viernes, 5 de junio de 2015

La hija de la serpiente, de Evelyne Okonnek

Siguiendo el ciclo de lecturas de un libro de cada año, le tocaba el turno a alguna novela que hubiese llegado durante el 2011. Como me apetecía algo distinto, me decidí por ésta, una historia de género fantástico clásico, con hechizos y dragones. Recuerdo que en la compra vía mercadillo que hice, era una obra de la que no había oído hablar, pero me llamó la atención el argumento y aproveché la oferta. No sabía si me iba a encontrar frente a una pequeña joya o un despropósito, y al final ha sido una agradable lectura, breve pero intensa.

Normalmente no hago publicidad a lo que leo más allá de la novela, pero al ser tan desconocida os voy a dejar la web del libro hecha por la editorial española donde podréis descargar el primer capítulo en PDF. Por cierto, os recomiendo no leer su sinopsis, destripa toda la primera parte de la historia.

Argumento

Muchas generaciones atrás, la guerra entre Lehanâr y Aquîr acabó con la muerte del codicioso monarca del  primer reino. El pueblo devastado se recuperó gracias a Lenuhîl, una hechicera que consiguió firmar un tratado de paz permante con el reino vecino para que nunca volviese a haber conflictos. Del mismo modo, el asesinato de cualquier ser vivo se consideró tabú. A partir de entonces, Lehanâr prosperó en paz, dedicándose a la agricultura, y siendo gobernados por una mujer, descendiente de Lenuhîl y a la que llamarían la Guardiana.

Ahora, tras la muerte de sus padres y a punto de cumplir 15 años, Lîahnee será la próxima Guardiana. Sin embargo, apenas ha conseguido desarrollar poderes y se siente superada por la responsabilidad. Por suerte, cuenta con la ayuda de Minohem, su hermano mayor y mucho más capaz. Ella está convencida que debería ser él el Guardián y lamenta que esté prohibido que un hombre ocupe esa posición. Esa misma idea también la comparte él, lo que le lleva a buscar la forma de hacerse con más poder para alcanzar esa posición.

Reseña

Al no ser demasiado asidua al género, no sé cómo de original puede llegar a ser el planteamiento que hace. Sea como sea, me ha llamado la atención la idea de que sólo pueda gobernar una mujer, siendo los hombres los discriminados, a diferencia de tantas historias (y nuestro propio mundo) donde el poder está en mano de ellos. La justificación que se da es que las mujeres, al ser las que dan la vida, serían menos propensas a quitarla ¿Minohem se volvería malvado si no existiese esa norma y acabase gobernando o igualmente sus ansias de poder le acabarían trastornando? ¿Son los celos por la atención dada a su hermana o es su egocentrismo el que le llevan a tomar el camino oscuro? Visto que al final él acaba siendo un tirano (es un pequeño spoiler, pero es algo previsible) ¿tenían la razón sus antecesores cuando prohibieron que el gobierno volviese a estar en manos de un hombre? Como poco, la novela se lleva mi reconocimiento por hacer que uno llegue a estas reflexiones. De menor transcendencia, la novela también hace un pequeño alegato en favor de la alimentación vegetariana.

Algo que no esperaba, dado el cariz más juvenil de la obra, es lo intensa y oscura que llega a ser. Minohem se acaba convirtiendo en un personaje realmente perturbador y hace cosas horribles. Además, hay escenas atroces a consecuencia de ataques producidos por bestias terribles que, como imaginaréis, son resultado de las malas artes de aquél. Y no es que haya demasiadas muertes de personajes que tienen un nombre y a los que conocemos, pero son impactantes, bien en la forma o bien por quién era. 

En esa línea, tenemos un final maduro y más amargo que agridulce. No era precisamente lo que esperaba. Además, es abrupto y se echa en falta al menos un epílogo que consiguiese endulzar un poco el desenlace. Simplemente diré que un grupo que se había formado se debe separar y había lazos muy poderosos entre algunos de sus miembros. Era el final que debía ser pero sorprende la valentía de la autora por su coherencia.

Toda la novela va de menos a más, al igual que su protagonista, Lîahnee, que pasa de chiquilla ingenua y cobarde a mujer fuerte y decidida. No la empecé esperando gran cosa pero fue mejorando a grandes pasos. Tampoco puedo descartar que, si me ha gustado tanto, sea por ir con expectativas muy bajas. Seguramene, esto influyó.

Si algo malo tengo que decir es que se nota que es la obra de una autora primeriza. Tiene buenas ideas y no escribe mal del todo, pero también tiene problemas de ritmo y una gran falta de descripciones. Salvo grandes rasgos generales, apenas sabemos cómo son los personajes o el mundo en que viven. En cuanto al ritmo, hay una primera parte quizás demasiado rápida, pues pasan meses y años en apenas un suspiro y, en cambio, en la segunda, el ritmo es más pausado y permite profundizar más en los personajes, lo que se agradece y habría gustado que fuese así desde su inicio.

Otro punto flojo es lo desaprovechada que me parece la serpiente blanca sagrada. Para que os situéis, Lîahnee debe superar la prueba a Guardiana frente a una inmensa serpiente. Al final, todo el interés que parecía tener ésta, incluso en la misma portada de la edición española, es un gran chasco.

En definitiva, una buena novela que va mejorando página a página, con muchos momentos intensos. Una novela en que la evolución de la protagonista acompaña la de la trama, con dosis de magia, acción y romance. Aunque sea considerada juvenil, es más madura de lo que parece. Creo que se merece una oportunidad a poco que os llame la atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Y tú qué opinas? =D