jueves, 10 de octubre de 2019

Imadoki!, de Yuu Watase

Hoy vengo a recuperar otra de mis viejas reseñas de la época de PSS. Llevo un tiempo diciendo que me quedan pocas cada vez que subo alguna de ellas pero lo cierto es que, con lo que las estoy dosificando, aún tardarán en acabarse. En esta ocasión recupero una de mi autora fetiche por excelencia, Yuu Watase, en una de sus obras menores pero de lo más tierna y adorable. Eso sí, a diferencia de la de Alice 19th, que fue la primera que hice para el portal shojero, en esta ocasión apenas la he modificado, supongo que porque por entonces ya tenía más experiencia redactando y no he visto que tuviese que cambiar gran cosa.

Como curiosidad random personal debo decir que ésta fue la primera serie que conocí por scans cuando empecé a navegar por Internet. Recuerdo con cariño ese grupo (lástima que no su nombre, me encantaría mencionarlo) que, además de ésta, también me descubrió HanaKimi. Qué vieja me siento de golpe.

Datos

Título original: Imadoki! 
Autora: Yuu Watase 
Tomos:
Fecha de publicación en Japón: 2000-2001  
Revista: Shôjo Comic 
Editorial en Japón: Shôgakukan
Fecha de publicación en España: Finales 2007 – Principios 2008
Editorial en España: Glénat 
Estado actual: Publicación completa. Descatalogada
Precio: 7.50€  

Curiosidades / Datos extra

- Al final del último tomo hay dos historias extras. La primera, titulada Para siempre (Zutto ne!), fue publicada originalmente en la Zôkan ChuChu y está relacionada con la trama del manga. La segunda, Un toque repentino (Sundeni Touch!), publicada originalmente en la Sho-comi Zôkan, es una historia independiente. 
- En Japón salió en 2006 una edición bunko de la serie que la recopila en 3 tomos. 

Argumento

Tampopo Yamazaki se acaba de mudar a Tokyo y decide visitar la escuela a la que va a asistir la tarde antes de comenzar las clases. Se trata del instituto Meio, un centro moderno para los hijos de familias ricas e importantes. Allí se encuentra con un chico, sobre el que aterriza con bicicleta incluida, el cual estaba cuidando de un diente de león con mucho cariño. En la caída Tampopo se hace una herida y el chico se la limpia y le ata su pañuelo. Así hace su primer amigo pero tras separarse de él se da cuenta que no le ha preguntado su nombre así que le llamará “Pala”.

Cuando llega a su clase el día siguiente se encuentra con que “Pala” la ignora. Ahí le dicen que el chico al que se dirige tan familiarmente es Kôki Kugyô, el heredero de una de las familias más importantes de todo Japón. Para intentar que la recuerde le enseña el vendaje del pañuelo en su pierna, lo que no sirve ni para que se digne en mirarla. Todos descubren que es una estudiante que ha entrado por examen y, por si fuese poco, en la repesca, así que deciden ignorarla.

Sin rendirse, va detrás de Kôki, que acaba llegando al lugar donde está el diente de león. Para sorpresa de Tampopo, éste arranca la flor que la tarde anterior cuidaba con sumo cariño. Ella la recoge y en medio de la ceremonia, en la que Kôki iba a dar el discurso de apertura como representante de los nuevos alumnos, le recrimina que le haga eso a un "amigo". Sin embargo, Kôki proclama delante de todos los presentes que la amistad no sirve para nada y que lo importante es elaborarse un futuro productivo. Aún así, Tampopo le responde que no parará hasta conseguir que él sea su amigo. Esta declaración, en cierto modo revolucionaria, no gustará a todo el mundo en ese centro tan elitista y frío.

Reseña

Imadoki! es una de las pocas series de Yuu Watase que no incluye elementos sobrenaturales en su trama. Tal vez porque trabaja mejor los mangas con toques de fantasía el principio es un tanto flojo y simple: una chica de campo que se muda a la gran ciudad y conoce a un chico rico que la ayudará, aunque en principio no quiera, cuando el resto de la escuela la acose por no tener el mismo estatus que ellos. Aún así, consigue llevar la historia más allá gracias a varios factores como la aportación de unos magníficos secundarios y el planteamiento de una serie de dilemas morales como el embarazo adolescente, la presión que se ejerce en la sociedad japonesa a los herederos de las grandes empresas o las diferencias entre el campo y la ciudad.

Al margen de los temas de fondo que trata la serie, ésta es una historia sobre la amistad y sobre la formación de lazos de confianza y cariño. La componente romántica acaba apareciendo pero no es lo primordial y es quizás su punto más flojo por previsible.

El final, aunque cierra todos los temas que se habían planteado, acaba en las últimas páginas siendo precipitado pues mediante una carta se cuenta qué pasa con todos los personajes secundarios de forma muy resumida y que hace querer saber más de las relaciones de los mismos. De todos modos deja una sensación muy agradable y cálida, como el resto de la serie.

Tampopo es una chica excesivamente ingenua y pura, no hay nada oscuro en su personalidad y siempre sonríe, pero aún así no se libra de una serie de traumas del pasado producidos tras la muerte de sus padres. Kôki por su parte parece tener doble personalidad, una seria y fría que oculta su ‘yo’ amable y cálido. En resumen, son unos personajes que se hacen querer aunque pesa sobre ellos el hecho de que son muy estereotipados. 

Como suele pasar en los mangas de esta autora, los secundarios llegan a ser más interesantes que los mismos protagonistas. Empezando por la primera ‘amiga’ de Tampopo en el nuevo instituto, Tsukiko Saionji, retorcida y maquiavélica con quienes se ponen en su camino, pero que acaba demostrando que es una chica directa, que sabe lo que quiere y que sabe decir las cosas claras. Aoi Kyôgoku es un obseso de los ordenadores con un desequilibrio mental un tanto peligroso; personaje desaprovechado a partir del momento en que se une al grupo de amigos. Arisa Uchimura, una chica que sólo sabe ir de fiesta será la que sufra la mayor transformación dentro de la historia y posiblemente, la que más llega a madurar. 

Por último faltan los ingredientes que hagan avanzar la relación de los protagonistas y estos son, por un lado Yôji, el hermano de Kôki y Erika Yanahara, su prometida. Yôji es un chico independiente y libre que prácticamente ha abandonado la familia para perseguir su sueño, lo que hará la vida imposible a su hermano al dejarle todas las responsabilidades a él, incluida la prometida. Erika es claramente ‘la mala’ de la serie. Yuu Watase ha hecho muchos personajes ‘malos’, pero probablemente ella sea una de las que más antipatías logre generar por su personalidad cobarde y su actitud victimista.

Un elemento que domina a la perfección esta autora y que siempre le da puntos a su favor en sus historias son las situaciones cómicas que introduce en cualquier punto de la trama y que difícilmente no arrancarán alguna que otra sonrisa como mínimo.

