sábado, 25 de junio de 2022

Tentación al anochecer, de Lisa Kleypas

Como había anticipado, sigo con la saga de los Hathaway y con este tercer libro ya sólo me quedan otros dos para terminarla. De primeras no puedo decir mucho más salvo que no me ha gustado como Tuya a medianoche o Seducción al amanecer y que, para explicarme, han caído algunos spoilers en la reseña, tampoco nada del otro mundo, pero aviso hecho.

Argumento

Poppy Hathaway es la más normal de toda la familia Hathaway. Su mayor deseo es casarse y llevar una vida tranquila después de todos los problemas y momentos duros que han pasado. Sin embargo, ya lleva tres temporadas en Londres y no ha conseguido una proposición de matrimonio. Los puntos a favor que posee como su belleza, tener un hermano Vizconde y una generosa dote que puede poner sobre la mesa parecen no pesar lo suficiente como para contrarrestar la mala fama que ha cosechado Leo con los años, tener a dos gitanos por cuñados y no saber mantener una conversación aburrida y convencional como se espera de una joven de su edad.

Su tercera temporada en Londres se acerca a su fin pero con una perspectiva más positiva que las anteriores. Michael Baynings está interesado en ella y está decidido a pedirla en matrimonio. No obstante, tiene que conseguir que el estricto de su padre la acepte como nuera y, mientras, deben mantener sus intenciones en secreto.

Dicho secreto puede salir a la luz en un nuevo escándalo familiar cuando Dodger, el hurón de Beatrix, le roba la última y reveladora carta de Michael. Persiguiendo al escurridizo animalillo por el inmenso hotel Ruthledge acaba en el despacho del mismísimo Harry Ruthledge, un apuesto pero diabólico hombre de negocios que no puede evitar sentir un enorme interés en la gran inteligencia y belleza de Poppy. Para cuando se despide de ella con un intenso beso ya está decidido a que se convierta en su esposa. La fatídica carta es todo lo que necesita para que las piezas de dominó caigan hasta cumplir su objetivo.

Reseña

El tercer volumen de la saga es el que me ha parecido más flojo hasta el momento. Reconozco que me ha gustado porque Lisa Kleypas escribe de maravilla y el desarrollo consigue que te olvides, al menos en parte, de los puntos débiles, pero queda lejos de los anteriores.

Al leer romántica y, más aún, histórica, una espera encontrarse cosas que chirrían como feminista. Lo sabes, lo aceptas y pasas por el aro siempre que no haya cosas muy graves. Aquí no se llega a algo tan horrible como romantizar violaciones, pero los actos de Harry se quedan muy cerca de la línea roja. La forma en que enreda y manipula para conseguir a Poppy es egoísta y muy fea. Luego se pretende justificar con el clásico y manido triste pasado que da a entender que no sabe cómo amar y se ha hecho una coraza imposible de penetrar. Como decía, la autora sabe jugar las cartas y, si no se gana el perdón de quien lee, al menos hace que se le comprenda. Sin embargo, no deja de ser un personaje obsesivo, manipulador, egoísta y controlador.

Para forzar aún más esta aceptación del personaje, el que sería el príncipe de la historia, Michael, tiene una evolución decepcionante que no me termino de creer. Primero por cobarde a la hora de enfrentar a su padre y segundo por la autocompasión peligrosa en que cae. No me parece que la autora haya sido justa con él para que los actos de Harry sean más aceptables por ponerlo como a un hombre que sabe lo que quiere y hará lo que sea sin importar las consecuencias.

Por su parte, Poppy tampoco ha ayudado especialmente a subir la nota de la novela. Es una buena protagonista, encantadora y amable, pero no tiene nada de especial, es demasiado anodina. No me creo tampoco que ella aceptase la forma en que la manipula Harry. Que siga con la boda después de descubrir que él es el causante de destruir su relación al darle la famosa carta al padre de Michael... Una chica sin apoyo familiar, vale, no habría tenido más opción, pero con todos los Hathaway detrás no hay quien se lo trague por mucho escándalo que se diese. Como ella misma comenta, podría haber llegado a ser feliz con un buen campesino que la amase lejos de las habladurías de Londres.

