jueves, 30 de abril de 2020

Amigos y amantes, de Hanako Ebisu

Hace algo menos de un año reseñé Tabú, el primer tomo de la conocida como Línea Ladies de La Cúpula. En aquella reseña ya comentaba un poco en general de esta apuesta editorial, así que no me voy a repetir. Lo único a decir en esta parrafada introductoria es que entonces había dicho que tenía el recuerdo de que cada nuevo tomo me gustó más que el anterior. Vamos a ver si se confirma esa vaga impresión con esta relectura que le doy al segundo tomo de esta colección tantos años después. 

Una nota antes de pasar a la reseña en sí. Normalmente pongo la portada junto a la primera historia ya que representa a los personajes de la misma pero en este caso no se parecen en nada y, la verdad, no veo ninguna otra pareja en el resto del tomo con quienes los podría identificar. Quienes tenéis el tomo ¿diríais que puede ser la pareja de alguna otra historia? La verdad es que no los identifico con ninguno pero más raro me parece haber puesto de portada una ilustración random.

Por cierto, al igual que en la reseña de Tabú, me he entretenido escaneando y retocando las portadillas de las diferentes historias cortas que forman el tomo (salvo la primera, que la he sacado de una preview de una web japonesa). Agradecería que no se cogieran estas imágenes sin mi permiso, que mi rato me ha llevado de retocarlas ya hayan quedado peor o mejor.

Amigos y amantes

Aya es una chica de carácter serio que aceptó empezar a salir con Tetsuo, mucho más espontáneo y alegre que ella. Nadie se imaginaría que alguien así estuviese con un tipo cuyo trabajo los fines de semana es hacer de líder de los famosos Pastel Rangers en un parque de atracciones, pero Aya está ya tan enamorada que lo único que le molesta es que, sumado ese trabajo a las clases que ambos tienen en distintos apartados de la Facultad de Derecho, apenas tienen tiempo de estar juntos.

Hay un detalle bastante feo en esta historia que me ha mosqueado y echado por tierra el resto del capítulo. Se supone que Aya debe parecer fría y seria porque eso es lo que le atrajo a él y por eso le da miedo mostrarse de otro modo. Vale. El problema es que para ello se enfada porque él quiere ayudar a una chica, una de las "Pastel Rangers", que está recibiendo amenazas de su ex. Aya no muestra ni un punto de empatía ni de lástima por ella. Su egoísmo es absoluto. De igual modo, tampoco respeta su trabajo en el espectáculo para niños. No digo que el papel abnegado de novia que no pone ninguna pega sea lo adecuado pero hay una fina línea entre querer pasar más tiempo con tu novio y ser una egoísta de mierda. 

Siendo así, no he podido sentir ningún apego con la protagonista y la historia me ha dado bastante igual. Una pena porque lo del trabajo del chico le daba un punto muy divertido. Además, que ella tenga ese dilema de que no sabe cómo "suavizarse" sin perder el interés de él era un enfoque interesante.

5/10

Bajo la ley marcial

Haruka es una becaria de una gran empresa que por fin tiene su oportunidad cuando le encargan que consiga la firma de un contrato que ya está casi cerrado. Para su sorpresa, ese contrato lo debe firmar Eiichi, el hijo de 19 años del propietario de la fábrica y el chico con el que se acostó un mes antes. Entonces las prisas por llegar tarde le hicieron olvidar dejarle una nota con sus datos así que este reencuentro parece una segunda oportunidad del destino para estar con el chico del que se prendó a primera vista durante una convención. Lo malo es que Eiichi sólo parece estar interesado en tener un rollo, nada serio.

Lo divertido de esta historia es que vemos desde fuera que ambos quieren lo mismo, ser una pareja en serio, pero acaban dando a entender que sólo quieren sexo sin compromiso. Con todo, este tipo de equívocos tan tontos dan pie a que haya momentos realmente tiernos y emotivos que te tocan la patata. En este sentido, es la historia más emocional del tomo.

9/10

Dulce egoísta

Amane es una alumna de segundo de la Facultad de Medicina y está saliendo con un profesor llamado Shiki. Éste tiene una doble cara, mientras que para el resto del mundo es un tipo bastante pánfilo que hasta deja que le roben su trabajo, con ella es pura pasión. Pero Amane está harta de que se deje avasallar siendo un genio y piensa que ha llegado el momento de ponerse seria.

Aunque aquí tenemos la ya manida historia en la que hay una relación entre un profesor y una alumna, el enfoque no es el habitual. Es muy breve pero no deja de ser interesante que la trama gire alrededor de un tema serio como es el robo de trabajos académicos y que sea en este aspecto laboral en el que reside el conflicto que se da en la pareja. Lo malo es que la resolución peca de ser bastante simplona con una protagonista que lo desencadena cometiendo un error muy grave que le podría haber fastidiado la vida a ambos, claro que ahí llega el inteligente profesor que salva la situación como héroe de brillante armadura bata. Muy cliché.

Por cierto, aunque todas las historias tienen escena de sexo, la principal de aquí es la más picante de todas al incluir ciertos elementos adicionales al acto. Aviso hecho.

