jueves, 10 de enero de 2013

Divorcio, de Noe Casado

Tengo como una hora muerta por delante según empiezo a escribir esta reseña en la uni. Hora que se suma a otro par que han sido una pérdida de tiempo. Así que me parecía que podía aprovechar un poquito este rato para, al menos, empezar la reseña de Divorcio y que así no se me quede colgado como pasó con otros libros que están esperando, muertos de pena, que les haga su reseña pertinente.

Esta novela me llegó como premio por un concurso hace ya un tiempo pero no fue hasta hace unos días que, durante las fiestas y con un resfriado que no quería dejarme tranquila, me apetecía una lectura ligera, divertida y entretenida y me pareció que eso era lo que me podía dar el libro. Así fue, superando expectativas que me hubiese podido formar. Si bien es cierto que resultó que había leído la reseña de Silvi y a ella no le convenció mucho, pero ya no me acordaba de ella y la verdad es que, aunque tiene mucha razón en lo que dice, yo me he quedado bastante satisfecha con la lectura.

Argumento: Madelinne Cherterfield es hija de una familia aristocrática venida a menos porque su padre no ha sabido o no ha querido adaptarse a los nuevos tiempos. Aunque intentan aparentar lo contrario, cada vez tienen más deudas y menos formas de pagarlas hasta que a su padre sólo le queda una opción: casar a su hija con uno de esos que llaman “nuevos ricos”, ni más ni menos que con Samuel Boston, un banquero.

Maddy, que no piensa en el matrimonio, se niega en rotundo a ser vendida de tal manera. Intenta buscar una salida pero todo parece en su contra, así que termina casada con el banquero. El mismo día de la boda acuerda con su ya marido que, antes o después, se rompa el compromiso prematrimonial de tal manera que sus padres no reciban nada del dinero estipulado. Para su sorpresa, Samuel, que tampoco está conforme con el matrimonio organizado por su padre, aceptará sus propuestas a cambio de que ella sólo cumpla un objetivo: ser la esposa trofeo de buena cuna que él necesita para ser aceptado en ciertos círculos y mejorar sus ya de por sí buenos negocios. Ambos serán libres de buscarse los amantes que quieran, siempre y cuando sea de manera discreta y no llegue a trascender. Lo que Samuel no sabe es que Maddy, al contrario de lo que le da a entender, es virgen.

Así convivirán durante un tiempo, cada uno llevando vida independiente, como muchos otros matrimonios, sólo que en su caso no es producto de la desilusión o el desgaste sino de un mero acuerdo. Su convivencia será un simple trámite hasta que él pueda encontrar la forma de romper el acuerdo prematrimonial y liberar a ambos.

Antes de empezar la reseña me gustaría comentar que el libro no es propiamente de Romántica Adulta, sino que tira más hacia la Erótica. Al principio no lo parece, se desarrolla como una RA normal, pero hay ciertos detalles que parecen indicar que no lo es. Así pues, he probado este género con este libro y la cosa ha salido bastante bien. Tal vez sea un buen momento para animarme con Cincuenta Sombras y ya opinar por fin con algo más de base.

Supongo que por ser novata en el género de la Erótica, hay situaciones que me han parecido muy originales y que, si leo más libros del género, ya no me lo parecerá tanto. Al menos puedo decir en este aspecto que, sin necesidad de comparar, en ningún momento se hace vulgar o soez. Desde el primer encuentro sexual de la pareja, que se da bastante avanzado, el libro es un no parar de escenas de cama. Lo mejor que tiene es que, aparte de pasionales, son muy divertidos ya que, entre otras cosas, la inexperiencia de Maddy la hacen decir cosas muy… curiosas.

Los puntos fuertes del libro son su humor (como su curioso comienzo con un divertido malentendido) y sus personajes. Aparte del humor de cama ya comentado, la pareja principal tiene numerosos puntos cómicos y no sólo ellos, pues la novela introduce una pareja de secundarios amigos de Samuel, Rafe y Alice, que son de lo más chispeantes.

En cuanto a la pareja protagonista, ambos me han encantado. Maddy es una mujer inteligente de armas tomar y una forma de ser que nada tiene que ver con la aristocracia a la que pertenece. Y Samuel se agradece que, a pesar de repetir los tópicos de tipo frío y arrogante, pueda ser divertido y no tenga el clásico “pasado triste y duro que le marcó y le impide amar”. La relación entre ellos va poco a poco. Atracción física casi inmediata, especialmente de parte de él, pero de trato frío que da paso a una amistad y confianza en temas económicos que, poco a poco, abre las puertas a que vaya surgiendo un acercamiento más cálido.

