miércoles, 17 de octubre de 2018

El cuento de la criada, de Margaret Atwood

A estas alturas, dudo que haya alguien que, como mínimo, no conozca la existencia de esta historia. A pesar de que ya supera los 30 años, recientemente ha tenido un resurgir más que comprensible. No sólo la serie (de la que sólo vi un par de capítulos ya que era demasiado fuerte y desagradable para mis padres y espero retomarla por mi cuenta ahora que he leído la obra original), sino todo el contexto político y social ha influido para que lo que denunciaba esté más vigente que nunca. Seguramente os sonarán las manifestaciones con mujeres con el traje rojo y cofia blanca de las Criadas o las pancartas con lemas como "El cuento de la criada no es un manual de instrucciones". El movimiento feminista está peleando con mucha fuerza precisamente contra situaciones que en el libro se amenaza con su posibilidad como la desaparición de los derechos reproductivos de las mujeres o la mal llamada "gestación subrogada". La distopía, por desgracia, no está tan lejos.

Argumento

Unos teócratas se hacen con el poder en lo que había sido Estados Unidos poniendo como excusa el terrorismo islámico y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. La lucha contra el descenso de la natalidad por causas varias, entre las que se incluyen la contaminación y ciertas enfermedades, está en el centro de su argumentario. Así surge la categoría de "Criadas", con base en una referencia bíblica en la que Jacob no puede tener hijos con su esposa, Raquel, y ésta le ofrece a su criada Bilhá. Así establecen que las mujeres fértiles sean separadas de sus familias para, después de una dura reeducación, ser entregadas a parejas de la clase dominante que no pueden tener hijos.

La ahora llamada República de Gilead decreta que el cuerpo de Defred -nombre formado por la partícula posesiva "de" y el apellido del Comandante al que es entregada- sólo sirve para procrear, tal como dictan las estrictas normas establecidas por la dictadura del país. Si Defred se rebela o no es capaz de tener hijos le espera la muerte o el destierro a unas Colonias en las que perecerá a causa de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla todos los aspectos de la vida de las mujeres. Pero nadie puede mandar sobre el pensamiento de una persona.


Reseña

Hacía tiempo que no leía una novela de género distópico. Siempre tendré en la memoria la maravilla que era Los Juegos del Hambre que a tantos nos marcó. Este género siempre me fascina por su concepción de plantear futuros horribles y, cuanto más plausibles son, más miedo despiertan. Pues eso es lo que he sentido durante la lectura de esta obra: pavor, terror, angustia.

Aparte de la decepcionante Fahrenheit 451, sólo he leído distopías que han sido escritas en los últimos años. Aquella es del año 1953 y, salvo por algunos elementos puntuales, fallaba estrepitosamente en lo que a pronosticar el futuro se refería. Sin embargo, ésta, que fue escrita en 1984, parece plenamente vigente. Más aún, resulta triste y terroríficamente plausible. De ahí el miedo que inspira. 

En la introducción, escrita por la autora recientemente (se sabe porque habla de la serie de 2017), cuenta unas notas autobiográficas que explican cómo pudo crear una historia tan verosímil. No sólo nació en 1939, viviendo la II G.M. siendo una niña, sino que cuando empezó con esta historia estaba en el Berlín de la época anterior a la caída del muro, esa época de espionaje, silencios y mucha cautela. Dice: "Sabía que el orden establecido puede desvanecerse de la noche a la mañana. Los cambios pueden ser rápidos como el rayo. No se podía confiar en la frase "Esto aquí no puede pasar". En determinadas circunstancias, puede pasar cualquier cosa en cualquier lugar". Se está viendo. Más fuerte son los movimientos feminista, antiracista, pro-LGTB o antifascista, más dura es la respuesta conservadora que en muchos países se está imponiendo sin saber dónde tendrán su límite.

Ella misma creía que su historia podría ser excesiva, de ahí su esfuerzo en no inventar "nada nuevo", sino recuperar conceptos y darles una terrible segunda vida, sin necesidad de aparatos sacados de la ciencia ficción. Todo para hacer una distopía tan cercana en el tiempo que hoy pudiese estar ocurriendo. Por ejemplo, duele mucho que proclamas feministas de esos años (que aún son vigentes) como la lucha contra la pornografía o contra los asaltos sexuales puedan ser tergiversados por la corriente puritanista que empapa el libro para darles la vuelta y convertirlos en armas contra las mujeres. También está ahí de fondo lo que hoy en día se hace en los conflictos: violaciones de las mujeres del enemigo, robo de niños o su asesinato como formas de control. Es todo tan real, da tanto miedo.

Al igual que en la mayoría de obras de este género (al menos, las que he leído), la narración va en primera persona. Es inevitable sentir empatía por Defred, que nunca nos llega a decir su nombre (existe la hipótesis de que es June pues, cuando nos da una breve lista de nombres de Criadas en el edificio donde las están "reeducando", es el único que no vuelve a salir, además de ser el último de esa lista). Ella ha vivido el preludio de ese cambio, luego ha pasado de ser una mujer con su trabajo, su marido (para separarlos usan la excusa de que ella es su segunda esposa, lo que consideran adulterio), su hija, su libertad y hasta su identidad, a ser una esclava reproductiva. Vive todo el proceso de cambio y, lo que da más pavor, cómo se instaura poco a poco. La metáfora de la rana hervida es muy clara. Si metes una rana en una olla hirviendo, saltará antes siquiera de tocar el agua. Si la metes en agua fría y vas subiendo la temperatura poco a poco, la rana se atontará y morirá. 

El relato es bastante caótico, saltando de unos recuerdos a otros de Defred. La parte más lineal es la de su vida en la casa del Comandante y su Esposa. Entre medias hay una vorágine de memorias y reflexiones sin ningún orden. Pero que no os asuste este aspecto. Es (casi) imposible despegarse del libro. Atrapa de una manera en la que esperas la siguiente página de igual modo que la temes.

La pega del libro, aunque está justificada, no se puede obviar. Como la historia la narra Defred, sólo tenemos su perspectiva lo que, sumado a que en este mundo es casi imposible que haya alguien en quien confiar plenamente, le impide profundizar en una relación con nadie. Esto añade un punto de tensión ya que no se sabe qué piensan realmente los demás, que podrían estar o no de su parte, ser fieles o no al nuevo régimen de Gilead. Además, por lo que comenta la autora, el hecho de coger una narración testimonial para su historia le dio pie a que, igual que pasó con el Diario de Ana Frank y otros muchos testimonios históricos reales, el desenlace es brusco y nos deja infinidad de preguntas en el aire. El epílogo, que podría haber servido para endulzar un poco, nos deja un regusto final todavía más amargo.

Hacía tiempo que una lectura no me dejaba tan mal cuerpo como ha hecho ésta durante todas y cada una de sus páginas. Pero precisamente esta sensación indica todo lo intenso e impactante que es lo que narra. Por comparación, Los Juegos del Hambre era más brutal, más violenta, pero ésta es más terrible porque es más plausible. De un modo u otro, todo lo que narra o ha pasado o está pasando, se ha limitado a dar una vuelta de tuerca a muchas cosas que ya han sucedido en este planeta, lo que es espantoso.


No suelo añadir nada después de la nota pero esta vez voy a prolongar el texto porque quiero hacer un comentario sobre algo que me ha mosqueado. En la introducción, la autora responde a tres preguntas que le suelen hacer. La primera es si este libro es feminista. Su respuesta es: "Si eso quiere decir un tratado ideológico donde todas las mujeres son ángeles y/o están victimizadas en tal medida que han perdido la capacidad de elegir moralmente, no. Si quiere decir una novela en la que las mujeres son seres humanos -con toda la diversidad de personalidades y comportamientos que eso implica- y además son interesantes e importantes y lo que les ocurre es crucial para la temática, la estructura y la trama del libro, entonces sí".