7/10

Secretos, sexo y videocasetes

Yuzu y Nao llevan saliendo desde el instituto, lo que hace en total ocho años, tres de ellos de convivencia. Cuando Yuzu creía que el mayor problema que tenían era que Nao era un vago para las tareas de la casa descubre un VHS en que sale éste en una entrevista. Aún con la cara pixelada le reconoce por un colgante que le regaló y que es único al ser hecho a mano. En el vídeo, Nao le confiesa al entrevistador que es gay y que aún no se lo ha dicho a su novia.

Sin duda, la historia más interesante del tomo y de la que más hay que rascar para comentar.

Lo primero en lo que me quiero detener es en el problema inicial de la pareja que por sí solo podría haber dado para la historia. Con mirada feminista no puede ser más cabreante que un chico hoy en día siga pasando de las tareas domésticas y sólo haga a regañadientes lo que su novia le dice que haga. Por ejemplo, ella le dice que tienda la colada y lo hace pero en cuanto ella llega a casa tiene que ordenar la marranada que ha dejado en el resto de la casa. Es una pena que el tema de su supuesta orientación sexual gay haga que esto se olvide porque es previsible que antes o después volverían a darse estas situaciones y ahí hay algo enquistado que acabará generando problemas.

Y en cuanto al tema "gay", tiene un enfoque mayormente divertido y está claro que todo va a acabar en una confusión tonta pero no deja de parecerme curioso que ni por un momento se le pase a la chica por la cabeza que en realidad sea bisexual dado que con ella lleva mucho tiempo y siempre han tenido buenas relaciones sexuales. Es como si esa posibilidad ni existiera en las mentes japonesas.

Como historia, muy entretenida y divertida, con el puntillo de emoción de las dudas de la chica que no sabe a qué atenerse. Como reflejo de la sociedad japonesa ya da mucha más cosita con el tabú que aún tienen los homosexuales por no hablar de los bi.

8/10

Exceso de responsabilidad

Momiji tuvo un flechazo inmediato con Kôtarô cuando éste tuvo que ir a hacer unas reparaciones en la oficina donde ella trabaja. Le atrajo su fuerza y virilidad pero el hombre también es muy responsable, algo que de por sí no estaría mal pero tiene un hermano pequeño llamado Kenta que no para de necesitarle y Momiji empieza a cansarse de sentir que nunca es la prioridad para su novio.

Un conflicto parecido al de la primera historia pero, a mi modo de ver, mucho mejor llevado. Por comparación, aquí sí que es cierto que Kôtarô pasa bastante de Momiji, ya no sólo porque vaya al rescate de su hermano pequeño (16 años) cada vez que la lía sino porque ignora las peticiones lógicas que ella le hace como tener un móvil para que la avise de si ocurre algo. La resolución al conflicto es un tanto peliculera y forzada pero ambos llegan a entender mejor al otro y ganan respeto y amor por su pareja, lo que me parece un final perfecto.

8.5/10

Retorno

Misato rompió con su novio, Shouji, al descubrir que le había puesto los cuernos. Lo que la chica no se esperaba era que el catedrático para el que trabaja con todo su esfuerzo para conseguir una plaza la obligase a ir a hacer unas fotos a pájaros al campo y que el fotógrafo fuese precisamente su ex.

Una historia que se basa en la falta de comunicación que lleva a equívocos que, a su vez, acaban en una crisis de pareja. La cuestión es que aunque se justifique de mala manera, no es uno de esos casos en que la protagonista creía que la había engañado pero al final no era así. En este caso realmente le puso los cuernos y esa explicación que acaba dando me parece de lo más vaga. Como tampoco tenemos unos pequeños flashbacks o algo que demuestre que su relación era realmente especial, no ha conseguido emocionarme lo más mínimo. Se puede decir que no es un horror pero tampoco tiene nada de especial.

6.5/10

Conclusión

Al igual que pasaba en Tabú, tenemos la friolera de seis historias cortas en un único tomo. Se mire como se mire, es inevitable que la extensión no permita grandes giros argumentales ni sorpresas mayores así que no esperéis lo que este tipo de obras no da. Hay cierto conflicto, su resolución y escena final de sexo bastante explícito que no tiene por qué ser única de cada historia. Un detalle muy positivo de estas escenas sexuales es que siempre incluye una viñeta con un dibujo de un preservativo abierto como muestra de que lo usan, buen detalle de la autora para recordar la importancia del sexo seguro.

Sí que es cierto que este tomo me parece algo mejor que el anterior de la colección pero en parte se debe a que no hay ninguna historia tan mala como la que le daba título. En aquél hubo un par de historias que me llegaron más y que planteaban temas de fondo interesantes. Aquí, salvo la cuarta no hay mucho de lo que sacar punta. Historias entretenidas, eróticas y en algunos casos con un puntillo emotivo.

sábado, 25 de abril de 2020

Orphen Hagure Tabi

Vuelvo hoy con nueva reseña de anime de la saga de Orphen ahora que ha terminado la temporada 1 (se ha confirmado que habrá otra) del remake que le han hecho por el 25º aniversario de la publicación de la primera novela de Yoshinobu Akita. Y es que quizás se me olvidó profundizar aquí en esa primera entrada que le dediqué a la serie, pero ésta está basada en una serie de novelas ligeras publicadas en la misma revista que Slayers o Full Metal Panic! Al igual que ambas series tan famosas, hay mucho más material en este formato del que llegamos a ver animado o en manga por aquí. Sacando la información de la Wikipedia, Orphen consta de 20 novelas de la serie principal, 13 novelas de historias cortas, otras 10 novelas a modo de secuela situadas 20 años después de la serie principal y varios arcos menores, antologías e incluso una novela crossover con Slayers.

