sábado, 15 de mayo de 2021

Blood Fury, de J.R. Ward

Y sigo con la Hermandad de la Daga Negra, siento el monotema en el blog pero es lo que me apetece ahora y como tenía tantos atrasados por culpa de la editorial que decidió cancelarla... pues ponerse al día no era cosa de sólo un par de libros.

El de hoy es ya el tercero del spin-off Legacy y, de los tres, debo decir que es el que más me ha gustado, sobre todo después del chasco que fue el segundo, Blood Vow.

Argumento

De los siete reclutas que pasaron inicialmente las pruebas de la Hermandad, Novo es una de las dos vampiras que lo logró. A diferencia de Paradise, que por fuerte y buena que haya acabado siendo no desaparece su imagen de heredera de la glymera, Novo siempre ha dado la impresión de guerrera, de chica dura. Y lo es. Por eso, la idea de asistir como dama de honor en la boda de su hermana Sofía al estilo humano en lugar del tradicional emparejamiento vampiro le revuelve las tripas... y más dado que ésta se casa con Oskar, su ex y quien le dejó una cicatriz que aún no ha sanado.

Por otro lado, Peyton, que aún ama a Paradise a pesar de que ya está felizmente emparejada con Craeg, siente una gran tensión sexual no resuelta con Novo pero, hasta la fecha, ésta siempre se ha negado a hacer nada con él mientras en su mente haya otra. Un error de ambos en el campo de batalla hará que cambien sus perspectivas.

En la mansión de la Hermandad, Saxton, abogado y consejero del Rey, está al límite de su resistencia emocional. Ver continuamente a Blay feliz junto a Qhuinn y sus mellizos no es la mejor receta para recuperarse del corazón roto. Y, aunque el recién llegado Ruhn le atrae poderosamente desde que le vio por primera vez, la idea de pillarse por un vampiro que es a todas luces hetero sólo puede acabar en desastre.

Para el otro vampiro, la mirada que siempre tiene encima del abogado sólo puede deberse al rechazo que le produce su analfabetismo y su bajo estatus... o quizás sabe algo de ese terrible pasado que ha mantenido en secreto. Puede que Ruhn se dé cuenta de su error cuando Wrath le pida que le haga de escolta mientras ayudan a una vampira anciana, vecina de los padres de Blay, a lidiar con unos humanos que quieren echarla de su casa.

Reseña

Para empezar, a diferencia de lo que suelo hacer, voy a decir cuál es el único defecto que le veo a la novela: contar dos historias en un único libro. La relación incipiente de Peyton x Novo ya había dado señales de estar ahí en Blood Vow pero la de Saxton x Ruhn no. En ese mismo libro lo único que pasó entre ellos es que ambos se conocieron de pasada y sí, a Saxton le hizo tilín el tío de la pequeña Bitty, pero no intercambiaron más palabras que la firma de los documentos. Y dado que, como leemos aquí, el humilde vampiro nunca se había planteado algo que no fuera la heterosexualidad, habría sido más apropiado para un desarrollo más calmado y progresivo que su historia se repartiera en dos libros. No obstante, no es un problema muy grande cuando 1) me ha encantado el desarrollo que han tenido a pesar de que sólo les haya correspondido medio libro y 2) el pobre Saxton, después de llevar sufriendo tanto desde que rompió con Blay en Amante al fin, pero ya de antes pues sabía que a pesar de lo bien que estaban no iban a llegar a ningún sitio, se merecía tener su final feliz. Que el pobre hubiese tenido que esperar a desarrollar su nuevo amor en otro libro más habría sido un tanto injusto.

El desarrollo de ambas parejas me ha gustado muchísimo, ni siquiera soy capaz de decir que una por encima de otra. Empezando por la de Peyton y Novo, sólo porque es la que ya venía arrastrando un tira y afloja sexual de antes, tenemos una evolución magnífica. Así forman una pareja que invierte los papeles de los otros dos libros del spin-off en que teníamos vampiras ricas y civiles pobres para tener a un vampiro rico y una pobre. Él era un vampiro con ramalazos muy machistas que entre Paradise y Novo le hicieron cambiar de opinión al respecto de lo que puede o debe ser una vampira. Aparte de eso le teníamos como el chico guapo, divertido y rico del grupo, el que ligaba y se drogaba pero también el que sufría por amor no correspondido por Paradise. Y sin embargo la atracción por Novo no tardó en surgir, aunque todo en el plano físico. Ella era fuerte y dura pero ya sabemos que los personajes que suelen ser así es porque se han creado una coraza para protegerse del mundo que les ha hecho daño en el pasado, y Novo no es una excepción a esa regla. La historia que esconde es desgarradora. Es él en este caso el que acaba apoyándola a ella para superar sus traumas mientras madura y crece en el proceso.

Lo que sí comparten ambos es pertenecer a una familia en la que no cumplen las expectativas de sus progenitores. Mientras él tiene que lidiar con un padre para el que ha sido un fracaso tras otro, ella no es la vampira femenina y solícita con su hermana como debería.

Relacionada con Peyton, tenemos a Romina, una joven de la glymera con la que su padre quiere emparejarlo. Su papel en el libro es mínimo pero dado el punto de misterio que la envuelve, no me extrañaría que la autora la acabase recuperando antes o después.

Pasando a la otra pareja del libro, también me han enamorado. Sí que como he dicho antes habría estado bien que el desarrollo se hubiese extendido en otro libro más pero no me importa con el resultado tan bueno que han tenido. Saxton no creía volver a sentir algo como lo que sintió con Blay y justo ha tenido que ser con alguien que ni siquiera se planteaba la opción. Sin embargo, Ruhn es un amor que, aunque tenga pocas habilidades sociales y no hable mucho, es muy honesto y no tarda en aceptar lo que se despierta en él por el abogado. Sin embargo, al igual que Novo tenía su pasado triste, Ruhn también tiene unas cicatrices muy feas y Saxton no sólo tendrá que lidiar con ellas sino ayudarlo a superarlas. Querría escribir algo más pero es que ya sólo me salen gritos de emoción por lo bonito e intenso que es todo.

Por cierto, la anciana vampira a la que ayudan, Minniahna, me ha parecido adorable y la historia de su casa que tanto quiere defender y por la que, a pesar de avanzada edad, desea luchar para conservarla es preciosa. Ojalá la veamos en más momentos puntuales en libros futuros.

La verdad es que, si te paras a pensar, el libro está repleto de detalles que hacen paralelismos entre los cuatro personajes por diferentes motivos y eso explica que haya dos historias completas e igual de relevantes ambas en lugar de una pareja y un relato más secundario. Así, lo que decía que me parece su único punto débil, al final importa bien poco.

Algo a destacar es que, con este libro, ya sólo queda Boone, el recluta más callado y del que no sabemos prácticamente nada, por tener su protagonismo (por si no habéis leído Blood Kiss y os fallan las cuentas, el séptimo recluta que pasó las pruebas... digamos que duró poco). No sé si cuando se dé su historia en Blood Truth el spin-off Legacy quedará cerrado. De momento, por lo que veo en la guía de lectura de la autora, parece que es así ya que no hay más libros marcados como parte del spin-off (son los que llevan el guion largo frente al título).

Voy a dejarlo ya aunque podría divagar más de todo lo que pasa aquí y de los maravillosos personajes. Es un libro repleto de momentos preciosos, otros divertidos y otros muy eróticos pero también los hay muy duros que te harán asomar la lagrimita o llorar a moco tendido, según te pillen. La evolución de los cuatro personajes por separado pero también de las dos parejas que conforman la novela es una maravilla. No será un libro trascendente en la saga pero es de ésos que no me importaría releer una y otra y otra vez. La sensación de felicidad y satisfacción completa que me ha dejado pocos libros la consiguen.

lunes, 10 de mayo de 2021

Dearest Ivie, de J.R. Ward

Después del mal gusto y cabreo que me dejó The Chosen tenía ganas de pasar página rápidamente del peor libro de la saga hasta el momento. Había tres opciones: el siguiente de la serie principal, The Thief; el siguiente del spin-off, Blood Fury; y por último Dearest Ivie, un relato corto que cuenta en la numeración como libro 15.5. Viendo el título de la entrada, es obvio por cuál me decanté. Luego seguiré con el spin-off y así demoro un poco más el volver a la serie principal y me ayudo a borrar de mi mente ese mal sueño que es el libro de Layla y Xcor.

Argumento

Ivie y su prima Rubes han salido a tomar algo después del fracaso de entrevista laboral de la primera. Había optado a un puesto de enfermera privada para un vampiro que morirá pronto pero su ama de llaves la rechazó por ser demasiado joven. Le habría venido bien el sueldo extra pero ambas deberán seguir trabajando en la clínica de Havers. No obstante, mientras Ivie no deja de quejarse, Rubes, se da cuenta que hay un hombre muy atractivo observándola. No, hombre no. Un vampiro, como ellas. 

Éste se acaba acercando, se presenta como Silas, obviamente un miembro de la aristocracia, y le acaba pidiendo una cita a Ivie quien está convencida de no encontrarse con él... pero acaba yendo. La chispa ha saltado entre ellos pero no es algo que tenga futuro y no por la diferencia de clases sino porque al parecer él se está preparando para un largo viaje y le queda muy poco tiempo antes de partir.
  