Creo que Atwood aquí ha patinado en su primera mitad de la respuesta. El feminismo no considera a las mujeres como ángeles incapaces de todo mal. Nunca, jamás. Ella misma lo dice luego, tenemos diversidad de personalidades. Lo que sí se plantea es que una parte de ese mal que hacemos viene motivado por la propia sociedad patriarcal en que vivimos que nos empuja a pelearnos, envidiarnos y, en definitiva, a no hacer piña pues así seríamos más fuertes y lo que interesa es la división y el enfrentarnos entre nosotras, lo que nos quita tiempo para luchar contra ese sistema. Con todo, obviamente, sabemos que las mujeres son igual de capaces de hacer el mal. Y en cuanto a lo de víctimas, también creo que se equivoca. No hay nada de malo en reconocer que este sistema nos pone en situación de desventaja, inferioridad y que nos objetiviza. Joder, este sistema nos mata a decenas cada año sólo en España. Precisamente el feminismo es el que ayuda a empoderar para dejar de serlo. Al hilo de esto, me ha decepcionado confirmar la versión tan sesgada que tiene Atwood del feminismo, por ejemplo, en este artículo. Pero incluso siendo así, su obra es y será muy importante para el movimiento.

Luego, ya no en referencia a la autora sino por un par de comentarios que he leído quiero añadir algo más. En la trama del libro se da esta cita: "Mamá, pienso. Estés donde estés, ¿puedes oírme? Querías una cultura de mujeres. Bien, aquí la tienes. No es lo que pretendías pero existe. Tienes algo que agradecer”. Los hay que no pillan que esta cita es puro sarcasmo. Esto, sumado a la existencia de las Tías, que son las educadoras de las Criadas, señoras que unas sí, por convencimiento en la causa, otras por sadismo, otras por miedo de acabar en las Colonias o por tener un poco de poder en este mundo que les ha quitado todo a las mujeres, contribuyen a someter a sus congéneres. Hay gente que no sé si por maldad, incultura o desconocimiento cree que lo que se ha impuesto en Gilead es un matriarcado. Es la misma estupidez que se escucha mucho de "como mi madre era muy estricta, me crié en un matriarcado". Son hombres los que dan un golpe de estado en EE.UU. para instalar una teocracia. Son hombres los que quitan los derechos a las mujeres y luego las reparten en las categorías que mejor les conviene. Son hombres los que establecen una poligamia. Son hombres los que se saltan sus propios dogmas para vivir "aventuras" propias del mundo anterior. Que alguien se deje engañar o quiera engañar haciendo creer que esto es un matriarcado por el colaboracionismo de algunas mujeres, en muchos casos seguramente motivado por el miedo, me parece despreciable.

Como dice este artículo, el libro ES feminista. Superadlo.

jueves, 11 de octubre de 2018

El curioso mundo de Calpurnia Tate, de Jacqueline Kelly

El azar, la casualidad o lo que sea me llevó a sacar de la estantería este libro hace unos días. En principio no hay nada de especial en este hecho pero cuando he revisado la reseña de su antecesor, La evolución de Calpurnia Tate, he descubierto que aquél lo leí justo después de uno de los libros de La Hermandad de la Daga Negra, en concreto Amante Eterno, y éste lo he cogido justo después del último libro aquí publicado de la misma saga: El Rey. Puede que sea (y lo es) una tontería, pero esta casualidad sin importancia me ha hecho volver un poco atrás en el tiempo y me ha supuesto una pequeña alegría coloreada de nostalgia.

Pasando a hablar ahora del libro en sí, como ya he mencionado, es la continuación de lo que, hasta el momento, es una bilogía. Si bien, investigando un poco, resulta que la autora ha sacado una serie de libritos de corte más infantil e ilustrados titulados Calpurnia Tate, Girl Vet. A fecha de hoy lleva cuatro y el último salió en Abril de 2018. Por lo que he leído, la acción de éstos debe transcurrir durante los hechos de esta segunda novela y no parece que continúe después de su final. Por otro lado, según la autora, no tiene descartada una tercera novela y, si pasaron unos seis años entre el primero y el segundo, quién sabe.

Argumento

Si algo podía decirse de Calpurnia Virginia Tate es que era una chica con recursos. Sentía pasión por desentrañar los misterios del mundo que la rodeaba y, además, había tenido que demostrar su astucia para seguir estudiando todo tipo de bichos, animales y alimañas que poblaban la granja familiar, una dedicación impropia en una señorita. Su mayor aliado en esta tarea seguía siendo su abuelo, ese señor imponente que no mucho tiempo atrás le daba pavor. Ahora, en cambio, es su mentor e instructor, la fuente de sabiduría que la ayuda a seguir desentrañando los secretos de la naturaleza.

Recientemente, tras el cambio de Harry, el hermano mayor y su favorito, ha estrechado lazos con uno de sus hermanos menores: Travis, un chico que siente una pasión por los animales equivalente a la suya aunque, en su caso, su interés sea por tenerlos como mascotas y no por motivos de estudio. 

Uno de los conceptos que aprende Calpurnia gracias a su abuelo es el de la presión atmosférica. Cuando el barómetro casero que fabrican pronostica una fortísima tormenta, la vida de la familia y de todo el condado de Texas cambiará. A la tormenta le seguirá la llegada de un par de personas: su prima mayor Aggie y un veterinario, el doctor Pritzker.

Callie va creciendo poco a poco y cada vez es más consciente de las diferencias en el trato que le dan a ella frente a sus hermanos varones. Al descubrir lo que desea hacer de mayor aprenderá que no le espera un camino de rosas y, muy al contrario, tendrá que usar todo su ingenio para ir allanando el camino hacia sus sueños. 

Reseña

Cuando vi la portada del libro me llevé un pequeño "susto" pues pensé que el chico que salía iba a ser un posible romance para Calpurnia. Me temí que la autora fuese a cambiar la esencia de la historia y a su protagonista. Falsa alarma, el chico que sale sentado representa a su hermano Travis. La protagonista sigue siendo la misma y la historia es una continuación directa que mantiene los elementos de su maravillosa predecesora. Sin embargo, el libro también mantiene la enorme pega de aquella: su abrupto final.

Decía que el libro era continuación directa y lo es tanto que la primera escena coincide con el final que tuvo el primer libro: la nevada que ve la protagonista el día de Año Nuevo de 1900. A partir de ahí avanza rápidamente hacia la primavera y ya, desde ese momento, vivimos el resto de este año y algo del siguiente. Este tiempo sirve para que Calpurnia vaya madurando, acercándose a la adolescencia, y cada vez entienda mejor el mundo que le rodea, no sólo en referencia a los misterios de la naturaleza que va desentrañando, sino a su posición en la sociedad y lo que esperan de ella.

La novela vuelve a ser un maravilloso alegato a favor de la ciencia, de la curiosidad y del conocimiento. Charles Darwin repite como pieza clave de su aprendizaje y, de hecho, cada capítulo empieza con un breve extracto de su obra menor El viaje del Beagle. Ambos libros me parecen una opción perfecta para inculcar el interés por la ciencia en niños y niñas. Pero también, el libro hace más evidente la cuestión de género pues Calpurnia cada vez es más consciente de las injusticias que se dan en su propia casa al no ser tratada igual que sus hermanos. Relacionado con esto, aunque Aggie, su prima mayor, no comparte su interés por la ciencia y sigue muchos de los cánones de lo que se espera de una chica de su época, le muestra herramientas que la ayudarán a ser más independiente.

