domingo, 16 de septiembre de 2012

Isola, de Isabel Abedi

Me apetecía volver a reseñar algo al fin. Sigo teniendo un par de libros atrasados pero ya caerán, no hay prisa. Antes, a modo de despedida del verano (*sniff, sniff* ;__;), prefería traeros éste de aquí, por su aire veraniego precisamente, y porque llevaba pululando por mis estanterías ni más ni menos que un par de años. Así que seguramente ya habréis leído todas las reseñas del mundo de esta historia, que he estado leyendo unas pocas y no hay nada de unanimidad, desde notazas hasta suspensos bajísimos, pero aquí se suma la mía que se sitúa en un punto intermedio.

Argumento: Joy Reichert, una joven de casi dieciocho años, acepta participar en un ambicioso proyecto del célebre director Quint Tempelhoff. Mezcla de reality y película, doce jóvenes adolescentes quedarán totalmente libres en una paradisiaca isla cerca de Brasil, desierta salvo por infinidad de cámaras ocultas repartidas en todos los rincones del lugar, por más inaccesibles que parezcan (salvo aseos, claro).

Allí cada joven recibirá un alias con el que se llamarán entre sí, siendo “Vera” el de Joy. Aparte de ella están Elfe, Moon, Solo, Joker, Darling, Pearl, Krys, Alpha, Milky, Lung y Neander. De este modo se forma un variopinto grupo, cuyo único nexo en común es que cada uno domina algún tipo de arte o es experto en algo, y donde no se sabe quién puede estar interpretando un papel o quién es tal como se muestra.

Sin embargo, pronto se complica todo cuando descubren que Tempelhoff les ha preparado un juego un tanto macabro para que pasen las semanas en la isla. Uno será asesino, elegido al azar, y el resto serán víctimas que, en caso de ser atrapadas, sin nada de violencia, eso sí, abandonarán la isla cuando el asesino los esconda en un punto concreto a la espera de que les saquen de allí. Un juego inocente… al menos en principio.

Podríamos decir que la historia empieza bien, promete. Aunque la novela está principalmente contada en primera persona del pasado, desde el punto de vista de Vera (con alguna que otra mención en el presente), de vez en cuando se intercalan pasajes en cursiva que van en tercera, y cada uno de ellos abre múltiples interrogantes que enganchan, haciéndote seguir leyendo para darles respuesta a los misterios que van envolviendo la historia. Estos pasajes en cursiva, como el que hay nada más empezar la lectura, y los leves comentarios de Vera en el presente van generando una serie de expectativas, de momentos de tensión y de ganas de seguir leyendo que le da muchos puntos a la historia.

Pero pronto surge el primer problema y es que, con la presentación de personajes y hasta que se descubre el juego, el desarrollo es bastante lento durante las primeras 80 páginas. No obstante, no es un problema grave. A partir de ahí vuelve al nivel de las expectativas originales y sube, y sube, y sube… hasta que llegas a la parte final en que empiezan a desvelarse los misterios… y te quedas con cara de tonta. Siendo una historia que presentaba muchas posibilidades para desarrollarse y tener un final intenso y original se va a algo que, al menos a mí, me resulta forzado, cogido por los pelos y poco innovador. Un detalle tan tonto como encontrar “algo” entre las rocas, sin apenas luz, de pura casualidad… ¿un poco rebuscado no? Demasiada casualidad, cosas que no terminan de cuadrar y otras que son “porque sí”. Me sorprendió el desenlance por no esperarlo, sí, pero me sorprendió para mal porque la solución deja muchísimo que desear. Y en otros libros, aunque el final no me termine de gustar, en éste ha conseguida bajar mucho mi impresión general del libro.

Por otro lado, la novela tiene de bueno que trata temas interesantes como son la intimidad, el cómo actúa cada uno cuando le están grabando de manera continua, cierta crítica a los programas tipo “Gran Hermano”, el miedo, la confianza en los demás o la desconfianza. Pero no me parecen suficientes para salvar el conjunto del libro.

Hablando ahora de los personajes, Vera es una buena protagonista. El resto de jóvenes que están en la isla son un tanto exagerados en un aspecto u otro (una rubia nada tonta, un surfero, un chico salido de un circo, una actriz de teatro parlanchina…), quedando ella como la más normal, humana y natural. Su problema es ser una chica demasiado reflexiva y reservada, apenas habla en toda la novela y, aunque a mí no me lo ha parecido especialmente, sí que puede ser una protagonista demasiado sosa para más de un lector. Sin embargo, es de los pocos personajes con un motivo de peso para estar en ese proyecto, motivo relacionado con su pasado que poco a poco se irá descubriendo.