Reseña

Segundo relato corto que leo de la saga después de Padre mío, incluido en la Guía Secreta. La diferencia es que aquél tenía de protagonistas a una pareja de la saga principal, Zsadist y Bella, mientras que aquí Ivie y Silas son un par de nuevas incorporaciones y sólo hay apariciones puntuales de personajes conocidos. Así que, de primeras y a menos que la autora los quiera introducir a la larga en los libros, éste es un relato del que podéis pasar. Por otro lado, por lo desconectado que aparece del conjunto de los libros, sería una opción muy interesante gracias a su brevedad e intrascendencia para sumergirse y conocer el mundo que ha creado J.R. Ward sin entrar en materia, ver su estilo y más o menos qué tiene para ofrecer.

Al ser un relato corto hay poco que pueda comentar sin entrar en destripes. La relación es, como casi todas las de esta autora, fruto de un flechazo y todo se desarrolla en un lapso muy breve de tiempo, a primeras demasiado corto para la intensidad que acaba cogiendo. Sin entrar en detalles, dadas las circunstancias, tiene sentido que en este caso sea así.

Lo más diferente que tiene este relato respecto al resto de obras de la autora es la limitación a un único punto de vista. Lo vemos todo a través de Ivie, es a ella a la que seguimos todo el tiempo, y se hace extraño a estas alturas no tener varios puntos de vista más que seguir, aunque se agradece y más dada la brevedad de la historia. Siendo así, si la protagonista no te convence, es probable que no puedas disfrutar de lo que se cuenta. En mi caso, Ivie me ha encantado: no se corta en decir lo que piensa, es divertida y mordaz, es una chica fuerte con momentos muy humanos vampiros  y adora a su familia.

Por su parte, como no tenemos la voz narradora de Silas, no le conocemos más que a través de los ojos de ella. Es encantador y la parte en que interactúa con la familia de Ivie le hace ganar muchos puntos, pero eso es todo, no podemos profundizar más y es una pena aunque más pronto (si leemos entre líneas) que tarde (si descubrimos el pastel con la protagonista) entendemos por qué la autora lo planteó así.

Sólo me queda por decir que es un relato muy emotivo (tanto que me ha hecho soltar varios lagrimones) y bien desarrollado en su limitada extensión. Precisamente su brevedad es su mayor problema, se hace demasiado corto, no le habrían venido mal unas cuantas páginas más para no tener un ritmo tan acelerado. No deja de ser simple, totalmente intrascendente y previsible, pero el buen rato de lectura no te lo quita nadie. Me deja con ganas de que la autora vuelva a hacer aparecer a sus protagonistas en algún libro posterior aunque sea de manera puntual y, vistos los últimos precedentes, eso es mucho decir.

miércoles, 5 de mayo de 2021

The Chosen, de J.R. Ward

Y siguiendo con la maratón de la Hermandad de la Daga Negra llego al fin al libro de la pareja más dudosa de toda la saga. 

Va a ser una reseña larga, ya aviso, pero es que hay mucha tela que cortar y muy poca positiva. En parte por eso mismo, voy a meter varios destripes, ya no sólo de libros anteriores, algo inevitable a estas alturas, sino del libro en sí porque necesito desahogarme de muchas cosas. Lo más gordo, de todos modos, lo ocultaré. 
 
Argumento

La historia de la elegida Layla y el líder de la Pandilla de Bastardos, Xcor, viene de lejos y muchas cosas han ocurrido desde entonces. En estos momentos la situación se encuentra más desesperada que nunca para la pareja con el vampiro en manos de la Hermandad, esperando que despierte de un estado comatoso para interrogarlo y después matarlo por su fallido intento de regicidio contra Wrath. Que ya antes de capturarlo hubiese desistido de hacerse con el trono no será algo que le pueda salvar la vida. Resulta irónico que el encargado de acabar con él llegado el momento sea Tohr porque, tal como Layla descubrió, ambos han resultado ser medio-hermanos del mismo padre, Hharm, antiguo miembro de la Hermandad.

Layla, que ya ha tenido a sus mellizos, Rhampage (Rham) y Lyric, no puede evitar echarse a llorar cada vez que piensa en su amado. Aunque lo hace a escondidas para que nadie la descubra, Qhuinn lo sabe pero cree que debe ser algo como la depresión postparto. Cuando Layla, creyendo que había descubierto el motivo real de su pena se abre a él, lo que se encuentra es la rabia descomunal del padre de sus bebés. Desde ese momento la situación se descontrola y todo amenaza por saltar por los aires: Layla, como traidora, puede ser sentenciada o perder los derechos sobre los bebés, la relación entre Qhuinn y Blay entra en crisis y Xcor se convierte en el mejor blanco de la rabia de aquél.

Lejos del caos desatado en la mansión, en el local de Trez, éste recibe la visita de Lassiter que le invita a cenar en el restaurante de su hermano iAm. La sombra se limita a sobrevivir tras la pérdida de su amada Selena y no tiene ganas de aguantarlo pero accede para que le deje en paz. Una vez allí se desmaya, literalmente, de la impresión de verla allí, en el despacho de iAm, en carne y hueso. Sin embargo, cuando recupera la consciencia, esa aparición no es ella. Se llama Therese y es una vampira que acaba de llegar a Cadwell y está allí para pedir trabajo como camarera.

Reseña

Por empezar haciendo un poco de memoria, a Layla la conocimos bien pronto, en Amante eterno, el 2º libro, y sus aportaciones fueron más bien puntuales durante los siguientes. Luego, ya en Amante liberada, el 9º, entraron en escena la Pandilla de Bastardos. Xcor y Layla se conocieron en Amante renacido, el 10º, cuando siendo engañada ésta, acabó alimentando de su vena a quien creía que era un aliado y no quien acababa de intentar matar al Rey. Ese momento bastó para que saltara la chispa y hasta ahora, a base de breves pasajes, se había ido desarrollando un amor prohibido entre una elegida y un traidor con muchos momentos de drama y angustia. Fue al final de El Rey, el 12º, cuando Xcor decidió dejar de ir por el trono. Así llegó el 14º, The Beast, y Layla tuvo al fin los bebés de Qhuinn engendrados al final de Amante renacido y Xcor fue malherido y capturado, que es como empieza todo aquí. Corregidme si he confundido hechos de un libro a otro. Un viaje largo que, en mi caso, fue haciéndose cada vez menos interesante y los personajes de la pareja, o bien me daban más igual (Xcor) o bien me despertaban más sentimientos negativos (Layla). Así, mis ganas de ver qué pasaba con ellos estaban muy bajas, bajo cero en realidad, pero las implicaciones que tuviesen sus destinos para la trama general sí que resultaban relevantes.

Lo primero es decir que en este libro la pareja como tal tiene un peso mínimo y son más las reacciones a los actos de ambos los que se llevan el peso, algo que en realidad agradezco. Sí, está la duda de cuál será el desenlace pues ambos están en posiciones muy malas. Sinceramente, no me podía importar menos lo que sucediese con ellos, no considero que ninguno se mereciese un final feliz. Y en lo que a las escenas románticas y de sexo entre ambos se refiere, no me han podido parecer más aburridas y con menos chispa porque es imposible. Casi que agradezco que esta pareja no me interesase porque encima habría que sumar la sensación de estafa con lo poco que nos da la autora de ellos.

En cuanto a ella, me repito pero es que Layla no me podría dar más igual, de verdad. Podría y debería haber tomado muchas decisiones inteligentes mucho antes pero parecía elegir siempre el camino de la cagada más grande. Hasta el descubrimiento de que Xcor es medio-hermano de Tohr lo podría haber dicho mucho antes. O haber tenido una audiencia con Wrath para contarle todo, incluso lo de que Xcor ya no iba tras el trono. Ha sido siempre una cobarde, egoísta y egocéntrica y no me parece que en este libro haya llegado a hacer nada para redimirse, en algunas cosas incluso se me ha atragantado más (como llegado un momento mentarle a Tohr su difunta Wellsie). Carece de personalidad y se limita a encajar en roles: primero fue una elegida, después una madre. Mucho melodrama barato y muy poco de desarrollo. Una llorona insufrible, eso es lo que era y sigue siendo.

De Xcor puedo decir más o menos lo mismo aunque al menos en su caso sí que existe una evolución. El cambio de sus ambiciones me sigue pareciendo muy pobremente justificado pero al menos ha madurado y acepta las consecuencias de sus actos. Oh, y a decir verdad, el par de flashbacks de su nacimiento y su niñez me han tocado la fibra sensible y es de lo poco que me ha gustado de todo lo referente a la pareja.

Lo cierto es que ninguno de los protagonistas de este libro me han convencido aquí. Aparte de lo ya dicho de la pareja principal, la parte de Qhuinn y Blay me ha parecido muy triste y muy... fea. Sinceramente, el primero se ha portado con un capullo con el segundo, le ha dicho cosas horribles y encima ha tenido la falta absoluta de empatía de entender el daño que había hecho, esperando un perdón sin demostrar una pizca de arrepentimiento. Pero no sólo eso, me ha parecido horrible la forma de tratar a la pequeña Lyric, rechazándola porque se parece a Layla y estaba cabreado con ella. Encima siendo tan cobarde de no reconocerlo. Siempre había sido bastante imbécil, para qué negarlo, y el rechazo de su familia no puede justificarlo todo a estas alturas. Ha sido tal el nivel del descontrol del personaje que no me habría importado que Blay le diese la patada.