En cuanto a Travis, la importancia de éste en el libro amplía la cantidad de preocupaciones de Calpurnia, pues la pobre es incapaz de decirle que no a su hermanito. Esto lleva a que ambos acaben cuidando de una serie de animales salvajes, algunos de lo más curiosos, intentando que sus padres no se enteren. Hay pasajes muy simpáticos y divertidos aunque también se dan algunos más tristes cuando Travis debe despedirse de alguna de sus mascotas. Dan ganas de abrazar al pequeño.

Con la incorporación de los nuevos personajes y la mayor relevancia de Travis, el abuelo pierde algo de peso. Con todo, en este libro le conocemos más al hablarnos de su pasado en algunos fragmentos, incluida brevemente su participación en la Guerra de Secesión americana. Aunque levemente se aprecian pinceladas del rechazo que en esos años todavía existía en el Sur, en los estados confederados, contra los yanquis del Norte. No estoy muy segura pues desde que reseñé el primer libro, hace ya ocho años, no lo he vuelto a leer, pero no me suena que hubiese en aquél pasajes dedicados a la historia así como algunas escenas algo más duras. Por ejemplo, la descripción que mediante una carta se hace del huracán de Galveston es sobrecogedora. Diría que junto a la madurez de la protagonista, la trama del libro también madura.

Pero no quisiera llevar a error. El libro es muy ameno, entretenido y mayormente optimista. Calpurnia es una chica con la que empatizas fácilmente y seguir sus andanzas es un placer con todo lo que nos enseña de su pequeño mundo.

La pega del libro, como decía más arriba, es lo abrupto de su final, que es el mismo problema que tenía el anterior. Este libro podría servir perfectamente de nudo en una trilogía a la que le falta su desenlace. O incluso, ser un "primer nudo" y tener un par de libros más antes de llegar al final de la historia de Calpurnia. En éste se ve más claro lo que quiere ser la protagonista de mayor pero queda abierto a saber si podrá cumplir sus sueños, cómo lo hará o cómo quedará la relación con su familia de lograrlo. Realmente es una protagonista de la que me gustaría leer libros que llegasen hasta su vejez pues es una chica maravillosa a la que me gustaría acompañar y animar a cada paso que dé en la persecución de sus sueños. Por desgracia, y a falta de saber si la autora decidirá seguir, la cosa aquí vuelve a quedar cortada y dejando ganas de más.

Poco más que decir. Me ha parecido igual de bueno que el primero de la, de momento, bilogía. Se podría decir que la trama gana cierta madurez a la par que su protagonista, lo que se contrapone con cierta pérdida del encanto más infantil y de novedad que tenía aquél. Una cosa por otra pero, al final, el balance se mantiene y nos da una maravillosa lectura cuyas páginas se devoran rápidamente hasta un desenlace que es su enorme punto débil. Quizás en unos años la autora nos sorprenda con una nueva continuación que quite el regusto agridulce que supone este corte tan brusco.


sábado, 6 de octubre de 2018

El Rey, de J.R. Ward

Un año y pico después de la adquisición del libro y casi cuatro años después de la lectura de su antecesor (¡por diosa, ¿tanto?!, creía que sería bastante menos...), aquí traigo la reseña del siguiente libro de La Hermandad de la Daga Negra. Después de mi sequía lectora, que llevaba todo lo que llevamos de 2018 sin coger un libro por una mezcla de ocupaciones y falta de ánimo para casi todo, el gusanillo parece que ha vuelto y, para satisfacerlo, pensé que nada mejor que tirar por una de mis sagas favoritas.

Al hilo de esto, cuando me he dado cuenta del tiempo que hace desde que lo compré, he ido a revisar si ya habría salido el siguiente en edición de bolsillo. Incluso pensaba que podría haber ya dos más disponibles. Sin embargo... ¡sorpresa! La editorial ha decidido cancelar la publicación de la saga (más información aquí). Otra más que se queda a medias ¡Gracias, editoriales! Ahora estoy en duda de si los acabaré comprando en inglés pero, de momento, y por si me da por seguir con la lectura de la saga en breve, he optado por descargar fan-traducciones (aquí). No sé qué tal estarán, si son muy horribles recurriré al inglés. Ya os contaré

Y ahora sí, pasemos a la reseña del último libro aquí publicado. Asco de editoriales. Habrá spoilers de los libros anteriores como es inevitable siendo éste el 12º de la saga.

Argumento

Después de dar la espalda al trono durante siglos, Wrath, hijo de Wrath, asumió el legado de su padre con la ayuda de su amada compañera, Beth. Pero la corona se asienta pesadamente sobre él. No sólo la guerra contra la sociedad de los restrictores continúa, la Banda de bastardos, con Xcor a la cabeza, ha decidido cambiar su estrategia ofensiva para quitarle el trono después del intento fallido de regicidio. Ahora, éstos se han juntado con los miembros de la glymera, la nobleza de los vampiros, que está descontenta con los cambios y modernizaciones que Wrath ha ido realizando. Y parece que han encontrado un subterfugio legal para derrocarle.

Beth Randall pensaba que sabía dónde se estaba metiendo cuando se emparejó con el último vampiro de sangre pura del planeta, pero no ha sido un camino fácil. En ella nace el deseo de tener un hijo. Para ello, lleva un tiempo visitando a la Elegida Layla, embarazada, pues, según se dice entre los vampiros, este contacto puede acelerar la llegada de su periodo de fertilidad, aunque siendo mestiza, pues su madre fue humana, quizás las reglas biológicas no actúan igual en ella. Pero dada la situación de Wrath, con el peso de la corona que pasaría a su hijo, el miedo a perder a Beth en el peligroso parto, el riesgo a que un hijo suyo heredase su ya permanente ceguera o la posibilidad de que atenten contra su futuro hijo, éste no quiere oír hablar del tema y dada la forma en que se opone, se abrirá una brecha en la pareja.

Por otro lado, las sombras Trez y iAm, que llevan un tiempo viviendo en el complejo de la Hermandad, ven acercarse la fecha que marca el destino del primero cuando éste deba regresar a su territorio para convertirse en el consorte de la futura reina. Trez detesta pensar en ello y más cuando sus sentimientos por la Elegida Selena van creciendo cada vez que se cruza con ella.

No muy lejos, la ladrona Sola ha sido secuestrada por los matones del jefe de los narcos, Benloise. Si no consigue liberarse por sí misma, le espera un destino muy feo pues sabe cómo se las gasta aquél. Lo que no imagina mientras va encerrada en el maletero en que la llevan es que Assail, ese misterioso hombre que conoció hace poco, ya está removiendo cielo y tierra para rescatarla.

Reseña

A diferencia del resto de libros de la saga, la pareja que se lleva el peso principal no es nueva, sino que recupera a quienes ya habían tenido su libro propio para profundizar en su relación después de su final feliz. En este caso, Wrath y Beth fueron los protagonistas del primer libro de la saga, Amante Oscuro. Con ellos se inició todo y, aunque nunca han dejado de aparecer y de tener momentos importantes, principalmente por la lucha para mantener el trono, el intento de regicido o cuando la ceguera de Wrath fue definitiva, en éste su relación da un paso más allá con la idea de ampliar la familia.

Cuando les conocí, apenas había leído nada de romántica adulta pero me enamoraron (aunque las parejas de los dos siguientes libros me gustaron todavía mucho más). El no haberles perdido la pista no estaba mal pero que volviesen a tener protagonismo para ver cómo enfrentan una diferencia de opiniones tan importante en el devenir de sus vidas ha sido interesante. De este tema decir que, aunque al principio la forma de negarse de él fue muy desagradable, cómo se soluciona y cómo aprenden ambos a comprender el otro punto de vista me ha dejado satisfecha. Por no hablar que el desenlace al asunto me ha parecido precioso.

