desde que la empecé a visitar mentalmente a través de la saga de los Cazadores Oscuros de Sherrilyn Kenyon. Su barrio francés, su decadencia, su Mardi Grass, sus supersticiones y demás elementos suponen un marco perfecto para cualquier historia, y más cuando, por una nota al final, descubrimos que hay cierta inspiración real surgida de La última madame: Una vida en los bajos fondos de Nueva Orleans, de Christine Wiltz. Se nota el esfuerzo en documentación que consigue dotar a los personajes (sobre todo a Willie) de un gran realismo y profundidad.

El tema de la prostitución también es clave en la obra y resulta muy interesante que esté incluido en una historia de corte juvenil. La visión que tenemos de este tema es que no es lo ideal para una joven brillante como Josie, que aspira a mucho más. Sin embargo, las prostitutas y la propia madame así como el chófer y la cocinera han formado una familia que se aprecian entre sí y la protegen (la excepción es la madre de Josie, egoísta y caprichosa). Por no hablar que es un burdel en que las trabajadoras están sanas, felices y bien atendidas. Quizás es una versión demasiado dulcificada de este mundo aunque como la autora parece que se documentó bastante, supongo que tiene su parte de verdad, al menos en este contexto particular de un burdel de lujo.

La novela por momentos me trajo referencias a Charles Dickens y su Oliver Twist. Tenemos a una protagonista buena, valiente, decidida y que se mantiene incorruptible a pesar de vivir rodeada de prostitutas, chulos y matones. Con determinación y la ayuda de buenas personas, procura evitar acabar siguiendo los pasos de su madre (algo que todo el mundo fuera de su círculo cercano espera que suceda, una presión que la ha perseguido toda su vida) y trata de labrarse un futuro mejor. Reconozco que la chica me ha parecido bastante cargante y un tanto dramas. No me entendáis mal, es una buena protagonista pero cuando mete la pata en cada decisión que toma, desprendiendo un aire de mártir, ignorando la ayuda de sus amistades para evitar meterles en líos cuando es justo eso lo que acaba consiguiendo, al final acabamos cogiéndole un poco de tirria a la chica.

Quizás si el libro no fuese en primera persona desde el punto de vista de Josie, la chica no se me hubiese atragantado. Sin embargo entiendo esta elección para poder narrar la trama de misterio, descubriendo las pistas al mismo tiempo que ella, así como para evitar saber qué piensan o hacen los personajes secundarios, de modo que todo se nos descubre a su debido tiempo.

Aparte del misterio, la obra introduce también un triángulo amoroso que no roba protagonismo al resto de la trama. Personalmente me ha gustado cómo lo desarrolla, ya que aunque acaba con quien suponía, no era lo que en un principio parecería esperable. En cualquier caso, ambos chicos son fantásticos y me habría gustado que tuviesen más peso en la historia. Por cierto, Charlotte es otro personaje del que me habría gustado saber más ya que queda un tanto desperdiciada para todo lo que podía aportar.

Ésta es una de esas reseñas que, al escribirla, dan la impresión de que me ha gustado muy poco lo que he leído, pero no. La trama, aunque posee elementos ya vistos, tiene unos personajes y un contexto originales que marcan la diferencia. No sólo está el asunto del asesinato, también está el futuro de Josie, la duda de si logrará dejar Nueva Orleans para ir a la universidad que quiere, así como el romance, la relación con su madre y con un maravilloso elenco de secundarios. De fondo está el tema de la prostitución, de las diferencias de clases y cómo escalar de las más bajas a las superiores y hasta ciertas reflexiones sobre la salud mental en ancianos. Y Nueva Orleans, qué ciudad tan fascinante. Si la protagonista no hubiese tenido varios momentos en que la abofetearía, sería una novela redonda.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Bodas de sangre, de Federico García Lorca

Ya que estábamos con la relectura de Noches de baile en el infierno y para este reto se pide leer una obra de teatro o poesía, qué mejor que recuperar a este gran autor con una obra que ya me tocó leer de manera obligatoria en el instituto, una de las pocas que no me resultó insufrible (y es que, ay, qué dolor suelen ser siempre estas lecturas forzadas y qué mal son para la afición después). Recuerdo que en su momento nos mandaron hacer un señor trabajo que sé que me quedó muy bien y que me habría encantado tener ahora para hacer esta reseña.