Las dos historias extras que se incluyen al final de la serie van acorde al estilo del manga principal, es decir, son simples pero muy dulces y bonitas. ¡Para siempre! Es una breve precuela de Imadoki!, donde conocemos cómo se hizo Tampopo con su zorrito-mascota a la par que leemos una historia del primer amor de los mejores amigos de ésta. Una historia muy tierna y adorable. Por otro lado, ¡Un toque repentino! parte de una protagonista que tiene terror a los gérmenes y al contacto humano y cómo conocerá a un chico que estará dispuesto a curarla. Para ser una historia corta es bastante original, sobre todo en el planteamiento de la chica, que dará bastantes escenas cómicas, si bien la resolución al miedo de los gérmenes de ella no deja de ser muy ingenuo y poco creíble.

Yuu Watase consigue depurar en esta serie su estilo propio de trazo. En obras anteriores aún era algo burdo y este manga, en ese sentido, se puede entender como un punto de inflexión hacia un estilo preciosista y limpio. 

La edición de Glénat, en esta serie, es francamente buena. Para empezar tiene una traducción impecable, con un uso de multitud de frases hechas y refranes que sustituyen perfectamente las expresiones originales. La edición tampoco se queda atrás y es de las más cuidadas que han hecho en cuestión de editar sobre tramas o dibujo, si bien, como único punto negativo reseñable, se han dejado varias onomatopeyas sin tocar.

Imadoki! es, ante todo, una serie simple, pero muy agradable de leer, capaz de sacar más de una sonrisa y de enternecer en determinados momentos. Difícilmente gustará a quienes busquen cosas complejas y profundamente elaboradas o bien planteamientos originales pues hay pocos elementos que no generen cierta sensación de déjà vu.

sábado, 5 de octubre de 2019

Adquisiciones de Septiembre de 2019

Como quien no quiere la cosa, otro año que se va acercando a su final. Durante este mes de Septiembre que se ha ido sólo han llegado un par de libros atrasados de Círculo de Lectores, en concreto las dos continuaciones de la colección de novelas individuales de Julie Klassen, En la casa del guarda y La hija del boticario. Con estos libros se termina la colección y... tal vez no sea todo lo que termina. Lo cierto es que puede que sean de las últimas adquisiciones a esta revista, sino las últimas definitivamente. 


En los últimos tiempos la variedad de libros ha decrecido notablemente y aunque estaba bien seguir siendo socios por algunas ediciones especiales y algunos clásicos, además de porque ya que no saco tiempo para ir de compras al menos hay algo que llega a casa, se nota una bajada en la calidad, en la variedad y en el número de lanzamientos más que evidente. Para colmo, en el último número todas las novedades son exclusivamente libros digitales lo que no estaría mal si no fuese porque los precios son ridículamente altos, más que muchas ediciones de bolsillo. No sé si ha sido algo puntual de este número para incentivar el libro electrónico pero si va a seguir así, nos vamos a dar de baja, lo que no deja de ser significativo cuando la cuenta se la abrieron mis padres en 1968, ahí es nada. Además, no sólo eso, el agente que teníamos ha renunciado. Para la miseria que dice que le pagan no le compensa ya que cobra por clientes a los que atiende y al parecer sólo de los que él llevaba han pasado a quedar unos 50 de 300 que tenía cuando cogió el puesto del anterior agente que se fue de baja por enfermedad. Si ésta es la tónica generalizada por todo el país que no os extrañe ver en unos meses una noticia diciendo que Círculo de Lectores cierra. En próximas adquisiciones ya os diré qué hacemos al final pero yo apuesto por que ésta es una despedida. Ya veremos.

lunes, 30 de septiembre de 2019

Los siete hijos del dragón, de Ryôko Kui

Y esto es lo más reciente que reseño desde... buff, no lo sé, pues llevo una temporada con entradas de sólo cosas viejunas. Tampoco es de extrañar, llevo tiempo sin comprar novedades, ni siquiera de segunda mano, así que sólo tengo alguna cosa más publicada en los últimos dos o tres años en mis estanterías. En realidad es bastante triste con lo que servidora ha sido. 

En concreto este tomo lo adquirí en Marzo de 2017 vía wallapop con la serie completa de Clamp Club de detectives. Me extrañó verlo a la venta tan pronto cuando acababa de salir así que aproveché para incluirlo junto a la serie que era lo que realmente me interesaba. Ahora leído lo entiendo, no está mal pero es un poco flojo.


La torre del dragón

El pueblo de las montañas y el pueblo de la costa están separados entre sí por una muralla con una torre en el centro donde se encuentra la puerta de paso. Ambos estaban a punto de entrar en guerra para ganar el otro territorio cuando un dragón los atacó. Había hecho su nido en la torre y había puesto huevos por lo que no iba a dejar que se acerquen. Sólo un comerciante tendrá el valor de pasar de un lado a otro para llevar las mercancías necesarias para cada población a la espera que se retome la guerra una vez las crías y el dragón abandonen el nido.

Lo primero que me llamó la atención de este relato es el detalle de que por dragón hablasen en realidad de un grifo, esos seres mitad águila mitad león. Quizás es que una es un poco tiquismiquis pero si el título del tomo es "Los siete hijos del dragón" y lo primero que tenemos es un grifo, la cosa chirría. Por no hablar que en realidad sólo aparecen dos dragones de verdad en todo el tomo.

En general, casi todas las historias parecen tener algún mensaje de fondo siendo el de ésta el rechazo a las guerras y lo estúpidas que resultan. Aparte de esto introduce un pequeño romance pero con muy poca chispa que es la mayor pega que comparte con el resto del tomo.

El santuario de las sirenas

Jun se encuentra de vuelta a casa una sirena medio deshidratada en el bosque que hay pasado la carretera que linda con la playa. Aunque sean medio humanas no llegan a tener siquiera el respeto de los animales y su situación en la sociedad es tema de debate. Después de que una ambulancia la devuelva al mar, Jun la vuelve a ver otro día queriendo cruzar de nuevo la carretera con el riesgo que supone. Evitándolo, consigue que por señas la sirena le indique que lo que quiere es llegar a un edificio que se ve a lo lejos: su instituto.

La historia en sí es muy tonta y el desenlace es totalmente anticlimático. Lo más interesante que tiene es la reflexión de fondo que se puede hacer al respecto del nulo respeto que tenemos los humanos por otras especies o incluso el rechazo a los refugiados con quienes no nos entendemos. Las sirenas serían una combinación de ambas ideas.