Lo otro que rodea a la pareja en este libro es el tema político del derrocamiento de Wrath como rey mediante artimañas legales. Me parecen tan flojas las que usan los enemigos como la solución que se plantea. Por no hablar, y esto ya es spoiler, que Xcor acepte de buena gana y desista de intentar acceder al trono después de haber estado a punto de matarle. No me convence. Es como si todo lo que iban a tensar desde que aparecieron en Amante liberada (9º libro) quedase en nada. Y al hilo de lo político, la decisión tan inteligente que toma Wrath para modernizar el mundo de los vampiros me dio mucha pena que quedase resumida en la parte final cuando podría haber dado mucho juego.

Aparte de las subtramas propiamente dichas, de las que hablaré a continuación, hay un par de hilos más relacionados con Wrath y Beth. Por un lado, la autora dedica unos cuantos capítulos a los padres de él, estableciendo algunos paralelismos entre ambas parejas. Especialmente interesante es la idea de que uno es un guerrero que se hizo rey y el otro es un rey que aprendió a ser guerrero. Aparte, quienes hemos leído la saga sabemos que John es "alguien más" en relación a Beth y parecía que en este libro los personajes lo iban a descubrir al fin, pero todavía tendremos que esperar... si es que la autora decide algún día que lo sepan pues, la verdad, es algo demasiado extraño ¿verdad? De todos modos, ha sido un poco feo ese amago de hacer la revelación para luego quedarse en nada.

La autora vuelve a pecar de meter muchas subtramas en un mismo libro. Quizás como en éste ya teníamos a la pareja principal formada y sólo tenían que enfrentar el conflicto del hijo, no parece que les hayan robado demasiadas páginas y la cosa queda mejor equilibrada.

Por empezar con el ya mencionado Xcor, dado el fondo de la trama del derrocamiento, parecía lógico que tuviese un mayor peso en este libro, sin embargo sus apariciones son mínimas y apenas tiene un par de encuentros con Layla. Esto, sumado al "bluff" de su repentino desinterés por el trono, hace que cada vez me den más pereza. A ver qué ocurre en los siguientes libros antes de llegar al suyo (el 15º) para despertar mi interés.

Otra subtrama importante aquí es la de las sombras, que por lo que he entendido son vampiros de piel negra que pueden estar al sol y tienen su propia jerarquía social y leyes diferentes. El peso se lo lleva la historia de Trez y su relación con Selena, aparte de su cruel destino sellado por sus propios padres. El problema que le veo a esta trama es que me recuerda mucho al esquema que seguía Amante Vengado. Veo demasiados paralelismos (tipo oscuro y turbio, chica pura con sus propios problemas, un mundo parecido al de los vampiros que reclama al hombre...) y espero que su libro, que es el siguiente, no siga el mismo patrón. En cambio, iAm me ha parecido un personaje muchísimo más interesante que su hermano y, sobre todo, la divertida relación con el gato de Beth me ha acabado conquistando.

La última gran subtrama del libro es la de Sola y Assail. He de reconocer que su historia, aunque en el libro anterior no terminaba de ver qué podían aportar, aquí me ha encantado. Mi favorita sólo después de la principal en este libro. Ella es una humana fuerte y valiente, pero con debilidades que sufrirá mucho cuando valore lo que ha tenido que hacer para sobrevivir. Por su parte, él es un vampiro que ocupa el sitio de Revh en el mundo de la droga, lo que lo convierte en un personaje muy turbio, y más cuando tengamos un sorprendente descubrimiento hacia el final relacionado con quiénes utiliza para mover su mercancía. La química entre ellos es muy fuerte y sus momentos juntos son realmente emotivos. Tengo muchas ganas de poder leer su historia en el 16º libro, casi me gustaría poder saltarme los anteriores para llegar a éste.

Como podéis ver, no he dicho nada de los restrictores y es que éste es otro libro en el que ni pinchan ni cortan. Sólo ha habido una aparición puntual cuyo único interés era hacer un descubrimiento muy extraño. Reconozco que haber perdido la parte de batallas por tramas más políticas le hace perder bastante acción a la saga.

En definitiva, un libro que me ha enganchado como hacía tiempo que no me ocurría. Ha tenido muchos momentos preciosos, otros intensos, otros divertidos (ay, Lassiter, eres maravilloso) y otros angustiosos. La pega que le pongo son los hilos políticos, que no me han parecido muy bien pensados ni desarrollados. No es el mejor de la saga, pero tampoco se queda muy lejos.

lunes, 1 de octubre de 2018

Adquisiciones de Marzo a Septiembre de 2018

Al igual que en lo que a entradas en el blog se refiere, mi estado de ánimo general y muchas otras cosas, este año ha sido muy pobre y desganado. Y las adquisiciones no han sido excepciones (toma pareado). Si no llega a ser por las cosas de Círculo de Lectores, todos estos meses habrían estado prácticamente en blanco.

Lo único que me animé a comprar por mí misma son tres light novels de Full Metal Panic!, que ya habréis notado que me ha dado fuerte con la serie. Las dos primeras que tenéis en la foto son de relatos cortos. Me sorprendió descubrir que las habían publicado en Italia pero me entristeció darme cuenta que no salieron más. En total, allí sacaron las cuatro primeras novelas, dos de la historia principal y dos de historias cortas. Como las de la historia principal ya las tengo en inglés, no iba a repetir, y más que el italiano escrito no lo domino mucho. De hecho, he empezado a traducir la primera y la compartiré por aquí cuando la acabe. La tercera novela fue la última que sacó Tokyopop antes de irse a pique. Desde luego, la serie tiene la negra. Al menos tomaron la decisión de sacar en un único volumen lo que eran dos novelas y no dejaron el arco argumental que corresponde al anime The Second Raid a medias.


Aparte de estas light novels, como compra propia, está el libro Mujeres y poder, de Mary Beard, que lo pillé el día que fui a por el regalo del Día de la Madre. En la foto sale con un par de cosas que ya vivieron con pedidos de Círculo de Lectores que se me habían escapado de colocar en las otras fotos. Por un lado, una toalla-bolso para la playa y por otro, la película Coco.


A modo de regalo de la revista, lo que veis en la siguiente foto: un par de cajas metálicas (que tiempo antes formaban parte de una colección y se ve que les sobraron unas cuantas) y un par de libros por ser clientes fieles:

- El laberinto de los espíritus, de Carlos Ruíz Zafón. La verdad es que me interesa... cero.
- Retrato de una dama, de Henry James. Un clásico que tiempo atrás estuve tentada de pedir, más que nada por ser uno de los libros del reto 1001 libros, pero cuyo precio me parecía demasiado alto. Mira por dónde al final me ha salido gratis. La portada es un horror, eso sí, y casi da pena que se haya gastado un papel de tanta calidad en ella.


A continuación, una colección de una saga de romántica adulta: Blue Heron de (para mí) una desconocida Kristan Higgins. Las reseñas que vi por encima de todos los libros eran en general bastante positivas y parecía una saga agradable y simpática entre tanta relación tóxica que está de moda. La pega es que se suponía que la saga estaba completa pero acabo de descubrir que hay un quinto libro que espero que saquen más adelante, odio tener sagas a medias.


Lo que queda ya va a modo de popurrí:

 - Bella del señor, de Albert Cohen. Uno de esos libros que no me habría planteado pillar si no fuese porque sale en el ya mencionado reto.
- Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. Llevaba tiempo viendo esta edición y, de nuevo por el reto, dudaba de si pillarla, pero no quería pedirla por el precio, hasta que en una de las revistas de estos meses, no sé por qué, salía de oferta a 9,95€ y dije que ésta era la mía.
- El ferrocarril subterráneo, de Colson Whitehead. Una novela que pedí en cuanto la vi pues recordé la positiva reseña que le había hecho Jorge.
- Los pacientes del Doctor García, de Almudena Grandes. Aún no he leído nada de esta mujer y, con los libros suyos que ya tengo por casa, debería ir poniéndole remedio.
- Los años ligeros, de Elizabeth Jane Howard. La sinopsis y las comparaciones con Downton Abbey me conquistaron.
- Fariña, de Nacho Carretero. Técnicamente, éste fue cosa de mi madre, pues a pesar de la polémica y de querer apoyar al autor cuando se lo censuraron, el tema no me interesaba. Pero en fin, aquí está.
- El bestiario de Axlin, de Laura Gallego. A pesar de lo decepcionante que me resultó mi última lectura de la autora, tengo todavía fe en ella y en lo que puede ofrecer.