Al ser una relectura que, además, me la he destripado a mí misma al leer las múltiples notas aclaratorias que ya anticipan lo que va a pasar, la sorpresa no existía. Os animo y advierto a leerla una primera vez sin pararos en explicaciones y ya, luego, le dais una segunda vuelta fijándoos en éstas. En cuanto a la reseña que sigue, intentaré que no cuente nada que os pudiese quitar el disfrute de su lectura.

Argumento

El Novio quiere pedirle la mano a su Novia, para lo que primero habla con su Madre, una mujer que aún guarda mucho dolor por la muerte de su otro hijo a manos de un familiar de la ex-pareja de la Novia, Leonardo.

El Padre de la Novia accede a esa boda. Todo parece perfecto salvo porque la Novia, aunque da el sí quiero, tiene algo que le impide ser feliz con ese casamiento. Ese algo llevará a que el día de su boda acabe manchado de sangre.

*Nota: Los personajes de la obra no tienen nombre, salvo Leonardo.



Reseña

La obra es muy corta, tanto que incluso este breve argumento ya dice demasiado, pero algo debía poner para quien no sabe de qué va. Al ser una obra de teatro, más dinámica porque priman los diálogos, las acotaciones descriptivas, que serían las que aportarían información adicional de escenarios, vestuario y demás, son muy justas, quedando mucho a la imaginación. Eso sí, se cumple con esta historia que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Además, es importante destacar que muchos fragmentos del texto no van en prosa sino que Lorca recurre a la poesía, ese arte que tan bien dominaba, para darle un aire más lírico y profundo a ciertos pasajes señalados. 

Decir que es una joya es decir una obviedad. El autor era un genio y captó como nadie la esencia de la tierra andaluza, una tierra que quema, dura, que marca a la gente. Además, la historia que aquí desarrolla está basada en hechos reales, en un crimen que se produjo en Nijar (Almería), lo que de por sí ya le da un extra de fuerza y, claro, realismo.

Con todo, la historia no se limita a ser un relato de unos hechos dramáticos que podría resultar sórdido y meramente morboso, sino que el autor le aporta un sentido trágico, en toda la extensión de la palabra. Para ello recurre al simbolismo, a elementos que serán premonitorios, a un sino imposible de evitar. En mi edición hay numerosas páginas explicativas de la obra, de su creación y las representaciones que tuvo en España, Argentina o Nueva York con diferente éxito. Algo que recalcan mucho es que Lorca enlaza su obra con las tragedias griegas, dotándolas de una irrealidad mágica que el teatro ya no poseía. Este análisis, una vez leída la obra, parece bastante certero. 

Lo que sí quiero advertir a quien lo vaya a leer es que la realidad que retrata es la de un mundo rural y machista. No es en la trama general en donde está lo peor, sino en ciertos detalles que hablan de la vida de la mujer en este contexto.

Poco más puedo añadir. Estamos ante una tragedia que, bien representada, debe dejar al público pegado a sus asientos. La carga de sentimientos que arrastra es brutal, sobre todo en un desenlace que, no por previsible, con los detalles premonitorios que van cayendo, es menos impactante. Reconozco que ni la poesía ni el teatro son lo mío, pero es imposible no rendirse ante este hombre.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Noches de baile en el Infierno

Si os pasáis por mi sección de reseñas de libros veréis que tengo bastantes trilogías y/o sagas a medias (sin contar las que tengo apartadas porque no las voy a acabar). Una de ésas es una trilogía de antologías juveniles llamada En el infierno. Realmente ésta que os traigo hoy fue la primera que leí pero por entonces no tenía costumbre de reseñar libros en el blog. Más adelante, cuando ya sí reseñaba libros, me hice con Amor en el infierno y, tras mucho desesperar por conseguirlo, con Vacaciones en el infierno. Me quedaba la espinita de traeros la reseña de esta primera antología y, aprovechando para algún punto de este reto, me he decidido a darle una relectura y acabar así de reseñar una trilogía tan particular.

Por cierto, recuerdo que este libro me interesó exclusivamente por Stephenie Meyer, pues entonces estaba enamorada de Crepúsculo, y fui a comprarlo nada más salir. Lo cierto es que al resto de autoras que salen aquí no las conocía de nada y tampoco he leído nada suyo desde entonces.

La hija de la exterminadora, de Meg Cabot

La mejor amiga de Mary, Lila, ha dejado a su adorado novio por un tal Sebastian Drake al que acaba de conocer. Algo no le cuadra a la joven y pronto se da cuenta que ésta ha caído bajo el hechizo de un vampiro. Si no acaba con él, su amiga será la siguiente de una extensa lista de víctimas. Así, Mary se presenta cargada con una ballesta en la discoteca donde el monstruo la ha llevado. Antes de armarse del valor para dispararla, ve a Sebastian manchado de un líquido rojo. Alguien le ha disparado con una pistola: Adam, su compañero en clases de Historia.