Que conste que a Qhuinn sólo le recrimino la parte de Blay y Lyric. Es, junto con Tohr, el único personaje que reacciona con lógica al descubrir la traición de Layla y al seguir con la idea de que Xcor debe morir. La forma en que se le va la pinza es, a mi modo de ver, exagerada y es algo que se saca de la manga la autora para justificar que el resto apoye a Layla. Muy mal, J.R. Ward, muy mal. Tú eras capaz de redimir a los protagonistas sin poner a otros personajes del revés.

Así pues ¿Cómo es el desenlace de tanto desatino? Pues... Ridículamente feliz. No me parece mal que las cosas hayan acabado bien, pero no es nada creíble que sea TODO HAPPY END en este libro. SPOILERSYa me parece raro el perdón tan fácil de Wrath para empezar "¿Ya no quieres mi trono? Ah, pues nada, entonces me olvido de que me has intentado matar y luego destronar usando el subterfugio del mestizaje de mi amada. No pasa nada, pelillos a la mar. Me juras que serás leal a partir de ahora y listo". Recordemos que Wrath ya perdonó un complot contra su vida justo en el primer libro, Amante oscuro, cuando Havers quiso que muriese, pero tenía un motivo: haber visto durante siglos las humillaciones y degradación que su por entonces aún amada hermana Marissa había vivido por su culpa... y ni siquiera había aceptado el trono aún. ¿Xcor? Sólo le movía la ambición. Pero no sólo eso, que gracias a una oportuna pelea contra los restrictores y con la Hermandad luchando junto a los Bastardos todos acaben siendo tan amigos y se muden a la mansión... No sé, ¿por qué no tomar la cosa con más calma? Esa mansión ya va aceptar hasta al repartidor de pizzas... ¿Dónde quedó lo de los sobreprotectores machos vinculados con sus shellans y sus hijos e hijas? ¿Por qué no darles una casa propia igual que Phury tiene la suya con Cormia y las otras elegidas? Pero ya el remate es que Qhuinn no sólo perdone a Layla sino que se haga amigo de Xcor y nada más poner un pie en la mansión le lleve a sus adorados bebés y le deje cogerlos ¿Hola? Que os peleasteis hasta casi mataros un par de veces, la primera en el mismo escenario del intento de regicidio en que Qhuinn estaba listo a sacrificar su vida para que el Rey pudiera salir con vida de ésa. Es que ni siquiera por recuperar a Blay me creo que aceptase todo así de fácil. FIN DE SPOILERS. Digamos que las cosas me gustan como acaban pero no me gustan que acaben así en este libro. Se tendría que haber dosificado un poco más todo para darle un mínimo de realismo. Eso o si lo de en medio valiese la pena y tuviese la suficiente relevancia como para redimir a ambos de sus traiciones, pero no es así. Sinceramente, que tenga dicho final feliz sólo se explica por los palos que se llevó la autora con el final de The Shadows. Si hubiese sido fiel a sí misma, como mucho podría haber dado un final agridulce.

Pero si creíamos que los únicos idiotas de este libro iban a ser los tres de arriba, la llevábamos clara. Por un lado Tohr en menor medida, que es descubrir el tema de su medio-hermano y se le olvida todo. Sin embargo, quien se lleva la palma es Vishous, que se le cruzan los cables y como su Jane está muy ocupada con tantos enfermos y heridos empieza a pensar en engañarla. En serio, ¿Qué demonios? ¿Dónde quedó lo del macho vinculado de por vida? ¿Y no quedó claro en Amante liberada que por muy afectado que estuviese por algo jamás la traicionaría así, que ni siquiera se le pasaría eso por la cabeza? Es que todo el mundo está fuera de su personaje en este libro, incluida también Beth que acepta como si tal cosa que Layla se haya estado viendo con quien quiso matar a su marido y quien usó su condición de mestiza para intentar derrocarlo. No, lo de aquí no es ser buena, es ser una idiota, una santa, y los personajes de esta saga no eran santos, eran realistas y tenían emociones negativas más que justificadas. 

En cuanto a la subtrama de Trez, de tener que ocurrir, me parece que se da demasiado pronto. La muerte de Selena está demasiado fresca. Pensemos en Tohr, quien perdió a Wellsie en el 3º, Amante despierto, y desapareció del mapa consumido por el dolor hasta el 6º, Amante consagrado, y no fue hasta el 9º que encontró la forma de seguir adelante. Entiendo que tras las críticas tan descarnadas, que muchas reseñas decían cosas como que se había cargado el género de la Romántica Adulta al eliminar el final feliz, algo considerado imprescindible, J.R. Ward tuviese que adelantar lo que sea que tenga en mente para la pareja con una ¿Selena reencarnada? ¿Algo como lo que la Virgen Escribana hizo con Darius/John? Lo sabremos próximamente. El timming es lo único que veo mal a priori, puede ser muy bueno lo que salga de aquí pero diría que se ha precipitado al menos por uno o dos libros.

En cuanto al título del libro, si bien por The Chosen se entiende que se va a centrar en la historia de Layla, lo cierto es que resulta tener una doble interpretación cuando aquí sabemos a quién ha elegido la Virgen Escribana para ocupar su lugar después de que, en The Beast, le dejase una nota a Vishous de que dejaba "el puesto" a otro/a. La elección no podría haber sido mejor y tengo ganas de ver qué más Deus ex machina pondrá en marcha después de haber usado aquí varios trucos interesantes. De todos modos, todo eso de la que la creadora de la raza desaparezca espero que tenga algún desarrollo en algún momento.

Otra subtrama del libro es la de Throe que se consolida como un villano perturbador después de haber hecho bastante el ridículo en The Beast. No obstante, es todo muy misterioso y muy, pero que muy extraño. Aunque la sensación de mal rollo es interesante, si la autora no explica bien lo que sucede puede ser un desastre. Se agradece al menos volver a tener un enemigo concreto más allá de la jauría de restrictores sin cabeza pensante que hay en los últimos libros. Sea como sea, la evolución de este personaje no tiene sentido y es de lo más ridícula libro a libro desde que dejó la Pandilla de Bastardos. Se lleva la palma de la incoherencia y mira que el listón estaba alto en el libro.

De mi querido Assail, que lo último que supimos era que había pedido ayuda a la Hermandad y sus médicos para desengancharse de la coca, apenas tenemos información aquí y lo poco que hay es bastante desgarrador. Esto asienta el terreno para el siguiente de la saga, The Thief, al que le tengo muchas ganas, más todavía después de este desastre.

Qué despropósito de libro, qué poco hay salvable aquí. Y eso que no iba con expectativas ante la pareja protagonista pero es que ha superado para mal cualquier cosa que hubiese imaginado. Lo mejor que puedo decir es que ya ha pasado, ya nos hemos quitado de encima a esta odiosa pareja y espero que sus aportaciones queden reducidas a la mínima expresión a partir de ahora. Por hacer que las cosas encajasen para ellos, la autora ha desdibujado a personajes muy queridos de libros anteriores, haciéndolos incongruentes y muy "blanditos". No esperaba que un libro de esta saga me pudiera gustar TAN poco.

viernes, 30 de abril de 2021

Blood Vow, de J. R. Ward

Esto está siendo bastante monotemático, lo reconozco, pero estoy en modo maratón con la saga y así pienso seguir hasta que me ponga al día. Es lo que el cuerpo me pide ahora mismo y al menos es una lectura con garantía de que me va a dar un buen rato de entretenimiento aunque haya altibajos como precisamente ha sucedido aquí.

El libro de hoy es el segundo del spin-off Legacy. A diferencia de Blood Kiss, que podría leerse de manera más independiente, éste continúa la trama de Rhage, Mary y Bitty de The Beast, el 14º de la serie principal, así que su lectura resulta más relevante y necesaria. 

Argumento

La vida de Axe siempre ha sido difícil desde que su madre les abandonó a él y a su padre para buscar un vampiro de la glymera que le diese lo que su humilde esposo carpintero no alcanzaba. A partir de ahí, el hombre sobrevivió como pudo con el vano deseo de que ella volviese pero no sólo eso no ocurrió sino que murió a mano de los restrictores y como consecuencia del egoísmo de otros miembros de la glymera. Axe entonces se quedó solo en el mundo hasta que entró en el programa de reclutas de la Hermandad de la Daga Negra. Su vida se reparte entonces entre los entrenamientos y las visitas al club de sexo llamado "Las Llaves".

Elise, por su parte, es hija de Felixe, uno de los miembros destacados de la glymera. Está terminando sus estudios de psicología a escondidas porque, desde que su prima Allishon murió, su padre rechaza que salga de casa. Sin embargo, una noche, al volver, la pilla entrando con la mochila a cuestas. Es entonces cuando recurre a Peyton, que le presenta a sus compañeros reclutas. Por un lado, Paradise, a quien ya conocía, se ofrece a hablar con su padre para que interceda y hable con el suyo ante la inminencia de una petición de reclusión. Por otro lado, quien más le llama la atención es Axe, con quien la chispa salta de inmediato. Aunque no creían que se volverían a ver, éste acaba siendo elegido por su padre para que sea su guardaespaldas y pueda así terminar sus estudios.

En la mansión de la Hermandad, Rhage y Mary llevan dos meses siendo los padres adoptivos de la pequeña Bitty. Apenas han superado el primer momento difícil, la visita a la clínica de Harvers para que el doctor recoloque sus huesos aún deformados por las palizas de su padre, cuando lo que más temían se cumple: el tío de la pequeña, Ruhn, al que nadie conocía, hace acto de presencia y está dispuesto a cuidar de su sobrina en memoria de su hermana fallecida.

