miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cuando los árboles hablen, de Laurie Halse Anderson

Vuelvo a traeros una reseña de un libro juvenil como en mi anterior entrada, pero es un libro muy distinto a aquella aventura de salto en el tiempo a Pompeya. Llevaba ya un tiempo en mi estantería, prácticamente un año, desde que PaGe me lo recomendó y en estos días ha caído su lectura. Y te agradezco mucho la recomendación (si lees esto), pues me ha encantado. Así que voy a contaros qué me ha parecido para que lo podáis añadir a vuestra lista de futuros =)

Decir primero que la autora la conocía un poco por otra novela, Frío, pero cuyas reseñas y temática no me animaron a hacerme con él. A quienes no os gustó mucho aquella novela, podríais volver a darle una oportunidad a la autora con esta obra. También comentar que hicieron una película basada en la historia, Speak (título original en inglés del libro) que es protagonizada por una Kristen Stewart pre-Crepúsculo. Si la pillo por la red, la bajaré, me ha picado la curiosidad.

Argumento: Desde el primer día de instituto, Melinda se siente completamente marginada: no pertenece a ningún grupo y encima tiene que cargar con la mala fama que le reporta haber llamado a la policía durante una fiesta que se celebró en verano. Melinda se siente deprimida y no quiere hablar. Su silencio se le clava en el interior.

El argumento incluye unas poquitas palabras más, pero he decidido borrarlas. Es un libro de esos en que, cuanto menos se sepa, mejor. Ya lo que hay escrito ahí es demasiado. Así que por eso mismo, escribir la reseña resulta un tanto complicado.

Para empezar, os hablaré un poco de la estructura del libro. Está dividido en cuatro partes, cuatro evaluaciones en el instituto, y a su vez, cada parte está compuesta por muchos capítulos breves contados en primera persona, por lo que la lectura es rápida y amena. 
"Hawthorne quería que la nieve simbolizara el frío, me parece a mí. Frío y silencio. No hay nada más silencioso que la nieve. El cielo grita cuando la suelta (...). Pero en cuanto la nieve cubre el suelo, se queda tan callada como mi corazón"
La autora nos mete en la cabeza de una chica llamada Melinda. Una chica marginada por algo que hizo en verano que no tardamos mucho en conocer (por eso he dejado la información en el argumento), pero Melinda no habla, ni con sus amigas, compañeros, padres o profesores... Casi ni con nosotros mismos que estamos en su cabeza. Va dejando entrever que algo la atormenta, una "Cosa", pero no sabemos el qué. Y así van pasando las páginas con la frustrante sensación de que intuimos qué ha pasado, es más, lo sabemos, no es difícil de adivinar, pero Melinda sigue sin hablar. Sentimos rabia porque no lo dice. No pone en palabra lo que sabemos que pasó y lo que sabemos que la está martirizando. Sentimos impotencia. Pero Mel sigue sin hablar de ello. Y así pasan las semanas y meses. Y Mel cada vez habla menos, y todo a su alrededor va a peor: notas, amistades (ya de por sí inexistentes), padres...

Si ahora creéis que va a llegar el príncipe azul que la va salvar de su silencio con un beso estáis equivocados. Tampoco descubrirá que es una elegida destinada a salvar el mundo, por lo que sus problemas son nimiedades y puede sobreponerse a ellos. No. Es una historia natural y realista. Muy cruda, mostrando lo peor de las personas, incluso cuando no pensamos que hacemos daño, somos muy crueles, y esto lo refleja a la perfección la novela. Quizás se excede un poco en unos padres que prácticamente ignoran a Mel y que no se molestan en averiguar qué le ha producido un cambio tan drástico a su hija, pero salvo por eso, no deja de ser todo bastante realista.

Otro punto a favor es la incorporación de un par de temas secundarios, no relevantes, pero que aportan algo más de consistencia a la trama, hacen reflexionar en algo diferente al núcleo de la historia. El primero sería la inmigración en un debate de clase muy interesante. El segundo sería las formas de enseñar de diversos profesores, destacando al de arte en contraste a todos los demás.
"David mira fijamente al Señor Cogote, luego dirige los ojos un momento hacia la bandera, coge sus libros y sale del aula. Ha dicho un millón de cosas sin pronunciar una palabra. (...). Nunca en mi vida he oído un silencio tan elocuente."
Por otra parte, no penséis que es un libro melodramático que se enroca en el sufrimiento y la autocompasión. Éstos son muy sutiles al principio, todo porque Mel nos habla de trivialidades, de tonterías. Tiene una visión irónica de las cosas, lo que deja entrever que hasta no hacía mucho era una chica divertida, normal y corriente, con sus buenas amigas. De hecho, aunque he tenido un nudo en mi interior buena parte de la lectura, también me he reído bastante. El capítulo dedicado al pavo que intentan cocinar en su casa el Día de Acción de Gracias es, literalmente, épico. Muy, muy, muy divertido.