Relato corto que sigue la línea del vampiro clásico, de Drácula, frente al boom de vampiros crepusculares de los que enamorarse. Además, diría que hay cierta parodia de estas historias. Eso de que el vampiro le diga a Lila en un principio lo que es pero que no quiere beber su sangre porque se ha enamorado, ese "juego con la comida previo al festín", ese deseo de ella de entrar a formar parte de ese mundo... Para el momento de boom de historias de amor entre humana y vampiro, como mínimo resulta rompedor volver a colocar a este ser como monstruo peligroso al que derribar.

Punto negativo por la mentira que supone que Mary sea la protagonista, en teoría, fuerte que sabe lo que hace pero Adam, un chico que hasta esa noche en la discoteca no creía en la existencia de este tipo de seres, le salve el pellejo DOS VECES en las 45 páginas que dura el relato. Como historia corta tampoco termina de funcionar porque parece la base para una novela o, incluso, una saga. Hay un romance demasiado precipitado que sabemos que va a ser tal desde que vemos que se estructura en capítulos que alternan la narración de Mary y Adam y el final deja la puerta abierta a peligros aún mayores.

En definitiva, valorando pros y contras, tenemos un relato entretenido, sencillo, con potencial para ser mucho más pero al que le faltaría una buena revisión para librarse de la carga sexista que arrastra. Nada del otro mundo.

5/10

El ramillete, de Lauren Myracle

Se aproxima el baile de fin de curso y Will aún no le ha pedido a Frankie que sea su pareja. Algo desesperada decide ir con éste y su amiga Yun Sun a ver a una pitonisa. Madame Z no les dice nada que parezca interesante pero en su local algo llama la atención de Frankie: un viejo ramillete seco. Con mucha perseverancia consigue que una reticente Madame Z les confiese que éste concede tres deseos... y que tenga cuidado con lo que pida.

Subjetivaemente, el mejor relato de libro, al menos el que más me ha llegado aunque, objetivamente tiene algunas pegas, sobre todo que es muy poco original. La propia autora indica al inicio que se basa en el relato de La pata de mono, de W. W. Jacobs. Aunque no conozcamos el original, es una historia que ha sido referenciada en decenas de series, películas y demás. Otro aspecto negativo es el punto de partida en que la chica debe esperar a que el chico la invite, y más teniendo en cuenta que son amigos y hay confianza. Si Frankie sabe que por su timidez él no se anima, lo lógico era que ella diese el paso. Cualquiera diría que es un relato contemporáneo pues parece sacado de, pongamos, los cincuenta. Quizás si le hubiese dado ese contexto más antiguo habría funcionado y esta pega se perdonaría.

Pero como decía, es de los mejores del libro por el tono más oscuro, por unos personajes idiotas que comenten errores, lo que los hace muy humanos, y por lo bien que funciona en el espacio que tiene. Al ser ésta una relectura ya sabía cómo acababa pero debo reconocer que en su momento me sorprendió y me emocionó. 

8/10

Madison Avery y los carontes, de Kim Harrison

Madison ha ido al baile acompañada de un anodino Josh con el que no quiere bailar. Éste se enfada, le grita y se larga a divertirse al otro extremo de la sala. La noche no podía ir peor así que la joven, que encima cumple 17 años a esas horas, decide marcharse, pero un atractivo joven se interpone para salvar su reputación y la noche. O tal vez no.

Este relato peca aún más que el primero en lo de parecer más un inicio de novela que una historia breve. De hecho, existe una trilogía que no ha llegado a ser publicada aquí y cuyo primer libro salió después que esta antología, por lo que es evidente que no dejó pasar la ocasión de reaprovechar los elementos aquí mostrados. 

Quiere condensar demasiado en sus 60 páginas e introduce incontables variables con unos seres fantásticos no tan arquetípicos como podrían ser vampiros u hombres lobo, lo que permitiría simplificar. Los carontes están abiertos a muchas posibilidades y la autora crea una trama compleja que llega a un desenlace demasiado abierto y que es imposible de entender como final. Por esto mismo tenemos un relato confuso donde lo único más o menos claro es que la protagonista es bastante idiota e inmadura. Si realmente lo visto aquí fuese el inicio de la trilogía y éstos los capítulos de muestra, no creo que me animase a leerla. Quizás con alguna revisión y varios cambios... pero de primeras, no me convence.