Reseña

Lo primero que me llamó la atención del libro es que fuese dedicado a Axe cuando ya sabía (gracias al pequeño destripe que supone la guía de lectura de la web de la autora) que la trama de la pareja "veterana" era la de Rhage y Mary. Digo esto porque de haber hecho un paralelismo con otra pareja (en Blood Kiss la relación Butch/Marissa y Craeg/Paradise era muy directa), lo ideal habría sido con Vishous y Jane. Los dos machos eran adictos al sexo anónimo y realizaban prácticas no muy habituales antes de conocer a sus parejas y los dos odian a sus madres. Luego, las dos son inteligentes y la medicina es lo suyo, aunque sean ramas diferentes. Creo que estas dobles parejas se habrían complementado mejor. Pero pasemos al libro en sí y dejemos mis divagaciones.

Como ya he dicho otras veces, J.R. Ward peca de hacer que sus relaciones nazcan de un flechazo instantáneo, ya tarden más o menos libros en juntarse definitivamente. Aquí sucede lo mismo con Axe y Elise y lamento decir que aunque llegan a tener muy buenos momentos, es una de las parejas que menos química les he visto. La parte del flechazo me pareció de las más flojas y, ya digo, este comienzo me empieza a cansar. Luego, con todo el tema del guardaespaldas y ciertas escenas la cosa mejoró hasta llegar a un desenlace mediocre con un punto de melodrama de "me has mentido en esto y ahora ya no sé qué es verdad de todo" y blablablá.

De entre los dos, Elise ha sido la mayor decepción. De ser una vampira inteligente, que se supone que quiso hacer psicología para ayudar a su familia a superar las pérdidas, me ha acabado pareciendo un personaje muy egocéntrico que no va a ser capaz de ayudar a nadie. Pensaba que con esto de la psicología y siendo Mary la otra protagonista femenina del libro, de alguna manera acabaría en Lugar Seguro, donde llegó su prima antes de morir, para ayudar allí o algo así. Pero ni eso, ni trabajar con su familia... nada. En definitiva, que el cierre a la trama familiar no es ningún cierre y, a menos que tenga un hueco en algún libro futuro, se queda todo muy cojo. Lo único que consuela un poco de su parte es conocer algo a la difunta Allishon para entender quién fue antes de su triste desenlace. 

En cuanto a Axe, me pareció un mejor personaje lo poco que se vio de él en el anterior libro. Aquí su carisma e interés se desinfla bastante... Es como una versión descafeinada de lo que podría haber sido, como si de un joven-pero-no-tan-genial-Vishous pasase a ser un personaje random cualquiera. Y su romance tan precipitado y cliché con Elise no ayuda.

Otro punto flojo es que de la contención que mostró la autora en el anterior del spin-off en cuanto a voces narrativas (los cuatro protagonistas), aquí ya se le empieza a escapar. Aparte de los cuatro hay pasajes para Peyton y Novo. El primero sigue siendo un imbécil misógino aunque parece ir avanzando poco a poco. La segunda, que ya me gustó mucho en el anterior, aquí también tiene momentazos poniendo a aquél en su sitio varias veces. Es totalmente una nueva Xhex pero, en principio, sin los traumas de aquélla. 

Pero todo esto negativo que he dicho queda contrarrestado con la parte de Rhage, Mary y Bitty. Aún cuando sabemos o intuimos cómo va a ser el desenlace, las emociones están a flor de piel y sufrimos mucho viendo lo mal que lo pasan, primero con la parte de la clínica y acto seguido con la aparición de Ruhn. Este último, por cierto, me ha parecido un personaje encantador en lo poco que le conocemos. En definitiva, todos sus capítulos son una delicia y lo mejor del libro si bien no se puede negar que pecan de ser totalmente previsibles.

También puedo decir que el libro tiene otros buenos pasajes como dos inesperadas e intensas escenas de batallas contra los restrictores, pasando los reclutas a soldados en el campo de batalla. La verdad es que se echaban de menos los pasajes de acción que eran más habituales en los primeros libros. No obstante, una pega: en los primeros libros se decía que Rhage era probablemente el Hermano más fuerte peleando y, sólo para que Axe se pueda lucir, acaba malherido en ambos combates. Se nota demasiado el uso de esto como recurso, no es creíble.

Y de positivo tampoco puedo olvidarme de las aportaciones de otros de los Hermanos como Zsadist o Vishous o Manny. Ni tampoco de los momentazos que siempre nos regala Lassiter (esa chimenea al final...). No sé qué tiene en mente la autora para el ángel pero mientras siga apareciendo ya sea para hacer reír o para mostrar lo poderoso y amable que es, por mí ya me vale. 

Se me hace complicado valorar este libro. La parte de la que se supone que es la pareja principal no me ha dicho gran cosa, más aún, me ha decepcionado. No todo lo de Axe y Elise ha sido malo pero sí que el balance global no llega a otras parejas de la saga ni de lejos. Y en cuanto a la parte de Rhage, Mary, Bitty y Ruhn, aunque me ha enamorado, que sea tan evidente cómo va a acabar todo y no haya ni un momento de duda le quita fuerza. En definitiva, de los más flojos de la saga. 

domingo, 25 de abril de 2021

The Beast, de J. R. Ward

Sigo con los libros de la Hermandad de la Daga Negra, que ya que he cogido carrerilla tengo intención de leer todos los que hay hasta el momento. Después de haber empezado el spin-off en el anterior, hoy retomo la saga principal con el que ya es el 14°. A continuación, siguiendo el orden de lectura que la propia autora recomienda (aquí), tocará Blood Vow.

Como llevo diciendo ya varias reseñas, inevitablemente habrá spoilers estando a las alturas que estamos. 

Argumento

Gracias a los descubrimientos de Trez, la Hermandad supo que los restrictores estaban haciendo dinero vendiendo drogas que llevan la marca de un símbolo de la lengua antigua vampira. Esto les llevó a Assail, el actual distribuidor de Caldwell, quien aceptó romper tratos con ellos. No sólo les llevó en una caja la cabeza del actual líder de los restrictores, que era con quien trataba directamente, sino que les dio la ubicación donde se agrupan en esos momentos: una vieja escuela para niñas abandonada a las afueras.

Tras organizar y decidir la noche del ataque, la Hermandad al completo se dirige allí en compañía de Assail y sus primos Ehric y Evale. Unos minutos antes de llegar al momento acordado para el ataque conjunto, Vishous se acerca a Rhage para decirle que se marche a casa pues se ha dado cuenta que es en ese sitio donde él morirá esa noche, algo que sabe por las visiones que tuvo tiempo atrás. En lugar de hacerle caso, Rhage se lanza en solitario en lo que parece un ataque suicida.

En Lugar Seguro, Mary recibe una llamada del hospital vampiro, una llamada que llevaba tiempo temiendo. Annalye, la madre de la pequeña Bitty, está a punto de morir y debe llevarla allí para que se pueda despedir. Lo que no imagina es que no va a ser lo peor que tendrá que enfrentar esa noche.

Reseña

Como ya hizo en El Rey, la autora recupera a una de sus parejas iniciales, en este caso Rhage y Mary, quienes protagonizaban el segundo libro, Amante eterno. Me ha chocado un poco porque creía que ya sólo tendrían espacio en los spin-off pero por mí estupendo pues, si sigue la tónica de Blood Kiss, en ellos el tratamiento sería de secundarios, mientras que si tienen un hueco en la saga principal es porque pasarán cosas realmente importantes.

En The Shadows, Rhage había sido una de las voces narradoras. La enfermedad mortal de Selena le trajo reminiscencias de la de Mary y eso desencadenó en él una serie de trastornos mentales que aquí se hacen más patentes y que conectan con un anhelo que tenía dormido: ser padre. Esto es imposible porque Mary no puede tener hijos a consecuencia de los tratamientos que le pusieron para la leucemia años atrás. Me ha parecido magnífica la forma en cómo lleva la pareja el asunto y en muchas de las escenas me ha tocado el corazón y me ha emocionado hasta las lágrimas como en la que Rhage debe coger por un rato al Pequeño Wrath (hijo de Beth y Wrath nacido al final de El Rey). Por mucho que éste sea el vampiro gracioso del grupo, es también el que tiene el corazón más grande. Si tanto él como Mary me enamoraron en su primer libro, en éste me han terminado de conquistar y lo agradezco porque tenía un poco de miedo a ver por dónde salía la autora.

Por otro lado, Annalye y Bitty no aparecen de la nada. Si hay algo que aplaudirle a J.R. Ward es cómo parece tener en su cabeza todos los hilos narrativos y no olvida a nadie. Ambas aparecieron en Amante confeso cuando precisamente Rhage junto a Vishous y Butch las salvaron del padre maltratador y de los restrictores la misma noche, convirtiéndose después en las primeras huéspedes de Lugar Seguro. En The Shadows supimos que la madre estaba embarazada por entonces, pero perdió al bebé y desde entonces estaba muy mal. 