El resto ya serían secundarios con mayor o menor peso. A destacar especialmente Solo “el chico” de esta historia, aunque la componente romántica sea bastante reducida. En realidad, es la pareja perfecta para Vera, pues sus personalidades son tal para cual. Y por destacar a alguno más, me quedaría con Moon. Es uno de los personajes más especiales, diferentes y más curiosos de toda la obra y de muchas otras historias que he leído hasta el momento, tanto por su aspecto exterior como por su forma de ser y personalidad. Una de las pegas es que son doce jóvenes para un libo corto, menos de 300 páginas, y pronto empiezan a irse algunos de la isla, por lo que no se llega a profundizar demasiado en un elenco tan amplio.

En cuanto a la componente romántica, si bien no tiene un gran peso, quiero hablar un poco de ella. La relación de Vera y Solo es muy bonita, aunque apenas se hablen, surge el amor entre ellos porque son personas afines. Sin embargo, a veces Solo se comporta de manera extraña con ella (se desvela el porqué al final) y cuando se entiende todo… no sé, como que la relación ya no me parece tan ideal. No puedo explicar esto sin spoiler, pero básicamente, lo mismo que ocurre con el desenlace de la historia en general, también afecta a la parte romántica que acaba perdiendo puntos, a pesar de lo bonita que resultaba en principio.

En definitiva, creo que Isola podría haber dado muchísimo más de sí. Había un interesante elenco de personajes, a cada cual más particular, la base era buena, y el desarrollo no iba nada mal. Por desgracia, los personajes quedan planos al no poder profundizarse en ellos y el final me ha parecido horrible, aunque se podía haber salvado cerca de las últimas páginas, pero no fue así y acabó hundiéndose del todo.

9 comentarios:

  1. Estaba antojada por leer este libro desde hace bastante, pero fue interesarme por él y no volver a verlo en la tienda nunca más XDD Así que digamos...que me olvidé de él.

    Había leído críticas muy buenas, pero después de leer la tuya veo que no es tan maravilloso y tiene sus pegas. No obstante, me gusta lo que cuentas, pues normalmente los finales de los libros no suelen ser de mi agrado, así que no me "molesta" que este peque de eso mismo XD

    Si tengo oportunidad, lo quisiera leer ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo normalmente sí suelo quedar conforme con los finales, algunos me gustan más, otros menos pero no recuerdo muchos casos como éste, en que la solución aportada fuese tan mala... creo que al final se lo daré a Saru y si a ella no le convence pídele que te lo pase XD

      Eliminar
  2. A mí este libro me dejó a medias. Tenía muchas cosas buenas, pero le faltaba lo más importante, el sentimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmm, sentimiento... a mí sí me llegó en algunas cosas, pero es que el final se lo carga todo =O= Hasta el punto que creo que Vera no debía acabar con Solo, que no era de él de quien estaba realmente enamorada... no sé... que no >___<

      Eliminar
  3. Tenía pendiente leer esta reseña, así que me pongo ahora que tengo un ratito.

    Estoy contigo en que el principio promete mucho. Es más, toda la historia en general lo hace, pero la autora no supo sacarle el partido que merecía. No recuerdo exactamente todo lo que sucede a lo largo de la historia, pero si recuerdo bien la resolución final. Y fue precisamente ese "final" lo que me mató del libro. Yo también esperaba algo más sorprendente, innovador... pero resultó que tiene un típico final de película de suspense (vamos, que me recordó a Scream).

    También te doy toda la razón en lo referente a la relación amorosa. No es que sea una gran maravilla, pero a mí me resultó muy bonita. No obstante, si te paras a pensar en esas escenas especiales entre los protagonistas una vez acabada la novela, dejan de tener el mismo significado que antes :S

    En fin, un claro ejemplo de lo importante que es el desenlace de una novela.

    Un besote wapa! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te voy a escribir un mail, porque necesito divagar un poco sobre el final, pero no quiero escribir nada por aquí que pueda resultarle un spoiler a alguien >__<

      Eliminar
  4. Vaya, pues yo le tenía unas ganas tremendas!!

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Bueno, aunque he leído reseñas parecidas a la tuya sobre que está bien pero se podría mejorar, llevo tiempo detrás de él por su componente a lo GH. Gracias a ti, podré leerlo :D ¡espero que me guste y gracias!

    Ya te diré mis impresiones...

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que he leído todo tipo de criticas de este libro y lo cierto es que no termina de llamarme la atención. No se si lo leeré.. ya veremos.

    un besin

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D