martes, 11 de agosto de 2015

Plastic Memories

Y seguimos con los animes de Primavera que han terminado, que parece que esto no acaba nunca. El que os traigo hoy estuve a punto de dejarlo pasar por la premisa, que ya veía por dónde iba a tirar, y no me equivoqué, debería haber seguido mi instinto.

La serie es una producción completamente original del estudio Dogakobo. Con tantos mangas y light novels que se animan se agradece un guión original de vez en cuando. Lástima que el resultado haya sido... tirando a mediocre.

Argumento

En un futuro no muy lejano en el que androides con apariencia exacta a la de los humanos comienzan a extenderse por todo el mundo, la compañía fabricante SAI Corp. crea los Giftia, un nuevo tipo de androides que muestran más emociones y cualidades humanas que ningún otro modelo visto hasta la fecha. 

Sin embargo, los androides tienen una vida útil de 81.920 horas (poco más de nueve años) y, pasado ese punto, la cosa se complica si no se procede a su apagado, lo que supone la pérdida de todos los recuerdos del Giftia. Por este motivo SAI Corp. crea la sección de “fin de servicio” para recuperar los androides que se acercan a esa hora final. Un nuevo empleado llamado Tsukasa Mizukagi forma equipo con la Giftia Isla para recuperar a otros androides. No será una relación sencilla, más sabiendo que a Isla sólo le quedan unos pocos meses de "vida".

Reseña

La serie recupera un argumento bastante usado pero que no recuerdo haber visto en un anime desde Chobits, aunque cuenta con diferencias notables en su planteamiento. Personalmente la he ido viendo en pequeños "lotes" de varios capítulos, 3 o 4, sin que consiguiese engancharme, terminándola por pura fuerza de voluntad, y eso que el arranque prometía bastante. El motivo principal de esto es que se trata de un drama fabricado en cada uno de sus pasos en la trama y en cada uno de sus personajes para que, al llegar al final, quien esté viendo la serie, acabe llorando a mares. Se ve la intención desde casi el primer instante y no me gusta ser manipulada de una manera tan descarada. 

Hasta los últimos capítulos vemos varios casos de Giftia que son recogidos y lo duros que son esos momentos para las personas con las que han compartido esas 81.920 horas. Incluso hay un caso donde se complica la trama al no poder recuperar una antes de su fecha límite, lo que sólo sirve para mostrar que no hay más opción que realizar su apagado forzoso. O también, otro caso, más próximo al final, que elimina la única esperanza que quedaba cuando otra Giftia, cuyo cuerpo se ha "reutilizado", es reconocida por un personaje secundario y ve que en ella no queda un sólo recuerdo de su "vida" anterior. Así, capítulo a capítulo, a la par que la pareja protagonista va estrechando lazos, vemos también que no hay posibilidades de un final feliz.

No me he creído ese supuesto futuro de robots con un límite de horas tan marcado, lo que sería la obsolescencia programada al máximo nivel. Tampoco me creo que estén creados para poder reutilizar los cuerpos pero sea imposible almacenar sus recuerdos y trasladarlos a otro terminal (al final, un pendrive está más avanzado en su planteamiento que los supuestos androides de última generación). Tampoco veo que sean robots que comen, beben, duermen, lloran y son completamente idénticos a los humanos. Y por último, lo que sucede cuando un Giftia supera su fecha límite sin su apagado forzoso, no es otra cosa que su entrada en modo berserker, por lo que se puede cargar a cualquiera que se le ponga por delante, incluso alguien que quiere porque ya no lo recuerda. Decidme que no es lo más estúpido que se podían inventar para forzar la trama, es que no tiene ningún sentido y plantea más dudas que respuestas. En resumidas cuentas, no me he creído el futuro que dibujan en esta serie y menos teniendo el funcionamiento de los Giftia tan poco detallado. 

En cuanto a personajes, tenemos un tópico tras otro y tras otro. No hay personalidad más allá del estereotipo en que se les puede englobar. Tenemos una lolita torpe, un buenazo plano, una tsundere, un crío espabilado, un adulto salido... Si al menos hubiese una evolución en ellos que dejasen ver más allá de los patrones a los que responden... Pero no. Kazuki, la anterior compañera de Isla, es quizás la única con algo parecido a personalidad propia. 

En cuanto a la parte romántica, aparte de forzada y poco creíble, es el hilo necesario para que el melodrama explote en su máxima potencia al final. Todo esto porque no da tiempo a que se fragüe ningún sentimiento real, pues la serie empieza cuando a Isla apenas le quedan unos pocos meses antes de su apagado y, para colmo, se dedican muchos minutos a una comedia ligera con muy poca gracia. Si hubiesen sido inteligentes y, en vez de condesar los hechos en tan poco tiempo, hubiesen puesto a la pareja a trabajar juntos cuando ésta inició su "vida", otro gallo habría cantado. Se habría visto la maduración del protagonista, el paso del tiempo en él que no afectaba a la chica, una relación consolidada poco a poco... Pero no, el planteamiento elegido es precipitado y no funciona. Al margen de eso, la pareja que forman es mona pero pánfila, ñoña y vergonzosa hasta límites insospechados.

Otro aspecto a destacar es que en la ya mencionada Chobits, a diferencia de ésta, se genera cierto debate que se traslada a quien ve la serie (o lee el manga): ¿puede un robot sentir o amar? ¿es aceptable una relación entre una persona y un/a robot? Aquí no hay el más mínimo intento de hacer pensar en nada que no sea el melodrama que nos tiran directamente a la cara. Si pensáis verla, poned el piloto automático y desconectad las neuronas. A poco que nos paramos a pensar, dan ganas de golpearse contra una pared ante tal falta de sentido.

En aspectos técnicos, sin tener nada que destaque especialmente, el diseño de personajes es muy bonito, la animación es correcta y tanto el opening como el ending son dos canciones bastante bonitas, que es de lo poco que realmente salvo. Visual y sonoramente, la serie es muy disfrutable.

No puedo evitar ser tan crítica con una serie a la que le veo tantísimas lagunas y cosas absurdas que no parecen haberse pensado más de cinco minutos. Será que me hago mayor y ya no me creo las historias tan vacías de fondo. Yo no la recomiendo, pero seguro que habrá bastante gente que la pueda disfrutar o que, al menos, entretendrá en su visionado. Lástima, pero no ha sido mi caso. Y aún creo que con par de vueltas más, podría haber sido una buena historia.

8 comentarios:

  1. Le tenia ciertas expectativas a esta serie, que lastima que no te gusto. Le daré una oportunidad, espero que no me decepcione :/ Saludos ^^

    ResponderEliminar
  2. Con lo bueno que fue el primer episodio, si la serie hubiera seguido por ahí, sería fantástica, pero tuvo que convertirse en ujn drama romántico de libro...una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ni el primer capítulo me dijo gran cosa, pero pensaba que iría la cosa más por casos individuales y la seguí... En fin... Tiempo perdido.

      Eliminar
  3. Eve no jikan le da mil vueltas y no es tan viejo.

    ResponderEliminar
  4. Tenía esta serie anotada para ver, por la sinopsis parecía buena. Ahora que leo esta reseña voy a quitarla de mi lista jajaja.
    ¡Excelente reseña!

    ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! =D

      Me alegro de ahorrarte tiempo XD

      Eliminar

¿Y tú qué opinas? =D