domingo, 3 de abril de 2011

Ángel Caído, de Asa Schwarz

El otro día sabía que me esperaba un coñazo de clase y necesitaba llevarme algo que me pudiese desconectar de los múltiples rollos del profesor. Tras un duro proceso de selección me decanté por este libro… no sé muy bien por qué, pero no me ponía de acuerdo conmigo misma y si me quedaba más tiempo dudando llegaría tarde, cosa que tampoco es que me preocupase demasiado, pero bueno. Después de las primeras 30 páginas que llegué a leer en clase, el resto del libro cayó entre rato y rato hasta que terminé de leerlo el domingo, momento en el que empecé a redactar esta reseña para hacerlo en fresco. Aquí os dejo con mis impresiones del libro en cuestión =)

Argumento: Nova Barakel es una joven activista de Greenpeace que, con un par de amigos de la organización y, al margen de ésta, planean hacer diversas acciones contra los jefazos de Dirty Thirty, las 30 empresas más contaminantes de Suecia. El primero de la lista es Josef F. Larsson, y el plan contra él consiste en hacerle unas feas pintadas en su casa.

Todo parece ir bien hasta que, una vez dentro de la casa, Nova, la que se encarga de las pintadas mientras los otros vigilan, ve unas manchas rojas que no corresponden al spray. Con el corazón en la boca, las sigue hasta el dormitorio donde se encuentra el cadáver de Larsson, su esposa y un perro en una escena espeluznante que la hacen vomitar inevitablemente. Tras eso se marcha de ahí como alma que lleva el diablo.

Al llegar a su casa y recomponerse un poco acaba dormida, pero la despierta a las pocas horas Amanda, una inspectora de policía. El motivo de su visita no tiene que ver con la noche anterior, sino que acude a su casa para notificarle que la muerte de su madre pocos días antes se ha establecido finalmente como accidente por despiste, cosa que realmente no le cuadra nada a Nova con la personalidad de ésta.

A partir de ese momento, que se produzca una muerte más en circunstancias parecidas, coincidente con el 2º en la lista de Dirty Thirty, y varios detalles, más pondrá a Nova como la principal sospechosa de los crímenes. Y en medio se mezcla la historia del Arca de Noé y los descendientes de los nefilim, donde nadie es lo que parece.

¿Opinión? Decepción. El punto de partida es original e interesante, al menos para lo que leo, pues tiene esas dosis de novela negra que en las series de TV me gustan pero que en libros no me animo a probar… pero se desinfla a medida que pasan las páginas. El libro no cuenta nada de los misterios que se abrían, bueno, nada tampoco, pero me parece demasiado superfluo, no llega a profundizar en nada.

La historia al final es meramente una trama policiaca con unos elementos fantásticos metidos con calzador que, para el caso, bien podrían ser sustituidos por una secta, otros activistas de Greenpeace o de otra asociación ecologista cualquiera, un complot entre empresas… Sólo hay un detalle que refleja cierta fantasía y que dé muestras de que hay nefilim sueltos, y es que, los que se deducen que lo son, tienen una gran velocidad de curación de sus heridas. Sí, es lo único mágico del libro. De ahí que haya sido tan decepcionante, para eso, no hacía falta meterlos.

Teniendo como tema el calentamiento global, el cambio climático y las consecuencias para el planeta que podría haber sido muy interesante, se desarrolla una historia que llena de datos, normalmente, contados por Nova o sus amigos. Cada cosa que miraban acababa llevando a un cálculo de las toneladas de CO2 que emite, hasta el punto de hacerse desesperante. Otra cosa a la que le da importancia durante un cierto tramo del libro es el tema de los virus informáticos y la importancia de la tecnología… pero ya, no pidáis nada relevante.

Una unión muchísimo más interesante de ángeles y concienciación medioambiental la podéis encontrar en Dos velas para el diablo, de Laura Gallego. En comparación a esa historia, ésta no trata los problemas en profundidad, se queda en una recopilación de cosas mal que hacen las grandes empresas. Si yo fuese de Greenpeace no me gustaría que el nombre de esta importante organización apareciese en un libro tan mediocre.

Y ahora, pasemos a los personajes, que en vez de salvar el libro lo han hundido del todo.

Para empezar Nova y sus amigos, el punto de partida del libro: hacer unas pintadas en una casa… ¿en serio? ¿qué sois? ¿niñatos de 14 años? Y más aún, Nova, cuya madre acababa de morir poco antes (no recuerdo que el libro lo especifique, pero no serían más de 48 horas) y se acaba de quedar sola en el mundo ya que nunca ha conocido a su padre. Lo único interesante de esta chica es un trauma pasado al que no le saca ningún provecho la autora. Por lo demás es una protagonista sin personalidad definida. Me acabo de terminar de leer el libro y no sabría describirla. Introvertida quizás sea el único adjetivo claro para describir algo de su personalidad. Y puede que tuviese poca relación con su madre, pero de ahí a no mostrar ningún sentimiento por su muerte y posteriores sorpresas que se lleva relacionadas con ésta hay un trecho largo. La he visto muy plana y, cuando la autora intentaba poner pasajes donde importasen sus sentimientos no me los he creído.