No hay que ser un lince para saber el rumbo y destino que tendrá el libro en cuanto Bitty queda huérfana y sola en el mundo. Sí, hay muchas dudas por el camino: ella dice que tiene un tío, hermano de su madre, pero al que no recuerda; con lo mal que lo ha pasado no se sabe cómo puede actuar con otro macho vampiro y encima uno tan enorme como Rhage; la conveniencia o no de adoptar a una paciente de Mary... Dudas y cuestiones que se irán resolviendo poco a poco. La mayor de todas: qué hará la pequeña al descubrir la bestia de Rhage, esa especie de T-Rex en que se convierte. Es de mis partes favoritas. Imposible no adorar al bicho gigantesco que actúa como un perro guardián enorme y achuchable para las dos chicas. La niña nos ganará el corazón poco a poco por lo mal que lo ha pasado, por cómo se va abriendo y por lo maravillosa que es cuando la conocemos de verdad. En definitiva, el arco de estos tres personajes te genera una sensación de calidez y amor que es imposible no leerlo con una sonrisa en la cara pero también lágrimas en los momentos emotivos.

Del mismo modo que Rhage pasó por eso, Vishous también se pregunta por lo de formar una familia, algo también imposible para él y Jane dado que ella es, *ejem*, un fantasma. Me gusta el enfoque y la naturalidad con la que tratan el tema los dos dando otra perspectiva. Son una pareja diferente y tienen su propia visión de las cosas, prioridades y deseos.

En cuanto a tramas secundarias, la principal en este libro es la de Assail. No sólo rompió con los restrictores sino que parece estar decidido a dejar el mundo de las drogas. Lo hacía por ganar dinero y ya es tan rico que aún con la esperanza de vida de un vampiro tendría para el resto de sus días. Pero a costa de eso perdió a Sola que no quería seguir viviendo en el mundo del crimen arriesgándose a dejar sola a su abuela. No obstante, su adicción a la cocaína, que ya se intuía en el libro anterior, aquí ya es evidente y él mismo empieza a ser consciente de ello. Pero no se queda ahí su aportación y acepta una misión del Rey: infiltrarse en la glymera para ver qué andan tramando después de que Wrath disolviese el Consejo de aristócratas. Es un cambio bastante brusco en su vida pero tiene sentido: la pérdida de su amada, el respeto por la Hermandad después de haber luchado con ellos contra los restrictores y que Vishous le salvara dos veces. Sería hacer algo correcto por los demás pero también por él mismo. Su evolución en este libro y lo que hace al final le hace ganar muchísimos puntos. Me han vuelto las ganas de llegar de una vez a su libro.

Por otro lado, aunque sea un tanto destripe, en este libro se da al fin el parto de Layla quien descubrimos en el anterior que no sólo tenía un bebé en camino sino dos. Por cierto, lo que hace aquí ya es para ahostiarla a base de bien. SPOILER: Todo iba bien con el embarazo y a la muy idiota le da por hacer una ¿proyección astral? e irse al Santuario para investigar la ubicación de Xcor y su pasado. Claro, al volver a su cuerpo eso desencadena el parto prematuro y la cría está a un paso de morir... bueno, no, técnicamente muere pero el poder de Payne la recupera. FIN DE SPOILERS ¿Es o no es para odiarla? Cada libro que pasa cae peor y con motivos de peso para ello. Xcor también aparece aunque, menos mal, brevemente. Hacemos un sorprendente descubrimiento al respecto de él SPOILER: Resulta que es medio-hermano de Thor quien, si recordáis bien, era quien se iba a llevar el premio gordo de matarlo después de casi haber acabado con Wrath. FIN DE SPOILERS. Es decir, que sin la tripa de embarazada de Layla y con estas nuevas cartas sobre la mesa, ya está el terreno dispuesto para el libro de ambos que es el siguiente de la saga (sin contar spin-offs): The Chosen. Nada de lo que ha sucedido aquí me ha despertado especial interés en la pareja, todo lo contrario, así que a ver si su libro me convence o no. Lo sabremos próximamente. 

En cuanto a Throe sigue maquinando por ahí pero no aporta gran cosa salvo que... SPOILER Es muy divertido ver cómo Assail juega con él, haciendo como que le tira los tejos, mientras hace sus investigaciones. Resulta que vamos a tener otro bisexual en la saga después de Vishous, claro que Throe no parece estar por la labor de reconocerlo y salir del armario. FIN DE SPOILERS.

Cualquiera pensaría que ya había bastante tela que cortar en este libro con todo lo dicho pero la autora se saca una nueva carta de la baraja con una tal Jo Early, una humana, que al final dará una de esas sorpresas-bomba que deja caer J.R. Ward cuando menos te lo esperas. Su trama en este libro, al menos, deja entrever la posibilidad de que los vampiros y restrictores estén a un pelo de ser descubiertos por los humanos. Las pequeñas evidencias están ahí y con móviles que permiten grabar en cualquier momento y una mente que pueda unir los puntos...

Oh, y hablando de sorpresas-bomba de la autora, tenemos a la Virgen Escribana. Apareció brevemente en el anterior pero había estado desaparecida con anterioridad. De hecho, es evidente que algo ocurre con ella. Al principio se la describía como una figura que brillaba y era como mirar al mismo sol, pero ahora apenas emite la luz de una lámpara...

Un último comentario. Quizás por influencia del tono del spin-off, pero el libro tiene además unos momentos divertidísimos de bromas entre los hermanos a raíz de cierta inundación que genera Rhage y las consecuencias. Si ya me parecía un libro genialoso, con esa recuperación de momentos así ya lo terminó de bordar. 

En definitiva, un libro maravilloso. Lo acabo de terminar de leer y ya tengo ganas de volver a disfrutarlo. El reencuentro con mi pareja favorita de la saga no podría haber sido mejor y las tramas secundarias han estado mucho mejor de lo que esperaba. Un libro que me ha emocionado, me ha encantado y que he leído con una sonrisa en la boca o con lágrimas asomando. Me ha dado lo que pedía e incluso más.

martes, 20 de abril de 2021

Blood Kiss, de J. R. Ward

Como ya dije en la reseña de The shadows, tenía intención de seguir con la saga pronto sólo que no directamente con la serie principal sino con el spin-off que comienza con este libro: Legacy. La propia autora tenía ganas de recuperar a los primeros Hermanos, los que dieron comienzo a todo, pero con tantas nuevas incorporaciones en la saga principal y una trama cada vez más compleja, resultaba difícil darles espacio salvo que hubiese algún hecho trascendental como lo que sucede en El Rey en que recupera a Wrath y yo diría también en Amante liberada en que recupera a V. Bien, pues en esta sub-saga vuelve con ellos a la par que introduce una nueva hornada de reclutas que ya veremos qué peso acaban teniendo en la serie principal a la larga.

Argumento

Paradise, hija de Abalone, el Primer Consejero del Rey, quiere liberarse de la restrictiva vida de una vampira aristocrática ¿Su estrategia? Unirse al programa de entrenamiento de La Hermandad de la Daga Negra y aprender a luchar por sí misma, a pensar por sí misma... A ser ella misma. Para lograr eso, lo primero que le pide a Peyton, su mejor amigo que también se ha apuntado, es que no descubra que es una aristócrata descendiente además de una de las familias fundadoras, la élite de la élite de la glymera.

A decir verdad, Paradise también cruza los dedos por poder encontrarse allí a Craeg, un vampiro civil que fue a solicitar el formulario de inscripción mientras ella trabajaba de recepcionista en la mansión donde el Rey recibe audiencias. Por su parte, Craeg, perteneciente a lo que podríamos llamar "clase obrera" vampira, tiene muy claro que va a pasar las pruebas de la Hermandad sí o sí y esa recepcionista tan amable y preciosa no puede convertirse en una distracción. De hecho, las pruebas de acceso ideadas entre Butch y V son tan difíciles que los jóvenes llegan a pensar si realmente no valorarán como aceptable que haya un par de muertes en el proceso.

En otra zona de Caldwell, en Lugar Seguro, la institución para vampiras maltratadas que dirige Marissa, aparece una vampira terriblemente golpeada, puede que el peor caso que haya llamado a sus puertas. Ante la imposibilidad de que el equipo médico de la Hermandad vaya allí, a Marissa no le queda más remedio que recurrir a su hermano, Harvers, con quien aún mantiene una mala relación que le lleva a reflotar el dolor de cuando éste la expulsó de su casa y cortó lazos con ella. Al menos cuenta con apoyo de sus amigas, como Mary, y de su amado Butch que entre clase y clase con los nuevo reclutas le ayudará a averiguar quién dañó así a esa vampira rememorando sus años de policía humano.

Reseña

No es de extrañar que la pareja que recupera en este libro sea la de Butch y Marissa, protagonistas del ya lejano cuarto libro de la saga, Amante confeso, porque el paralelismo con Craeg y Paradise es muy evidente. Por parte de ellos, ambos tienen un origen humilde, vivieron cosas horribles y no se sienten dignos de las mujeres de las que se enamoran. En cuanto a ellas, las dos proceden de la glymera y están cansadas de ese pedestal de oro tan restrictivo.

Diría que el libro va de más a menos en las tres tramas que abarca: la relación de los jóvenes, la relación de los veteranos y el misterio de la vampira brutalmente golpeada. Vamos por partes.

A Paradise y Craeg los conocimos brevemente en The shadows y ahí la chica ya mostró interés en apuntarse a las clases de la Hermandad. Aunque no le golpearon directamente los ataques, sí que perdió a amigos y familiares. No es de extrañar que la idea de dedicarse a preparar bailes y festivales esperando a que le endosen un marido no la apasione estando en plena guerra por la supervivencia. Y no sólo eso, la chica quiere ser algo más y encontrarse a sí misma y nada como salir de la zona de confort para ello ¿no? Es un poco lo que le pasó a Marissa en su momento sólo que la joven lo hace por voluntad propia y ella se vio forzada por cortesía de su hermano. En definitiva, una protagonista decidida, fuerte, amable e inteligente que gustará mucho. Quizás sea de las mejores protagonistas femeninas que ha creado la autora hasta el momento.