Para que quede claro lo que he hecho, empecé viendo los tres primeros capítulos de este remake, que me dejó tan confundida respecto a lo que recordaba que me pegué una maratón con el anime de 1998. Al terminarlo, aunque ya había un par de capítulos más del remake disponibles, me picó el volver a ver Orphen Revenge para clarificar mis impresiones de esa temporada que sólo había visto una vez y me dejó una opinión bastante mala. Ahora, ya con esos dos animes frescos, seguí con el visionado del remake hasta que ha terminado esta temporada. 

Como el argumento de base es el mismo salvo varios detalles que ya comentaré y la entrada me ha salido larguísima, no voy a poner este punto y si queréis conocer el grueso de la trama os remito al de la reseña de Orphen (1998).

Comparativa: arco principal

Hay que entender que el "arco principal", la historia de Azalie convertida en dragón por la espada de Balthanders y que trata del esfuerzo del protagonista por devolverla a la normalidad, ocupa sólo la primera novela en el material original. En el anime de 1998 cogieron esta novela de base para los 24 capítulos, modificando ciertos hechos, el desarrollo y el final. En cambio, en este anime han querido ser más fieles a la estructura de las novelas y liquidan el contenido de esa primera novela en los tres primeros capítulos y un poco del cuarto. Resulta que tenemos algo mucho más fiel al original pensado por el autor pero descubrimos que los guionistas del anime de 1998 habían hecho mucho mejor trabajo.

Usando de referencia las novelas de Full Metal Panic!, puedo decir que tres capítulos para una novela completa se queda cortísimo. Para tener una buena adaptación serían necesarios 6-7 capítulos por cada libro. Quizás en el primer capítulo no se perciba tanto pero es en los dos siguientes cuando esto es más evidente. No, no es la nostalgia la que habla por mí, el guión del anime original era muchísimo mejor al darle tiempo a desarrollar bien la trama. 

Otros cambios que hicieron en el anime de 1998 centran mejor la serie. En ambas versiones Orphen lleva un año en la ciudad donde está la espada de Balthanders pero en aquel anime la tenía localizada en la mansión de los Everlasting y la estaba vigilando. Ahora, por seguir en una estúpida estafa a Volcan y Dorchin, descubre de pura chiripa que está ahí al mismo tiempo que, oh, la casualidad, entra en escena Azalie-dragón (por cierto, un dragón sin el imponente nombre de Bloody August, mucho más genérico en cuando a diseño y ni la mitad de terrorífico que el original, vamos, una cutrada de dragón). Ni el Orphen que conocemos se dejaría liar de esa manera por esos dos idiotas ni perdería todo un año en una pequeña ciudad porque sí en vez de seguir buscando a Azalie y una forma de devolverla a su ser original. El autor de las novelas lo plantearía así pero, de verdad, los guionistas del anime de 1998 le dieron más sentido a su historia.

Luego, a (MUY) grandes rasgos, los sucesos son los mismos en lo que al desarrollo de la trama se refiere. Entonces le dieron más importancia a la espada y ciertos "complementos" que debía buscar el protagonista, resolver su misterio y viajar para preguntar a ciertas personas las claves que necesitaba. Ahora todo es mucho más "directo" y lo único que tiene cierta trascendencia es el pasado en la Torre (esto lo desarrollaré más abajo) a modo de flashbacks.

En la resolución de este anime, aparte de que todo queda resuelto en apenas un par de peleas, han querido jugar más con el factor sorpresa, tanto para quienes la vemos como para el propio protagonista. Venga, aquí va spoiler. El momento en que Azalie usa magia blanca para intercambiarse con Childman, en el original, a mitad de serie, lo vemos nosotros pero no Orphen que, cuando empezaba a confiar de nuevo en su maestro, vuelve a perder la fe en él sin saber que es Azalie la que ya está dentro de él. Aquí ese cambio se da en una escena que dura apenas unos segundos y que, para ser algo tan complejo, ni se nota. Además, sucede al principio, cuando ambos despiertan de un letargo de cinco años que no tiene sentido más que para darle tiempo al protagonista para crecer. Y otro spoiler, el Childman sabio y bueno no habría atacado a su alumno hasta matarlo de una llamarada.  De verdad que es todo tan precipitado y tan casual que sabiendo lo bien que lo desarrolló el equipo del anime original choca todavía más.

Y ya, sin entrar en spoilers, para el desenlace puro también prefiero el anime de 1998, sobre todo porque es más amable y no tan oscuro, lo cual no estaría mal si no fuese porque no nos han dado tiempo de coger cariño a los personajes que mueren. Oscuridad, por cierto, que al final no me parece que haga la serie más madura, incluso diría que resulta incongruente y fría. 


