martes, 2 de agosto de 2016

75 consejos para perpetuar el machismo y el acoso escolar (3)

Tercera entrada sobre el polémico libro 75 consejos para sobrevivir en el colegio. En la primera tenéis los extractos polémicos sacados de diversas fuentes y en la segunda el debate ficción vs. manual y las respuestas de Alfaguara y María Frisa a la polémica (y lo absurdo de los comunicados desde mi punto de vista). Hoy toca ver por qué es un libro tan tóxico. No son frases sacadas de contexto como se ha dicho (es imposible descontextualizar tanto texto). Más aún, hay casos como el consejo de "Miente, miente, miente" o el de "Piensa un poquito en los demás" (este último bueno de por sí) en que sus contextos los vuelven horribles. Así que entremos en materia.

4. Desobediencia y materialismo

De los puntos de esta entrada, éste es quizás el "menos importante", así que intentaré ser breve (¡JA!). Durante el libro, Sara está en contra de la autoridad de padres y profesores. No es tanto desobedecerlos sino casi diría que se acerca más al desprecio. Hay un pasaje concreto que no es de este libro en particular sino del de 75 consejos para ser popular. En él se habla de que, si tienes una madre entrometida, básicamente la trates como una esclava para que esté demasiado ocupada como para meter sus narices en tus asuntos. No me digáis que esto no es horrible.


Otros momentos son cuando aconseja no hacer ninguna de las tareas del hogar pues no compensa para conseguir su cariño (con poner caritas ya es suficiente), o cuando pone a los padres de idiotas que se olvidan de los castigos que imponen. Pienso que esto no es lo más horrible del libro pues los/as hijos/as no tienen por qué obedecer de manera acrítica y aceptar sin rechistar todo lo que se les dice. Es más, los lazos de sangre no obligan a querer a tu familia si son unas personas horribles que te hacen daño de una u otra forma. El problema es que no estamos en un caso donde esté justificado el poco respeto que muestra Sara por ellos. Recordemos la familia de Matilda: personas alienadas por la televisión, estafadores y machistas. La niña es mucho más inteligente y buena que ellos pero aún con ésas, estando mucho más justificado el odio que podría sentir, ni se acerca al nivel de Sara. 

¿De dónde sale este desprecio desmesurado para sus circunstancias tan favorables de niña blanca de clase media acomodada? Dado que los padres son quienes mantienen a esta malcriada, son los responsables de no darle todo lo que quiere, y es ahí donde está el mayor problema con ellos: ropa de marca, un móvil de última generación o un equipo de ordenador, impresora y etc. para ser artista. Todo parece reducirse a un materialismo de niña mimada y maleducada. Recuerdo que en la vídeo-reseña de Hitto, ésta comenta (Min: 25:00 aprox.) que, después de haber dado la murga con que quería un teléfono nuevo como el de Rebeca, cuando al fin se lo compran, ya no lo quiere porque ahora lo que quiere es todo el equipo para ser artista. 

No es malo, al contrario, tener una protagonista que tenga su punto de rebeldía, que pensase por sí misma y no aceptase todo agachando la cabeza. Pero por lo visto no estamos en ese caso. Tampoco es una niña que recibirá un correctivo que le haga madurar en el desarrollo del libro. No, simplemente es una niña malcriada hasta el punto que la comparación que hace Hitto con el primo de Harry Potter, es más que acertada. Pero hay un problema, en los libros de J.K. Rowling, Dudley era "malo", un antagonista, y no había identificación posible. Sin embargo, algún niño malcriado podría ver lo exagerado de su personaje y quizás recapacitar. Aquí, la malcriada es la protagonista y muchos/as de quienes lean el libro dirán, como Sara, que "es verdad, los padres son muy injustos por no darnos lo que queremos".

5. Machismo

Llegamos al tema clave del libro y uno de los dos más sangrantes. Recordemos que estamos en una lectura recomendada de 9 (en otros sitios he visto que 6, pero quedémonos con la cifra mayor o me suicido) a 12 años y tenemos...

