martes, 26 de junio de 2012

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, de Annabel Pitcher

Quiero intentar recuperar el ritmo así que vengo con nueva reseña que he tenido que empezar a escribir nada más terminar el libro. Lo he dicho en Twitter: “Hay varias cosas que te dicen si un libro es bueno. Y si lloras, es que lo es.” Ya sé que esto es variable, hay gente que llora fácilmente y otros que no soltarían una lágrima ni aunque les fuese la vida en ello. Yo no me considero ni de un grupo, ni del otro, soy más de término medio y sólo lloro en contadas ocasiones cuando algo me emociona mucho. Pues con este libro he acabado llorando. Pero de verdad, de esas veces que no puedes seguir leyendo porque simplemente, no ves. Así que sólo por eso ya os lo recomiendo. Pero voy a profundizar un poco más, que espero despertar con mi reseña el interés de los que aún no habéis leído esta pequeña obra tan emotiva.

Argumento (oficial): Poco antes de cumplir diez años, el pequeño Jamie se va a vivir al norte de Londres con su padre separado y borracho, su hermana adolescente Jasmine y su gato Roger para empezar desde cero. 

Han pasado cinco años desde la muerte de Rose, la gemela de Jasmine, en un atentado terrorista islámico en Londres. Sus padres no han conseguido superar el dolor y parece que Jasmine tampoco: se ha teñido el pelo de rosa, se ha hecho piercings y ha optado por no comer.

La familia se ha venido abajo. Pero en todo ese tiempo Jamie no ha derramado una sola lágrima. Para él Rose, cuyas cenizas reposan en la repisa de la chimenea, no es más que un recuerdo lejano. Le interesan mucho más su gato Roger, la camiseta de Spiderman que le han regalado por su cumpleaños o que su padre no se entere de que se ha hecho amigo de Sunya, una niña musulmana paquistaní. Un día, al ver en la televisión un anuncio buscando jóvenes talentos que sepan cantar, se convence de que eso puede hacer que las cosas cambien y que toda la familia vuelva a estar unida de nuevo.

Ésta es una historia bastante diferente a las que en general reseño, aunque por ahí hay algunas excepciones como La evolución de Calpurnia Tate, Busco a Violet Park o Como bola de nieve. Se trata de una historia muy dura contada desde los ojos de un niño muy fantasioso de diez añitos. Es un niño que no entiende cómo va el mundo y por qué su familia se ha deshecho por la muerte de una niña de la que apenas recuerda nada, mientras que aún siguen vivos tanto su otra hermana como él.

Es una novela que trata muchos temas como el alcoholismo del padre, el abandono de la madre o la delicada etapa de la adolescencia de Jasmine. También refleja el irracional odio del padre hacia todo lo islámico, pero es un odio que nace del dolor desgarrador de haber perdido una hija y que se acentúa con el problema del alcohol. Es un tema delicado, espinoso y muy candente todavía. Y eso lleva a la madre, que incapaz de aguantar la situación acaba en los brazos de otro hombre que también perdió a alguien en el atentado. Ambos podrían haber luchado por la familia pero cada uno, a su manera, huye de la realidad. Una hacia una nueva vida, desprendiéndose por completo de todo lo anterior, incluidos sus propios hijos, y el otro apegado a una urna con unas pocas cenizas.

Jamie, que es el narrador y lo vemos todo desde su punto de vista, ha tenido tanto momentos buenos como otros no tanto. Es al mismo tiempo un niño muy despierto e imaginativo pero también es un niño ingenuo e inocente. Entiende algunas de las cosas que pasan, pero no todo. Eso o que la madurez de Sunya a su lado contrastaba demasiado. No sabría decir. Su esperanza de volver a tener una familia feliz y unida no se desvanece por más que la realidad le va dando un golpe y otro.

Sin duda, para mí, los mejores personajes de la obra son las dos chicas. Por un lado Sunya, que es una chica divertida, valiente, inteligente, que sabe escuchar y dar apoyo a pesar de que Jamie no siempre la trata como debería. Por otro Jas, que se convierte en el pilar de la familia con apenas quince años. Ambas son mucho más maduras de lo que su edad daría a entender.

