martes, 15 de enero de 2019

Regalos navideños y últimas adquisiciones de 2018

Otro año más, otra entrada con los regalos navideños. La cuestión es que la cosa ha ido cambiado y ahora ya añado también las adquisiciones no ya de Diciembre, sino que en este caso me remito hasta Octubre y es que lo único que ha llegado a casa en estos meses han sido los pedidos de Círculo de Lectores. Lejos quedan esas entradas mensuales abarrotadas de compras y, en fin, aunque es un poco triste también es cierto que no es algo malo. Tengo muchas lecturas acumuladas, poco tiempo para ellas y poco espacio en casa ya para colocarlas, por no hablar de muchos gastos y pocos ingresos, ¡algo que parece que este año va a mejorar! *cruza dedos*

Empezando por los regalos, digamos que Papá Noel se encargó del ocio y los Reyes de lo práctico. Por el avatar de la entrada, si lo conocéis, ya habréis supuesto que el videojuego del año ha sido la remasterización de la trilogía de Spyro para la PS4. Como segundo regalazo una tablet nueva, una Huawei, ya que la primera que me regalaron acabó siendo vilmente usurpada por mi madre. Luego, una edición de Mary Poppins de P.L. Travers que incluye su continuación, Vuelve Mary Poppins. La cuestión es que ahora no sé que hacer con la edición preciosamente ilustrada de la primera novela... supongo que me la quedaré porque es realmente bonita. Como detalles, hubo coincidencia este año en regalarme unas zapatillas, lo que me ha venido de perlas pues los dos pares que tengo están cayéndose ya a trozos y al menos uno no creo que llegue a Febrero. Un collar muy chulo en forma de estrella rodeada por un círculo y dinero.


Los regalos prácticos están enfocados a mi trabajo, como sabéis, de Arquitecta. Para empezar, un tarjetero de piel para lleva un puñado de mis tarjetas profesionales para repartir y que no estén de mala manera en la cartera. Luego, un archivador de tarjetas de contactos que me viene de perlas porque también estaban guardadas en la cartera de mala manera. Por último un set de escritorio de piel, una pijada preciosa que sube el caché de cualquier mesa en la que alguien trabaje XD.


Y ya, lo que queda, son los mencionados pedidos a Círculo de Lectores de los últimos meses. Aparte de los libros, un par de desodorantes perfumados a la vainilla negra y a la pimienta rosa que ya habréis visto en otras ocasiones. 


- Las hijas del agua, de Sandra Barneda. Tan absurdo me parece quien se compra libros de personajes famosos sólo por serlo como quien los desprecia sin haberlos leído sólo por estar escritos por gente que sale en medios de masas. Lo que importa es el contenido y el argumento de éste me llamó mucho la atención.
- Mytica (#6) El reinado inmortal, de Morgan Rhodes. Se supone que éste es el último de la saga. Me hice con el primero en 2013 y todavía no lo he leído, pero como las sagas dan tantos problemas, he preferido comprarlos todos según salían y ya cuando los lea no correr el riesgo de no encontrar alguno.
- Tiempo de espera, de Elizabeth Jane Howard. Continuación de Los años ligeros, otro libro que tengo pendiente de lectura. Mejor no os digo cuántos tengo en esa lista. 
- Peter Pan, de J.M. Barrie. Uno de los clásicos infantiles ingleses eternos que tenía pendiente desde hace años. No me pude resistir a esa edición ilustrada y... esa librea. Sabéis que soy débil a las libretas monas.
- La niña que bebió luz de luna, de Kelly Barnhill. Un título sugerente, una portada preciosa. La carne es débil y las reseñas eran positivas. Así que cayó.
- Cartas a los perdidos, de Brigid Kemmerer. Sinceramente, este libro no me terminaba de convencer pero es el único que me despertaba algún interés de la revista de ese mes. La premisa está bien pero no sé si el desarrollo merecerá la pena.
- Blue Heron (#5) Por ti, lo que sea, de Kristan Higgins. En mi última tanda de adquisiciones metí la pata, pensaba que la colección de Círculo se había comido el último volumen de esta saga y simplemente es que se retrasó un poco su llegada. Ahora sí, colección completa (salvo que la autora saque nuevo libro, que nunca se sabe).

Hasta aquí lo que ha caído en los últimos meses y durante las fiestas. A ver si me estabilizo laboralmente con ingresos regulares que me permitan darme algún capricho y al menos pongo al día alguna serie manga, afición de la que hace meses que no compro un tomo. Con lo que yo he sido...

PD: Perdonad la calidad de las fotos, estaba nublado y la luz era un horror pero como no ando con mucho tiempo libre tuve que aprovechar un día que me habían cancelado un par de planes para ponerme con ellas y con esta entrada.