En cuanto a Cleo y Majic, éstos ni pinchan ni cortan es este primer arco, claro. Toda la bonita relación de confianza y apoyo que recibe Orphen de ellos para ayudarle con Azalie aquí no existe y tenemos que esperar a los siguientes arcos para que se desarrollen lazos entre ellos. Es tan sangrante esto que cuando Orphen habla por primera vez de que el dragón es su amiga Azalie no se lo cuenta a ellos sino a los dos enanos idiotas. Además, ambos se unen al viaje del protagonista por la cara como polizones en la carreta. En el original, Majic ya llevaba tiempo aprendiendo algo de magia con Orphen y su padre accede a que vaya con él y siga entrenando. Y Cleo tiene la excusa para subirse a la carreta a escondidas porque debe ir a buscar la espada de Balthanders de su padre que acabaron robando los enanos. Ahora, simplemente, quiere ver mundo y vivir aventuras con un mago poderoso como guardaespaldas ¿en qué cabeza cabe que Orphen la aceptaría como compañera con una razón así?

En definitiva, todo este arco está mil veces mejor en todos y cada uno de sus elementos en el anime original de 1998.

Comparativa: otros arcos

Aparte del arco principal, en el anime original adaptaron dos novelas más (la 4ª y la 2ª, en este orden) pero cuadrando su trama para que encajase en medio del guión general. Cabría esperarse que en este remake también saliesen como arcos argumentales los hechos de esas dos novelas pero sólo sale una. Vamos a hablar un poco de este arco que se corresponde con la cuarta novela, lo que no deja de ser curioso teniendo en cuenta que este nuevo anime en teoría iba a ser fiel a éstas y, por tanto, deberían haber seguido el orden. 

Esta historia es la del bosque, con la sacerdotisa del dragón Fenrir y es donde Cleo se hace con su mascota, Leki. Los elementos clave se mantienen pero la trama es bastante diferente en realidad. Siento decirlo, pero no me he enterado de lo que iba en esta nueva adaptación ni comprendo el conflicto con el malo ni nada de nada. No sé si ha sido por unos subtítulos deficiente o que, de nuevo, al ser sólo tres capítulos, se vuelve a quedar muy corto y precipitado para entender nada si no se han leído las novelas. Por no hablar que en el anime de 1998 la relación de Majic y la sacerdotisa es más bonita y se notan más sentimientos que aquí. Ah, y de nuevo tiene un aire más oscuro que tampoco supone que sea mejor.

Sobre lo nuevo

Lo primero realmente nuevo que tenemos en los primeros siete capítulos es, a modo de flashbacks, todo lo que se refiere al pasado de Orphen en la Torre del Colmillo. Conocemos a más compañeros y profundizamos un poco más en su relación con Azalie quien, a diferencia del anime original, no sólo era ambiciosa sino también bastante niñata, lo que, la verdad, me ha sorprendido. Por el anime original sabíamos de su ambición y su deriva peligrosa pero no que era un personaje tan caótico e inconsciente. Además, vemos a Orphen desde muy pequeño, desde que era un bebé que llega al orfanato donde la conoció antes de que fueran llevados a la Torre, un periodo obviado casi por completo en el anime original.


De los compañeros que tuvo allí ya conocíamos a Hartia y se nos presenta a otros como un chico llamado Comicron o Leticia "Tish" que ésta sí aparecía en Orphen Revenge a pesar de no tener ni idea de que en realidad era otra huérfana que llegó a la Torre del Colmillo desde el mismo orfanato que Orphen y Azalie, por lo que para ambos también era casi como una hermana. Es interesante ver más del pasado de Orphen allí, como alumno de una clase de una academia de magia un poco al estilo de lo que sería Harry Potter pero con un enfoque más dirigido a las batallas e incluso prácticas de artes marciales y es quizás la mayor baza de esta temporada en comparación con la otra. Mejor dicho, es lo único interesante que tiene este desastre de serie.

Después, del capítulo 8 hasta el 14 y último de esta temporada tenemos la adaptación de un par de novelas, la 5ª y la 6ª. Al menos de los anteriores capítulos tenía la referencia del anime de 1998 para entender mejor de lo que iba la cosa pero aquí seguimos teniendo el problema de un ritmo acelerado y caótico. De verdad que siete capítulos para dos novelas no hay forma de que quede bien narrado. Encima dedicando parte del capítulo 14 a un flashback a estas alturas totalmente innecesario que cuenta de dónde sacaron Azalie y Childman la espada de Balthanders y cómo salió mal el experimento cuando ella intentó usarla. 

Y ya no es sólo el desastre de guión que ha tenido la serie, es el poquísimo fondo que han tenido los personajes. No entendemos las decisiones de Orphen, ni por qué después de acabar el arco de la primera novela quiere ir a la Torre del Colmillo cuando se suponía que todo había acabado. Luego, ni a Majic ni a Cleo le dan algo parecido a una personalidad. El chico ya quedaba un tanto plano en el anime original, tampoco lo neguemos, pero lo de ella se reduce a ser una damisela en apuros o una inconsciente que le resbala todo y queda muy cerca de ser, simplemente, una lerda. Qué destrozo de personajes, qué mierda de construcción...