El único personaje que salvaría es Amanda: una policía cerca de los 40 que se ve inmersa en el caso más complejo de su carrera justo cuando su salud está en sus horas más bajas. Demuestra sentimientos, es humana, se enfrenta a lo que le toca e intenta ser todo lo profesional que su estado le permite. Sí, es el único personaje que merece la pena.

Aparte, ya entrando en secundarios, estarían en primer lugar Arvid y Eddie, los amigos de Nova con los que planea actuar contra las Dirty Thirty. Curiosamente, estos tres forman un supuesto triángulo amoroso que desaparece a las pocas páginas. Nova empieza diciendo que es muy amiga de ambos aunque sabe lo que sienten por ella pero no quiere cambiar la relación. En otro momento, se pone a alagar mentalmente a Arvid porque le ve muy guapo por algo de un cambio de gafas… y ya, eso es todo. ¿Para qué induces a pensar al principio del libro que puede haber una historia romántica y luego la olvidas de mala manera? No sólo eso, tanto Arvid como Eddie desaparecen al llegar cierto punto. Al menos uno tiene algo que hacer en la historia, el otro está de adorno.

Quedaría por destacar un par de secundarios más. Moses, el forense y rollo de Amanda que parece ocultar también muchas cosas y Peter Dagon, un hombre que es puro misterio. El primero decepciona porque se pensaba que podría ser una cosa… y acaba siendo todo un cabrón. El segundo sólo da una sorpresa (esperada) justo al final y ya. En definitiva, más decepciones, no le saca provecho a ningún personaje.

La narración es bastante buena y consigue más o menos enganchar a una historia que hace aguas por todas partes. Curiosamente no divide el libro en capítulos, es todo continuo salvo unos primeros pasajes que intercala el presente con unos hechos pasados que luego tienen su relevancia en la historia. Utiliza la 3º persona cambiando la escena cada parrafada (en lugar de capítulos), lo que no ayuda a poder interiorizar en los personajes, aparte de la detective, Amanda, cosa que tampoco sirve de excusa.

Y se supone que es el primero de una saga… creo que voy a pasar de continuar nada. Cierto es que muchas de las cosas que me han parecido sin desarrollo, o preguntas concretas que quedan en el aire, para futuros libros (los nefilim, qué pasa con los que resulten ser los malos, el triángulo amoroso inexistente…), pero con lo poco que me ha gustado éste… no me veo muy motivada a darle una oportunidad a su continuación…

No es lo mismo que, por ejemplo, el caso de Rubí. Éste era muy introductorio y al llegar al final sabías que había continuación esperando porque hay muchísimas cosas más que saber. En Ángel Caído la autora también pretende hacer un libro introductorio, supongo, pero al acabarlo no sientes la menor curiosidad por su continuación. Puede haber muchas preguntas y dudas de lo que ha pasado y lo que pasará una vez acaba el libro pero, al menos a mí, ninguna me importa lo suficiente para querer darle una respuesta. Debería haber contado más de lo que cuenta en este libro para que me despertase interés. El ejemplo más claro es el triángulo amoroso que decía antes, pero es sólo un ejemplo. ¿Os parece normal que después de 280 páginas se sepa lo mismo de todos los misterios del libro que antes de empezarlo? No ¿verdad? Pues eso.

Creo que no hace falta que escriba una conclusión como tal. Es bastante evidente que el libro me ha parecido entre mediocre y malo, así que no lo recomiendo de partida. Si queréis algo con tintes de novela negra seguro que hay cosas mucho más interesantes por ahí. Lástima que éste, que venía perfecto como aproximación al género para los más jóvenes (por la juventud de la protagonista y su estilo de rastas y piercings, y el tono ecológico unido a la fantasía), entre los que me incluyo, sólo sirva para alejar a futuros lectores. Conmigo que no cuenten. Ya he dicho que las historias de policías para la tele, en las series que hay a patadas, en libros, no. Éste me podría haber hecho cambiar de idea, pero no.

Pero ¡eh! Cuestión de gustos, lo mismo a vosotros sí os gusta =)

2 comentarios:

  1. No creo que me guste, así que descartado queda xD

    ¡Un abrazo! =)

    ResponderEliminar
  2. Muy malo.Lo leí camino del trabajo y lo único bueno es que se lee con facilidad pero la trama tiene mas agujeros que un colador.

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D