- Las hijas del capitán, de María Dueñas. A pesa de su fama y de tener varios de sus libros, aún no ha caído nada suyo. Cuando me anime con ella creo que empezaré por aquí, que el argumento es el que más me llama de sus libros.
- El maestro de la seda, de Liz Trenow. No puedo decir gran cosa salvo que el argumento y un par de reseñas que busqué lo ponían bastante bien.
- No sé, de Barbara Abel. No soy de comprar thrillers pero el argumento de éste me llamó muchísimo la atención.
- La isla de las mil historias, de Catherine Banner. Más de lo mismo: una trama que pinta bien y unas buenas reseñas.
- Tiene que ser aquí, de Maggie O'Farrell. Ídem.
- La librería, de Pelepope Fitzgerald. Ídem.
- Si es amor no duele, de Pamela Palenciano. De Pamela vi por internet un par de versiones de su brutal y magnífico monólogo autobiográfico sobre la violencia de género y cómo la sufrió y la superó. Por supuesto, al ver este libro, tuve que pillarlo.


Hasta aquí. Todo junto en una entrada parece mucho (aunque en realidad no es tanto pues abarca más de medio año) y más cuando en todo lo que llevo de año no he leído NI UN SOLO LIBRO. Así está el plan. Pero espero que la cosa cambie (he empezado uno de una de mis sagas favoritas) y lo que queda de esta mierda de 2018 remonte un poco porque vaya año más horrible, de verdad.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Final Fantasy XIII-2

Como dije en mi reseña de Final Fantasy XIII, en su momento me pasé aquél, luego empecé éste pero no lo llegué a terminar por lo que, pasados los años, me dije que ya era hora de ponerle remedio, no sólo por este juego en sí sino para completar la trilogía con el tercero que ni había tocado. Volví a jugar al primero para así refrescarme la memoria y poder volver a empezar éste de nuevo sabiendo lo que estaba pasando. Y aquí estamos, con la reseña de su segunda parte, a ver qué ha cambiado, que ha mejorado y qué ha empeorado respecto a su predecesor.

Por cierto, el argumento y el apartado de historia tendrán spoilers inevitables de la primera parte de la trilogía, avisados estáis.

Argumento

Después de la caída del Nido, detenida por Fang y Vanille que, convirtiéndose en Ragnarok, crearon un inmenso pilar de cristal que lo sostuvo antes de chocar contra Paals, el resto del grupo -Lightning, Snow, Hope y Sazh- despertaron del sueño de cristal en que habían caído tras cumplir su misión de lu'Cie. Pero no sólo ellos dos, Serah y Dajh, el hijo de Sazh, se les unieron en ese milagroso despertar. El futuro se prometía esperanzador tras la derrota de los fal'Cie que tenían controlada a la sociedad bajo una falsa libertad.

Sin embargo, algo pasó en ese momento y Lightning desapareció. Sólo Serah recordaba que ella también estaba ahí cuando se reunió con los demás tras el despertar. Para ellos, su amiga estaba junto a Fang y Vanille sosteniendo el Nido.

Tres años han pasado de esto. Serah vive en Nueva Bodhum, una reconstrucción de su pueblo natal del Nido, ahora en Paals. Snow, el único que cree en su versión de que su hermana sí estaba junto a ellos en el reencuentro, partió de viaje para investigar. La paz se rompe una noche cuando cae un extraño meteorito cerca del pueblo. Tras él surgen monstruos que nunca habían visto y un joven llamado Noel se presenta ante Serah junto a un moguri que se transforma en un arma para ella. El chico le dice que Lightning está viva. Según él, ésta se convirtió en una protectora de la diosa Etro y está luchando en el Valhalla contra un hombre llamado Caius que quiere destruir el tiempo mismo. 

Tras despejar el pueblo de los monstruos, Noel se presenta como un viajero del tiempo que viene de un futuro muy lejano en que la humanidad se ha extinguido hasta el punto de que él era el último hombre vivo. Al parecer, esa devastación empezó tras la caída del Nido que cubrió el mundo de un manto de cristal en polvo que hizo casi imposible la vida. Serah decide ir con él cuando le cuenta que Lightning necesita su ayuda para salvar el futuro.

Historia

A grandes rasgos podría decir que si el anterior juego pretendía ser una película manejable, contar una historia en la que nosotros movíamos a los actores durante las peleas y poco más, aquí el foco es el entretenimiento más puro. Tenemos una libertad mucho mayor pero, por el contrario, a mi modo de ver, la historia se resiente. Aunque quizás no sea la historia sino los protagonistas de la misma, a ver si me explico.

La trama en sí no está mal. Si en el anterior el tema era salvarse a uno mismo sin caer en la desesperación por haber sido convertidos en lu'Cie, aunque luego acabamos salvando el mundo, aquí la cosa va de salvar el mundo desde el primer momento. Y producir el reencuentro de las dos hermanas, también. Esto supone que no haya conflictos personales, dudas o un mínimo de tensión argumental. Los personajes van viajando en el tiempo arreglando paradojas, ayudando a la gente y, en última instancia, con la asistencia de un Hope que reencontramos siendo un adulto (❤), buscando la manera de evitar que en un futuro la humanidad acabe extinguida. Es una trama un tanto ingenua, sencilla y hasta simpática. 


La relación de Serah y Noel es de una amistad sin fisuras. Se acaban de conocer y ya confían plenamente en el otro. Por no hablar que apenas hay en el juego momentos de tensión, de verles ser humanos y tener reacciones. Se podría decir que "les falta un hervor". Ambos son anodinos y no tienen ninguna arista en su personalidad, y no lo digo porque sean optimistas y alegres, que en comparación con el drama del juego anterior se agradece, sino porque no tienen nada que les haga humanos. Hasta el reencuentro de Serah con su amado Snow carece de toda química (y en el juego anterior, lo poco que se ve de ellos como pareja, ya me parecía falto de toda chispa). Incluso los descubrimientos que más les afectan apenas tienen trascendencia, como cierto poder-maldición en Serah o la relación de Noel con Caius y Yuul, una chica que resulta ser el centro de todo. En resumen: son majos pero no calan, no trascienden ni quedan como personajes memorables de la saga.

Si bien los protagonistas, Serah y Noel, como personajes no tienen ni el carisma ni la chispa del grupo anterior, en el puesto de villano, Caius supera de largo al petardo pedante y pomposo de Baldanders. Caius tiene personalidad propia, es humano y si se quiere cargar el tiempo lo hace movido por sentimientos muy fuertes aunque egoístas, claro. Toda la carga dramática del juego recae sobre él. 

Lo más interesante del juego es lo que subyace de fondo. Al igual que pasó con la secuela de Final Fantasy X, que algún día reseñaré, aquí vemos cómo cambia una sociedad que había estado sometida, aunque de diferente manera. Sin comparar para no extenderme, en el antecesor, la gente vivía bajo el cuidado de los fal'Cie que les suministraban todo lo necesario, desde luz "solar" hasta alimentos. El motivo, como se descubre, no era altruista (no cuento más para no destripar demasiado). Cuando el Nido cae y la gente descubre esto, olvidan a los fal'Cie (no se explica muy bien qué es de ellos tras la muerte de su regidor, el Huérfano) y optan por generar una sociedad basada en el conocimiento y la ciencia. Esto, que durante el juego vamos viendo cómo evoluciona con los viajes en el tiempo, no siempre tiene resultados positivos y algunos avances que realiza la humanidad se deben deshacer y volver a cambiar la historia. La trama de fondo creo que habría ganado peso de darle un par de vueltas a la sociedad y los conflictos que surgiesen por las diferentes formas de encarar el futuro.