Conclusión

Este anime surgió como un homenaje a una saga de novelas que empezó a publicarse hace 25 años pero yo llego a ser una gran fan de éstas y estaría llorando a mares por la de cosas que se deben haber saltado, lo mal que han explicado lo poco que sale y la nefasta construcción de personajes. Ya me ha dolido simplemente la diferencia entre el anime original y esta cosa... Ha tenido que ser el mismo destrozo o aún peor de lo que fue FMP! IV y ahí al menos aún tenían cuatro capítulos por novela, aquí tres. 

El ritmo es endiablado hasta el punto que hace incomprensible casi todo lo que sucede, incluso para quienes vimos el anime original de 1998 y teníamos las piezas clave de la historia. Todo el interés que puedan tener la trama de las novelas se lo carga y lo único que creo que puede conseguir es que quienes pensaran darle una oportunidad a las novelas después de ver el anime se echen para atrás. Eso o todo lo contrario: leerlas para entender y conocer mejor los hechos que tan mal se han contado aquí, por no hablar de saber de lo que va la tercera que se han saltado a la torera. En esta adaptación no hay emociones, no hay tensión, no se sigue la línea de hechos, no se sabe por qué hacen qué o van a dónde. Un auténtico desastre.


Si ya de por sí la estructura de la serie es terrorífica, al menos la fidelidad a las novelas, que se suponía que iba a ser la clave de esta nueva adaptación, la debería compensar pero se la saltan cuando ignoran las novelas 2ª y 3ª para pasar a la 4ª. Es tan sangrante esto que, cuando adaptan la 5ª, al final hay un ser muy poderoso idéntico a otro que enfrentan en la 2ª novela (algo que sabemos gracias al anime de 1998 y que aquí no tiene explicación alguna de su procedencia, habilidades ni nada). Es como si lo dieran por sabido al existir las novelas o aquel anime, incluso se muestra en unas breves escenas como si de flashback se tratase sin realmente tener el material para el flashback.

En cuanto a animación, es genérica a más no poder, no tiene un mínimo de interés artístico, los personajes tienen un diseño anodino, no hay intención de lucirse, y la música tampoco acompaña en ningún momento, por no hablar de un tema para el OP que me parece, simplemente, horrible. Y encima el capítulo 14 que cuenta como "especial" tiene una bajada en la calidad de la animación sangrante por momentos. En lo único en que parecen haberse esforzado es en hacer los círculos mágicos tipo caleidoscopio que surgen cada vez que se lanza un hechizo pero su animación desentona tanto con el resto que ni esto suma. 

Las comparaciones son odiosas pero en este caso tengo muy claro el veredicto. Esta nueva adaptación es terrible, no tiene nada por lo que merezca la pena y sólo os puedo decir que os veáis la serie antigua si la trama del argumento os interesa. Aún con las limitaciones del año en que se hizo, su calidad gráfica es muy superior y, sobre todo, el guión es redondo, está bien desarrollado y transmite sentimientos. Aquí sólo encontraréis un anime genérico, de ritmo tan endiablado que no hay quien siga la la trama, sin chispa ni gracia ni sentimiento ni nada de nada.

lunes, 20 de abril de 2020

Estadísticas lectoras (2017-2019)

Otra de las cositas pendientes que tenía y que he hecho aprovechando este confinamiento era actualizar la lista de libros comprados y leídos que tengo en un archivo de texto. Sabía que el resultado iba a doler porque llevo una racha de no tocar un libro desde hace... buff... Lo último fue El festín de Babette y era apenas un cuento. Ahora me ha dado más por el manga como habréis visto por las reseñas que están saliendo. El caso es que, ya que estaba, por qué no recuperar esta entrada a modo de estadística que hice en 2015, 2016 y 2017. Vamos allá a ver la terrorífica lista.

  • 2010: Adquiridos: 47 - Leídos: 38 (0) - 80.8% (-)
  • 2011: Adquiridos: 59 - Leídos: 39 (+2) - 66.1% (+3.4%)
  • 2012: Adquiridos: 96 - Leídos: 40 (+3) - 41.7% (+3.2%)
  • 2013: Adquiridos: 84 - Leídos: 31 (+1) - 36.9% (+1.6%)
  • 2014: Adquiridos: 78 - Leídos: 19 (+4) - 24.4% (+5.2%)
  • 2015: Adquiridos: 60 - Leídos: 14 (+5)  - 23.3% (+8.3%)
  • 2016: Adquiridos: 42 - Leídos: 7 (0) - 16.6% (-)
  • 2017: Adquiridos: 36 - Leídos: 6 - 16.6%
  • 2018: Adquiridos: 36 - Leídos: 1 - 3.8%
  • 2019: Adquiridos: 15 - Leídos: 0 - 0%

Un desastre absoluto. Apenas subo en libros leídos aún haciendo tres años del último recuento y lo único bueno es que he moderado las compras. Era ridículo seguir comprando si no estaba leyendo nada y teniendo en casa la friolera de 289 libros pendientes. 

