martes, 14 de junio de 2016

Castle

Llevo posponiendo esta entrada varios días por unas cosas y otras. Uno de los motivos del retraso a la hora de decidirme a teclear es que no sé muy bien cómo enfocarla. Castle es una serie que he mencionado aquí y allá desde hace años y, ahora que ha llegado a su final, me parecía el momento perfecto para dedicarle de una vez una entrada. Eso que tenía en mente desde que se anunció que no iba a tener una T9 se me torció con su desenlace. Hace una semana y algo vi su último capítulo y temo que la última impresión de éste va a marcar la reseña más de lo que me gustaría por lo que voy a optar por separar claramente mi opinión de la serie en general del análisis del final.

Argumento

El famoso escritor de novelas de misterio Richard Castle, ligón empedernido, irreverente y millonario, se ha quedado sin inspiración. Por suerte para él, ésta parece volver a llamar a su puerta cuando un asesino en serie imita los crímenes de sus novelas.

Colaborando en este primer caso con la detective Kate Beckett, encuentra en ella la inspiración para una nueva serie de libros: Nikki Heat. A partir de ese momento, decide acompañarla en sus nuevos casos, aunque Beckett va obligada al principio por el capitán Roy Montgomery, pues Castle tiene la suficiente influencia para conseguir todo lo que quiere. 

La trama gira en torno a los distintos casos que van resolviendo y cómo evoluciona la relación entre ellos, los demás policías de la comisaría, Javier Esposito, Kevin Ryan y Lanie Parish, la forense, y la familia de Castle, su hija adolescente Alexis y su estrafalaria madre, Martha. Pero el mayor caso que tendrán que resolver es el asesinato, que quedó abierto años atrás, de la madre de Kate y que llevó a ésta a ser policía.

Reseña

El argumento me ha servido para retroceder en el tiempo y volver a las primeras temporadas de la serie, años donde me tenía enganchadísima y en más de un final de temporada tuve que recurrir a descargar subtitulado el inicio de la siguiente aunque fuese sólo unos días antes de que empezase la emisión doblada aquí.

Castle es una de las series que recordaré con más cariño. La química de los protagonistas era brutal, muy divertida en los piques iniciales y de mucha más carga romántica y sexual según avanzaban las temporadas. La cantidad de momentazos que nos regalaron todos los personajes, incluso los secundarios, sería como para hacer una lista casi infinita. En la serie ha habido tiempo para todo: amor, acción, política, dramas familiares y, el sello de la serie, mucho, mucho humor.


Y es que Castle, el personaje, ha sido memorable por sus salidas cómicas que dejaban a todo el mundo descolocado. Y los casos que han tenido ayudaban a ello: zombis, simulacro de una estación espacial en Marte, viajeros en el tiempo, saltos a universos paralelos, decorados del salvaje Oeste... Salvo contados capítulos donde la trama se ponía intensa, bien por el caso de la madre de Kate, bien por cruzarse con el clásico asesino en serie o bien por otras subtramas que no voy a spoilear, las risas eran continuas.

Lo que no sé si esperaban en sus inicios era que Kate iba a acabar eclipsando a su coprotagonista. Las sub-tramas serias y la evolución personal han sido mucho más intensas en la detective, una mujer fuerte pero vulnerable al tocar su pasado. Inteligente y divertida, sin llegar al cachondeo de Castle, y tierna cuando se le va quebrando el caparazón. Inolvidable protagonista.

Tampoco me puedo olvidar del elenco secundario, a cada cual mejor. El duo de Espo y Ryan era genialoso y Alexis, a la que conocemos como adolescente responsable e inteligente, va madurando paso a paso llegando a ser una mujer maravillosa.

El desenlace

Sin duda, la serie ha sido de mis favoritas, pero no es menos cierto que se le notaba un desgaste y que, creo, la T7 habría sido mejor como temporada final en vista que el barco estaba haciendo aguas, aunque en ésta también haya habido muy buenos capítulos. Se notaba que querían darle nuevo aire, con una nueva secundaria y un papel cada vez más destacado de una Alexis ya adulta. Podría haber funcionado aunque no fuese más que estirar un chicle a punto ya de romperse... pero no ha habido oportunidad. Y es cuando llegamos al horrible desenlace que le han dado.


Las causas por su final las podéis leer aquí. Que las condiciones externas a la trama afecten al guión es algo que se acaba notando. Obviamente, cuando Kate era incluso más protagonista que Castle, pensar en seguir la serie sin ella me pareció (como a una gran mayoría de fans) totalmente inconcebible. Pero merecíamos un final digno y no nos lo han dado. Han cerrado de manera apresurada y poco creíble la trama del malo y, con un doble tirabuzón, lo que al menos era un cierre, se complica en el último segundo para dar una escena dramática que dejaba la puerta abierta a lo que fuese que se decidiese para la T9 (en principio, que ella muere pero él sobrevive). Está claro que era un final de temporada más, de esos intensos que nos han regalado en otras ocasiones. No puedes pasar de eso a un salto, siete años en el futuro, con ambos felices y contentos con un trío de pequeños, sin la más mínima explicación de cómo sobreviven. Y con una ñoñez y una ranciedad de escena final que buscaba dejarnos contentos y, al menos a mí, no lo han logrado. En resumen: un enorme pegote.

Conclusión

Si no habéis visto la serie y os gusta la temática, os la recomiendo. Es realmente divertida, hay auténticos momentazos de todo tipo y no hay un sólo personaje que me haya caído mal. Siempre la recordaré con mucho cariño y sólo el desenlace amargo me impide haber empezado una maratón para verla desde el principio.

2 comentarios:

  1. Me pasa como a ti: me encanta la serie (aunque me costó 3 o 4 capítulos engancharme) pero el final se ha quedado como muy ñoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ñoño y mal contado y cojo y.... Qué pena de final con los buenos ratos que dio la serie =(

      Eliminar

¿Y tú qué opinas? =D