Algo del aspecto de la historia que no me ha convencido es que podemos entender que al cambiar algo en un momento dado, el futuro se modifique. Pero en la trama introducen que al cambiar el futuro, el pasado se modifica para "adaptarse" a ese nuevo futuro. Lo siento, pero no lo veo. Esto parecería que juega más con cuestiones de universos paralelos, no de desarrollo temporal. Pero, como sea, ya sabemos que las historias que juegan con los saltos en el tiempo y las paradojas temporales difícilmente bordan el desarrollo y no dejan alguna que otra laguna sin explicar, y este juego no se libra de ello.

Como curiosidad, aparte del desenlace "real" del juego, de manera optativa, hay ciertos desenlaces paradójicos de lo más diversos. Los hay más divertidos, más absurdos, más románticos, más épicos o hasta más dramáticos. Sin duda, la posibilidad del desenlace paradójico "triste", con una Serah que acepta un sueño falso pero feliz como realidad, es de los pocos momentos del juego en que se preocupan por generar sentimientos y que lo consiguen.

En cuanto al desenlace "real", a diferencia de su predecesor que se podía entender como juego único, y rompiendo la tónica optimista, queda totalmente abierto con un continuará muy pesimista que nos deja a la espera de la última parte de la trilogía: Lightning Returns.

Duración

La duración de este juego, habiendo conseguido el 100%, ha sido notablemente inferior a lo que necesité para su predecesor, algo menos de 70 horas. Es cierto que tener la guía me ha permitido pasarme algunas cosas como cierto horrible minijuego de preguntas que en mi primera partida di por imposible. Aún así, los retos me han parecido mucho más asequibles y el hecho de que el juego esté muy enfocado al entretenimiento, no lo han hecho nada pesado.

De todos modos, este juego tiene dos formas de pasarse: seguir la trama principal, ignorando todas o casi todas las líneas temporales secundarias, o cumplirlas todas o su mayoría por puro entretenimiento o para facilitar el desarrollo de los personajes con las peleas aleatorias que salen de manera inevitable según te mueves por los diferentes escenarios. Mi consejo, si alguien piensa jugarlo, es ir directamente a por el modo más completo posible, tanto por facilidad como por entretenimiento.

Jugabilidad

Como secuela del anterior, el juego mantiene la gran mayoría de los elementos de combates y desarrollo de personajes. En cuanto a lo primero, la gran diferencia es que, frente al grupo inicial de seis personajes que se especializaban en ciertos roles, aquí sólo tenemos a dos. Para subsanar esto se inventaron que Serah pudiese controlar a los monstruos tras conseguir el "cristal de mesnada" de cada especie y así tenemos un tercer miembro del equipo. Así podemos luchar junto a los clásicos cactilios, chocobos, tomberis o bégimos. Cada monstruo tiene un rol único y sólo puedes tener tres monstruos para las formaciones, por lo que éstas no permiten el abanico completo del juego anterior. Con todo, como a mi parecer la dificultad es muchísimo menor respecto a su predecesor, las posibilidades son más que suficientes para pasar las batallas sin grandes problemas.

Otro aspecto de las batallas es que, a diferencia del anterior, puedes cambiar al líder del grupo en cualquier momento, por lo que puedes pasar de manejar a Serah o a Noel según te plazca, y eso se agradece. Como consecuencia de esto, que el líder muera ya no significa el final de la pelea si el otro personaje sigue vivo. Sigo echando de menos no poder controlarlos a ambos al mismo tiempo, pero parece que va a ser la tónica de los futuros juegos. La opción de manejarlos a todos por turnos como antes supone que las batallas sean más lentas en general y eso parece que choca con el dinamismo que le quieren dar. 


En cuanto al desarrollo, a diferencia del anterior que te limitaba el avance en función de la trama, la libertad es absoluta. Aunque empiezas con pocos roles, según vas avanzando en el Cristarium puedes ir añadiendo el resto cuando quieras y subir todo lo que quieras hasta el máximo. Así, si se te atraganta una batalla en particular, lo normal es que con echar el rato peleando, consigues mejorar los parámetros lo suficiente para superar lo que te echen. Como decía en duración, hay dos modos de pasar el juego: explorando todas las ubicaciones en sus diferentes momentos temporales o limitarte a seguir la trama e ignorar todo lo que no es imprescindible. A poco que se siga la primera opción, el desarrollo está garantizado para llegar al final con el Cristarium completo sin realmente haber echado demasiado tiempo exclusivamente en subir los niveles. Los monstruos de la mesnada también tienen su propio Cristarium y, para avanzar en él, lo hacen mediante objetos. Un punto a favor de esto es que, aunque llegues al máximo nivel de desarrollo de Serah y Noel, si te gusta el Cristarium, siempre tienes al resto de monstruos que te dan la excusa para seguir peleando para mejorarlos a ellos a base de conseguir los objetos necesarios.

Otros aspectos diferentes respecto a su antecesor es que en las batallas obtienes dinero, por lo que conseguir comprar objetos o nuevas armas no se convierte en la desesperación del anterior. También ha cambiado el tema de las interacciones con personajes, que en el anterior era muy deprimente no cruzarte con ningún humano que te contase algo del mundo o de la situación. De hecho, el juego se basa mucho en interaccionar con gente a la que ayudar para, obviamente, conseguir objetos importantes aparte de por el puro placer de saber más cosas del lugar y tiempo en que se ha aterrizado. Al hilo de esto, la última mejora respecto al antecesor es la posibilidad de revisitar los lugares las veces que se quiera e incluso la opción de repetir los eventos ya vividos para, por ejemplo, pelear de nuevo con otro enemigo final cambiando el desarrollo de los acontecimientos y obteniendo así uno de esos finales alternativos.

Algo que me parece raro respecto al anterior es que los monstruos no están visibles desde lejos sino que, salvo algunas excepciones, aparecen de repente. Esto complica la caza de cristales de mesnada o de objetos porque nunca se sabe cuál va a ser el bicho que va a aparecer ni puedes ir específicamente al sitio donde haya uno en concreto. 

Un añadido al juego, bastante absurdo a mi modo de ver, son unos puzles con tres tipos de prueba: realizar un recorrido recogiendo cristales por unas baldosas que desaparecen al pasar sobre ellas, hacer una figura del Cristarium de un monstruo uniendo cristales y uno más de pensar que consiste en eliminar los números de un reloj con sus manecillas moviéndose según esos números. Por sí solos me parecen entretenidos pero para la mecánica del juego eran prescindibles, sin sentido y rompen la dinámica. Salvo alguna excepción del tipo del reloj, son muy fáciles y sólo sirven para perder el tiempo, pero como decía, también son entretenidos así que no sabría decir si realmente me han gustado o no.


La pega que le pondría al juego es que tener la guía se vuelve imprescindible para llegar al 100%. Hay ciertos objetos casi imposibles de encontrar por la ubicación en que los han escondido si no se va sobre aviso. Por no hablar de cierto minijuego de preguntas cuyas respuestas son imposibles de conocer con la información que tenemos.