Ponerme con esto me ha despertado un poquitín el gusanillo lector pero no sé si lo suficiente para animarme a coger un libro. Ya he dejado caer en alguna entrada que este confinamiento no me está dejando hacer cosas que requieran concentración como sería leer. Como mucho hago relecturas de manga y gracias. Ya veremos si la cosa cambia próximamente.

miércoles, 15 de abril de 2020

You're so cool, de Lee Young-Hee

Para este mes, la reseña que recupero de las que me quedan pendientes de la época de PSS es este shôjo coreano (sungjeong). Hasta ahora, salvo Goong, el resto que había reseñado estaban completos, significativo que ambas series las empezase a publicar la misma editorial, Medea, que murió dejando casi todo a medias. Lo cierto es que los mangas de origen coreano, en general, no han tenido mucha suerte por aquí. Entre traducciones terribles y cancelaciones, el panorama dejó mucho que desear y parece ser que la puerta para su recuperación sigue totalmente cerrada.

Datos

Título original: Neon Neomu Meotjeo
Autora: Lee Young-Hee
Tomos: 6
Fecha de publicación en Corea del Sur: 2002-2004
Revista: Wink
Editorial en Corea del Sur: Seoul Munhwasa

Fecha de publicación en España: 2009
Editorial en España: Medea
Estado actual: Cancelada en el tomo #1
Precio: 8,95 €


Argumento

Jung Nan Woo es una estudiante de instituto algo patosa, violenta y poco femenina. Un día que llega tarde a clases cae de bruces en el suelo y, para aumentar su desgracia, lo hace delante del chico que le gusta: Ryu Seung Ha. Éste, al contrario que ella, es guapo, muy educado, inteligente… simplemente es el chico perfecto y eso lo convierte en el ídolo del instituto ganándose el respeto de profesores y compañeros a la par que un grupo de seguidoras. Nan Woo es sólo una más de sus fans y, en la comparación con la mayoría de éstas, difícilmente podría salir ganando.

Cuando más tarde, Nan Woo debe encargarse de llevar la basura a la incineradora, escucha a hurtadillas la confesión de una de las estudiantes más bellas del instituto hacia Seung Ha. Lo que podría haber sido el final de sus ilusiones acaba con una tremenda sorpresa al escuchar como éste la rechaza de una manera bastante seca… mucho más de lo que se esperaría del agradable príncipe del instituto.

Cuando éste la descubre le pide que guarde el secreto además de confesarle que él sólo busca una chica capaz de aceptar su egoísmo y sus fallos. Sin darse cuenta, Nan Woo le dice que, si fuese ella, eso no sería ningún problema… ¡¡Y al día siguiente Seung Ha le pide salir!! Sin embargo, Nan Woo no tardará en descubrir cuáles son esos aspectos negativos a los que tendrá que hacer frente en su recién iniciada relación y se dará cuenta que el dicho de “no es oro todo lo que reluce” se puede aplicar a Seung Ha.

Reseña

Tras una larga espera desde que Medea anunció que tenía los derechos de este sunjeong en el año 2007, por fin sacó el tomo #1 durante en Octubre de 2009. Sin embargo, la editorial arrastraba numerosos problemas y, finalmente, You’re so cool acabó cancelada, como la mayoría de sus otras series, tras la remodelación editorial que sufrió y su posterior desaparición. Así, a pesar de la brevedad de la serie, pues sólo tiene 6 tomos, quedó inconclusa en nuestro país.

En cuanto a la historia, no es la primera serie que comienza con el argumento descrito. De hecho, es un punto de partida bastante poco original en los romances de instituto donde hay una chica enamorada del ídolo del instituto. Ella debe ser tonta, lo máximo posible, y él, absolutamente perfecto. Esto puede echar hacia atrás en un primer momento a más de un lector si no es capaz de esperar a conocer el desarrollo de la trama y sus personajes.

Es imposible en este caso hablar del desarrollo de la historia sin hablar en realidad de los personajes, pues es su propia evolución la que marca el camino de la serie. Nan Woo, como ya se la ha descrito, es una chica con muy poco de femenino, es sumamente torpe y tampoco se puede decir que sea una belleza, simplemente es mona. Sin embargo, detrás de esos defectos es alegre, honesta y simpática.

Esas virtudes son las que atraerán a Seung Ha, aunque no de la manera en que normalmente uno se imaginaría. Éste, a pesar de la perfección que muestra es alguien frío y distante con la gente, y eso es sólo la punta de un iceberg que se irá descubriendo a medida que pasen los tomos, pues es un personaje muy rico en facetas y sobre el que recae todo el peso de la historia. En contraste con Seung Ha, Nan Woo es un personaje al que le faltan más caras que mostrar y puede pecar de simple.

Frente a lo que uno puede pensar con el argumento de partida, no es una historia en la que abunden los triángulos amorosos, pues solo se da uno al principio de la historia. La relación de Nan Woo y Seung Ha avanza por ellos mismos, no necesitan de terceros que se inmiscuyan intentando romper la pareja protagonista para avanzar, basando el desarrollo principalmente, en despejar y mostrar los misterios en torno al chico protagonista.

Del elenco de secundarios hay que destacar a Jae, tío de Nan Woo y Hyun Ho, un amigo mayor de Seung Ha que formarán una segunda trama amorosa en la historia, como es evidente, de corte homosexual. Su relación y sus personalidades evolucionan a lo largo de toda la serie ocupando varios capítulos para ellos solos de una manera paralela a la trama principal por lo que casi se podrían seguir ambas de manera independiente como si de un 2x1 se tratase. 