1) Sexualización de niñas

Esto se ve en este pasaje: "(Rebeca) Siempre lleva ropa superajustada para que se le note lo escuálida que está y, por supuesto, sin escote, para que los chicos no se den cuentan de que no tiene tetas. (...) todos van detrás de ella (...) la hermana mayor de Elena, que está en 3º ESO, nos ha dicho que allí lo importante es tener unas buenas tetas y un buen culo". Estamos hablando de que es lo que dice/piensa una niña de 12 años, al final de la primaria. Y lo de que los atributos estén desarrollados en 3º ESO implica una edad de ¿14-16 años? Tetas y culo. Los elementos imprescindibles para gustar a los chicos que, por supuesto, es lo único que debe importar a las chicas. 

2) Rivalidad femenina

Esto se podría resumir en "Sara contra el mundo". No sólo está la rivalidad declarada con Rebeca, una antagonista sin personalidad más allá de hacerle la vida imposible, más propia de una americanada de instituto, sino hasta con su mejor amiga. El libro enseña, como quien no quiere la cosa, que no hay amistad entre las chicas, como máximo se dan "alianzas" contra enemigos comunes que, a la mínima que estorban (como cuando Sara consigue novio y empieza a ignorar y a dejar de lado a su mejor amiga, llamándola fea y egoísta), se prescinde de ellas. Si es que llega a decir algo como "Si una amiga te dice que hoy estás guapa es que quiere que le prestes esa camiseta".


Una de las cosas que más agradezco del feminismo es haberme descubierto el concepto de sororidad, de apoyo entre mujeres, frente a lo que impulsa el patriarcado: ponernos unas contra otras. ¡¿Como puede un libro para esta edad reforzar de una manera tan descarada que las chicas debemos estar enfrentadas?! Ya vale del tópico de la arpía. Ya vale de la amiga que sólo vive para las necesidades de la protagonista mientras ella se arrima o aleja a conveniencia. No. Y mucho menos en un libro para estas edades. 

3) Slut-shaming

Este término inglés que aún no tiene un equivalente concreto en castellano (tildar de puta, escarnio a la puta...) consiste en, básicamente, llamar puta a una chica que hace algo que "no debería" en esta hipócrita y machista sociedad en que vivimos. Aquí tenéis algunos ejemplos. En el caso que nos ocupa y, dado que la palabra "puta", que es la más habitual como insulto, era demasiado fuerte para un libro infantil, la autora ha optado por "golfa". Hasta dos veces (que yo sepa) lo usa para referirse a Rebeca porque la chica ha salido con todos los chicos que ha querido. No podría haber un machismo más rancio y casposo que el ataque a una chica por lo que decide libremente hacer con su vida y su cuerpo.

4) Heteronorma y presión social para tener novio

Por un lado, la heteronorma implica que está descartada la posibilidad de que haya un personaje homosexual en la historia (y ya puestos, viendo esta imagen, tampoco existía la posibilidad de personajes que no fuesen blancos y metiese así algo de diversidad). Se ve que el hecho de que haya un gay o una lesbiana sería demasiado fuerte para esa edad. En cambio, llamar golfa a una compañera es perfectamente válido. Ajá. 

En cuanto a la segunda parte: "Lo de pillar está bastante difícil en el colegio, bueno, quiero decir, que está bastante difícil para Marina y para mí, que somos las únicas que aún no hemos conseguido un novio. Hasta Laura, que tiene toda la cara llena de granos y lleva gafas, ha salido con alguien. Hay muchos chicos de 5º y 6º que se echan novio sólo por diversión. Lo nuestro es ya una necesidad". Una necesidad para una cría de 12 años que va a dejar la primaria. Es el rancio y violento "se te está pasando el arroz" de toda la vida pero rebajado a LOS 12 MALDITOS AÑOS. 