Mi deidad particular

Yukie es una niña que se está preparando para acceder a un buen instituto de secundaria. Tras recibir unas malas notas se dirige a estudiar a un rincón tranquilo en el bosque. Ahí una deidad con forma de pez le pregunta por un antiguo riachuelo pero éste ha sido tapado por unas obras. Pensando que si le cuida en casa esa deidad le puede ayudar a aprobar, se la lleva consigo.

Quizás la más "Ghibli" del tomo con la combinación de una deidad de la naturaleza y una niña, un poco a lo Mi vecino Totoro. Aparte de eso, llama la atención la presión por los estudios que existe en Japón incluso a edades tan tempranas que se refleja en la presión que siente Yukie para poder entrar en un buen instituto de secundaria.

Los lobos no mienten

Yukari es madre de un niño con "Síndrome del Hombre Lobo", una enfermedad que hace que la gente se transforme en uno en determinados momentos una vez al mes. Una vez Keita ya es mayor sufre por todo lo que supone tener este síndrome, en particular le molesta el periodo de pérdida de memoria que tiene, como si estuviese borracho, los días previos a la transformación.

El planteamiento narrativo de esta historia es bastante original. La primera parte está contada desde el punto de vista de la madre mientras Keita es pequeño. El estilo parece el que utilizan muchas mangakas en los free-talks de final de los tomos, con un dibujo muy sencillo y mucho texto sin bocadillos. Luego, la historia sigue desde el punto de vista de Keita con un estilo ya normal.

En cuanto al fondo, es curioso el planteamiento del tema de los hombres lobo como una enfermedad o, mejor, un síndrome no demasiado conocido: los miedos y dudas de la madre que no sabe cómo afrontarlo, el aprendizaje en grupo con otros padres, el mentalizarse en las medidas que debe tomar por el bien de su hijo... Esta primera parte me pareció mucho más interesante que el relato del hijo, enfadado con su enfermedad que lo paga con su madre.

El humilde Byakuroku

Byakuroku es un anciano artista tan excepcional que sus dibujos cobran vida y, por eso, todos los que hace los deja sin terminar al no dibujar la pupila del segundo ojo del ser que haya retratado. Al haberse quedado sin dinero y sin casi útiles para pintar decide dar vida a un dibujo imitación de los suyos que tenía en casa: un samurai y su caballo. Su objetivo es que le ayuden a capturar a alguna de sus creaciones cuando les dé vida dibujando su segundo ojo. 

Aquí lo más interesante que tiene es el cambio gráfico de la autora para intentar acercarse al estilo de dibujo tradicional que tan bien pega con la historia que quiere contar. Por lo demás, un relato muy flojo sobre la relación de padres e hijos con un envoltorio surrealista muy peculiar.

El dragón que amaba a los niños

El príncipe Shun ha llegado a la aldea buscando a alguien que le ayude a llegar a la guarida del dragón para poder quitarle una de sus poderosas escamas con las que devolverá la salud al enfermo rey. Nadie en el pueblo parece dispuesto a acompañarle junto a sus guardias, sólo Yô, una mujer que llegó allí después de perder a su marido y su hijo, se ofrece voluntaria.

Quizás la historia más intensa del tomo, lo que tampoco es decir mucho con lo flojas que en este sentido son las demás. Habla del dolor de una madre y de su venganza. Creo que puedo decir que es mi favorita.

La familia Inutani

Arisa y Yurika son dos gemelas que pertenecen a una peculiar familia en la que cada miembro desarrolla un poder especial. Los de ambas han despertado recientemente: Yurika la teletransportación y Arisa... poner pijamas a la gente. El día en que celebran en casa ese acontecimiento hay una tormenta y su padre deja que entre un joven que resulta ser un famoso detective.

Y ésta es la que menos pega con el resto del tomo con ese rollo del detective que se cree que está en un capítulo de cualquier serie de casos clásica. Todo para llegar al mensaje final de que todos tenemos nuestro valor y podemos aprovechar lo que hacemos bien cuando llega el momento.

Conclusión

La autora usa un humor sutil para aderezar los relatos que no le queda nada mal. La fantasía la introduce igualmente en el mundo contemporáneo en algunas historias o en contextos históricos siendo las históricas quizás las que más me convencen. Y en cuanto al dibujo, tiene un estilo que consigue que quede bien en cada una de las historias por diferentes que sean. A primera vista, en cuanto a elementos objetivos, no hay nada negativo que decir. El problema viene con lo subjetivo.

Aunque el tomo es gordito, unas 250 páginas, no dejan de ser siete historias cortas en un único volumen. Algunas están bien con esta extensión pero otras parecen quedarse algo cojas. Con todo, el mayor problema que le veo es que, aunque trate ideas muy interesantes y plantee algunos debates de fondo, ni llega a profundizar ni, lo peor, consigue transmitir gran cosa. Es un tomo que me ha dejado fría, es la mejor forma que tengo de decirlo. Aún así no puedo decir que sea malo, ni mucho menos, pero me parece que le ha faltado emoción pues la poca que tiene no ha conseguido llegarme.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Kiss yori mo hayaku, de Meca Tanaka

Siguiendo con las entradas de la Wish list, hoy toca la obra más famosa de esta autora, también conocida como Faster than a kiss, y otra más que creía que nos llegaría, en este caso apostando por que fuese de la mano de Panini que licenció varias series de la misma revista. Me entró el gusanillo de releerla cuando la mencioné en la entrada de las opiniones impopulares. En concreto la ponía como ejemplo del tópico de la relación de profesor-alumna que sí me gustó en medio de tanta historia mediocre, como mucho, que hay de este tema. La cuestión es qué me ha parecido esta relectura tiempo después.

Datos

Título original: Kiss yori mo hayaku
Autora: Meca Tanaka
Tomos: 12
Publicación en Japón: 2007 - 2012
Revista: LaLa
Editorial: Hakusensha

Curiosidades / Datos extra

- La serio obtuvo dos CD-Drama que se podían obtener con la revista LaLa de los meses de Mayo de 2008 y Noviembre de 2009.
- El manga se reeditó en formato bunko durante el año 2015 dejando la serie en seis tomos.
- Al final del primer tomo hay una historia extra titulada Tsuki to Himawari.
- En el 2014 la autora realizó una historia corta titulada June's Lly Bravado protagonizada por Teppei unos 10 años después del final del manga.
- En el 2018 la autora realizó un tomo único a modo de secuela de la serie titulado Kiss yori mo hayaku: Future.

Argumento

Tras perder a sus padres, Fumino Kaji, una adolescente de 16 años, y su hermano pequeño Teppei, de cuatro, han estado pasando del cuidado de un familiar a otro con nefastos resultados. La mayor preocupación de la joven es el bienestar de su hermanito y en vista de que no puede dárselo con ninguno de esos familiares ha tomado la decisión de independizarse, dejar el instituto y buscar un trabajo que le permita mantenerlos a ambos. Lo que no se esperaba mientras estaba sentada en un banco decidiendo qué rumbo tomar era ver aparecer en plena noche a su tutor y profesor de inglés, Kazuma Ojiro, buscándola. Éste, en vista de que ella no va a volver con su último familiar asignado, la invita a su apartamento. Fumino se niega a aceptar esa muestra de caridad y le dice que si realmente quiere encargarse de ellos que se case con ella a lo que en el impulso del momento él dice que lo hará. 