En cuanto a Craeg, el chico tiene su triste pasado consecuencia de aquellos ataques de los restrictores y le mueve la venganza contra ellos pero no sólo, también tiene cuentas que ajustar contra ciertos miembros de la glymera extendiendo su desprecio a toda la clase aristocrática. Ya se sabe que el exceso de odio puede llegar a envenenar a alguien y hacer perder de vista lo más importante. Aparte de esto, la verdad es que aunque es majo y tiene muy buenos momentos, el chico se me ha quedado un tanto plano y anodino.

La pareja que forman ambos es muy pasional. Me gusta que sea ella la que tome la iniciativa, la que tenga tan claro qué quiere y a quién quiere, no es ninguna virgen inocentona y le importa un pimiento lo que la glymera tuviese que decir si se descubre su relación con un cualquiera. Claro, queda la duda de qué pasará cuando Craeg descubra que ella es nada menos que la hija del Primer Consejero del Rey. Sabemos que habrá pelea y queda la duda de cómo se resolverá todo al final. Aquí es donde digo que su trama decae porque el conflicto entre ambos se resuelve muy fácilmente y de manera un tanto precipitada. Esperaba que el asunto tuviera un clímax y una emoción que no llega a alcanzar aunque no tengan un final malo, ni mucho menos.

Por parte de Butch y Marissa, me encanta cómo se profundiza en su relación y cómo avanza ella especialmente. No sólo se debe volver a enfrentar a la glymera en uno de sus festivales, sino que reflexiona sobre lo que siente por su hermano y tiene el deseo de que Butch también la baje de esa especie de pedestal en que la tiene, algo que en cierto modo la separa de él. Cómo enfrentan estas situaciones en pareja tiene un enfoque perfecto: lo hablan, entienden el otro punto de vista, se apoyan y prometen mejorar. Butch trabaja en ciertos prejuicios que arrastra desde siempre y Marissa da varios pasos adelantes y, recordando que había quienes en su momento no la tragaban, creo que con lo que avanza aquí ya no habrá nadie que la pueda seguir odiando. Si no es por esto, seguro que es por cómo se enfrenta al asunto de la vampira golpeada y la fuerza, resolución y entereza que muestra para resolver su historia. 

Hablando de esto precisamente, la vampira golpeada aporta un toque de misterio detectivesco que le da un punto diferente al resto de la saga. Lo malo es que, de las tres tramas del libro, es la que tiene la resolución más floja de todas. Por otro lado, tanto su trama, como la misma existencia de Lugar Seguro, como los menosprecios a Paradise sobre que ella no podrá pasar las pruebas, que su lugar no está ahí, ayudan a reflexionar sobre el machismo de la sociedad, en principio la de los vampiros, pero por extensión la nuestra en que situaciones así son vividas a diario por miles de mujeres en todo el mundo.

Uno de los puntos que me genera dudas del libro es el enfoque de las pruebas para la selección de reclutas. Llegan unos 60 y acaban pasando sólo siete de duras que son. Sin muertes, claro, y salvando mucho las distancias me hizo pensar en Los Juegos del Hambre. Cuando se dio el primer entrenamiento en que además de John conocimos a Blay, Qhuinn y Lash no hubo esas pruebas y, además, llegaron siendo pre-trans mientras que aquí todos ya han pasado la transición a vampiros. Si la idea es maximizar las tropas para enfrentarse a los restrictores, como estrategia me parece un poco floja aunque desde el punto de vista de la autora lo entiendo para que el número de personajes fuese abarcable. Es más ¿Qué fue de los que quedaron de aquella primera fase de entrenamiento? No recuerdo que se dijera nada en libros anteriores y dudo que todos los compañeros de John y cia. muriesen en los ataques.

Por contrarrestar ese punto flojo, el libro tiene unos momentazos geniales, a destacar los protagonizados por el maravilloso y descacharrante Lassiter pero también una parte muy concreta en que las mujeres de la mansión se encierran en la sala de proyecciones a pasar una "noche de chicas" viendo Magic Mike y lo que eso supone para sus respectivas parejas. Muy divertido, de verdad. Si este spin-off va a tener más momentos así los voy a devorar uno tras otro. Se agradece que recupere el tono de humor, de camaradería entre todos e incluso de momentos un poco "costumbristas".

En comparación con el rumbo que ha tomado la saga principal, lo limitado de los puntos de vista y subtramas se agradece mucho aunque ya despierta el interés por otros personajes que irán ganando relevancia seguramente en los siguientes como Peyton, Axe o Novo. Especialmente interesante me ha parecido esta última, una chica muy fuerte, buena compañera, abiertamente bisexual y con una sorprendente tendencia a hacer de casamentera. Nada de absurda rivalidad entre chicas con Paradise. Un gran punto positivo aquí.

En definitiva, un muy buen libro, muy entretenido, que regresa un poco al estilo de los primeros de la Hermandad al ser más sencillo y tener menos hilos a los que prestar atención. Si no fuese por los cierres un poco flojos de las tramas que lo conforman, sería perfecto.

jueves, 15 de abril de 2021

Supernatural

Hace unos días terminé de ver esta serie que llegó a las 15 temporadas, ahí es nada. Cuando la empecé, creo que iba por la tercera o cuarta temporada y, desde entonces, he sido fiel a ella año a año aunque he estirado todo lo que he podido el visionado de las dos últimas porque me daba mucha pena despedirme de ella. La reseña va a ser larga porque aparte de comentar en general la serie, voy a dedicarme un buen rato a desahogarme por el desenlace que le han dado así que ese apartado, quienes no la hayáis visto, será mejor que os lo saltéis.

Argumento

Una trágica noche, Mary Winchester muere de manera misteriosa: pegada al techo de la habitación de su bebé, Sam, y empezando a arder poco después. John, su marido, consigue sacar a Sam y entregárselo a su hermano mayor, Dean. A partir de ese momento, los dos chicos son criados por su padre como cazadores de seres sobrenaturales mientras crece la obsesión de John por encontrar al ser que mató a su esposa.

Años después, fruto de las continuas peleas con su padre, Sam decide marcharse a la universidad para comenzar una nueva vida: estudia para abogado y tiene una novia llamada  Jessica que no sabe nada de ese otro mundo oculto de monstruos que acechan. Sin embargo, una noche aparece su hermano Dean, quien le pide ayuda para buscar a su padre que está desaparecido. Sin lograr encontrarlo tras acabar con un fantasma, Sam vuelve a su casa y encuentra a Jessica muriendo igual que su madre. Tras este trágico evento, Sam se une definitivamente a Dean en la búsqueda de su padre y de ese ser que ya le ha quitado dos seres queridos.

A partir de este momento empieza un viaje muy largo para los dos hermanos en el que tendrán que enfrentar muchas pérdidas mientras luchan contra toda clase de seres y un destino que parece estar escrito desde antes incluso de que nacieran.

Reseña general

Escribir esta parte se me hace ahora mismo difícil porque tengo el final muy fresco y es un final que me ha disgustado mucho como podréis leer a continuación si ya lo habéis visto o si no os importan los destripes absolutos. Aún así, vamos a intentarlo.

La serie consta de 15 temporadas, ahí es nada, así que muchas cosas han pasado en los 327 capítulos que suman en total. De manera muy general, se notaba que las primeras cinco temporadas estaban más o menos seguras y el guion pensado hasta el mínimo detalle. Luego hay un par de temporadas (la de los leviatanes) que no parece tener un rumbo muy claro y son las más "meh". De ahí en adelante recuperan importancia los ángeles, demonios y otros elementos bíblicos y aunque no creo que el guion de estas temporadas sea tan redondo como el de las primeras, en general fueron bastante buenas. De hecho, resulta fascinante quién es el "jefe final" de la serie y la cosa apuntaba maneras pero... en fin.

La trama es el gran punto a favor de la serie que de un formato de "casos sobrenaturales" por capítulo se va enrevesando temporada a temporada. De dos hermanos que buscan a su padre y a un ser indeterminado se acaban metiendo en un conflicto épico en el que tendrán que enfrentar diferentes apocalipsis para acabar salvando al mundo más de una vez. Eso es subir el nivel, sin duda.


Otra cosa a destacar es el claro giro del tono de la serie. Parece que se dieron cuenta de que el fandom principal no era el que tenían en mente: de ser una serie con un tono más oscuro y terrorífico con un enfoque más para chicos muy machos (y bastantes dosis homófobas puntuales que no se puede negar que están ahí), va evolucionando a una serie de dramas familiares con elementos sobrenaturales, más humor y menos terror, y un target más pensando en las chicas. Esto se nota mucho en el tratamiento que las mujeres van teniendo según avanza la serie que cada vez son menos floreros, damiselas en apuro u objetos de deseo y cada vez son más luchadoras, complejas y en definitiva, humanas. Aún así, salvo temporadas muy concretas, las mujeres nunca son realmente protagonistas, siempre son chicos: Sam + Dean y luego a la fórmula se añaden otros hombres que van variando como Bobby, Castiel, Crowley, Lucifer o Jack.

