lunes, 4 de marzo de 2013

Un lugar para mí, de Robert Westall

Supongo que os habrá pasado que tenéis desde hace años (pero años, años eh? nada de meses o un par de añitos, no, fácilmente, más de una década ya) un libro al que nunca le habréis prestado la más mínima atención. Está ahí, ocupando un espacio mayor o menor en la estantería, según las dimensiones del mismo. Puede que lo hayáis metido en un trastero y puede que, al reorganizar estanterías y recuperar libros que ahí escondidos quedaron, vuelvan a ver la luz para, de nuevo, acabar en otra estantería a la espera de que les llegue su turno. Y finalmente les llega. Eso me ha pasado con esta novela. Quería algo corto, juvenil, de lectura rápida y las 170 páginas de este libro me parecían perfectas.

Argumento: El día del último examen en el instituto, Lucy se despide de su profesor favorito, el Sr. Betts, con cierta nostalgia. Llega a su casa y múltiples reflexiones le inundan su mente, hasta que repara en un detalle: la habitación de su difunta madre está abierta. No es algo extraordinario, habrá sido su padre, pero acaba yendo ahí. Se mira en el espejo de cuerpo entero del armario y se compara con aquella hasta que repara en la desaparición de una lámina de cierto valor de la pared. Al no dar con ella se empieza a preocupar y espera que la llegada de su padre del trabajo la tranquilice.

Cuando por fin llega éste, lejos de tranquilizarla, le habla con el mismo tono de voz que el día que le comunicó la muerte de su madre. Abre un maletín con mucho dinero, el que ha conseguido por vender la lámina, y le dice que lo coja y que huya, que se esconda donde nadie la pueda encontrar. Debe crearse otra identidad y pasar desapercibida. En su trabajo ha dado con pistas de un escándalo tal que tumbará el Gobierno y ha decidido "tirar de la manta" y descubrir la verdad, pero para ello necesita tiempo para reunir las pruebas y la seguridad de que su hija está a salvo lejos de él. De este modo, en menos de 24 horas, la vida de Lucy cambia radicalmente y se convierte en Rachel, una versión más joven de su madre.

Esta breve novela se publica dentro de la colección Gran Angular, de la que también he leído Como bola de nieve (que me gustó mucho). No puedo decir que me haya entusiasmado como aquella, incluso me ha dejado bastante fría, pero vamos por pasos.

La impresión general que me ha dado esta novela es la de ser un spin-off de otra más adulta, cuyo protagonista fuese el padre de Lucy. Es como si se hubiera escrito esta historia para satisfacer la curiosidad que se despertó en los lectores por saber qué hizo realmente la hija, pero sin que exista la historia principal. Esto es más bien una sensación personal, no hay un porqué definido, pero ahí está. La historia realmente interesante habrían sido todos los descubrimientos del padre y todo lo que le sucede e ingenia para que no le descubran. Lo que hace la hija... pues no está mal, pero te deja al final la sensación de que no te han contado lo mejor.

Entrando ya sí en la historia, quizás me ha fallado que, personalmente, no me he creído todo lo que hace la hija. A ver cómo lo explico... no me parece verosímil que una adolescente pase de la noche a la mañana a convertirse en una adulta y sepa llevar todo el asunto y todas las gestiones que realiza. Mete la pata, claro, pero en aspectos secundarios sin relevancia, lo que me ha parecido sólo para darle credibilidad a la historia. Es un punto una protagonista así, que es capaz de cumplir su papel, de hacerse independiente, que no necesita a un chico que la ayude (nota: no hay nada de romance en esta historia)... pero a mí no me ha calado ni me la he creído, y es una pena porque es el tipo de protagonistas que me gustarían normalmente.

Sin embargo, a pesar de que todo le iba saliendo demasiado bien a la protagonista, hasta el final, claro, donde se tuercen las cosas y se da la parte de más acción, Lucy-Rachel me ha resultado muy humana. Un poco bipolar porque pasa de estar animada a verlo todo negro en poco tiempo, pero es bastante real en ese sentido. Hay momentos en que añora a su padre y otros en que casi le odia cuando da breve señales de vida, trastocando la cierta paz que ha logrado formar en torno a su personaje de "Rachel". De todos modos, me faltan sentimientos por la vida que ha dejado atrás, sus amistades, su hogar... no sé, será que yo no sería capaz de asumir esos cambios tan rápidamente, de hacerme otra personalidad... por eso no termino de empatizar con ella.

En cuanto a los secundarios, para no entrar en spoilers me callaré los que conoce "Rachel", para mi gusto, demasiados, algunas veces me costaba distinguirlos, salvo a la principal, June. Quizás es porque todos tenían una personalidad muy " de pueblo" que los hacía demasiado similares en su carácter. En cualquier caso, el único secundario que realmente despierta ciertas emociones y parece el más real de todos es el Sr. Betts, el profesor de Lucy. Lo mejor del libro, para mi gusto, está relacionado de una manera u otra con él, entre otras cosas, porque era el que conseguía que Lucy me pareciese más humana. 

La otra pega que le tengo que sacar al libro es su abrupto final, justo cuando iba a empezar "lo bueno". Se da a entender lo que seguramente pasará, pero es un final muy abierto. De esta manera, el libro finalmente se limita a contar la aventura de Lucy. Al menos se acaba explicando por encima en que consistía el escándalo que derribará el Gobierno y por ahí no pierde puntos al no dejar cabos sueltos... al menos, yo no me he quedado con grandes incógnitas más allá de si las cosas acabarán como se da a entender o no, qué hará Lucy cuando todo acabe ¿irá a la universidad como pensaba antes de todo este caos? ¿volverá a la vida que forjó Rachel? Eso queda a la imaginación de cada uno.

Creo que me estoy extendiendo demasiado, así que voy a ir concluyendo ya. Tal vez por todo lo que he contado pueda parecer que el libro no me ha gustado nada, pero no es así. Me ha entretenido bastante y la historia tenía sus puntos emotivos, de acción, de intriga... Tal vez esperaba una pequeña joyita a la que nunca le había prestado atención y no ha sido así. La trama está bien, la protagonista es muy buena... pero a mí no me ha terminado de encandilar. Objetivamente, la historia es buena, el problema es que, subjetivamente, no me ha convencido.

4 comentarios:

  1. parece una novela tipo juvenil?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES una novela juvenil. Gran Angular es una colección juvenil o.ó

      Eliminar
  2. como consigo ese libro o en donde lo leo online :D

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D