lunes, 23 de julio de 2012

Amante Mío, de J.R. Ward

Como dije en la anterior entrada, la de las adquisicionesde Julio, éste iba a ser el próximo libro a reseñar ya que no pude evitar leerlo nada más hacerme con él. Así, sigo también con el reto y ya sólo me queda uno por leer. La cosa es que lo habría comprado también el otro día junto a éste, pero no lo tenían en edición de bolsillo porque aún no está en dicho formato! Tragedia! =o= Y para colmo no tengo ni idea de cuándo va a salir, pero supongo que aún quedará un tiempo… no sé qué ganará, si la impaciencia por leer la continuación o la idea de ahorrarme unos euros y tener sólo dos ediciones de la saga (la de Círculo de Lectores de los seis primeros y la de bolsillo del séptimo y octavo) y no sumar una tercera. ¿Vosotros qué apostáis?

Bueno, al libro. Amante mío es el octavo de la saga de La Hermandad de la Daga Negra como bien sabéis, así que, para leer esta reseña deberéis haber leído los anteriores, especialmente porque en este caso, el protagonista, John, es un personaje que ha ido cambiando poco a poco en los libros desde que hizo su aparición en el segundo, Amante eterno. Así que cualquier cosa que diga aquí serán sorpresas que os habré quitado de los anteriores. Además, como este libro se enlaza por completo con el final del séptimo, Amante vengado, nada de leer la reseña… total, que esta reseña sólo la voy a leer yo y gracias XD

Argumento

En mitad de la batalla para liberar a Rehvenge, Xhex fue secuestrada por Lash, hijo del Omega. Nadie supo a ciencia cierta lo que había pasado, pero tras semanas investigando y llegar a la conclusión de que no había sido causa de los sympath, no quedaban muchas opciones, pues ella nunca se habría largado de la batalla sin asegurarse que todos salían bien parados. La cuestión es que, con todo el tiempo transcurrido, las posibilidades de que siguiese viva en el cautiverio del líder de los restrictores eran prácticamente nulas.

John hace frente a la situación con cada vez menos esperanzas y toma la decisión de hacerse un tatuaje en su espalda, en caracteres antiguos, con el nombre de Xhex. A pesar de todo lo que ha ocurrido entre ellos, de la frialdad que ésta le ha mostrado y saberse no correspondido, no puede evitar sentir lo que siente por ella.

Por su parte, Xhex sí continúa viva. Encerrada en una mansión, viendo todo lo que ocurre en el exterior pero sin poder huir, pues Lash ha creado una especie de prisión invisible, en una de las habitaciones, que sólo él puede atravesar. Desde que la secuestró ha tenido que sufrir sus palizas y violaciones, pues a diferencia de los demás restrictores, conserva lo suficiente de vampiro como para no ser impotente. Por mucho que ella sea fuerte, se resista, luche y salga de cada encuentro con él habiéndole producido unos cuantos golpes importantes, no es suficiente para vencerle. Sólo su fuerza interior y todo por lo que ha pasado en la vida la mantienen con energía suficiente para seguir haciéndole frente. Además, sabe que la deben estar buscando, y no pierde la esperanza de que la encuentren y, aunque no quiera pensar demasiado en ello para no venirse abajo, volver a ver a John.

Reseña

Así, de primeras, lo voy a decir a las claras. La novela me ha encantado, tanto como las primeras de la saga, que en algunas anteriores había bajado un pelín el nivel. Aquí J.R. Ward ha vuelto a recuperar toda su maestría. No llega a desbancar a mis favoritas, que siguen siendo Amante eterno y Amante despierto, pero está ahí, ahí.

