lunes, 25 de marzo de 2019

Abrázame con toda tu alma, de Nami Akimoto

Después de animarme a reseñar Mi nuevo padre, el 5º tomo de Un manga, un romance, me entró el gusanillo de releer algún otro de la misma colección. Posiblemente fue porque era el que estaba más a mano en las estanterías, pero éste fue el elegido, el 7º de esta interesante línea que ojalá Planeta se animase a recuperar. 

Lo habitual de los tomos únicos de historias cortas es que estén formados por cuatro o cinco de éstas pero en este caso sólo son dos (casi mitad-y-mitad del tomo, es un poco más larga la primera). Tenía un vago recuerdo de que ambas estaban bastante bien, desde luego tienen un número de páginas superior a la media para desarrollar en condiciones la trama. No me ha fallado la memoria, realmente es un tomo muy emotivo, de los mejores de la línea.

Por cierto, a Nami Akimoto la conocimos un año antes de la salida de este tomo, cuando Norma se animó a publicar dos de sus series: Gemelas milagrosas y Ultra Cute. Tengo ambas pero sólo las leí una vez así que lo mismo me animo en un futuro a darles una relectura y reseñarlas.

Abrázame con toda tu alma

La primera vez que Hiroki vio a Nao, ella estaba en la puerta de su apartamento, bajo la lluvia, llorando porque su novio acababa de dejarla.  Después de ese encuentro, tras acabar coincidiendo allá donde fuesen, acabaron haciéndose amigos de esos que se pican mutuamente a la mínima que el otro les da una oportunidad. 

Dos años después, ya en la universidad, Hiroki compagina los estudios con un trabajo en un restaurante y Nao sigue sufriendo desamores por continuar su búsqueda del hombre perfecto, con muy mala suerte. Pero un día, después de salir con un compañero de trabajo de Hiroki (y, de nuevo, acabar muy mal la cita), descubre que éste tiene una relación con una de sus clientas, la florista que trabaja frente a su restaurante... ¡una mujer casada! 

Un tipo de romance que me suele gustar mucho es el de "amigos de la infancia". No es exactamente el caso pero se le aproxima porque, a fin de cuentas, ya hay un vínculo previo que se ha fraguado con el tiempo, ya existe una confianza y se conocen mutuamente, tanto sus virtudes como sus defectos.


Aunque la obra toca un tema más adulto como es el de la infidelidad de una persona casada, lo cierto es que el tono no es muy maduro dado que la protagonista tiene una personalidad todavía muy de adolescente. Nao es un tanto inmadura e ingenua en temas amorosos y su carácter choca con el de la florista, que tiene una complejidad mucho mayor.

El final es más que previsible y probablemente no convencerá a todo el mundo ya que resulta demasiado conveniente cómo se desarrolla todo. No obstante, debo decir que a mí me ha dejado más que satisfecha y, aunque podría haber dejado que los personajes tuviesen un tiempo para asentar sus sentimientos, me he creído cómo evolucionan.

8/10

Dame un beso más

Makoto sale con Motoki desde hace un tiempo, cuando se le declaró apenas le conoció al empezar en la universidad, pero siente que la chispa que había ya no arde igual, al menos por la parte de él, pues ella sigue total y perdidamente enamorada. El chico no duda un segundo en cortar un momento íntimo para salir con sus amigos, Chiaki y Yusuke, otra pareja a la que éste conoce desde el instituto. En comparación a ellos, no podrían estar mejor compenetrados. O eso le parece a Makoto...

Siguiendo un enfoque similar a la anterior, tenemos otra historia que se sale de la etapa del instituto para tocar temas algo más adultos, quedándose a medio camino del josei.

Normalmente, al igual que sucede en la anterior, las historias cortas nos narran el inicio de una relación, pero en ésta la trama arranca estando ya la pareja formada y se centra en un problema de corte realista ¿qué pasa cuando la emoción inicial se calma? Seguro que muchas chicas se habrán sentido identificadas con las dudas e inseguridades que padece la protagonista.

El punto extra de interés que tiene es la presencia de una segunda pareja, también con sus problemas aunque a primera vista, ya que seguimos la perspectiva de Makoto, tampoco se aprecian. Es curioso que ambas pasen por problemas similares pero con los papeles cambiados.

Otro punto fuerte de la historia es que te hace dudar de cómo va a terminar. Puedes tener más o menos claro el desarrollo que va a seguir, pero no las tienes todas contigo.

Podría darle la máxima nota pero lo cierto es que la autora mete una escena muy tópica para aumentar la tensión de manera innecesaria. Salvo por este exceso de melodramatismo hacia el final, es una historia redonda.

9/10

Conclusión

Es raro que en un tomo único todas sus historias acaben gustando mucho, pero éste ha sido uno de esos casos. Dos historias cortas pero lo suficientemente extensas para no parecer precipitadas, que plantean relaciones más adultas a las habituales en el shojo que, a fin de cuentas, está enfocado a niñas y adolescentes, y que consiguen darle humanidad y emoción a sus personajes. 

Con las dos historias he llegado a tener la lagrimita asomando o un escalofrío de pura emoción. Con ambas me ha pasado en esta relectura que les he dado, y eso que no me pillan de nuevas pues las leí y releí varias veces desde que me hice con él hace años. Creo que es una pequeña joya que debería estar en toda estantería que aprecie unos buenos romances condensados en medio tomo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú qué opinas? =D