Por más cabreada que esté ahora mismo no puedo negar que siempre tendré en la memoria los muy buenos momentos que esta serie ha dado. Con sus dosis de emotividad, sus giros y contragiros de guion, sus reflexiones sobre la familia y los lazos humanos, lo bien que introduce elementos fantásticos de todo tipo y creencias... pero sobre todo la recordaré por los capítulos chorra, debo decir. Desde el momento en que se animaron a introducir capítulos cargados de humor, la serie ganó muchos puntos para mí. Cuando Dean sufre una "enfermedad fantasma" que le hace tener miedo a todo, hasta de un triste gatito, el capítulo "día de la marmota" en que Dean muere una y otra vez con algunas muertes digas de los Looney Tunes, el capítulo en que vienen a "nuestro mundo" y se descubren como actores de una serie llamada Supernatural, el capítulo en que se vuelven dibujos animados de Scooby-Doo, el capítulo en que pasan de estar metidos en un programa de televisión a otro (una telenovela de médicos, un programa de bromas pesadas japonés, etc), el capítulo parodia de Crepúsculo en pleno boom de la saga... Y lo mejor es que hasta esos capítulos chorra tienen su razón de ser en la trama.

Despotricando del final

"Me cago en los muertos de los guionistas del último capítulo. Cosa más innecesaria y cabreante. Que se vayan a la mierda. Me voy a la cama con una mala leche que estoy que me subo por las paredes." Esto mismo escribí en Twitter cuando vi el último capítulo a eso de las 4 de la mañana del sábado pasado. Y después de conversar con la almohada esa noche... el cabreo fue el mismo e incluso peor al día siguiente y los sucesivos hasta ahora. Vamos por partes repasando las cagadas de los últimos tres:

Capítulo 18: Desesperación. De este capítulo lo jodidamente indignante es que sea el enésimo ejemplo del tropo "Bury your gay" (entierra a tu gay). Cuando Castiel le confiesa a Dean de una santa vez que le quiere, dejándolo en shock, *pum* aparece el "Vacío" y se lo lleva junto a la Muerte, que era lo que precisamente Cas buscaba para salvar a Dean. Esto, que de por sí es una mierda, se agrava cuando en los dos capítulos que quedan no resucita de nuevo, que era lo que habría hecho aceptable este punto. Es que... SAHFWLHNEBALKESDRBKQAUEJAWJUQA

Capítulo 19: Heredar la Tierra. En general, el final aquí es decente. Jack no "mata" a Dios, Chuck, sino que absorbe sus poderes y le deja como un humano al que dejarán vivir, envejecer y morir en su irrelevancia. Buen punto. Luego, siendo el "nuevo Dios", restablece a toda la gente que el antiguo Dios había hecho desaparecer y se marcha... porque sí. Porque es Dios ahora y estará por todas partes pero lo de quedarse con los chicos no porque... ¿patata? Psé.

Capítulo 20: Carry On. Tras el capítulo anterior me preguntaba qué querrían mostrar aquí ¿un capítulo ameno y feliz con Sam y Dean siendo libres? ¿Ellos buscando la forma de resucitar a Cas? ¿Un capítulo de ellos haciendo memoria y recordando lo vivido? Nooooooooooooo. Tras ir a un "festival de tartas" se meten en un caso de vampiros de lo más normalito con bastantes guiños a las primeras temporadas de la serie y... Dean muere de la forma más ridícula posible. Es que da hasta vergüenza: empalado con una barra de acero que sobresalía de un pilar (barra que no pintaba nada en un pilar de madera y cuya existencia no tiene más sentido que para que alguien acabara empalado.... DUH). Le hace prometer a Sam que esta vez no le resucitará y que estará bien. Y se muere. Sam sigue cazando ¿pero lo deja en algún momento? porque se le ve con un hijo al que, claro, llama Dean, que tiene con una chica random a la que ni conocemos porque sólo es una sombra borrosa al fondo de una escena en la que Sam y mini-Dean juegan al beisbol y luego le vemos envejecer y morir de viejo en una cama (caracterizado que da entre pena y risa, por cierto). Después se reencuentra con Dean en el Cielo que ha sido modificado cortesía de Jack y ya no son "habitaciones cerradas" con las almas de cada uno separadas sino una especie de mundo alternativo donde se pueden ir a encontrar con amigos y familiares. Y ya.

Como decía, el capítulo final es la cosa más ridícula, CLICHÉ, estúpida, indignante y melodramática del mundo. Y es totalmente prescindible. Es que no lo ves y te quedas con el final del anterior en que Dean y Sam viajan en el Impala siendo libres al fin y dejando a la imaginación de cada cuál cómo vivirán lo que les quede de vida. Mil veces mejor que la basura del 20. POQUE ES UNA MALDITA Y JODIDA BASURA QUE NADIE QUE HAYA SEGUIDO ESTA SERIE DESDE HACE AÑOS SE MERECÍA.

Además, es totalmente innecesario porque "Oye, Jack, ya puestos a devolver a todo el mundo, ¿por qué no te ahorras la parte de resucitar a los monstruos? Ni vampiros, ni hombres lobos, ni genios, ni wendigos, ni... Tampoco demonios, ni ángeles, así todo cuerpo ocupado por uno de estos seres queda liberado de su posesión. Ah, y también, como último favor, recupera a Cas. Gracias". Así el capítulo siguiente, "Carry On", es decir "Seguir" o "Continuar", habría tenido otro sentido, un capítulo en que Sam, Dean y Cas ya no tienen que seguir arriesgando sus vidas salvando a gente y pueden continuar con las suyas buscando un nuevo objetivo. Pero nooooooooooo. Después de haber sobrevivido a varios apocalipsis de distinto tipo, haber luchado contra todo tipo de seres omnipotentes... Dean la palma empalado en una pelea con unos tristes vampiros y Sam debe seguir viviendo sin poder resucitar esta vez a su hermano hasta que pasa de todo y forma una familia, jo, que bonito... Déjame que me ría. No, en realidad no me estoy riendo, más bien lo contrario. ES QUE... AOJDEBFAHIVAUTGCVPINABSFKJAVOÑIAUSBVFAOVF.

Bien, buffff, al menos me he desahogado. Y pensar que el final de Hawaii 5.0 me pareció malo... al lado de éste era una obra de arte. Bueno, no, también era muy malo. Menuda racha...

Conclusión

La serie es puro entretenimiento y disfrute en la que lo mismo odias a un personaje que lo amas al capítulo siguiente o viceversa. El elenco de los actores es fantástico, la trama es en general muy buena aunque tiene sus altibajos en varias temporadas y aparte, sobre todo en las primeras, los puntos homófobos y misóginos duelen aunque al menos se valora que lo vayan corrigiendo según avanza. Intentaré quedarme en la memoria con todo lo bueno y olvidar su terrible final imaginando que en realidad sucede lo que yo me he inventado. No sé si tendré valor de volver a verla de nuevo, eso sí, porque un viaje tan largo, por más que haya sido muy bueno, para un destino tan nefasto...

sábado, 10 de abril de 2021

The Shadows, de J.R. Ward

Cuando hace algo más de un mes os traje la reseña de la Guía secreta de la Hermandad de la Daga Negra me picó el gusanillo de continuar la lectura de la saga. Sin embargo, había dos pegas a esto. La primera es que es algo que tengo que hacer de manera pirata porque la editorial española decidió cancelarla en el anterior número, El Rey (a la larga quizás me anime a pillarlos en inglés). La segunda pega es que recordaba que en mi última lectura andaba bastante perdida de lo que pasaba porque había olvidado muchos de los hechos de los libros anteriores, algo normal porque, libro a libro, la trama se ha ido complejizando y cada vez hay más subtramas que seguir. Dado que empecé con la lectura de la saga en 2010, inevitablemente, había mucho que ya no recordaba y entre eso y la lectura de la guía que hablaba de los primeros seis libros, me decidí a hacer una relectura desde el primero y menos mal porque seguro que de otro modo habría ido perdidísima. Además, ha sido un gustazo reencontrarme con esas primeras historias y sus personajes y leerlas de seguido entendiendo mejor la imagen global que van formando libro a libro.

Recordatorio de que siendo éste el 13º libro de la saga habrá spoilers de libros anteriores de manera inevitable aunque trataré de que no sean muy relevantes.

Argumento

Las sombras, al igual que los sympath, son una subespecie de los vampiros que viven aparte del mundo en su propio territorio, el s'Hibe, y que tienen, en este caso como sociedad matriarcal, una reina. La salida del territorio está prohibida, entre otras cosas, porque los humanos son considerados seres impuros con los que no se deben relacionar. Sin embargo, años atrás, Trez y su hermano iAm escaparon. El primero había nacido con una conjunción de astros que indicaba que sería el ungido, el destinado a aparearse con la princesa. Lo que para muchos sería un honor, para él representaba una cárcel de por vida. Trez y iAm consiguieron una libertad temporal al quedar en deuda con Rehvenge. Durante el tiempo que llevan fuera, a Trez sólo se le ocurrió como posible motivo de rechazo de su pueblo que, si se acostaba con suficientes mujeres humanas que lo "contaminaran", ya no lo querrían para la princesa. Sin embargo, el periodo de gracia que consiguieron cuando s'Ex, el verdugo de la reina, la dejó embarazada de nuevo, está llegando a su fin y nada de lo que haya hecho en el mundo humano le librará de su condena. Sin embargo, con lo que no contaba era con el terrible golpe que iba a sufrir.