En lo referente al dibujo, nos encontramos con un estilo bastante diferente al manga japonés al que se está más acostumbrado por aquí. Lee Young-Hee dibuja a unos personajes de labios grandes y carnosos y ojos rasgados pero grandes para los chicos, y más redondeados para las chicas. Como en el shôjo más clásico recurre a tramas y flores para sustituir en algunos casos los fondos. A grandes rasgos, se trata de un dibujo detallado y cargado de fuerza pero que peca de desproporciones y fallos de anatomía que demuestran que la autora aún estaría bastante verde.

La edición que dejó ver Medea para la serie en su 1º tomo es de un formato más grande que la estándar. La encuadernación es cosida y tiene sobrecubiertas pero carece de un resumen en la contraportada que pudiese haber atraído a posibles lectores. El papel es blanco y está bien impreso pero transparenta levemente. La traducción podría ser mejorable, ya que recurren en exceso al uso del 2º pronombre del plural y la rotulación es bastante mala, ya que a menudo no cuadra el texto dentro del globo. En definitiva, la relación calidad-precio no compensa, ya que son 8,95 € por menos de 200 páginas con demasiados puntos negativos a los que sumar al hecho de haber acabado cancelada.

En You’re so cool se dan dos historias paralelas y casi independientes donde los protagonistas de una pasan a ser secundarios de la otra. Tal vez ésa sea su principal baza pues la originalidad de partida de ambas no es excesiva. Sin embargo, el desarrollo de las relaciones y la evolución de los personajes hace de ésta una serie interesante en la que se muestran las múltiples caras que puede tener una persona junto a las causas que llevan a cada uno a ser como es. Una gran lástima que la situación editorial no haya permitido llegar al final de la historia.

viernes, 10 de abril de 2020

Strobe Edge, de Io Sakisaka

Hoy toca reseña de uno de mis shojos favoritos. Recuerdo que leí esta obra vía scans antes de que Ivrea se animara con su licencia y nos diese una gran alegría. De hecho, ya estaba en publicación Aoha Ride que también deseábamos como agua de mayo con lo interesante que estaba. Por una vez la editorial nos escuchó a las shojeras y fue recompensada con buenas ventas como demuestra el hecho de que incluso se animaron a sacar el artbook conjunto de ambas series además de a traer a la autora al Salón del maga de Barcelona. A falta de que un día me ponga a hacerle la reseña también a esa otra serie puedo decir que, por comparación, prefiero Strobe Edge. Ya me explayaré en los motivos cuando le toque en un futuro indeterminado (o no, que conmigo nunca se sabe).

Io Sakisaka es, pues, la última incorporación a la lista de autoras fetiche de Ivrea. Empezaron publicando esta serie, luego Aoha Ride, probablemente su obra más famosa, y ahora están con Amar y ser amado, dejar y ser dejado, su trabajo más reciente que ha terminado con 12 tomos. Salvo por sus obras y algún tomo único puntual de Nana Shiiba, es de lo poco shôjo que ha estado sacando la editorial, aunque esperamos que la última remesa de licencias que hubo en el pasado 25º Manga Barcelona sirva para volver a incentivar la demografía. 

Argumento

Ninako Kinoshita es una estudiante de primero de secundaria alta muy inocente, simpática y espontánea. Nunca se ha enamorado pero sus amigas parecen convencidas de que en realidad lo está de Daiki, un compañero de clases y buen amigo que conoce desde la secundaria baja, aunque ella no termina de tener claro que lo que siente por él vaya más allá de la amistad.

En su instituto hay un chico muy popular que es casi una celebridad por la forma en que todas las chicas le idolatran: no sólo es guapo, tiene una presencia serena y madura que le hace destacar allá donde va. Cada vez que Ren Ichinose rechaza a una chica se monta un pequeño escándalo. Ninako es otra de tantas que, junto a sus amigas, le admira desde la distancia con curiosidad.

Un día, Ninako se encuentra al famoso Ren en el tren de vuelta a casa dormido. Mientras teclea emocionada un mensaje a sus amigas suena el aviso de una estación. Ren se despierta de golpe al ser su parada y sale corriendo pero echando a volar el móvil de la chica con tan mala suerte que le rompe el llavero de adorno. Ante lo que ha pasado, se queda clavado en el sitio y acaba saltándose su parada. Aunque Ninako le dice que no se preocupe, que era un adorno que le vino de regalo con un refresco, Ren se agobia aún más por el incidente ya que le será imposible reemplazarlo por uno igual. De todos modos, antes de bajarse en la siguiente parada le pide su nombre y clase y, al día siguiente, le ofrece un llavero nuevo para su móvil muy bonito y delicado.

A partir de entonces los breves encuentros con Ren empiezan a despertar cada vez más latidos en su corazón. Ninako se está enamorando de verdad de él pero ¿qué pasará cuando descubra que Ren tiene novia, Mayuka, la hermana mayor de Daiki?

Reseña

Las obras de Io Sakisaka se pueden entender como shojos puros, lo más básico en cuanto a temática que todo el mundo espera de una obra de esta demografía: romances de instituto con sus líos, desamores y problemas con amistades, familias, estudios y trabajos. Que yo siempre reivindique que el shojo puede ser mucho más no excluye que este tipo de historias tan sencillas y mínimas en su planteamiento son igualmente válidas y perfectamente disfrutables. Como todo, lo que importa es que esté bien contado, tenga buenos personajes, no tenga elementos tóxicos (o al menos, nada imposible de de dejar pasar) no caiga en relleno insustancial o vueltas innecesarias y, ya que estamos, que tenga un buen dibujo. Pues todo esto tiene esta serie.