En cierto modo, esta historia recuerda al cuento de La bella y la bestia. Ella acaba teniendo que aceptar quedarse con la bestia sin corazón, aislada de su querida familia, rodeada de criados que en seguida le toman cariño y que hacen todo lo que pueden porque el matrimonio funcione. La dulzura de ella le acaba conquistando y acaban felices para siempre sin importar todo lo demás. Meh, no. Al menos Bestia llega a amarla de manera desinteresada y la deja marchar de vuelta a su casa. Harry nunca se arrepiente de haberle hecho daño porque es lo que ÉL quería.

Debo confesar que tampoco me alegró coger la novela y ver que quien lo protagonizaba de la familia Hathaway era Poppy y no Leo. De éste llevo queriendo tener su historia desde el primero pero ni le tocó en el segundo ni en el tercero. Cada vez me gusta más el personaje y los magníficos momentos que tiene. Además, ya es evidente que su pareja será la misteriosa institutriz, Catherine Marks, y sus pasajes han sido lo mejor de este libro, con una última escena en el epílogo que quita el hipo. Además, aquí la hemos conocido más a ella, descubriendo algunos de sus secretos pero no todos. Me da un poco de miedo que, para cuando llegue a su libro, las expectativas no se cumplan.

Con lo poco que me ha gustado la pareja de este libro, he agradecido mucho los momentos en que aparecía el resto de la familia, en especial Cam, que sigue siendo maravilloso, y la gran Beatrix, la misma chica apasionada de los animales.

En definitiva, el libro me ha enganchado como los demás y me ha dado unos momentazos muy buenos por los que la lectura ha merecido la pena. No obstante, el protagonista me ha parecido horrible y eso ha lastrado mucho mi disfrute. Se salva por los personajes secundarios, por triste que sea eso.

lunes, 20 de junio de 2022

Seducción al amanecer, de Lisa Kleypas

Como había dicho y por una vez cumplo, voy a seguir con la lectura de la saga de los Hathaway de la gran Lisa Kleypas. El libro anterior, Tuya a medianoche, había dejado ciertos misterios alrededor de su protagonista masculino y otro personaje y tenía ganas de saber cómo seguiría su historia, aunque no sabía si sería en este libro o tendría que esperar alguno más. Ahora, ya que estoy en racha, seguiré con el siguiente y quisiera cumplir con el propósito que me he marcado de leer la serie completa y no dejarla a medias. En total son cinco así que ya llevo casi la mitad.

La reseña no tiene destripes de este libro pero será inevitable que se cuele alguna cosa al respecto del anterior. Aviso hecho.

Argumento

Winnifred Hathaway sobrevivió a la escarlatina gracias al remedio que preparó Kev Merripen como último recurso tanto para ella como para su hermano, Leo. Ambos superaron la enfermedad pero, en el caso de Win, sus pulmones quedaron afectados, volviéndose una chica propensa a la fatiga y los desmayos, débil y con una esperanza de vida acortada notablemente. Los médicos aseguran que no se podrá recuperar, pero ella no está dispuesta a tirar la toalla: quiere vivir. 

Ahora que su hermana mayor Amelia se ha casado con Cam Rohan, hombre al que le sobra el dinero y está encantado de gastarlo en su familia política, Win está lista para partir a Francia donde el doctor Julian Harrow está desarrollando terapias que están teniendo muy buenos resultados con casos como el suyo. 

La despedida de Kev es amarga. Ambos se desean, se aman desde hace años y ni siquiera es algo que pase desapercibido para el resto de la familia. Sin embargo, la debilidad de Win por un lado y el pasado de Kev por otro son barreras que no han sido capaces de superar. Cuando ella vuelva recuperada dos años después, todo quedará en manos de él para dar al fin el paso.