El punto de partida, precisamente me recordó a Amante despierto, pues en aquel, Bella empezaba el libro secuestrada por otro restrictor. Sin embargo, la protagonista no podía hacer mucho más que resistir, pues era una civil, no una guerrera, y como tal, su liberación y enfrentarse a su captor no estaba en su mano. En cambio, Xhex es una luchadora nata y le devolverá buena parte de los golpes a Lash además de probar a escapar por su cuenta numerosas veces, aunque sin grandes resultados. Pero lo importante es su liberación y aquí no pude evitar gritar de emoción cuando ella misma se busca la vida para huir. Puede que sea un pequeño spoiler, pero es que necesitaba decirlo porque me parece uno de los mayores puntos favorables del libro. ¿Cuántas veces hemos visto heroínas  supuestamente fuertes y luchadoras que al final tenían que ser rescatadas por el príncipe de turno? Unas pocas. Pues por una vez, no es así. Estuve toda esa parte en una tensión continua hasta que finalmente quedaba libre. Así que punto para ella. Y punto también para su evolución. Me ha gustado mucho que se fuese derritiendo así como mostrando su lado frágil que tan bien escondía detrás de una máscara impertérrita y dura.

Por su parte, John, ese chico mudo, tan tímido, dulce y débil fue cambiando a lo largo de los libros anteriores. Me encantaba su dulzura inicial y me daba pena que se fuese perdiendo a la par que se iba endureciendo. Pero al final no era tan así, sólo quedaba oculta, pero era capaz de volver a ser el de antes ante aquellos a quienes quiere. *amor, amor, amor*

Si recordáis anteriores reseñas, lo cierto es que Xhex no me terminaba de convencer. Tenía serias dudas de que fuese a hacer una buena pareja junto a John pues no veía cómo un chico que había sufrido tanto podría sentirse feliz junto una mujer tan fría en apariencia como ella. Pero no, ella no es ni mucho menos fría, pero se ha endurecido con el paso de los años y su sufrimiento. Ambos han sido personajes muy torturados que lo han pasado francamente mal en sus vidas y se acaban comprendiendo a la perfección. Eso sí, antes de llegar a eso, se harán mucho daño y no serán nada sinceros, lo que les llevará a sufrir todavía más, y me refiero tanto a este libro como a los anteriores en que tienen contacto. Por tanto, acaban teniendo una preciosa y ardiente relación que va evolucionando de muy buena manera.

Otra cosa de las que me había quejado en anteriores libros (Amante consagrado y Amante vengado especialmente) es que empezaban a meter tantos hilos que quedaba muy poco espacio para desarrollar a los personajes principales. Aquí, Ward ha vuelto a encontrar el equilibro entre la pareja protagonista y todos los demás elementos de la trama importantes, además de otras novedades, lo cual le ha hecho ganar aún más puntos. Vamos por parte.

En primer lugar quisiera hacer mención a una serie de capítulos protagonizados por Darius narrados en el pasado. Uno se pregunta al principio qué clase de importancia tiene, pero sabiendo el lector la relación que une a Darius con John, sabe que a algo debe llegar. Así que emociona mucho cuando entra en escena Tohr de joven y, ya al final, cuando se descubre la razón de ser de estos capítulos. No sé a los demás, pero a mí me ha parecido muy bonito y emotivo.

Por otra parte, hay una serie de capítulos que no he terminado de entender su razón de ser. Supongo que se limitan a abrir la puerta para un nuevo personaje de cara a futuros libros, pero creo que se han llevado más capítulos de los necesarios. En estos, un equipo de un programa de situaciones paranormales formado por el productor, la presentadora y el cámara llegan a un hotel supuestamente encantado. ¿Quién es el fantasma en realidad? Seguro que más adelante sabremos más. Y es que al meterlo así, con tanto misterio, no se puede evitar pensar que debe ser relevante. Punto a favor de estos capítulos que, aunque pareciesen de puro relleno, son capaces de desarrollar una bonita historia entre los personajes del equipo, como si de una novela paralela se tratase y me ha gustado bastante el desenlace que supuestamente tendrán una vez acaban con el trabajo allí. Así que aunque en un principio no me dijesen nada, al final no consiguen restar puntos, sino hasta sumar un poquito.