Pero no todo el libro está centrado en el drama de la hermana en la urna. Jamie en el colegio llega a tener una bonita amistad con Sunya que le cuesta mucho desarrollar. A fin de cuentas, es una musulmana y eso le haría daño a su padre. Así que aquí está el gran dilema de un niño pequeño que quiere contentar a su padre para algún día volver a tener una familia feliz, pero que aprecia mucho la amistad de la única persona que se la ofrece en su nueva escuela.

De todos modos, tampoco os quiero dejar con la sensación de que es un puro melodrama. La historia es dura, emotiva y ha conseguido hacerme llorar al final. Sin embargo, está contada con la inocencia de un niño y tiene también muchas partes dulces, bonitas y simpáticas capaces de sacar más de una sonrisa y puede que alguna risotada.

Un dato curioso de la estructura del libro es que no hay un solo diálogo como tal. Todo lo que se dice está inmerso en los párrafos y no hay guiones, destacándolo sólo con las cursivas. Así se refuerza la sensación de historia que nos está contando Jamie aunque por el contrario se hagan un poco repetitivos los “dice” “dijo” y demás. Quizás es lo único malo del libro, que al ser el narrador un niño costaba sentirse identificado, aunque eso no desmerece el resultado final.

No quiero extenderme más para no destripar nada, creo que ya he dicho suficiente. Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea es una obra preciosa, emotiva y esperanzadora. Se lee en un suspiro pero tiene tanto que contar y que hacer reflexionar entre sus páginas que todas y cada una de ellas merecen la pena.

Puede que de primeras, muchos penséis que no os interesa, que no es para vosotros. Yo creo que deberíais darle una oportunidad, es de esas historias que te llegan a tocar la fibra sensible. Tal vez al final no os guste, pero creo que se merece un intento.

7 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo en todo. Me he emocionado mucho leyendo tu reseña y recordando todo lo que me transmitió la novela cuando la leí (yo si que soy de lágrima fácil, xD). Es un libro precioso y conmovedor, y lo tengo como una pequeña joyita en mi estantería.

    ¿Qué me dices de la camiseta de Spiderman? Me daba tanta penita >__<

    En fin, no me enrollo mucho que mañana tengo examen, pero tenía curiosidad por saber qué te había parecido. Me encanta la portada del Círculo *___*, aunque la que tengo yo también me gusta (por lo rara que es).

    ¡¡Un besote grande!!

    PD: prepárate para cuando leas Entre tonos de gris... ese libro si que tuve que soltarlo varias veces para poder llorar a gusto (pero no te me asustes, que también tiene partes esperanzadoras y en general es un libro precioso).

    ResponderEliminar
  2. Que sí, que lo compraré y lo leeré, próximamente. Si Arse ya me convenció con su reseña... no necesitaba la tuya T_T Arg, como os odio, a las dos

    PD: es bueno ver que resucitas Asgard!

    ResponderEliminar
  3. Lo lei el año pasado y me gustó mucho, la historia que relata es dura y triste pero es un libro que merece la pena leer
    besos

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reseña, me han entrado ganas de leerlo y todo!! Por lo que cuentas, es una historia dura, pero a mi me gusta leer ese tipo de cosas de vez en cuando porque no todo es fantasía y amor en esta vida, también ha cosas malas.

    ResponderEliminar
  5. No lo conocía, pero si alguna vez tengo la oportunidad de leerlo, lo haré. Sugerencias de lectura siempre son bienvenidas, y más si das tan buena opinión^^

    ResponderEliminar
  6. @Arse: Lo de la camiseta me pareció al mismo tiempo triste y... no puedo negarlo... un poco asqueroso XDDD

    ResponderEliminar
  7. A mi me llamó la atencion el titulo y me ha picado la curiosidad despues de leer la reseña. Asi que me lo apunto para proximas lecturas.

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D