Para que Win no hiciese ese viaje sola la acompañó Leo, quien tenía que sanar otras heridas más profundas. También él vuelve recuperado mayormente de sus vicios y más dispuesto a enfrentarse a sus responsabilidades. A su regreso da con la horma de su zapato en forma de la señorita Marks, estirada institutriz de sus dos hermanas menores, Poppy y Beatrix.

Reseña

Cuando leí el libro anterior tenía la duda de si la saga seguiría con Leo o con Win. Leo era un personaje que estaba muy mal tras la pérdida de su prometida por la escarlatina, enfermedad que también estuvo a punto de llevárselos a ambos. Me ha parecido que la autora acertó por varios motivos, uno de ellos dejarle un libro más al joven para que sanase sus heridas por sí mismo. Recuerdo que al final del anterior libro consiguió salir del pozo oscuro en que había caído cuando pudo despedirse del fantasma de Laura, su amada, pero aún le quedaba un largo camino por delante.

Aparte, decía que la autora había acertado al no elegir a Leo como siguiente protagonista porque ya habíamos visto bastante de la relación de Win y Kev. Sabíamos del amor que se profesaban ambos y, claro, había muchas ganas de ver cómo seguiría su historia. Pero también, el libro anterior se había cerrado sin resolver el misterio de los dos tatuajes idénticos que compartían Cam y Kev y tenía sentido continuar con ello y no posponerlo más, cosa que se cierra en este libro con lo que ya se intuía y era muy previsible... quizás demasiado.

Y hablando de Cam, si en el libro anterior Win y Kev fueron un poco roba-escenas, en éste Amelia y él se cobran su "venganza" con varios momentos para ellos solos maravillosos. Además, también conocemos un poco más a Poppy, Beatrix sigue teniendo momentazos excéntricos con sus mascotas y entra en escena cierta institutriz que tendrá su papel próximamente y que, por lo pronto, promete tener una historia propia de lo más interesante.

Un aspecto que me ha gustado de la estructura del libro es que empieza con la despedida amarga de la pareja y, para retrasar el salto temporal del regreso de Win, la autora utiliza tres capítulos a modo de flashback para tener la historia completa de la llegada de Merripen a la familia Hathaway siendo un niño al borde de la muerte. Se conocían los elementos principales pero estos capítulo rellenan lagunas y, además, muestran el precioso lazo que unió a la pareja desde que se conocieron.

Win es una gran protagonista. Fuerte incluso cuando estaba enferma, se superpuso a sus dolencias y tomó la decisión de curarse aunque fuese lejos porque quería tener un futuro sí o sí con su amado Kev. Pero incluso si la obstinación de él persistiese hasta el final, está decidida a vivir, a tener su familia, a disfrutar de cada momento. Su aspecto dulce esconde una determinación y una pasión como para tomar de ejemplo.

El problema de la novela es, por desgracia, Kev. No me entendáis mal, es un protagonista con muchas virtudes pero lo lastra ser, como en el mismo libro se llega a decir, "el perro del hortelano", que ni es capaz de dar el paso y estar con Win, ni la deja intentarlo con otro. Se pretende justificar con su duro pasado previo a conocer a la familia Hathaway, pero tantos años después, no cuela. La cuestión es que, a pesar de esto, la relación entre ambos es preciosa y tienen momentos que te emocionan. Además, cuando al fin dan el paso, es todo de lo más sensual y dulce. Sólo con que Kev se hubiese ahorrado alguna que otra ida y venida, habría sido una historia perfecta.

Un detalle negativo adicional es cierta repetición de esquema con el tercero en discordia que va tras la protagonista. En ambos libros los pretendientes que les salen al paso tanto a Amelia como a Win acaban siendo unos canallas. Creo que resulta más interesante cuando el descarte de éstos por el auténtico gran amor se hace rechazando a hombres que merecían la pena. Y si en un libro vale, porque ya sabíamos que no era trigo limpio desde que apareció, en éste es demasiado rebuscado el giro del personaje.