Podría seguir escribiendo mucho más pues si algo tiene este juego es una inmensidad de pequeños y no tan pequeños retos y curiosidades que hacen más entretenida la aventura: los roles secundarios de Mogu (aparte de convertirse en el arma de Serah) como descubrir objetos ocultos o lanzarlo para que traiga algo lejano, el casino con tragaperras y ¡carreras de chocobos!, la obtención de fragmentos, preguntas durante la trama con varias respuestas (algunas hasta vergonzosamente divertidas)... En definitiva, horas garantizadas sin parar de hacer cosas y no necesariamente todas centradas en luchar, un defecto de su antecesor cuyo único reto secundario era ése: pelear y pelear contra monstruos de todo tipo.

Gráficos y música

Este apartado va a ser breve pues hay muy poco que aportar a lo visto y oído respecto a su predecesor. Quizás en este punto, curiosamente, es peor que el anterior juego. Aunque hay muchos portales temporales que atravesar, la cantidad de lugares a los que viajamos es limitada y se repiten demasiadas ubicaciones en vez de añadir nuevos destinos. Por ejemplo, Oerba tiene un par de visitas totalmente prescindibles salvo para realizar puzles temporales y conseguir más objetos. Sí que es cierto que intentan diferenciar cada época con, por ejemplo, cambios climáticos, pero sabe a poco.


Otra pega es que, si bien el anterior juego era muy lineal la mayor parte del tiempo, las zonas eran realmente enormes y había más diversidad de escenarios (o al menos, esa impresión tengo, no he hecho una comparación minuciosa). Incluso estaba el área de Paals que era inmensa y había mucho por explorar. Aquí los mapas son mucho más reducidos y, de un lugar al mismo en diferente época, apenas hay una pequeña ampliación del mapa. Hasta la zona más grande de Paals que podemos recorrer apenas llega (cálculo a ojímetro) a un 25% de su original. Al menos aquí puedes variar tú el clima y así cambiar los monstruos que aparecen y el aspecto general. Pero, de nuevo, sabe a poco.

No quiero dejar una impresión negativa. Quizás es que tenía a su antecesor demasiado reciente y por comparación, aquél tenía la novedad que se pierde aquí. Sin embargo, la calidad es la misma y hay escenarios maravillosos que recorrer.

Conclusión

Supongo que ya está todo dicho. Estamos ante un juego con muchas diferencias y otras tantas similitudes con su predecesor, mejorando algunas cosas pero empeorando en otras. Como entretenimiento, éste gana, pero en historia y personajes la cosa ha empeorado bastante. Por tanto ¿cómo lo valoro? Lo he disfrutado, me ha dado muy buenos ratos y el nivel de los retos ha sido más moderado, lo que suponía que no llegase a ser desesperante conseguir el 100%. Creo que lo justo, ya que para mí la trama y los personajes así como sus relaciones tiene más peso en los juegos de esta saga, es que le ponga una nota un pelín más baja. 

domingo, 12 de agosto de 2018

Más de Full Metal Panic!

Como comenté en la reseña del anime Invisible Victory, cuando lo empecé a ver lo pillé en el parón que hubo (uno de tantos) antes de la emisión de los últimos dos capítulos. La verdad es que no estaba (ni estoy) pasando por una buena racha personal en el sentido que estoy de bastante bajona y reencontrarme con la serie ha sido un bálsamo en muchos aspectos, incluido, aunque quizás no sea lo más apropiado, un refugio en el que evadirme. Así, aproveché e hice algo que había pospuesto durante años: terminar de leer las novelas. No me entendáis mal, me encantaba lo que estaba leyendo y creo recordar que las dejé en un punto sólo un poco más avanzado de lo que se ha quedado esta última temporada de anime, con aún más giros que siguen que son de lo más emocionantes (de verdad, os recomiendo mucho las novelas y, a las muy malas si no os apetece leer mucho, el manga Sigma)... pero me faltó valor para acabar la lectura de la serie.

No quiero destripar a nadie el desenlace (merece la pena descubrirlo por uno mismo), de éste ya hablaré en la reseña de la que imagino, será la última temporada que, estoy segura, llegará antes o después (sería demasiado extraño que hayan recuperado un anime 13 años después de su anterior temporada para no concluir la historia de una vez... aunque con esta serie nunca se sabe *suspiro*). Sólo decir que cuando llegué a la última página, me quedó un vacío enorme. Hay historias que son así, las seguimos durante tanto tiempo, les cogemos tanto cariño a sus personajes y nos emocionan tanto que la despedida es realmente dura por mucho que sea "sólo" ficción. Seguro que habréis tenido vuestra serie que cumple esto que digo. Por eso no leí las novelas finales a pesar de tenerlas desde hace tiempo, no me sentía capaz de despedirme. Pero al final cayeron. 

Como decía, el vacío que se me quedó era importante. Para compensarlo, y aquí viene la razón de ser de la entrada de hoy, me puse a investigar por las redes y encontré un par de nuevas historias cortas completas de ésas de corte cómico tipo Fumoffu?! (aunque están en inglés, no traducidas al español) así como resúmenes más o menos detallados de otras pocas que he traducido y juntado en un par de PDF. Si os interesan, las he añadido a la entrada destacada de las novelas.

Para picaros el gusanillo de la curiosidad, os dejo unas ilustraciones.




PD: Ahora que ya están subidos he visto que en los PDF resumen que he hecho (al final de la entrada de las novelas) hay un par de faltas tontas. Qué coraje da con la de veces que las había releído por lo mismo. Lo editaría pero me vais a perdonar, no tengo energía para ello, de verdad. Quizás más adelante... Lo siento.

domingo, 22 de julio de 2018

Full Metal Panic! Invisible Victory

Parece que fue ayer, pero lo cierto es que mucho ha llovido desde que abrí el blog. Entonces, una de las primeras series de las que escribí fue Full Metal Panic! No sólo hablé de la serie sino que poco después hice otra entrada (que podéis encontrar entre las destacadas de la barra izquierda) para descargar las novelas. Después de la maravilla impactante y emotiva que fue el anime de The Second Raid, tenía que saber cómo seguía la historia y, tanto por mí misma como por quienes buscasen con poca fortuna, creí que esa entrada era necesaria.

Los años pasaron. Fui añadiendo las novelas que se iban traduciendo a la entrada con la esperanza de ver algún día lo que leía en versión animada. Ha tenido que llegar esta época de remakes, reboots, continuaciones y nostalgia por ciertas obras para que aquella ilusión se cumpliese. Ni más ni menos que 13 años han pasado para ver esta continuación. Una continuación que me ha emocionado hasta las lágrimas pero que también me ha decepcionado.

Para situaros a quienes no la conozcáis, Full Metal Panic! es una serie extraña. La combinación de ciencia ficción con mechas, la comedia de instituto, el romance, el misterio y el enfoque militar podría no funcionar, pero lo hace a las mil maravillas. Quizás las partes cómicas puntuales así como la T2, FMP! Fumoffu?! choque y no convenza a algunos, o quizás la crudeza y el giro más serio e intenso que toma desde TSR sea demasiado para otro tipo de público. Yo soy de las que está enamorada de todas sus facetas pero ya aviso que esta temporada, y las novelas que adapta, siguen la línea dura. En Invisible Victory apenas hay un par de momentos de humor. La serie pasa a otro nivel.

Argumento

Sosuke Sagara es sargento de un ejército de fuerzas especiales llamado "Mithril". En su nueva misión se le asigna proteger a una chica llamada Chidori Kaname y, para tal fin, debe hacerse pasar por un simple estudiante de secundaria japonés. Lo que podría ser la misión más simple que nunca hubiese tenido que realizar se convierte en continuos quebraderos de cabeza para el pobre sargento porque no es capaz de asimilar la paz que existe en Japón ya que siempre ha vivido en campos de batalla desde que solo era un niño. Así, Kaname acaba siendo la encargada de pararle los pies.