Los secundarios cumplen su función. Rafe y Alice, como ya he dicho, son geniales. El padre de Samuel queda muy desaprovechado aparte del comienzo tan divertido y en cierto modo, parece que su lugar “cómico” lo ocupa Rafe en la historia. En cuanto a los padres de Maddy, creo que se exagera lo capullos que son, pero vamos, entra dentro de lo plausible.

El libro es fantástico y me lo he pasado realmente bien con su lectura. No obstante, no puedo obviar que hay detalles que chirriaban o que ha tenido ciertos lapsus que al final le van a restar algunos puntos. Sin hacer spoilers, os comento.

El primero de todos es que, al comienzo del libro, cuando Maddy se niega a casarse, hay cierto personaje masculino, Charles, que parecía iba a acabar dando un triángulo amoroso y que no llega a reaparecer. Esto, personalmente, no me molesta, incluso lo agradecí para así librarnos de un triángulo que no iba a llegar a nada, como pasa en otras historias, donde sólo sirve para tensar la relación. Además, me parece natural que con los cambios de la vida, uno deje atrás a gente de su pasado. Lo que ocurre es que debería haberle dedicado alguna que otra página para cerrar el tema y que no quede como si simplemente se hubiese olvidado. Una simple reflexión de Maddy habría sido suficiente.

En el tema de los secundarios, estaba deseando conocer la historia de Rafe y Alice y, cuando ya no la esperaba, la coló al final, lo cual no me parece el mejor momento. Por último, de cuestiones más detallistas, hubo cierta historia con un reloj que se acaba quedando en incógnita y, de igual manera que Charles, parece que simplemente se olvidó del tema. Otros detalles como ciertas incongruencias y expresiones que no parecen de 1900 también le restan ciertos puntos.

Sin embargo, y aunque me gustó como acaba, el mayor problema del libro es el desenlace pues llevar a término por pura cabezonería un acuerdo que sólo les iba a producir dolor, basándose en una excusa muy pobre para seguir con el tema, no cuadra. Y la forma de volver al punto anterior de eso podría dar aún más problemas que son obviados. No quiero extenderme más para no entrar en spoilers, con esto será suficiente.

Tal vez por ser mi primera novela Erótica, me haya parecido bastante original al introducir ciertos temas, pero lo cierto es que me ha gustado y me he divertido bastante con la lectura. Lástima que tenga que bajarle algo la nota por los problemas ya comentados, pero como la impresión general es que he quedado muy satisfecha, esas cositas no me han llegado a afectar demasiado. Sin embargo, si sois muy exigentes con el tema de incongruencias o con los desenlaces, posiblemente no es el libro ideal para vuestra biblioteca particular.   

4 comentarios:

  1. Está bien que te haya gustado :P Pero te comprendo totalmente: la primera novela erótica que leí me encantó. Y luego al leer más me parecieron la mayoría iguales (incluyendo al señor grey), pero bueno, creo que la clave está en no leerlas seguidas y variar, así puede que no te sorprendan pero si que te gusten. ¡Besos! ^^

    ResponderEliminar
  2. Yo sí que tengo bien presente todavía la reseña de Silvi, y por eso mismo lo descarté hace tiempo. Supongo que cuando te formas una idea de un libro poco puedes hacer para quitártela de la cabeza, y con todas las lecturas que tengo sé que ni siquiera por curiosidad lo leeré. Pero me alegra que tú lo hayas disfrutado :)

    Y sí, creo que va siendo hora de que leas a Anastasia y su señor Grey, que tengo unas ganas enormes de leer tus impresiones, xD

    ¡Un besote bonica! :)

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que ese final no te haya pesado tantísimo como a mí, Bell, de verdad ;)

    Me dio muchísima rabia porque hasta ese punto me estaba encantando y, de terminar de una manera lógica, por muy simple que hubiese sido, se habría llevado por mi parte la misma nota que tú le has dado. Pero tal como está...me dio la impresión de que la autora quería escribir ese final y no se dio cuenta (o no quiso ver) de que no casaba ni por casualidad. Pero claro, esto son impresiones mías :)

    Besitos guapa!!

    PD: Si quieres leer otro libro erótico, léete "Falsas Apariencias" de Noelia Amarillo, que es divertidísimo. Y "Cuando la memoria olvida", su continuación, es más serio pero me conquistó *__* Arse me ha dicho que Terciopelo los va a editar...si alguien me dice que les han corregido las faltas de ortografía, lo mismo me los compro los dos ;)

    ResponderEliminar
  4. A mi me gusto ´el libro. maddy es muy mona y Samuel un cielo de personajes.

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D