Comparando con el libro anterior, éste me ha parecido un puntillo mejor y eso que aquél ya me encantó. Tiene de bueno que la pareja se conocía de antes y nosotros también les habíamos visto ya mostrar sus sentimientos. Ambos protagonistas son maravillosos y el resto del elenco es fantástico, cada cual en su estilo. También suma el hecho de cerrar los misterios que habían quedado abiertos. Lectura que he disfrutado también mucho y que sólo le resta ciertos aspectos que considero menores.

miércoles, 15 de junio de 2022

Tuya a medianoche, de Lisa Kleypas

Toca una nueva lectura, que parece que estoy en racha, de una novela que llevaba años por casa. En este caso desde que en 2012, hace justo 10 años, Círculo de Lectores empezara la colección que se inicia con este libro. Se trata de la saga de los Hathaway, formada por cinco libros que, por una vez, el club llegó a completar. Por motivos que leeréis en la reseña, es muy probable que al menos el siguiente sea mi próxima reseña y quizás luego siga con los demás de modo que lea la saga completa del tirón. No es mala idea para no dejar una colección a medias, que ya tengo demasiadas así.

Argumento

Amelia Hathaway va una noche en la calesa acompañada de Merripen, gitano que es como un hermano para ella y el resto de su familia. Ambos tienen la misión de encontrar a Leo, éste sí, su hermano de sangre, quien desde que ha heredado por sorpresa el título de Lord Ramsay no hace más que beber y derrochar en toda clase de antros a pesar de que el título tampoco trajese consigo una inmensa fortuna. Una mejora de su situación, por supuesto, pero no como para poder tirar el dinero tal como hace.

El sitio que tiene más posibilidades de ser su escondite es el Jenner's, un local de juego. Lo que más sorprende del sitio es Cam Rohan, no sólo por ser su gerente, contable y pacificador de peleas, todo en uno, sino por ser un hombre terriblemente atractivo... y gitano. Amelia le pide que localice a Leo en el interior del local, a lo que él se niega, pero unas palabras en lengua romaní intercambiadas con Merripen le hacen cambiar de opinión. Finalmente, Leo no se encuentra allí, pero Cam decide ayudarlos a seguir su pista, primero por un burdel y después hasta una pelea en mitad de la calle.

Tras esa noche tan movida es poco probable que Amelia y Cam se vuelvan a encontrar, algo que no interesa a ninguno de los dos a pesar de la chispa de atracción que han sentido y del maravilloso beso que éste le roba. Para ella ya hay bastantes líos en su vida siendo la que mantiene la familia unida tras la muerte de sus padres, por no hablar de que tras haberle roto el corazón un hombre, la perspectiva de quedarse solterona no es mal plan. Para él, Amelia es la clase de mujer que debería echarle para atrás: señorita inglesa pulcra y controladora. Y sin embargo...

Reseña

A Lisa Kleypas ya la conocía de su bilogía llamada Jugadores o Tahúres del Craven's cuyos dos libros, Cuando tú llegaste y Sueño contigo me encantaron. Así, iba con las expectativas altas de que me fuese a dar otra historia maravillosa y ha cumplido con creces.

Dado el punto de partida alrededor del Jenner's, pensé que el mundo de los clubs de juegos y otros locales de similar índole iban a tener la relevancia que ya tuvieron en la bilogía mencionada, pero no, la acción no tarda en trasladarse a la campiña de Hampshire, mucho más bucólica y tranquila, al menos hasta que llega la familia Hathaway.

La novela destaca sin duda por el variado elenco de personajes interesantes. Obviamente, Amelia y Cam se llevan casi todo el peso del libro, pero dejan bastante hueco para conocer a la familia Hathaway que protagonizará los siguientes. Leo sería el más relevante; un hombre que sufrió una pérdida tal que le ha cambiado por completo, convirtiéndole en un ser atormentado, amargado, que ignora por completo sus responsabilidades e incluso a sus hermanas que dependen de él. Es, sin lugar a dudas, la mayor preocupación de Amelia. A continuación estaría Win, diminutivo de Winnifred, su hermana preciosa y dulce pero muy debilitada en su salud tras haber superado la escarlatina. Beatrix, más joven y alocada, con una extraña pasión por las mascotas "peculiares" y con una tendencia que puede acarrear problemas. Por último, Poppy es la que menos conocemos y no representa ninguna fuente de problemas. Aparte quedaría el misterioso Merripen que es el gran apoyo de Amelia.