4/10

Verdades, de Michele Jaffe

Miranda es una joven huérfana de 18 años que, aparte de estudiar en un internado de prestigio, se saca un dinero como chófer de limusinas. Pero la joven no es del todo normal pues tiene unas habilidades especiales de las que poco sabe pero que la impulsan a hacer el bien. Su siguiente encargo es recoger en el aeropuerto a una peculiar chica de 14 años. Lo que parecía un trabajo más acabará necesitando de sus poderes especiales.

No recordaba nada de este relato de mi primera lectura. Supongo que el hecho de tener poco romance me hizo despreciarlo un poco en su momento, algo que ahora me parece un plus. Además, cuenta con muchos puntos interesantes y positivos. Para variar, aquí lo importante es la curiosa relación entre las dos chicas, siendo el papel de los chicos secundario. También destacaría que es el relato que más acción tiene, incorpora una protagonista fuerte de verdad que no necesita que la rescaten sino que es una especie de Wonder Woman pero con las inseguridades y miedos propios de una adolescente. De hecho, la conocemos leyendo un libro de autoayuda para ligar porque algo fue mal con su última cita. Y no olvidar que sabe incorporar varios momentos de humor.

En definitiva, un relato muy redondo al que sólo le falla que también parece el inicio de una novela. Pero en este caso, me encantaría saber cómo sigue.

9/10

El infierno en la tierra, de Stephenie Meyer

El baile no puede ir peor para todo el mundo que ha asistido: tacones que se rompen, torceduras, una música horrible, parejas que discuten, amistades que se pelean, un chico con una pistola bajo la chaqueta... Únicamente el santurrón de Gabe y sus amistades conservan algo de felicidad en medio de ese horror de noche. El ambiente huele a azufre y hay cierta diablesa dispuesta a desatar el caos por completo.

Y aquí el relato por el que me hice con el libro. Temía que la relectura iba a ser decepcionante ya que lo recordaba bastante bien y, claro, eso fue cuando estaba enamorada perdida de Crepúsculo. Pero me ha vuelto a parecer una historia interesante y, por cierto, la que mejor se aproxima al título de la antología y aprovecha la idea del baile.

Si bien podría tener continuación, lo cierto es que también funciona como historia corta y no deja con la sensación de que quedan cosas por contar. Podría, sí, pero el cierre es decente.

7.5/10

Conclusión

En definitiva, como suele pasar con este tipo de libros, si de por sí os gustan las historias cortas las hay que están bastante bien y otras que no tanto, pero en general creo que es una antología interesante. Los peores relatos no son infumables y los buenos merecen bastante la pena.

sábado, 26 de agosto de 2017

La calle Andersen, de Sofía Rhei y Marian Womack

Siguiendo con otro libro de corte infantil después de El único e incomparable Iván, elegí este libro porque me venía bien para un punto de este reto y, de camino, también me ha servido para cumplir con otro punto de este otro reto.

El libro está pensado para edades comprendidas entre los 10 y los 12 años por lo que a mí me pilla mayor. De todos modos, como ya he comentado alguna que otra vez, la imaginación, fantasía y originalidad que tienen muchos de los libros centrados en ese margen de edad los hacen lecturas muy disfrutables para cualquiera que no tenga prejuicios. Mi valoración de éste en particular, por desgracia, no es todo lo positiva que me habría gustado.

Argumento

Kay es el niño que la Reina de las Nieves secuestró unos meses atrás. Gerda, su valiente amiga, fue a rescatarlo y consiguió traerle de vuelta de su reino helado, aunque nota que su querido amigo ha cambiado. Ahora es frío y tiene algo misterioso en uno de sus ojos que le hace ver lo malo que esconden las personas.

En pleno Copenhague del Siglo XIX, ambos se enfrentan a un nuevo peligro cuando niños de barrios cada vez menos humildes van desapareciendo, incluido Karl, uno de los amigos de Kay. Un día, mientras repartían periódicos, observan cómo una niña es perseguida por un grupo de jóvenes. Kay y Gerda acuden a socorrerla hasta el callejón donde la habían acorralado. Con la ayuda inesperada de Joachim, un joven aristócrata aficionado a los autómatas que se les une, el extraño hechizo de los fósforos de Adda, la niña perseguida, y los secretos que desvela el ojo de Kay consiguen salir de ésta.