Esa obligación de tener novio implica que debe conseguir uno lo antes posible ("Consejo Nº 44: Sal con alguien, con quien sea"). "Diego no es el chico que más me gusta, pero los guapos están muy difíciles porque salen con las más guapas (...). Tengo novio y eso a pesar de mi corte de pelo. (...). Ya no soy una pringada, ahora tengo novio. No me puedo creer que haya resultado tan fácil". La minusvaloración de una misma, el hacer hincapié en el aspecto externo de nuevo, el tener que salir con alguien aunque no te guste en realidad, tener un nuevo valor ante los demás por el hecho de tener pareja... Unos valores maravillosos...

5) Relaciones tóxicas

En este punto me quedo con:


Por no hablar del hecho de que deja de lado a su mejor amiga, ignorándola hasta en los recreos o que la cosa acaba porque el chico le pone los cuernos con Rebeca. Por suerte, no hay margen ni tienen edad para llegar a desarrollar comportamientos tóxicos más allá de unas primeras dosis "inocentes" que en sí no generan ningún mal salvo el cimentar lo que viene después. 1) Si no te puedes vestir mal por él, entonces le das a él el poder de decidir cuándo vas mal, lo que lleva a que "Ese escote no me gusta, vas enseñando demasiado". 2) Si no tienes tiempo para tus amigas por tener novio, él acabará siendo el centro de tu mundo y, si tiene visos de convertirse en un maltratador, así consigue la llave para aislarte de quienes te podrían ayudar. 

Sobre que no puedes salir con otros chicos, espero que se refiera a "románticamente" (sí, existe el poliamor, pero eso sería demasiado avanzado para un libro tan casposo y rancio que, en cambio, no tiene problemas en llamar golfas a las niñas), porque si está pensando en "salir" como "dar una vuelta/quedar"... Y ya, del inconveniente de los celos me niego a decir nada porque está a punto de estallarme una vena. 

Del tema cuernos, recordemos que Rebeca es una golfa cuya única razón de ser es hacerle la vida imposible a Sara y, obviamente, es más importante enfadarte con la chica a la que ya de por sí odias que con el chico que ha traicionado tu confianza, porque esto es el patriarcado y aquí las malas siempre somos las mujeres, que somos unas putas golfas manipuladoras de los pobres hombres y nos odiamos.

-------------------------------------

Llegados a este punto os recuerdo este artículo en que María Frisa dice que el éxito de la colección se debe a la identificación con la protagonista. Volved a leer todo este apartado de nuevo y explicadme si existe la más mínima posibilidad de que una niña saque algo positivo de todo esto. No, en serio.

6. Acoso escolar

En este punto, lo más destacado es esta parte:


Por desgracia no he conseguido averiguar en qué consiste el acoso al que someten a, deduzco, Marina. Me hago una idea, claro, sabiendo que es la única chica que no ha conseguido novio, imagino que los tiros de las burlas irán por ahí.

Es cierto que el libro, ahí, no incita al acoso como tal pero sugiere que se haga algo igual de peligroso: ignorarlo. Esconderse y no salir a defender a la persona que está sufriendo te pone del lado de quien agrede. No me entra en la cabeza que en unos años donde este tema ha cobrado relevancia, la autora, recordemos, psicóloga, se atreva a frivolizar así. 

Quiero creer que la autora es consciente de esto y se metió en el berenjenal porque tenía pensada una escena que echase por tierra lo puesto en ese post-it. De nuevo recurro a la vídeo-reseña de Hitto (Min 10:40 aprox.) para rescatar el momento en que Sara hizo algo bueno (al fin) cuando ayudó a su ya ex tras caerse éste en el comedor y mancharse, lo que despertó las risas de la gente (mi duda es: ¿le estaban acosando de antes o fue algo puntual?). Por ayudarle, luego le hacen algo de acoso a ella. 

A falta de tener el libro en mis manos, quiero ser optimista y pensar que hay alguna reflexión al respecto a partir de ese momento. Necesito creer que el libro acaba transmitiendo un mensaje positivo con semejante tema. Si alguien que haya leído el libro me puede ilustrar al respecto, lo agradecería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Y tú qué opinas? =D