Que haya tantos personajes que tienen que ser presentados para los siguientes libros de la saga supone que éste tiene un carácter bastante introductorio. Además, otra pega es que deja varios misterios en el aire como un posible parentesco entre Cam y Merripen por cierto tatuaje que comparten. Desde luego, despierta la intriga por ver por dónde va la cosa.

Pero no nos olvidemos que estamos en un libro del género romántico, la relación y evolución de los dos protagonistas no deja de ser el centro de todo.

Por un lado, Amelia es una joven que ya ha sufrido por amor y no tiene ningún interés en que nadie le vuelva a romper el corazón. Así, dada la precaria situación de su familia, carga sobre sus hombros todo el peso de mantenerles a flote y lo que menos le interesa es volver a enamorarse. Es una protagonista fuerte con sus momentos de debilidad muy humanos, una de esas protagonistas que te encandilan aunque por ciertos detalles no llegue a ser de las memorables.

Por su parte, Cam es un protagonista de novela romántico típico en algunos aspectos pero diferente a todos en otros. Respecto a lo que no falla en comparación a tantos otros es que se trata de un hombre muy atractivo y experimentado, también con su pasado triste aunque no es de los más dolorosos que os podéis encontrar por ahí pues lo lleva bastante bien. Su mayor dolor de cabeza es su "maldición de buena suerte" que le ha ido haciendo cada vez más y más rico, algo que como gitano no le hace ni chispa de gracia. De hecho, lleva un tiempo barajando dejar esa vida entre payos y volver a la libertad nómada de su pueblo, con su conexión con la naturaleza, sus costumbres y su lenguaje.

Como decía, hay un aspecto que difiere de lo habitual y es su etnia. Estamos en el siglo XXI y los gitanos siguen siendo uno de los pueblos más criminalizados y perseguidos. Si hoy en día la relación entre un gitano y una mujer blanca levantaría toda clase de comentarios, imaginemos lo que debía ser hacia mediados del siglo XIX, que es cuando transcurre esta historia. No os voy a destripar nada, estando en el género en que estamos, si os digo que, por suerte, el amor triunfa, quienes le tienen que aceptar, le aceptan, aunque alguno sea un poco a regañadientes, y quienes no son tachados de villanos. Me temo que una historia realista no habría tenido un final tan feliz. En parte por esto me gusta la romántica. Ya bastante feo es el mundo, al menos soñemos que podemos ser mejores.

La relación entre ambos es muy bonita e intensa. Hay que decir que peca del clásico y aburrido flechazo pero a partir de ahí van creciendo los sentimientos de forma natural, aceptando cada vez más a la otra persona. Por desgracia, los momentos de celos masculinos y posesividad tan clásicos del género también hacen acto de presencia. Aquí son puntuales pero siempre empañan la lectura.

También debo decir que lamento la falta de algún capítulo más de cierre de la novela. Aunque en siguientes libros estoy segura de que seguiremos sabiendo de los protagonistas a medida que se desarrollen las historias de los otros Hathaway, el final me ha parecido un poco brusco.

Un añadido muy interesante es cierto toque mágico que presenta la historia. No sólo está la "maldición de la buena suerte" de Cam, también hace acto de presencia un fantasma. No está mal este punto de realismo mágico, aunque seguramente no gustará a quienes le chirríen la mezcla de una historia costumbrista con lo fantástico.

