jueves, 20 de junio de 2013

La llamada de la selva, de Jack London

Acabo de terminar de leer esta breve novela de 177 páginas en mi edición (a las que habría que descontar unas pocas por ilustraciones) que me animé a escoger para el reto de los Imprescindibles del año, que gracias a la uni voy con el mes de Mayo de retraso. 

Es un libro que llevaba años por mi casa. Se trata de una edición de Círculo de Lectores que data de 1982, ahí es nada. Siempre ha estado de estantería en estantería y nunca le había prestado atención. Apareció en el listado de los 1001 libros y pensé que me sonaba... efectivamente. Lo rescaté para darle una lectura antes o después y aproveché para incluirlo en mi listado propio de los imprescindibles. Nada mejor que una novelita corta para ir poniendo el reto al día.

Argumento: Buck es un magnífico perro nacido del cruce de un San Bernardo con una Mastín. Vive en las templadas tierras del Sur, como dueño indiscutible de la finca del juez Miller, hasta que la ambición humana se cruza en su camino.

En 1894, el descubrimiento de los yacimientos de oro de Klondike arrastra hacia los hielos de Alaska a hombres de todas partes del globo. La necesidad de grandes y fuertes perros para los trineos lleva a que estén muy valorados, cosa que aprovecha un ayudante del jardinero de Miller, que vende a Buck a escondidas para ganar dinero para su adicción al juego. 

Así, Buck llega a un lugar salvaje y hostil, se ve obligado a doblegarse a la ley primitiva del palo y el mordisco, a soportar los arreos y a tirar del trineo del correo del gobierno canadiense. Sus músculos se hacen duros como el hierro, se despierta en él el instinto de las antiguas generaciones, y empieza a escuchar la llamada de la selva.

Reseñar esta breve novela me va a resultar difícil. Aunque la novela es muy buena, hay tanto sufrimiento en ella que me ha costado digerir algunos de sus pasajes. Y servidora, que es especialmente defensora de los animales, más aún de los perros, se me han llevado los demonios con numerosas situaciones. 

Es un libro crudo, por mucho que esté catalogado como juvenil, tiene poco de esa sensación de intrascendencia que tienen las actuales novelas juveniles. Es un canto a la naturaleza salvaje, a lo primitivo. Los perros parecen más humanos que las propias personas que aparecen. Y viceversa. Hay personajes que parecen bestias sin cerebro, crueles, estúpidas y avariciosas. Por suerte, no todas son así. Y tampoco todos los perros que aparecen son santos, que quede claro.

No puedo resumir diciendo que el libro es una sucesión de pasajes crueles, tampoco es eso, si bien hubo momentos en que quise dejar la lectura. Pero con lo breve que era y con la esperanza de que la trama llegase a un buen final me decidí a seguir y no me arrepiento. Es un libro que te enseña lo peor y lo mejor de los humanos y de la naturaleza. Crueldad y bondad. Egoísmo y generosidad. Realismo. Transporta al lector a una época y un lugar de difícil supervivencia, donde no sólo se debía luchar contra los elementos. 


La lectura, además de breve, también es ligera. Como siempre están sucediendo cosas, no hay un momento de descanso. La prosa de Jack London es ágil y directa. A pesar de que prácticamente toda la novela está narrada y apenas hay diálogos, no se hace pesada en ningún momento. Y aunque haya numerosas descripciones, no se ralentiza la lectura. El autor muestra toda la belleza y también la crudeza de esas tierras inhóspitas.

La llamada de la selva (o más correctamente según el título original, La llamada de lo salvaje, porque selva como tal… como que no…) es uno de esos clásicos que se deben leer. No obstante, no lo recomiendo así como así por su crudeza. Merece la pena, es muy buena obra, no lo discuto, pero a mí personalmente me lo ha hecho pasar mal en varios pasajes, así que allá cada cual con lo que le apetezca leer y lo que le dicte el cuerpo. Si os sirve de referencia, otra obra más famosa del autor es Colmillo blanco.


3 comentarios:

  1. Hola!
    No he leído la novela, pero recuerdo una peli de la Toei con el mismo título. No sé cuanto difiere la película de la novela original, pero no debe haber grandes diferencias por lo que comentas en la reseña. Recuerdo que me pasaba toda la película con el corazón en un puño, no importa cuantas veces la viera. No sé si es posible conseguirla de algún modo, yo la conservo en formato vhs. Me ha encantado tu reseña y que me hiciera recordar, voy a intentar conseguir el libro para leerlo. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Leí este libro en el primer año de instituto y me enamoró, creo que fue de los primeros "adultos" que leí (que para mi edad era como un orgullo xD), me encantaría leerlo de nuevo para saber si me provoca las mismas sensaciones de antaño.

    ResponderEliminar
  3. Me hace mucha gracia lo que comentas sobre que parece mentira que sea un libro "juvenil". Yo cada vez pienso que las actuales novelas "juveniles" no es que sean para un público joven, son para un público de casi todas las edades pero con un gusto concreto, como si fuera un género per se en plan "novela negra" o "aventuras". No sé si me explico.
    Y los libros para "niños" de hace unas décadas eran mucho más crudos que los libros "juveniles" de ahora solo que, por entonces, la vida también era mucho más dura.
    Otro libro que voy a pasar de leer porque no me entusiasma leer como maltratan a un perro la verdad... por mucho que no trate sólo de eso el libro, tiene pinta de ser muy de llorar

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D