Para cuando Fumino vuelve en sí después del shock ya se ha duchado y cenado en casa de su profesor quien incluso le da un caramelo a Teppei y le alaba por haber cuidado de su hermana, sacándole una sonrisa que la joven llevaba tiempo sin ver. Luego, éste pone sobre la mesa un formulario para el registro del matrimonio y así comienza la vida en común de esta peculiar familia. Para ayudarles con el encubrimiento está Ryu, un amigo del profesor y vecino del apartamento contiguo que trabaja en la guardería a donde va Teppei.

Aunque la chica suponía que le pediría hacer ciertas cosas, lo cierto es que Kazuma no le pone un dedo encima y parece lo bastante devoto a su labor de profesor como para hacer nada inapropiado pero ¿y si Fumino empieza a desarrollar sentimientos por él?

Reseña

Creo que el motivo por el que siempre me gustó esta serie dentro de la temática tan trillada de las relaciones entre profesor y alumna es que en realidad se salía del esquema habitual al introducir la componente del "matrimonio secreto" así como la idea de la "familia" que forman los tres. Las historias con este planteamiento siempre son complicadas por lo delicado que resulta la relación de poder y la diferencia de edad. Aquí encima se suma que él está también con ella en casa, incluso depende económicamente de él junto con su hermanito, así que la cosa podría haber resultado francamente mal. No os negaré que me genera contradicciones el disfrutar de esta serie porque en la realidad daría todo el mal rollo del mundo cada uno de los elementos que forman el planteamiento de la historia.

Como decía, es ficción. Kazuma no puede ser más adorable y respetuoso con Fumino a la que como mero gag cómico, lo único que le pide es que haga cosplay al recibirle cuando llegue a casa. Luego, claro, ella se acaba enamorando, la cosa va avanzando y es incluso Fumino la que toma la iniciativa en ciertos momentos cuando se cansa de que la respete tanto. Aunque él la besa en la mano, la mejilla, la frente y el cuello (que recuerde), el beso en los labios se retrasa tanto que la autora se tiene que inventar formas de darlo sin darlo a base de interponer elementos como una mascarilla o una mano. La cosa es que la autora justifica que no haya avances rápidos ya que, salvo los contados momentos en que Fumino toma la iniciativa, la chica se pone como un tomate y de lo más nerviosa cuando Kazuma intenta un acercamiento, así que se apoya en la inocencia de ella que él quiere preservar para contener el avance de la pareja. 

De todo este tema la parte que menos me convence es el enamoramiento en sí, sobre todo de parte de él. Con lo delicado del asunto todo va muy rápido y muy a la ligera. No habría estado mal que la autora se tomase su tiempo para hacer crecer los sentimientos y que le diese un poco de realismo. Supongo que el motivo es que no se pensaba que la serie se alargaría y fue al grano rápido. De hecho, el primer capítulo no es el #1 sino el #0 e imagino que era un oneshot que tuvo éxito y le animaron a estirarlo y convertirlo en serie.

En cuanto he escrito la palabra "estirar" ya os habréis echado a temblar. Y en parte con razón. A partir de su arranque, la serie va añadiendo pequeños arcos argumentales a base de profundizar en el pasado de Kazuma, de los clásicos eventos de instituto como festivales y excursiones y de presentar personajes que molestan un poco pero no tardan en ampliar el círculo de conocidos. Por supuesto no fallan los momentos en que casi descubren la verdad en el instituto, terceros enamorados de la protagonista y otros clichés que lo cierto es que la autora sobrelleva bien. Del tópico del que sí que nos libramos es el de una mujer enamorada de Kazuma, lo que se agradece.

De lo más interesante que diría que tiene la serie es el pasado de Kazuma. Pronto se sabe que fue un pandillero en su época de adolescente y cuando llega el momento de saber cómo llegó a eso y después cómo acabó siendo profesor se descubre una buena construcción de personaje que explica en parte que aceptase formar una familia con Fumino de buenas a primeras. Lo único malo al respecto que puedo decir se trata de la resolución a la que que se llega al final de la serie en relación a su familia, su padre en concreto. SPOILER Habiendo cortado todos los lazos con él, habiendo pasado de él toda su vida y habiéndolo desheredado encima Kazuma le da la potestad de decidir que puede estar con Fumino si se va a trabajar a un instituto en la otra punta del país durante varios años. No tiene ninguna lógica y menos cuando después de haber sido un auténtico miserable se le acaba más o menos redimiendo por comprarle el vestido de boda a Fumino. FIN DE SPOILER Optimismo y buenismo en detrimento de realismo. En fin, no nos vamos a engañar, la serie es cualquier cosa menos realista.

La gran incongruencia de la serie es la aparición de Tomoyuki, hermano menor del padre de Fumino y Teppei que los adora y con quien habrían vivido de maravilla. La excusa para que no estuviesen con él es un vago "estaba en el extranjero" pero es lo menos creíble del mundo. Luego también está el padre de éste, el abuelo con quien Fumino tuvo una gran bronca por una tontería que no tarda en solucionarse en cierto momento de la serie, es decir, otro familiar con quien habrían acabado viviendo bien. Para esto, la autora se podría haber ahorrado su incorporación y haber dejado un muy vago "es que todos en su familia son malos" y ya, un poco lo mismo que decía del padre de Kazuma arriba. No hace falta que los que son malos acaben siendo buenos si eso no tiene sentido en tu historia.

Aparte de todo esto, lo cierto es que la serie está llena de momentos tiernos, emotivos pero también divertidos y simpáticos. Es como tomar un caramelo que enmascara todo lo amargo que tendría una historia así si hubiese tirado por un enfoque más real. Aunque haya clichés y cosas dudosas, si os gusta el shojo veo casi imposible que no os guste esta historia aún incluso si también le veis todas las pegas que tiene.

Un detalle muy tonto que me mosquea en cuanto al dibujo es que si bien Kazuma es moreno, lo que es evidente en las portadas e ilustraciones a color, la autora lo dibuja en el manga como si fuese rubio o de pelo claro al no tintarle el pelo. No sé si es por vagueza o porque como hay muchos personajes morenos así lo diferenciaba mejor pero es bastante raro, sobre todo porque siendo un ex-pandillero podía haber mantenido un posible rubio teñido de esa época como recuerdo o algo así. Lo dicho, una tontería pero que me mosquea. 