La prosa de Lisa Kleypas es ágil, el ritmo es rápido y resulta realmente difícil despegarte de las páginas porque quieres seguir leyendo para ver cómo sigue la trama tras cada giro o momento de pasión o de tensión. Además, controla muy bien los niveles de drama, dando las dosis justas para no ahogar, e incorpora momentos de humor realmente divertidos como el experimento con un cohete en mitad del campo o cierta lagartija paseándose por una mesa.

En definitiva, una maravillosa novela aun con sus defectillos. La he disfrutado muchísimo, me ha emocionado y sorprendido en algunos momentos y eso a pesar de que en líneas generales resulta predecible lo que va a suceder. Ya estoy deseando ver con quién sigue la historia de esta peculiar familia y cómo continuará la historia de Amelia y Cam aunque ya sea en segundo plano.

viernes, 10 de junio de 2022

Diabólica, de Carolina Lozano

Parece que me ha vuelto el gusanillo lector y estoy con libros que llevaban años en casa y que aún no había tocado. En este caso me hice con
Diabólica en 2011, ahí es nada, que ya han pasado más de 10 años. Por lo que veo de la entrada que hice en su momento, cayó en un pack de mercadillo a muy buen precio y lo pedí porque la sinopsis me llamó la atención y había reseñas que lo ponían bastante bien. He de decir que tuve buena mano con la selección. De esos seis libros ya han caído La hija de la serpiente y Como bola de nieve con un resultado más que satisfactorio. Por el contrario, Bel. Amor más allá de la muerte, que era el que realmente me interesaba en su momento, fue un gran fiasco. Así, el de hoy se suma a la lista de los positivos y ya sólo me quedan otros dos para completar la lectura de ese pack.

Argumento

Ésta es la historia de tres promesas que iban a servir al Mal para hacer suya al alma más pura de esta tierra. Tres juramentos que, hechos por amor, ofrecidos ante Dios, llevarían a los habitantes de un pequeño pueblo del sur de Francia a conocer cuál era la verdadera esencia del Mal, y cómo podía éste extenderse como una peste sobre la tierra. 

Transcurría la segunda mitad del siglo XV cuando el bien y el mal pugnaban por hacer suyas cuantas almas se extendían por la tierra. Adrianne, Gaspard y Kartal confiaron en un Dios que no estaba allí para escuchar sus ruegos y sus promesas. Primero fue Kartal, arrastrado contra sus deseos a Valaquia, territorio dominado por el mal bajo la influencia de Vlad Tepes. Antes de irse juró que volvería junto a su amada Adrianne y eso fue el inicio de todo porque quien garantizaría ese deseo no sería Dios.

La primera ficha del dominó cayó para que Adrianne, la más pura de las almas de aquella época, una joven que jamás había conocido la maldad, se viese empujada a entregarle su alma al Maligno para salvar a quien amaba. El corazón humano es frágil y el Demonio siempre está listo para atrapar las almas inocentes abrumadas por la pena.

Reseña

Nos encontramos ante un libro catalogado dentro de la demografía juvenil que trata la manida figura del triángulo amoroso. A estas alturas, algo más tiene que aportar para que me llene y me interese lo que cuenta, que una ya peina canas. Y sí, ése es el caso de esta novela.

El inicio, no obstante, no parecía demasiado prometedor. Adrianne es descrita una y otra y otra vez como el ser más puro sobre la tierra, demasiado buena y perfecta. Es imposible no cansarse y más cuando su gran amor, Gaspard, es la versión masculina de ella misma. Eso, sumado al tono moralizante del peso que tiene la religión cristiana y sus preceptos hacían peligrar la lectura, a decir verdad. Es entonces cuando regresa a su pueblo Kartal, su amigo de la infancia, y lo hace muy cambiado y arrastrando el mal más absoluto con él. A partir de ahí es cuando la trama empieza a arrancar de verdad y las cosas van cambiando volviéndose más interesante. Se podría decir que lo que tenemos entre manos es un cuento oscuro con aires de leyenda.