Quiero destacar también que es un libro con simbolismo, con una prosa muy buena y muchos párrafos memorables. Yo no soy de poner papelitos para marcar páginas concretas, pero en éste no he podido evitarlo. De ahí que esta reseña tenga más citas de lo habitual, que suelen ser cero.

No llego a darle la máxima nota al libro por un par de detalles menores. El primero es que, aunque me ha emocionado, no ha conseguido arrancarme una lagrimita, me ha llegado a faltar un punto extra de emoción. El segundo es que recurre a los tópicos tan americanos de las animadoras tontas, los bailes de graduación que tan manido me parece, pero es su cultura y a pesar de todo, los he visto más reales que en muchas otras historias. Salvo por ese par de tonterías, es un libro de diez.
"Me agacho junto al tronco, acaricio la corteza buscando con los dedos un código braille, una pista, un mensaje que me indique cómo volver a la vida después de mi larga hibernación bajo la nieve. He sobrevivido. Estoy aquí. Confundida, destrozada, pero viva."
Confiaba en PaGe cuando me recomendó la novela, pero ha superado mis expectativas. Cuando los árboles hablen es una magnífica historia que transmite un mensaje muy claro: no debemos dejar que nada ni nadie nos silencie. Tenemos una voz con la que hablar, a pesar de a que a veces, o casi siempre, estar callado resulta más sencillo, sobre todo si nadie quiere oírte. Melinda es una chica que enseña a ser fuerte a pesar de que se esté completamente sola, a no ser rescatada por nadie, a salir adelante, aunque sea poco a poco, pasito a pasito. Es una novela que transmite mucho y que debería ser una de las que adornen vuestras estanterías. Dudo que una vez leída la historia, queráis que ese espacio lo ocupe otro libro cualquiera.


6 comentarios:

  1. Aisss, me has convencido totalmente, mala persona!! Jajajaja. Pues mira, te digo que a mí Frío me llegó a desagradar, no por la historia en sí ni el tema que trata, sino por el agobio que sentí mientras leía (espero que no me pase con esta). Es decir, a la prota se le iba la cabeza, y ya cuando empezaba a divagar, tachar sus divagaciones y a contar, me mataba. No lo llegué a terminar y no me da pena el haberlo dejado la verdad, XD

    Pero bueno, este tiene pinta de ser diferente. Y las citas que has puesto me han dejado babeando, así que apuntado queda a la de ya. Eso sí, no me gusta nada la portada >__<

    ¡Un besote bonita!

    PD: Yo también me apunto la película, a ver qué tal lo hace la chica en un papel no siendo Bella, porque en Blancanieves la seguí viendo a ella. No es nada expresiva esta chica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, éste no agobia como Frío (por lo que cuentas, que no lo he leído). Te despierta un sentimiento de cierta desesperación porque no habla, pero no es lo de ese libro. Estoy segura al 95% de que te va a gustar =D

      Las portadas sí, son feunas... qué se le va a hacer ^^U

      Eliminar
  2. Oh, me encanta cuando una recomendación no acaba en desastre XD Y tranquila, te leo aunque no comente, ya lo sabes ^_~ (aunque reconozco que ahora estoy más desaparecida que antes... cosas de la vida).

    A día de hoy ya no tengo el libro tan "fresco" en la memoria, pero sí recuerdo que, a pesar de lo que cuenta, lo pasé bien con él y lo devoré. Es triste no solo lo que pasó (obviamente) sino las consecuencias de eso... Y lo peor es lo que dices: es bastante realista.

    Cuanto a la peli, sí la vi y, aunque Kristen sea como es, en Speak creo que lo hace bien. Es opinión subjetiva, claro, pero siendo la historia como es, no creo que tuviera que ser mejor, de la forma que hizo está bien (que pudo haber mejorado con los años, claro, pero cada cual con sus cosas :P). Volviendo a la peli, y sabiendo cómo sois, no sabría qué decir, pero bueno, me pareció buena (en otras palabras, no sentí que perdiera el tiempo... y eso que no recuerdo si la vi antes o después de leer el libro, creo que antes...).

    Cuanto a la portada, las 2 son feillas, todo sea dicho, pero si tengo que elegir me quedo con la mía (la de SM) :P

    En fin, me alegro que te haya gustado, Bell. Y gracias por la confianza :)

    Besotes >3<

    P.D.: Arse, adelántale puestos a la lista, anda XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que andas muy desaparecida >__< Al menos te podrías pasar un poco más por twitter =3=

      Eliminar
    2. Uy, por Twitter es por donde me pasaré menos aun :P (ya dije una vez que le daría muy poco uso XD).

      Eliminar
  3. De esta autora tengo otro apuntado, seguramente comience por ese =)

    Besotes

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D