Al margen de que os interese o no la serie, os recomiendo darle una oportunidad a la historia extra del final del primer tomo. Tsuki to Himawari tiene de protagonistas a Asai Akahi, el chico popular y alegre al que Mitsuki Konno, "la chica robot" llamada así por su nula capacidad de expresar emociones, le pide salir durante un mes antes de trasladarse a un instituto más estricto. Es una monada bastante emotiva con un gran desarrollo de los personajes para las pocas páginas que tiene.

En definitiva, Faster than a kiss es un buen shojo que toca una temática delicada e ignora lo negativo que puede tener a base de ternura y del crecimiento y consolidación de la pareja que no sólo son tal sino también una familia. Hay clichés e incongruencias pero al menos en mi caso no consiguen empañar el buen rato que me da su lectura, todo un "placer culpable".

viernes, 20 de septiembre de 2019

Watashi ni xx shinasai!, de Ema Tôyama

Hoy toca reseña de otro de esos shôjos que tengo en mi Wish list, como veis me ha dado por ellos últimamente. El de hoy es, de todos los que han tenido entrada en las últimas semanas, el que más probabilidades veía de su licencia con lo popular que estaba siendo. Supongo que la época de su pico de fama, hacia el 2012, no pudo caer en peor momento en nuestro mercado, en plena crisis. No creo que sea tarde para recuperarlo pues no hace tanto que terminó y, además, ha tenido recientemente un tomo secuela motivado por una adaptación a película de imagen real (por cierto, he visto el trailer y o es que hace mucho que no veo doramas o es que actúan francamente mal...). Sin embargo, ahora que lo he releído desde el principio y lo he terminado, que en su momento lo dejé incompleto a falta de cuatro tomos, tampoco me importaría que no llegase. No va a ser la reseña positiva que me habría gustado...

Datos

Título original: Watashi ni xx shinasai!
Autora: Ema Tôyama
Tomos: 19
Publicación en Japón: 2009 - 2015
Revista: Nakayoshi
Editorial en Japón: Kodansha


Curiosidades / Datos extra

- En el 2012 se realizó un CD-Drama de la serie que fue incluido en una edición especial del 8º tomo.
- La serie ganó el 36º Premio Kodansha Manga en 2012 al mejor manga para niños.
- En 2018 se realizó una película de imagen real precedida de un breve dorama de cuatro capítulos. Los actores fueron Tina Tamashiro como Yukina, Yuta Koseki como Shigure, Anna Yamada como Mami, Kanta Sato como Akira y Daichi Kaneko como Hisame.
- Con motivo de la película, la autora realizó un tomo único especial a modo de secuela titulado Couple-hen. Los hechos suceden cuando los protagonistas empiezan la secundaria alta, unos meses después del final de la serie.

Argumento

Yukina Himuro es una estudiante de tercer año de secundaria baja conocida por sus compañeros de clase como la "Mujer de las nieves" dada su intensa mirada gélida y su habitual temperatura corporal baja. Lo que no saben es que es también la famosa Yupina, una escritora de novelas para móviles de gran éxito que se divierte observando fijamente a la gente para conseguir referencias para sus historias. Esto sólo lo sabe Akira Shimotsuki, su primo y su único amigo en el instituto. Sus historias tratan sobre la amistad y sobre la persecución de los sueños pero sus valoraciones han estado cayendo. Tanto por los comentarios de sus fans en la web como por lo que escucha en el instituto sabe que el problema es que le falta añadir la componente romántica, pero es algo de lo que ella no tiene ninguna experiencia. 

Un día, Yukina oye por casualidad al Presidente del Consejo de Estudiantes, Shigure Kitami, rechazando a una chica que le confiesa su amor. Éste, popular con las chicas, amable con los chicos y servicial con los profesores, siempre ha sido para Yukina el chico más aburrido de observar por su permanente sonrisa ridícula. Sin embargo, tras irse la chica le ve escribir algo en una libreta que se le cae poco después. Para sorpresa de Yukina, contiene los nombres de las chicas que se le han declarado e información sobre los profesores. Viendo que Shigure no es el "buen chico" que aparenta ser y que tiene algo con lo que chantajearle, le insta a que haga lo que ella le pida, que le enseñe sobre el amor. Esto, claro, es por el bien de su novela pero no es algo que le llegue a decir y el chico no podría estar más confuso. 

A partir de ahí se inician las "Misiones" que le ordena Yukina a Shigure, empezando por cogerse de las manos y yendo poco a poco a más. Las cosas se vuelven aún más complejas cuando Akira lo descubre y le confiesa que quiere ser más que su primo, por no hablar de la entrada en escena de Mami, una amiga de la infancia de Shigure que siempre ha estado enamorada de él sin que éste se diese cuenta.

Reseña

Aunque a primera vista la serie no parece aportar nada nuevo es cuando se pasa del argumento y se empiezan a leer sus páginas que sorprende y mucho. A poco que se sepa del tema de las revistas japonesas, os sonará el nombre de la Nakayoshi. Ahí se han publicado series como UFO Baby, Cardcaptor Sakura o Sailor Moon, shojos muy inocentes pues su público objetivo ronda los 10 a 14 años. Sabiendo eso, es francamente sorprendente el toque picante tan acusado que tiene, no por nada el título se puede traducir por un sugerente "Hazme xx". Y no hay sexo como tal pero ciertas poses, la turbación de los roces entre personajes y otros detalles son francamente eróticos. Es una combinación de estilo de dibujo infantiloide, "moe", con un aire adulto que lo hace único y muy intenso.

En relación a esto, un elemento interesante es que el nacimiento del amor entre la pareja principal se da a través de ese contacto físico que sube la temperatura con cada "misión". No es un amor "puro", basado en sentimientos exactamente. Yukina es una completa ignorante en temas amorosos y cree que sólo con la práctica puede aprender en qué consiste el amor y Shigure, aunque a priori parece que sabe del tema, como nunca ha salido en serio con ninguna chica también es nuevo en este terreno. Aunque sea de una manera poco habitual, no deja de ser bonito ver cómo crecen los sentimientos y se van enamorando aunque sin ellos mismos ser conscientes. Ay, si la serie se hubiese limitado a esto solamente...

Otro punto positivo era el tema de la novela para móviles pues siempre está bien tener protagonistas con un sueño o una afición que demuestren que no sólo les interesan los temas amorosos. Sin embargo, la idea de que Yukina quiera enamorarse sólo por el bien de su historia no es lo más habitual y tampoco diría que lo óptimo. Además, a Yupina le sale una rival llamada Dolce y, aunque tiene su parte divertida ver cómo se pica por superarla cuando la otra la adelanta en comentarios, que el tema de escribir una novela de repente se convierta en una competición tiene de malo que deja de ser algo que se hace por gusto, por contar la historia que se quiere. Esto no deja de ser un giro algo triste y negativo, sobre todo de cara a las lectoras de este manga que parece que se justifica todo por los "likes", algo que con las redes sociales es aún peor ¿Si sus fans le hubiesen pedido una escena de cama se habría forzado a sí misma y a Shigure para tenerla? Es una puerta muy turbia la que se ha dejado entreabierta. De los pocos puntos interesantes de la recta final está el tema de que Shigure se entere de que Yukina le usó en un principio para obtener ideas. Se fuerza el melodrama en esta parte pero creo que la autora al menos consigue salir del paso.