A partir de ese momento se crean lazos de amistad entre los cuatro y deciden formar equipo para desentrañar qué se esconde detrás de las desapariciones.

Reseña

El título de la obra ya da una primera pista de su contenido pues las referencias a Hans Christian Andersen son variadas y están presentes por todo el libro. Para empezar, tres de sus cuatro protagonistas salen de La Reina de las Nieves (Gerda y Kay) y La pequeña cerillera (Adda). Aparte, durante la lectura, si se presta atención se nombran otros personajes que tomarán la forma por lo general de autómatas. En cuanto a Joachim, que yo sepa, es un personaje propio de las autoras y no tiene relación con los cuentos clásicos. 

Uno de los elementos más originales del libro es la mezcla de esas referencias a los cuentos de Andersen con elementos del steampunk, un subgénero del que realmente he leído poca cosa pero me parece fascinante. La combinación es ingeniosa y genera un ambiente estupendo para tener como telón de fondo.

Al hilo del tema steampunk debo mencionar las ilustraciones de Lola Rodríguez que captan muy bien la esencia del libro. Un detalle que de primeras se me pasó y que al revisar el libro he notado es la evolución del dibujo con el que empieza cada capítulo: un pájaro que, capítulo a capítulo, se va transformando en un ave de metal. Fascinante y un poco inquietante.

En cuanto a los personajes, los cuatro protagonistas salen muy definidos pero demasiado planos. Kay es frío y antipático, al menos desde que volvió de su estancia con la Reina de las Nieves; Gerda es trozo de pan, generosa y valiente; Joachim es un pijo obsesionado con los autómatas y Adda, la verdad, no pasa de muñequita misteriosa. La obra es breve y está más centrada en la acción y el misterio que en la introspección de sus personajes, por lo que poca profundización o evolución hay.

El libro deja caer algunas reflexiones interesantes sobre temas polémicos y que están de actualidad como son los robots (aquí se opta por la palabra autómatas) y la posibilidad de que éstos quiten el trabajo a las personas, especialmente a las de clases bajas que realizan labores sencillas y repetitivas. También me gusta la reflexión sobre la caridad de particulares ricos frente al bien común proveído por las instituciones. Son dos temas muy interesantes que está de maravilla que se introduzcan en libros para estas edades.

El misterio es parte fundamental de esta historia pero peca de simple, de ser bastante evidente y de resoluciones fáciles. Que sea un libro infantil no debería ser sinónimo de fácil. Además, toda la lectura me ha dado cierta sensación constante de déjà vu, vamos, que pese a tener un planteamiento muy original y elementos la mar de interesantes, la trama de fondo no deja de ser bastante básica.

Un punto negativo muy grande que tiene es lo abierto de su desenlace. Se publicó en 2014 y, a fecha de hoy, no parece que vaya a tener una continuación. Aunque se resuelven ciertos misterios se abren otros incluso mayores. Hay casos en que se puede decir que la cosa queda abierta a la imaginación de cada cual pero no estamos hablando de meros detalles sino de una trama de fondo que se vislumbra. Por poner un ejemplo que no es spoiler: el misterioso poder de los fósforos de Adda no tiene ninguna respuesta pero se enlaza al final con una, digamos, profecía que recibe Kay durante uno de los fogonazos.

Aparte de los hilos argumentales que se quedan abiertos, también se deja en el aire el tema sentimental. Ya de por sí me chirría el polígono amoroso que se forma de fondo de la trama cuando los personajes están viviendo situaciones de peligro y la trama transcurre en poco tiempo. Además, salvo Gerda y Kay que son los que tienen mayor protagonismo y pasan más tiempo juntos, los otros dos no tienen tanto peso. Por no hablar de que la edad de los personajes va de los 10 a los 14 años. Es como si ya en el primer libro de Harry Potter hubiese líos amorosos. No sé, me sobra bastante.

Poco más puedo añadir. Como primer libro de una saga funcionaría de maravilla pero siendo autoconclusivo se queda bastante cojo. Es una pena porque tiene muchos elementos interesantes, personajes que podrían tener muy buena evolución en futuros libros y una trama de fondo que mezcla fantasía y ciencia que daba para lograr algo grande. Entretenido es, sin duda alguna, y para la edad recomendada puede ser una opción muy buena para atraer a la lectura. Para quienes ya tenemos unos añitos de más puede dar un buen rato, pero sin echar cohetes pues le vemos demasiadas costuras y fallos.