Aparte, otro que se lleva varios capítulos es Lash, el líder de los restrictores y toda su evolución en dicho puesto. Macabra, oscura y repulsiva a decir verdad. Pero claro, es lo que es y Ward lo lleva por un camino que no esperaba. Así que otro punto para la historia por ese desarrollo tan inesperado y el desenlace tan bien perfilado.

Y otro tema más, la “reaparición” de otra pareja. Si en el anterior eran Wrath y Beth, aquí la autora por fin continúa con la historia de los dos personajes homosexuales que desde Amante desatado (creo) no habían tenido espacio para ellos. Y es que un gran puntazo para esta saga es que los introduzca sin tabúes, naturalmente. Pensar que unos tiarrones tan machos como los hermanos no tendrían problemas con dicho tema es para aplaudir. No así el resto del mundo de los vampiros, al igual que en nuestro mundo humano, que sigue estando mal visto. De todos modos, como la historia de John y Xhex, que fue lenta, libro a libro hasta que les tocó el turno, Ward promete lo mismo con Blay y Qhuinn, mucho sufrimiento y vueltas antes de que lleguen a buen puerto, y en este libro hay mucho de esto. Y es que parece que está confirmado que tendrán su propio libro a pesar de ser una pareja homosexual. Olé por Ward. Se llamará Lover at tast y será el 11º, antes, el 10º será Amante renacido y me abstengo de nombrar al que será su protagonista, pero ya hay ganas de que llegue, aunque todavía me quede el de Amante liberada por leer XD. Y es que prometen ser unos libros desgarradores…

Ya por último (ahora de verdad, lo prometo), el conocer un poco más a la protagonista del siguiente libro, Payne. Si su primera aparición fue en Amante desatado (si no me falla la memoria) y en el anterior reaparece brevemente para ayudar a cierto personaje, aquí la empecemos a conocer más profundamente, resultando un personaje muy especial. Tanto a ella como al hombre con el que la empareja Ward hace prever que será un libro muy interesante al que tengo ganas de hincar el diente. A ver si aguanto a que salga de bolsillo…

Como veis, son bastantes cosas las que suceden en paralelo a la trama principal, pero como dije antes, en esta ocasión me ha parecido que todo iba más equilibrado e iba en su justa medida dosificado.

En fin, creo que no se me ha quedado nada importante que decir. Amante mío me ha encantado. Una preciosa historia, gran avance en la trama, el tema de la pareja homosexual a la que le ceden bastante espacio… No sé, todo me ha gustado y soy incapaz de sacarle ningún defecto por más que me estrujo la cabeza.

Siguiente título de la saga: Amante liberada

4 comentarios:

  1. Hola, el fantasma de la casa es Muhrder, el que tuvo una relación con Xhex anteriormente.
    Me encanta esta saga, me he leido los 10 que hay, el de Tohr no he pudido resistirme a que lo sacaran en España. Muy recomendable

    ResponderEliminar
  2. Pues yo me le he leído!! xD Pero es que ya he leído hasta Amante Liberada...
    Y tienes razón, a partir de Amante vengado hemos recuperado a la Ward de siempre... Y el libro de John fue una gozada. A mi también me sorprendió Xhex, no me gustaba nada xD
    Y ¡¡¡qué ganas le tengo al de Qhinn y Blay!!! :P :P :P

    ResponderEliminar
  3. Y yo que no me acabo de animar... U.U'

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Xhex no me la imaginaba siendo tan tierna... pero me a gustado poder verla por debajo, igual qe ver la ferocidad de John :) y si, Xhex al igual que Payne son una pasada, sin lugar a duda esas si son heroinas de verdad, dignas de estar en la hermandad. (considerando que hay tantas hembras inutiles en todos los libros XD no tengo nada en su contra, simplemente eran muy... dependientes y sumisas todas a su manera)

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D