Como ya he dejado caer más arriba que el desarrollo me ha decepcionado deberéis pensar que el problema surge con el clásico, tópico y manido cuarteto amoroso que se forma con la incursión de Akira y Mami. No, al menos inicialmente para mí no está ahí el punto de inflexión hacia abajo de la serie. Sí que diré que todo el asunto de Akira siendo el primo de Yukina es bastante flojo desde el principio porque está claro que ella nunca le va a ver como algo más que su adorado familiar. Es muy aburrido cuando en un polígono amoroso no hay ni un momento en que los terceros te hagan dudar. Por otro lado, la evolución de Mami me parece de lo mejor que tiene la serie.


Si tuviese que marcar el momento en que la serie da el primer bajón éste sería muy concretamente el capítulo 41. Para estirar el chicle del triángulo entre Yukina, Shigure y Akira la autora da un giro de guión bastante ridículo en sus últimas páginas. Era el momento perfecto para cerrarlo y en cambio decide seguir con algo que no va a llegar a ningún lado. A partir de ahí se da un desarrollo que sólo puedo decir que es decepcionante a todos los niveles: escenas tópicas y manidas, pésima evolución de los personajes y, sobre todo, la incursión del personaje que se carga la serie de mala manera: Hisame.

Hisame, que no os diré quién es para no entrar en destripes, es un personaje tóxico, inconsistente, violento, retorcido, estúpido y un niñato. Que alguien así sea capaz de poner a la otrora fuerte Yukina en varias situaciones problemáticas dice mucho de cómo la autora se ha ido cargando a su propia e interesante protagonista del inicio. Además, Hisame es un personaje que no pegaba en una serie que estaba siendo intensa pero sin esos malos rollos que dan ganas de dejar de leer.


Aparte de lo dicho, la serie peca de ir añadiendo capas de melodrama barato: Yukina y sus gafas que le sirven de escudo, el triste pasado de Akira por la muerte de sus padres de pequeño, Shigure y su presión por ser un estudiante modelo o Mami y el abandono de su madre. Aunque la idea sea meter capas a los personajes, no siempre le sale bien. Mami es la que sale mejor parada aunque la historia de su madre no tiene ni una pizca de credibilidad.

Un último punto negativo que quiero mencionar es que la autora deja resuelta la parte de la pareja protagonista pero parece que no sabe qué hacer con Mami y los otros secundarios y deja su historia completamente abierta. Ya que acabó haciendo un tomo único adicional podría haberse centrado en ellos pero leído el primer capítulo parece que todo es una vuelta de tuerca innecesaria a la historia de Yukina y Shigure.

Sinceramente, me apena mucho haber tenido que escribir tantas cosas negativas con lo que me gustaba en sus inicios. Aunque no hay ni una pizca de realismo en la serie, la pareja protagonista me parece muy interesante, la evolución que estaban teniendo por sí solos era de lo más emocionante y un poco de polígono amoroso para ayudarles a avanzar no estaba mal del todo, el problema es lo que llegó después. Por resumir mucho: comienzo muy interesante, final decente pero casi todo lo de en medio es un gran desastre salvo contados momentos.

domingo, 15 de septiembre de 2019

Soryanaize darling, de Nagae Tomomi

Otra de las series que tengo en mi Wish list desde hace años es este breve josei de tres tomitos, también conocido como It's not like that, darling en la traducción que le dieron los grupos de scans. Habría casado muy bien con la línea de la editorial Ivrea en esta demografía pues la autora, Nagae Tomomi, publica en la Petit Comic, la misma revista en la que salieron Private Prince o Midnight Secretary. Por desgracia, el josei es una demografía que han abandonado por completo, más incluso que el shojo del que aún sacan alguna cosa puntual, así que a estas alturas ya dudo que veamos algo más de esta línea. Si al menos alguna otra editorial se animase a sacar obras de este estilo... pero por desgracia, es aún menos probable a que la retome Ivrea.

Argumento

Desde que ha vuelto a las clases en la universidad, tras tener un accidente casi mortal un año antes por intentar salvar a un perrito de ser atropellado, Maiko Ninomiya ha empezado a ver en sueños a un atractivo hombre que no conoce pero al que ama y a quien llama en sueños "Sei-chan". La frecuencia de esos sueños ha pasado a ser diaria y la intensidad ha subido hasta ser algunos de carácter erótico por lo que ya le es imposible quitárselos de la cabeza.

Un día, mientras iba de camino a clases, una estampida de chicas la arrolla cuando van persiguiendo a su ídolo: Yukiya Nagase, un famoso novelista. Cuando se fija en su cara, Maiko se da cuenta que es el hombre de sus sueños, literalmente. Decidida a averiguar más empieza a seguirle y nota ciertas diferencias con el Sei-chan de sus sueños. Sin embargo, cuando le ve interactuar con un niño pequeño de forma muy tierna las lágrimas no paran de brotar y un nombre viene a su mente: Touya. Nagase la descubre y Maiko no tiene más opción que contarle todo por inverosímil que sea la historia. Aunque éste no la termina de creer le pregunta si en sus sueños aparece una tal "Haruka". Como la chica está tan cabreada por cómo se ha burlado de ella decide no responderle y se marcha.

Poco después, cuando por estar discutiendo con unas fans de Nagase está a punto de ser atropellada, éste la salva del golpe. Un nuevo recuerdo viene a su mente, es Haruka y éste de niños. Nagase se la lleva a su piso y le enseña una foto de Haruka. Maiko cae en la cuenta que ésa era una amable mujer que la ayudó en su accidente de un año antes y que incluso le donó sangre. Haruka murió en un accidente muy poco después del de Maiko y Nagase tiene la teoría de que sus recuerdos han pasado a ella a través de su sangre lo que para él no sería raro del todo pues ella siempre tuvo ciertos dones paranormales. Nagase le pide que se mude con él y para confirmar su teoría le presenta al pequeño Touya, "su hijo". 

Reseña

Que esta serie la tenga en mi Wish list no quiere decir que la considere perfecta pero aún así tiene elementos por los que me encantaría que nos hubiese llegado.