En conjunto, la historia va de menos a más hasta un final esperable con lo que se había estado desarrollando, lo que por un lado se agradece por no sacarse cosas de la manga, pero por otro, carece de chispa o fuerza. También hay que decir que, aunque no se hace pesado y no diría que sea lento, en realidad sus 300 páginas quedan algo desaprovechadas por la falta de acción.

Por otro lado, esto ya es de carácter totalmente subjetivo, no he conseguido empatizar con los personajes o sentir su dolor y sus alegrías. Me temo que tanto la pureza y perfección de Adrianne y Gaspard me impidieron conectar con ellos desde el principio y ya luego no conseguí desarrollar sentimientos por sus vivencias. Kartal, en cambio, me parecía mucho más interesante, pero realmente tiene pocas aportaciones a pesar de su importancia en la trama. Además, del periodo en que todo cambió para él en Valaquia no llegamos a saber nada, lo que es una pena.

Creo que me está saliendo una reseña muy negativa cuando en realidad el libro me ha gustado. No diría que me ha encantado, por lo que ya he ido comentando, pero sí que me parece una buena novela juvenil, que trata temas interesantes como la maldad y la bondad en las personas, cómo puede la balanza desequilibrarse, cómo hay que aprender a vivir con lo que el destino nos depara... También la evolución de Adrianne, de niña ingenua hasta la idiotez a mujer que comprende la complejidad humana me parece la mayor virtud del libro.

En definitiva, una lectura satisfactoria, con puntos a favor y en contra por lo que no puedo recomendarla alegremente. Tiene elementos para reflexionar al respecto del comportamiento humano o la maldad que todos tenemos y el desarrollo del triángulo amoroso deja un regusto agridulce que puede sorprender dado el target al que va destinado el libro. No haber podido conectar con unos protagonistas demasiado perfectos y la falta de acción es lo que lastran el libro.

domingo, 5 de junio de 2022

Persuasión, de Jane Austen

Persuasión es la última novela de Jane Austen que vio la luz. Fue publicada póstumamente en 1818, a la par que La abadía de Northanger. Para no mentir, queda otra obra completada, Lady Susan, pero su carácter epistolar y su menor longitud suele suponer que no entre en la lista de novelas como tal. También se publicó póstumamente pero mucho después, en 1871. Por tanto, a falta de esta obra menor y otro par de historias incompletas, se puede decir que ya he leído las seis novelas de esta maravilla de autora que tan buenos momentos me ha dado a lo largo de los años. Agradezco haberme hecho en su momento, en 2010, con la colección que sacó el desaparecido Círculo de Lectores.
 
Argumento

Anne es hija de Sir Walter Elliot, baronet vanidoso y demasiado preocupado por las apariencias como para prestar la debida atención a una situación económica que puede acabar en la ruina familiar. Junto a ellos también vive Elizabeth, hermana mayor de Anne, pero aún hermosa y atractiva. Sin embargo, su personalidad es idéntica a la de su padre, por lo que tampoco parece dispuesta a enfrentar los problemas. Al menos la joven cuenta con el apoyo de Lady Russell, amiga de la familia que, junto al consejo del abogado de Sir Walter, consiguen hacerle recapacitar para que tome la decisión de alquilar la mansión de Kellynch Hall en que viven e irse a vivir a Bath. Los inquilinos que finalmente son aceptados son los Croft, un matrimonio sin hijos formado por un almirante y su esposa Sophy.

El matrimonio no es del todo desconocido a Anne. Ella es la hermana de Frederick Wentworth, oficial de la marina con quien se prometió ocho años atrás. Las negativas de su padre y de Lady Russell por la escasa posición y fortuna que aún tenía el joven acabaron persuadiéndola para que le rechazase, echando al traste la relación con el consiguiente enfado de él a pesar del gran amor que se tenían ambos.

Sin embargo, la vida da muchas vueltas. Antes de ir a Bath con su padre y su hermana, Anne irá un tiempo a ver a su otra hermana, Mary, quien está casada con Charles Musgrove. Allí también verá a los padres de éste y a sus alegres hermanas, Louisa y Henrietta. No sólo con estas personas Anne se siente mucho más querida sino que se acabará uniendo al círculo el ahora ascendido a capitán Frederick Wentworth. No obstante, el resentimiento parece seguir instalado en él y las nuevas relaciones que se establezcan con otras personas pueden crear nuevos afectos.