Hay una palabra que me viene a la cabeza para describir toda la obra en su conjunto: pureza. Los sentimientos de todos los personajes, especialmente de Ninako, la protagonista, son muy humanos, son puros incluso cuando alguno cae en rivalidades o desencuentros con otros. La autora refleja de maravilla los sentimientos, consigue que nos lleguen los de todos los personajes y eso es de alabar porque al final no son pocos los que entran en escena.

La historia es tan sencilla como hablar del primer amor de una adolescente pero recoge a la perfección todas las fases por las que pasa. Si hay algo que encandila es su sinceridad consigo misma, lo fiel que es a sus sentimientos y lo que lucha por no hacer daño a los demás. Ninako es rechazada pronto en la serie y buena parte de la trama se centra en cómo lidiar con esos sentimientos ¿olvidarlos? ¿esconderlos? ¿es peor estar junto a quien ama y sufrir que cortar el contacto para poder superarlo? Todo este laberinto de dudas y emociones está tan bien reflejado que es imposible que en ciertos momentos no tengas un nudo en el estómago al leer.

Por parte de Ren, la autora sabe crear también un gran protagonista masculino. Un chico tranquilo y muy atractivo que pasa mucho de la expectación que levanta y ni siquiera entiende por qué suscita ese interés. La autora dedica un capítulo especial (final del tomo #2) al inicio del romance con Mayuka y al terminarlo es inevitable que no sintamos, por una vez, que no queremos apoyar a la protagonista de la serie y que al volver a la trama en el presente veamos las cosas de otra manera. Sin embargo, la evolución de los sentimientos de todos y cómo se desarrolla la situación es sublime, creíble y emotiva a parte iguales. 

Como ya he mencionado, la autora no se olvida de darle personalidad y fondo a los terceros y al resto del elenco. Todos son muy humanos y varios de ellos tienen su desarrollo al margen de la pareja protagonista. Destacaría a Ando, amigo de Ren con quien tiene un pasado complicado a pesar de mantener una amistad que por momentos no lo es ¿o sí? o Sayuri, una amiga de Ninako muy madura pero que no por ello tiene sus momentos de debilidad. Hay varios capítulos extras que recogen las historias de estos secundarios y otros como el simpático Gacchan, amigo de Ren, que hacen la serie aún más redonda al permitirnos conocer un poco más a estos otros personajes.


Da igual las relecturas que le dé a esta serie, siempre me emociona hasta sacarme alguna lagrimita y ponerme los pelos de punta. No obstante, es cierto que en su último tramo enreda un poco de más la trama y cae en varios momentos en que los chicos muy machos suelten cosas del tipo "no dejaré que sea tuya" o "voy a hacer todo lo que pueda por que sea mía". Supongo que es casi imposible que una serie no caiga antes o después en estas cagadas pero, en fin, no es lo más sangrante que podéis encontrar en el mundillo del manga (o de la ficción en general) así que se puede hacer de tripas corazón para pasar estos elementos puntuales y seguir disfrutando del global de la serie, que es un encanto.

Aún con los defectillos que reconozco que tiene, me parece uno de los mejores exponentes de shojo puro que podéis encontrar publicado por aquí. La emotividad no empalagosa y lo bien que refleja los sentimientos y dudas de los personajes hace de ésta una gran serie.

domingo, 5 de abril de 2020

Adquisiciones de Marzo de 2020

Este mes ha sido de lo más raro y no hace falta que diga el porqué. La sombra del coronavirus parecía lejana, que sus efectos no nos iban a llegar, y así fue al menos la primera semana y parte de la segunda del mes. En ese tiempo es cuando conseguí las dos cosas que hoy os muestro en entra entrada. Después, ya lo sabéis, se decretó la alerta sanitaria, el confinamiento y en casa que me he quedado como la gran mayoría, esperando a que esto pasase y que lo hiciese sin afectar a ningún familiar, especialmente mis padres que entran en la categoría de población de riesgo. Y aquí seguimos, de momento bastante bien.


La primera cosa en llegar a mis manos fue Ni por favor ni por favora, de María Martín, un libro divulgativo sobre lenguaje inclusivo. Se podría decir que es un pago por haberle resuelto unas dudas que tenía de mi campo, la Arquitectura. Me negaba a cobrarle nada por resolver unas dudas por correo electrónico así que el libro me parecía una compensación más que suficiente. Lo otro que sale en la foto es un reloj regalo de unas primas de mi madre a las que les hice un trabajo ya más serio. No tenían ninguna necesidad ya que a ellas sí les cobré un precio justo, pero igualmente me quisieron agradecer así el trabajo y la ayuda futura cuando les toque hacer una mudanza.

Os mando un beso enorme a quienes os pasáis por aquí y mis mejores deseos para que el dichoso virus pase de largo y no os afecte, tanto directamente como en vuestras personas cercanas ¡Muchos ánimos!