Para empezar, la premisa, por más que sea completamente irreal y fantasiosa, es de lo más interesante y da pie a múltiples dilemas: ¿El corazón de Maiko late por Nagase por sí mismo o por Haruka? ¿Él es capaz de amarla más allá de por tener los recuerdos de aquélla? ¿Y si deja de poseer esos recuerdos? Lo mejor de esta serie son los primeros capítulos que giran en torno a estas cuestiones y otras más. Además, van aderezados con puntos cómicos y alguno picante muy divertidos así como por la monada que es el pequeño Touya que hace de adorable pieza de unión para la pareja.

El problema de la serie llega cuando, para hacer avanzar la trama y salir del bucle que en cierta medida han generado las cuestiones anteriores entra en escena un tercero. Éste, Akane Shizuru, el médico que cuidó de Maiko durante el accidente y de quien se enamoró en principio de manera no correspondida al tener una prometida, reaparece en su vida con el beneplácito de la madre de Maiko para que se casen. Se forma así el más que clásico triángulo amoroso si bien con un desarrollo inesperado. Spoiler. No es nada habitual que con el tercero en discordia la protagonista esté a un paso muy puequeño de quedarse definitivamente con él y que incluso lleguen a acostarse. Fin de spoilers. Esto tan poco visto me parece especialmente positivo por la actitud que tiene Nagase de la situación. Son adultos y no le echa a ella nada en cara cuando no fue capaz de responder a sus sentimientos en primer lugar. Supongo que por lo mismo que a mí me parece un desarrollo interesante habrá quien lo vea innecesario o poco edificante.

Resuelta la parte romántica se podría pensar que el manga habría terminado pero lo cierto es que no. La autora le da una vuelta de tuerca adicional al tema paranormal llegando a un desenlace que, francamente, yo no habría imaginado cuando lo empecé a leer. Es todo tan surrealista, fantasioso y descabellado que ya sólo por inesperado, merece la pena haberle dado una oportunidad. 

Dicho esto, tampoco puedo negar que da la sensación de que el final es una ida de pinza demasiado grande de la autora. Quizás si en vez de haber añadido una historia corta al final que no tiene relación con la trama hubiese hecho un capítulo epílogo o hubiese extendido el final algo más el desenlace habría sido perfecto y no que deja cierto regusto a precipitación, a demasiado abrupto.

Un detalle que me sorprende es que estando en la universidad se repitan los mismo patrones de acoso escolar  de fans histéricas por el ídolo de turno, algo que se ve en las series de colegio o instituto. No sé si es que es un cliché muy cómodo para hacer avanzar las series o que realmente es así. Me cuesta creer comportamientos tan tóxicos e infantiles entre adultas...

Llegados a este punto, poco más puedo añadir de una serie de sólo tres tomos. Elementos muy interesantes que contrastan con algunos clichés como el acoso o el triángulo amoroso que les hacen perder puntos. Aún así, una serie muy tierna, con las dosis justas de drama y comedia para un josei corto que os dará un rato de entretenimiento con un desarrollo que muy probablemente no veáis venir.

martes, 10 de septiembre de 2019

Adquisiciones de Agosto de 2019

Este mes he roto la tendencia que llevaba de estar un mes sin que llegase nada después de otro en que sí. Tampoco es que mis adquisiciones estuviesen siendo gran cosa últimamente cuando tocaba un "mes que sí" comparado con años atrás, con lo que yo he sido de consumista, lo que tampoco es malo pues apenas tengo tiempo de leer o ver lo que llega... El caso es que precisamente este mes se acerca a aquellos de gasto importante de hace unos años y eso que ha sido en un único pedido. Como en Febrero de este año, he vuelto a aprovechar unas jugosas ofertas de Selecta en anime.


- Haikyu!! (Temporadas 1 y 2 en BD). Recuerdo que vi la primera y me gustó mucho para lo poco que soy yo de ver series deportivas pero los personajes eran majos y tenía buen ritmo. Por 15€ cada una en BD siendo temporadas de 25 capítulos me parecía una muy buena oferta. La tercera estaba también reducida de precio pero como se ve que salió hace poco no salía tan a cuenta, además era una temporada de 10 capítulos que resultaba más cara que éstas. Ya caerá con otra oferta más rebajada.
- Perfect Blue. Recuerdo que la vi de tierna adolescente y me explotó la cabeza con esta cosa tan extraña y perturbadora del maestro Satoshi Kon. Tengo ganas de comprobar mis impresiones de ella de adulta. La película estaba a 7,50€.
- Slayers Revolution. En la anterior oferta me pillé los tres packs de las temporadas clásicas en DVD por 40€. Ésta, siendo una serie más reciente creo que sí merecía la pena pillarla en BD porque se notará el cambio... o eso creo. Por 34€. Quizás tendría que haberla dejado para más adelante...
- Puella Magi Madoka Magica + Rebellion. Esta serie la tenía pendiente desde hace años y al fin ha caído con una buena oferta junto a la película: 17,50€ + 5€ respectivamente.

Pues hasta aquí, en total suma el pedido 94€. Un no-tan-pequeño capricho que me he dado =D

jueves, 5 de septiembre de 2019

Nousatsu Junkie, de Ryōko Fukuyama

La serie de la que hoy os traigo reseña, también conocida como Charming Junkie, es otra que estaba en mi Wish list desde hace mucho tiempo, junto con Baby Love y Arakure. Nunca tuve muchas esperanzas de su licencia, le veía un enorme potencial pero por ejemplo en el foro de PSS creo que era la única (o al menos de las pocas) que sentía interés en ella. Una pena, nos hemos perdido un shojo estupendo, divertido y emotivo a partes iguales, pues a estas alturas dudo que nos llegue. Siendo del 2004 ya se considera "antiguo" y los 16 tomos que tiene seguramente son demasiados para que una editorial se anime a darle una oportunidad.

Argumento

Naka Kaburagi tiene todos los elementos que la podrían convertir en una modelo de éxito. Bueno, no todos, la genética es fuerte y ha heredado de su familia unos rasgos faciales que dan auténtico miedo, sobre todo cuando intenta sonreír o se pone nerviosa. Tampoco ayuda que se pone tan tensa que empieza a poner poses raras.

Después de ser rechazada por un chico que decía que sólo saldría con alguien que tuviese "la sonrisa de una flor", como la de la famosa modelo juvenil Umi, Naka se decide a demostrarle que ella también puede ser así. No se le ocurre otra cosa que ingresar en la agencia de modelos de la mismísima Umi donde da el perfil físico a la perfección. Sin embargo, a cada audición a la que va es rechazada y está batiendo todos los récords. El día que fracasa por 19ª vez se cruza con Umi y, accidentalmente, choca con ella cayéndosele una cita médica donde pone su sexo... masculino. La preciosa y adorable Umi es un chico, concretamente Umi Kajiwara, el Presidente del Consejo de Estudiantes de su mismo instituto conocido como el demonio. Al parecer le cogieron para que hiciera de chica porque lo confundieron por una y le gustó tanto la experiencia que decidió seguir aceptando trabajos.