Selena es una de las elegidas que, después del embarazo de Layla, ha estado alimentando en su lugar a los miembros de la hermandad que no tuvieran compañera vampira. Sin embargo, lleva callando ya un tiempo los síntomas de una enfermedad terrible que sólo ataca a algunas de su hermanas elegidas: el arresto. Una solidificación de las articulaciones que tras varios ataques acaba llevando a la muerte. Al descubrir que a su amada no le queda apenas tiempo, el mundo de Trez se viene abajo.

La enfermedad de Selena no sólo afecta a Trez. Con la ayuda de s'Ex, iAm se interna en el territorio para intentar llegar a la biblioteca a investigar si ellos tienen algún conocimiento de la enfermedad. Allí dentro, Maichen, una sirvienta que oculta un gran secreto, le ayudará. Pero también Rhage revive los peores momentos de la enfermedad de Mary y eso desencadena un cambio en él.

Al margen de todo esto, después de que Wrath fuese designado como soberano de manera democrática por su pueblo, Xcor tira la toalla en su idea de hacerse con el trono. Esto supone una ruptura con Throe, su segundo al mando, que no está dispuesto a esa rendición. Y no olvidar a Assail, que sigue usando a los restrictores como distribuidores de la droga con la que él trafica, lo que hace que, a su vez, éstos empiecen a ganar el dinero suficiente para armarse en condiciones de nuevo haciendo que la guerra se recrudezca. Ante esto, la Hermandad ha enviado un comunicado diciendo que los jóvenes que quieran podrán entrar en el programa de entrenamiento que van a reactivar de nuevo. Da igual que sean aristócratas o civiles, machos o hembras, cualquier joven podrá entrar. Paradise es la hija de Abalone, el primer consejero del Rey, y quiere entrar en dicho programa aunque vaya en contra de lo que se espera de ella.
 
Reseña

Habría querido hacer un argumento más breve pero entre todas las subtramas que se entrelazan y explicar qué son las sombras ha sido imposible. Como decía más arriba, cada libro se ha ido complejizando y lo que pasa en uno afecta a los siguientes. De hecho, la historia de Trez y Selena no arranca en este libro sino que viene del anterior aunque diría que se conocieron muy brevemente en el 11º (con la relectura que he hecho ahora no tengo muy claro qué pasa en cada libro).

Debo decir que, aunque me ha gustado como todos los libros de la saga y tiene muchos momentos geniales, también tiene un par de pegas importantes. La primera es que el libro se llama Las sombras porque no sólo se centra en la historia de Trez con Selena (si fuera así seguramente se habría llamado "Amante lo-que-sea") sino que también iAm acaba teniendo su propia historia de amor e incluso profundizamos un poco en el interesante s'Ex. Pensad en esto y en la cantidad de subtramas que hay. La cosa no queda equilibrada, que podría haber sido así pero no es el caso. Especialmente sangrante es lo precipitada que es la historia "romántica" de iAm. Que ya sabemos que la autora tira demasiado de los flechazos y el amor instantáneo pero lo que sucede aquí con Maichen está a otro nivel. Además, llega a una solución muy facilona y predecible al problema del destino de Trez. Aún con todo me ha gustado la resolución pero toda la parte final es terriblemente precipitada y habría necesitado mucho más que unas pocas páginas adicionales de sosiego y desarrollo en condiciones, al menos medio libro sólo para esto ¿Una primera mitad del libro para Trez y una segunda para iAm? Diría que habría sido lo óptimo. En cuanto a s'Ex, tiene aportaciones geniales pero supongo que será en algún libro futuro cuando profundizaremos más. Al margen de ellos como personajes, también es cierto que me ha faltado un poco de desarrollo y descripción de su territorio, cultura y mundo, la verdad es que queda todo bastante vago.

La segunda pega se parece un poco a la primera: el amor instantáneo de Selena y Trez, aunque en su caso se haya desarrollado en dos libros. Tienen momentos muy bonitos (las dos citas que tienen como si fueran humanos o el toque dulce y un poco extraño del miedo a las alturas de Trez que soporta como puede para hacerla feliz a ella) y muy duros juntos... pero me ha faltado química. No son una pareja que me haya enamorado aunque no puedo decir que sean malos de por sí, Trez es el típico chico torturado pero encantador y pasional de Ward y Selena y su vitalidad, su fuerza y su determinación a pesar de sus circunstancias la hacen maravillosa. Por sí mismos son muy buenos personajes y tienen momentos juntos sorprendentes pero a modo subjetivo y personal, me ha faltado algo más, una chispa extra. 

El tema de la enfermedad y el enfoque que le da de aprovechar al máximo sus últimos días me ha parecido toda una lección de vida. Y me ha puesto los pelos de punta el saber que hay una enfermedad equivalente entre los humanos: Fibrodisplasia osificante progresiva. No voy a decir nada al respecto de si, como en otros libros de la saga, dan con un remedio milagroso o no. Sólo diré que me ha emocionado mucho el desenlace incluso aunque la pareja como tal no me haya llegado como otras. Me ha parecido no sólo original y apropiado sino muy emotivo, aunque por lo que he estado viendo en Goodreads hay quienes no compartan esto que digo. De hecho, la propia autora escribió el mismo día de la salida del libro un post hablando del final que tenéis aquí. El debate está servido y por lo que parece hubo mucha gente cabreada con ese final, algo que no es nuevo. Siempre diré que el del libro de Vishous, Amante desatado, me pareció un despropósito y aún con la relectura que le he dado, me lo sigue pareciendo. Por polémico que sea, me quedo con lo que sucede aquí.

Sí que debo añadir algo en spoilers al respecto que me genera dudas del final (lo he leído en alguna reseña y me ha hecho pensar): ¿Por qué no recurren a la Virgen Escribana? Aparece un momento al principio para llevar a Trez con una Selena en mitad de un ataque y ya ¿Por qué no se le pide un trato como el de Rhage para salvar a Mary? O también ¿Payne y sus extraños poderes sanadores no podrían haber servido? Ella detuvo el aborto de Layla y mantiene joven a su amado, Manny... Alguna de esas dos opciones podría haber funcionado o no, pero resulta extraño que no se probasen. Incluso, de no haber funcionado, habría hecho la muerte de Selena más real al no poder salvarla ni una diosa ni una semidiosa. Fin de spoilers. 

Luego, de las otras subtramas, quizás la más relevante sea la de Layla y Xcor, una pareja que, ésta sí, me da muchísima pereza. Otro amor instantáneo en el que no veo química alguna. Además, como ya dije un poco a modo de destripe en la reseña de El Rey, que encima el vampiro desista de ir tras el trono le hace parecer inconsistente y absurdo. Y Layla no se queda atrás cuando éste casi mató tanto al padre de su bebé como al mismo Rey e hizo todo lo que pudo para destronarlo después de que el regicidio fallase. No, no todo lo que se hace por las hormonas y el amor se puede justificar por mucho que ella misma sea consciente y tenga cargos de conciencia. Aún con todo, hubo un par de escenas que me estaban haciendo cambiar de opinión hasta que, de nuevo, Xcor la vuelve a cagar. A ver cómo evolucionan de aquí a su libro porque ambos se me están haciendo insoportables... Por otro lado, parece que el papel de rebelde ambicioso lo hereda Throe y si ya Xcor tenía pocas posibilidades, éste menos. Un giro a su personaje que no me ha gustado, me parecía el más interesante de la Pandilla de Bastardos, una pena... aunque ya veremos si pega otro giro o se convierte en un malo a tener en cuenta más de lo que de primeras me parece.

En cuanto a Assail, después de lo que me gustó su personaje en el anterior libro y su relación con Sola, a la que dejó marchar para que la joven humana empezara una nueva vida con su abuela lejos del mundo del crimen, la cosa queda un poco triste. Apenas tiene apariciones que se circunscriben a su trabajo y su negocio con los restrictores. Por cierto, parece que se está volviendo un adicto a la coca por vampiro que sea así que me da un poco de miedo cuál puede ser su evolución...

Y sobre momentos de acción y tensión, hay muy pocos aunque los restrictores se hayan rearmado y sean de nuevo más peligrosos. También se da una amenaza de guerra y una batalla en el s'Hisbe pero lo uno queda en nada y lo otro pasa mientras seguimos a otro personaje y no "vemos" la acción. Así que nada.

Por otro lado, este libro tiene de interés no sólo que es el previo al 14º, The Beast, con mi adorado Rhage de nuevo como protagonista, sino que sirve de anticipo a una primera saga spin-off llamada Black Dagger Brotherhood Legacy con cuatro libros hasta el momento. Blood Kiss es el primero de ellos y tiene a Paradise de protagonista (de ahí que la haya metido en el argumento aunque su aporte en este libro sea mínimo) así que, siguiendo el orden de lectura que recomienda la propia Ward en su web, éste será el siguiente que caiga. El de Rhage tendrá que esperar un poco más, a ver qué pasa después de éste en que el chico se ve tan sacudido mentalmente.

En definitiva, un libro bastante bueno pero lejos de los mejores de la saga. Entretiene y da muy buenos ratos de lectura gracias a sus magníficos personajes. Te emociona y disfrutas pero también lo pasas mal y sufres. El mayor problema a mi modo de ver es que, a pesar de su extensión, no están compensadas las tramas de los dos hermanos. Aparte de eso, un final polémico que al menos a mí me ha convencido y, por el contrario, subtramas secundarias más flojas.