Lo que en realidad ella no sabe, es que Sosuke no es el maníaco de las armas que aparenta, pero no tardará en descubrirlo cuando secuestren el avión en el que se iba a realizar el viaje escolar; Un grupo de terroristas capaces de secuestrar un avión entero solo por capturarla a ella... ¿Qué puede tener una chica común y corriente para sus intereses?

No tardan en descubrir que Chidori es una Whishpered, una persona en cuya mente se esconden los secretos de la Tecnología Negra, conocimientos para desarrollar armamento avanzado décadas con respecto al actual. Esto la pone en el foco de Amalgam, una organización terrorista que persigue ese poder. Varias han sido las victorias que Mithril ha tenido frente a esta organización desde el secuestro del avión pero parece que su buena racha está a punto de terminar...

Reseña

No soy de las que ha seguido esta temporada del anime desde su lanzamiento en Primavera. Cosas de la vida, se me pasó y cuando me puse con él, ya iban por el 10. Entonces descubrí que la serie había tenido parones, un par de capítulos de resumen para tapar los mismos y críticas a la caída en la animación. Corroboro que para el año en que estamos, hay ciertos momentos en que casi sangraban los ojos. No soy la única que lamenta que KyoAni no se haya encargado de la animación después de la maravilla que realizaron (y de eso hace ya años) en Fumoffu?! y TSR. Al menos esperemos que para el lanzamiento en BD, se corrijan las peores escenas.

Cuando me puse a ver la serie, no obstante, mi primera decepción fue que decidieron ignorar la sexta novela, A dancing very Merry Christmas, que era la inmediata continuación de las dos que adaptaba TSR. A cambio, la habían adaptado como CD-Drama previo al anime. Si os interesa, lo tenéis aquí con las traducciones de los diálogos al castellano (es Youtube así que no lo dejéis pasar mucho tiempo porque por derechos lo pueden borrar cualquier día de éstos). Me parece una solución muy pobre para una novela que, sin ser trascendental en la trama que iba a seguir, tenía momentos importantes. Es fácil entender el motivo: la novela tiene elementos bastante absurdos y cómicos que, para lo que sería el resto de la serie, no casarían bien. Para evitar esto podrían haber optado por hacer una película pero no fue así y lo lamento, porque habría deseado ver animadas ciertas escenas.

Pero pasando ya a la nueva adaptación, Invisible Victory, lo que me sorprendía era el ritmo tan acelerado que llevaba. En 12 capítulos (sin contar los de resumen) que ha tenido, han narrado ni más ni menos que tres novelas completas. Demasiado. Para que os hagáis una idea:
- Full Metal Panic! (T1) - Capítulos 1 a 7: Novela 1 "Fighting boy meets girl"
- Full Metal Panic! (T1) - Capítulos 9 a 12: Novela 2 "One night stand"
- Full Metal Panic! (T1) - Capítulos 18 y 20 a 24: Novela 3 "Into the blue"
- Full Metal Panic! (T1) - Capítulos 8, 13, 14 y 19 son historias cortas, de tipo principalmente cómico, de las novelas secundarias que no siguen la trama de la historia. Aparte, los capítulos 15 a 17 fueron una creación original del anime para dar mayor base a los problemas de Sousuke con su mecha en el siguiente arco argumental, un acierto desde mi punto de vista.
- FMP! Fumoffu?! (T2) - 12 capítulos que adaptan diversas historias cortas de las novelas secundarias desde el más puro humor sin gran relación con la trama.
- FMP! TSR (T3) - Capítulos 5 a 13: Novelas 4 y 5 "Ending day by day" (Partes 1 y 2). Los cuatro primeros, al igual que pasa con el 15 a 17 de la T1, ayudan a situar mejor la trama al inicio de la temporada así que aunque no sean parte de las novelas como tal, están relacionados y ayudan a su posterior desarrollo.
- FMP! IV (T4) - Capítulos 1 a 4: Novela 7 "Continuing on my own"
- FMP! IV (T4) - Capítulos 5 a 8: Novela 8 "Burning one man force"
- FMP! IV (T4) - Capítulos 9 a 12: Novela 9 "Come and make my day"

En la primera temporada, sólo la segunda novela tiene cuatro capítulos animados. En comparación, es una novela menos trascendental que la primera y la tercera, pero se le notan los cortes y, una vez leída, se echa en falta ciertas escenas. En esta temporada se dedica ese mismo tiempo a cada una, siendo todas ellas mucho más densas e intensas, dejando fuera tantos elementos que hace que se le note ese apresuramiento, esa falta de profundidad.

Lo más triste no resultan ser los cortes más explicativos, podríamos decir, sino muchas líneas que hablan de la evolución de los personajes. Es muy sangrante, habiendo leído la 8ª novela cómo se olvidan de la faceta humana de Sousuke. En la misma se le muestra como una persona que duda, que está cansado, que quiere tirar la toalla y que siente una enorme tentación de vivir en el nuevo lugar que ha encontrado, lo que hace aún más duro el final de la misma. Del mismo modo, lo que tenemos en la 9ª novela es a una Chidori deprimida, una Chidori que no es la luchadora que conocíamos, a la que entendemos porque en las páginas le dedican el espacio suficiente para ello, a ver por lo que ha pasado. Así, el momento en que consigue salir de ese estado tiene una fuerza y una belleza que el anime ni consiguió rozar porque no nos sitúan en cómo ha estado este tiempo. Y así, infinidad de detalles que marcan la diferencia entre una historia bien contada y un resumen de la misma que destroza toda su profundidad.

Por resumir, el anime se centra en la parte activa de la historia de las novelas, dejando casi todo lo introspectivo relegado a un plano muy secundario y casi olvidado por momentos. Hasta gráficamente se aprecia esto en el esfuerzo que han hecho con los mechas y las batallas frente al resto de escenas animadas.

Pero, obviamente, no todo es malo. Ver, después de tantos años, algunas escenas me ha hecho llorar y me ha puesto los pelos de punta. Me he emocionado con este inesperado reencuentro y aún con todos los problemas en la producción (que se nota que han tenido por los retrasos y los capítulos resumen) en ciertos detalles se le nota el cariño a la serie. Tanto es así que escuchar los temas de apertura y cierre de la primera temporada llegado cierto momento es un golpe a la nostalgia.

Tengo la impresión personal de que en el estudio Xebec querían contar todo lo posible de esta saga de novelas para los y las fans que la hemos tenido en el corazón durante tanto tiempo y que, a falta de una seguridad para poder completarla, han abarcado todo lo que han podido como mejor han podido, lo cual no siempre ha sido satisfactorio. La puerta la han dejado abierta para una siguiente ¿y última? temporada. Deseo que llegue y que no tengamos que esperar casi tres lustros más a la misma.

Me es muy complicado valorar esta temporada. Ha sido tan decepcionante en algunos aspectos como maravillosa en otros. También es cierto que casi todo lo bueno que tiene ya estaba en las novelas, a excepción de los temas musicales, el doblaje y, claro, el ver en acción ciertas escenas que todo fan llevaba años deseando ver. Y en cuanto a lo malo es bien por una animación deficiente o bien por recortes en la trama para cuadrar el guión a los 12 capítulos que tenían. Con todo, hacía tiempo que no me emocionaba tantísimo con un anime y por eso me han dolido más los elementos que no han sabido estar a la altura. Lo mío con esta serie es personal, adoro a sus personajes, me emociona su historia, la relación que tienen y todo por lo que pasan. Sólo puedo decir que aconsejo a quienes hayan visto la serie y les haya sabido a poco que se lean las novelas (otra opción es el manga Sigma, pero su estilo de dibujo no me convence y, de nuevo, mejor ir a la trama original). Rellenarán lagunas y comprenderán mejor tanto la trama como a los personajes en sí, por no hablar que podrán leer cómo sigue y termina esta historia sin la angustia de que al final no llegue esa temporada final... o que llegue a saber cuándo.