Para que Naka no diga nada, Umi le ofrece que sea su acompañante en las audiciones de una importante marca de ropa: Junk. Gracias al apoyo que le da, los fotógrafos consiguen sacar unas buenas imágenes y acaban cogiendo a la pareja para el trabajo. Pero éste es sólo un primer paso. El camino hacia el éxito es largo y Naka tiene tiempo pero Umi no deja de ser un chico de 14 años que no tardará en cambiar físicamente, sobre todo si empiezan a surgir sentimientos por Naka que colisionan con su deseo de estirar su tiempo disfrutando de su trabajo de modelo femenina.

Reseña

Lo primero que llama la atención de esta serie es el dato de que fue la primera obra de su autora. Algo muy especial debe tener si sus editores permitieron su continuación hasta llegar a los 16 tomos cuando lo habitual es que, antes de encarar una serie extensa, las autoras se vayan soltando con historias cortas, tomos únicos y alguna serie de pocos tomos. El caso de Ryôko Fukuyama es cuanto menos poco convencional. Al hilo de esto, es muy común que cuando una serie no está pensada para ser larga pero tiene éxito, acaba estirada de mala manera a base de situaciones mil veces vistas. No es el caso, para ser un debut que seguramente no estaba previsto que durase tanto la autora realiza un desarrollo más que satisfactorio, permitiendo el crecimiento de sus personajes sin necesitar de clichés aburridos.

Si tuviese que decir el motivo clave para el éxito instantáneo de la serie diría que es el carisma de sus personajes. Naka quizás os recuerde un poco a Kyoko, de Skip beat por lo de la venganza contra el chico que le gustaba que la lleva a entrar en el mundo del espectáculo, sólo que aquélla como actriz y ésta como modelo, o también a Sawako de Kimi ni Todoke por lo buena chica que es detrás de esa cara que da miedo a todo el mundo. En cierto modo es una combinación de ambas y por lo mismo es fascinante y muy divertida. Por su parte, Umi es de lo más bipolar y sorprende lo bien que lleva el actuar como una chica adorable siendo un cascarrabias con muy malas pulgas al que en realidad nadie toma en serio y muchos le toman el pelo, como sus compañeros del Consejo de Estudiantes o su familia. La combinación entre los dos da auténticos momentos de pura carcajada.

Quizás sea porque precisamente es su primera obra pero cuenta con varios tópicos del shôjo. Aparte de los ya mencionados al respecto de Naka tenemos el del cambio de sexo de uno de los protagonistas. Las series en las que esto es un elemento importante de la trama son muy numerosas pero la mayoría con las que me he cruzado suelen tener a la protagonista disfrazada de chico como en Hanakimi, Instituto Ouran Host ClubChica secreta, La rosa de Versalles o Uwasa no Midori-kun por poner unos ejemplos. Que sea el protagonista el que se hace pasar por chica sólo recuerdo haberlo visto en Somos chicos de menta y W-Juliet y ya sí, de secundarios, en unas cuantas series más. Vamos, que aunque sean unos temas recurrentes, no están tan vistos por aquí, un primer motivo por el que podrían haberle dado una oportunidad las editoriales, quizás Norma o Panini.

Luego, por lo que respecta al mundillo profesional, la serie va generando diversos dilemas y conflictos que van superando siendo una veces Naka quien alivia la carga de Umi y otras él quien da con la clave para resolver el asunto. Los puntos más destacables son el conflicto de Umi por querer conservar su trabajo al mismo tiempo que desea crecer como hombre para estar con ella, las dudas de que Naka pueda hacer un buen trabajo si no es con Umi, que los celos por la rivalidad en el trabajo interfieran en los sentimientos o, por supuesto no puede faltar el miedo a que se descubra al público la verdad de Umi. Éstos y otros problemas que enfrentan van haciendo crecer a la pareja no solo como profesionales sino también como personas. Además no es que todo vaya sobre ruedas, fracasan, todos tienen malos momentos pero también la fortaleza de reponerse para seguir peleando por sus sueños.

En cuanto a la relación romántica de la pareja protagonista le pasa como a muchas series largas, que aunque es evidente desde bien pronto que se gustan, al mismo tiempo la cosa crece de manera lenta pero intensa, por incongruente que esto pueda sonar. En cierto modo son una pareja idiota a los que te gustaría zarandear pero no puedes evitar emocionarte cuando dan algún paso adelante. Es bonito cómo aparte del amor se respetan en el trabajo, admiran las cualidades que el otro tiene y son compañeros que apoyan su carrera antes incluso que la propia si es necesario. El amor no se convierte en obstáculo sino en motor para seguir mejorando y apoyándose mutuamente.

Uno de los elementos más positivos de la serie es que los secundarios tienen su vida propia más allá de la pareja protagonista y no están para formar ridículos polígonos amorosos que interfieren entre ambos. Incluso el que sería el rival principal de Umi en este sentido, Ikue Tsustumi, un joven y talentoso fotógrafo, pronto deja ese rol. A partir de ese punto el tema de rivales amorosos desaparece para que la pareja protagonista avance por su cuenta enfrentando sus propios altibajos y dilemas mientras que los líos amorosos de idas y venidas se dan entre los secundarios. Pero además de los líos amorosos también tienen sus sueños relacionados con el mundillo como son mejorar en sus respectivos campos: fotografía, dirección, diseño o maquillaje.


Con todo, a pesar de lo que me gusta la serie, leerla ahora me ha hecho ver con otros ojos algo que a estas alturas me ha escamado mucho y es que, como guiño cómico recurrente, Umi golpea a Naka bastantes veces a lo largo de la serie. Es lo mismo que, con los papeles cambiados, pasaba en Love Hina y tantos otros shonens en que la chica "tsundere" de turno manda a volar al chico protagonista. La cuestión es que resulta raro ver esta situación en un shojo y más siendo la chica la golpeada. Obviamente nunca le hace daño real y es un puro recurso cómico que puede o no hacer gracia.

Por ir acabando, Nousatsu Junkie es un shôjo que no se centra únicamente en la parte romántica sino que explora la maduración de los personajes y su evolución en el mundillo de la moda. Tiene muchos puntos cómicos, los personajes desbordan carisma y humanidad y hay una gran cantidad de momentos que tocan el corazoncito. Que parta de una serie de tópicos no es su punto débil pues la autora sabe darle vueltas para armar una gran historia hasta un desenlace simplemente perfecto. Quizás no soy del todo objetiva en esta reseña porque personalmente me gusta mucho esta serie y lamento horrores que no nos haya llegado pero os animo a darle una oportunidad a poco que os haya llamado la atención lo que he comentado en este tocho de reseña.