Reseña

Y con esta trama tan en la línea de las historias de la autora me despido de sus obras principales. Aún así, hace unos años adquirí de oferta un libro que incluía tanto Lady Susan como sus dos obras incompletas, por lo que en un futuro supongo que caerá alguna reseña más.

De Persuasión me habían hablado muy bien y debo dar la razón a quienes me incitaban a leerla. Siento que haya tenido que pasar tanto tiempo, pero nunca es tarde si la dicha es buena y con esta obra es una dicha muy buena. Me ha encantado, es una auténtica preciosidad.

La gran virtud de la obra, a mi entender, es Anne. Algo mayor que las protagonistas de las otras obras, sigue estando en edad casadera pero empieza a acercarse a lo que se considera que es la edad de que "se le pase el arroz", más teniendo una hermana mayor más atractiva que ella aún libre. Es madura e inteligente, la única de la familia que parece realmente consciente de la gravedad de la situación económica y a la que ignoran vilmente. Por un lado tiene un padre y una hermana mayor vanidosos y superficiales. Por otro, una hermana menor egoísta, egocéntrica y con ramalazos de hipocondría. Normal que considerase tanto la opinión de Lady Russell, quien la prefiere por delante de los demás miembros de la familia y la ha querido como la madre que perdió siendo joven, aunque eso supuso rechazar a su gran amor. 

La novela retrata muy bien la tensión del reencuentro, los sentimientos encontrados, la vergüenza, el disimulo ante un grupo de personas que no saben nada de lo que sucedió... Durante buena parte de la historia hace que te preguntes si el resentimiento de él habrá hecho que se olviden esos sentimientos y si entonces quedará espacio para que entre otra persona en su corazón. 

Reconozco que no veía por dónde iba a llevar la trama la autora y he disfrutado mucho del trayecto con los giros y contragiros que la autora nos va soltando cuando menos lo esperas. Hace mucho que leí las otras novelas así que quizás peco de exagerada, pero me ha dado la sensación de ser la más intensa en lo que al amor se refiere.

Otro punto a destacar es la inmensa cantidad de personajes secundarios que tiene para ser una historia relativamente corta. Cada cual con su personalidad muy marcada, con algunas sorpresas y con la variedad de relaciones que se establecen.

Algo a mencionar es que hay dos versiones de lo que sucede hacia el final, en el penúltimo capítulo. Mi edición sigue la que parece ser que fue la elegida por la autora pero incluye la descartada para leer al final como apéndice y debo decir que no sé con cuál de las dos versiones quedarme, las dos me parecen preciosas. Es decir, que aunque el desenlace al que se llega sea el mismo, el camino varía y los dos me parecen una maravilla. Qué grande era Jane Austen, de verdad.

También quiero comentar que en esta novela vuelve a colar algunas reflexiones de corte feminista muy adelantado a su época. "Los hombres han tenido toda clase de ventajas sobre nosotras a la hora de contar su historia. Su educación ha sido siempre muy superior; la pluma ha estado en sus manos". Demoledora frase, he de decir. Hay que recordar que fue escrita hacia principios del siglo XIX. Del mismo modo, lo negativa que es con Sir Walter, un baronet presuntuoso y manirroto, refleja una importante crítica a la aristocracia en decadencia. Esto destaca más aún al contrastar con lo bien que salen retratados los marineros, hombres hechos a sí mismos que han defendido la nación en la guerra.  

En definitiva, Persuasión es una joya. Como suele pasar con las obras de Jane Austen, tarda un poco en arrancar y saberse de qué va a ir la historia, pero es la única pega que me sale ponerle. Es preciosa, toca la fibra sensible y te engancha hasta un desenlace soberbio. Imprescindible.